Cinemanía > Películas > Terror en la niebla > Sinopsis
Destacado: Lady Gaga protagoniza 'La casa Gucci' una película de Ridley Scott
Terror en la niebla cartel reducidoTerror en la niebla(The Fog)
Dirigida por Rupert Wainwright
¿Qué te parece la película?

En la pequeña localidad de Antonio Bay, una fuerza terrorífica y malévola, oculta en una niebla espesa y mortífera, aterroriza a los vecinos del lugar. Envuelto en la bruma se esconde un espeluznante misterio que busca una venganza despiadada, un misterio que los habitantes de la población deberán desvelar antes de que sea demasiado tarde.

Sobre la historia
En 1871, al tiempo que una espectral bruma se formaba sobre el mar, cuatro hombres cometían un terrible crimen. La tripulación y todos los pasajeros de un clíper se hundían para sumergirse en una sepultura acuática. Estas personas perdían la vida, sus nombres caían en el olvido y sus historias quedaban inconclusas e ignoradas, mientras una niebla impenetrable ocultaba el horripilante secreto durante varias generaciones.

Ahora, los inquietos espíritus de los muertos salen a la superficie, decididos a revelar el pasado y a sacar a la luz el pérfido crimen.

Cuando Nick Castle (Tom Welling, en el papel creado por Tom Atkins), capitán del barco de alquiler Sea Grass, y su primer oficial Brett Spooner (DeRay Davis), sin darse cuenta, enganchan el ancla en una vieja bolsa marina atrapada entre unas
rocas en el fondo del océano y vierten su contenido, desencadenan una serie de sucesos terroríficos que traerán consecuencias fatales a la pequeña isla en la que viven, Antonio Bay.

Arrastrados por el mar, en la playa comienzan a aparecer artefactos del pasado -un viejo cepillo de oro, un antiguo reloj de bolsillo, una caja de música de oro- y los vengativos espíritus de sus antiguos dueños andan sueltos por Antonio Bay.

"El mar está arrastrando, literalmente, el pasado hasta el presente", afirma el director Rupert Wainwright, "de forma que empiezan a aparecer una serie de objetos extraños. A medida que aparecen más y más, lentamente, empezamos a comprender que dos mundos están destinados a chocar".

Sin embargo, incluso antes de que estos fantasmales efectos personales salgan a la superficie, el pasado y el presente de la pequeña localidad de Antonio Bay ya se hallan en conflicto. Los descendientes no se ponen de acuerdo en destinar los limitados recursos financieros de la localidad a la construcción de una estatua en honor a sus cuatro fundadores: Patrick Malone, David Williams, Norman Castle y Richard Wayne. Nick Castle, descendiente directo de uno de los fundadores de la población, preferiría que el dinero se invirtiera en reparar el muelle y el malecón de la localidad, para disgusto del alcalde de mediana edad de Antonio Bay, Tom Malone (Kenneth Welsh) y de Kathy Williams (Sara Botsford), la historiadora local.

Elizabeth Williams (Maggie Grace) regresa a Antonio Bay para visitar a su madre Kathy, de la que ha estado separada desde que repentinamente Elizabeth abandonara el lugar. Su ex novio Nick todavía siente algo por ella -a pesar de que Elizabeth dejara el pueblo sin decírselo- y retoman el contacto provisionalmente.

"La relación entre Elizabeth y Nick se basa principalmente en la reconstrucción de los hechos", explica Maggie Grace. "Ninguno de los dos sabe a ciencia cierta adónde les conduce o qué está ocurriendo. Lo único que sabemos es que se preocupan mucho el uno por el otro; se trata de recordar el amor que compartieron. Aunque ella cree justificada su decisión de dejar el pueblo, a pesar de hacer daño a Nick, también hay un sentimiento de arrepentimiento".

En la versión original de la película Terror en la niebla, dirigida por John Carpenter, Elizabeth (interpretada por Jamie Lee Curtis), es una forastera que llega al pueblo en autostop y se ve atrapada en una pesadilla ajena a ella. En la versión actualizada, Elizabeth también llega al pueblo en autostop, pero ha nacido y se ha criado allí, lo cual acentúa el tema de "el pasado se encuentra con el presente". "Elizabeth tiene una historia en la isla. Ha estado involucrada con la gente, y tiene algo pendiente con Nick", comenta Grace. "También desciende de uno de los fundadores de la localidad, de forma que se ve implicada de una manera más significativa. Aunque cumple el mismo cometido que en la película original, en esta versión Elizabeth es un personaje muy diferente."

La relación entre Nick y Elizabeth se complica más por el coqueteo de Nick con Stevie Wayne (Selma Blair, en el papel creado por Adrienne Barbeau), encargada del faro dedicado a su bisabuelo segundo. Stevie es pincha-discos en la emisora de radio local, de la que también es propietaria y que transmite desde el faro. Es una madre soltera que ha ofrecido a Nick algo más que buenas conversaciones mientras Elizabeth estaba ausente. Quizás Nick es "un tipo franco y bastante sencillo que dice lo que piensa y hace lo que quiere", según Welling, "pero además tiene un don para complicarse la vida porque hace lo que le place sin pensar en las consecuencias".

Spooner le advierte a Nick sobre su infidelidad, a pesar de que a duras penas puede considerarse un consejero digno de crédito en el tema, pero cae en saco roto. Poco después de que Nick se dirija a un encuentro secreto con Stevie, Spooner organiza un "crucero de copeteo" en el Sea Grass. Entre los pasajeros invitados a la fiesta se encuentran varias mujeres guapas, Sean, el primo de Nick y una cámara de vídeo para que Spooner grabe la juerga. Sin embargo, los juegos y la diversión rápidamente se convierten en un tremendo horror desde el momento en que la ominosa niebla entra a raudales. Spooner es el único superviviente de los estragos causados por la mortífera niebla.

La venganza de los espíritus ha dado comienzo.

"Terror en la niebla trata de la responsabilidad", explica Welling. "Desafortunadamente no se refiere a la responsabilidad por un acto propio, sino por un acto de unos antepasados. Y además hay un asunto medioambiental: lo que hacemos hoy afecta a las generaciones venideras y tenemos que asumir la responsabilidad de lo que hacemos".

Mientras los invitados a la fiesta a bordo del Sea Grass sufren una espantosa defunción, Elizabeth experimenta una pesadilla, que se repite a menudo, en la que es una de las muchas personas atrapadas en la bodega en llamas de un barco. Está aterrorizada, confundida y no es consciente del significado del sueño. Más adelante, el excéntrico raquero le entrega a Elizabeth un antiguo reloj de bolsillo que ha encontrado enterrado en las algas marinas posadas en la orilla y, repentinamente, empieza a hacer tictac de nuevo: es el primer indicio de la conexión de Elizabeth con el fantasmal pasado de la localidad.

Mientras Elizabeth lucha con su pasado y su futuro, Stevie está mucho más arraigada en el presente. Un poco mayor y más sabia, la reacción de Stevie ante el repentino regreso de Elizabeth de Nueva York -a medio camino entre el desinterés y el aturdimiento- ilustra lo tranquila que está Stevie consigo misma y con su lugar en el mundo. Selma Blair resume su personaje: "Stevie posee una pequeña emisora de radio. Emite los informes meteorológicos y sólo pone la música que le gusta. Además es una mujer maternal, normal, cuya vida gira entorno a su hijo, Andy (Cole Heppell)".

El comportamiento de Stevie, que en otras circunstancias sería tranquilo, se ve seriamente amenazado cuando en el faro todo empieza a complicarse terriblemente. Primero, las ondas de radio de la KAB son reemplazadas por el sonido de una caja de música, que reproduce los gritos de los pasajeros moribundos que vimos a bordo del clíper. Después, el cepillo que su hijo Andy encontró en la playa se incendia y deja a su paso una estela idéntica a la que Elizabeth encontró en el reverso del reloj de oro.