Cinemanía > Películas > In the Mix > Sinopsis
Destacado: Llega a las salas de cine 'Furiosa: De la saga Mad Max'
In the Mix cartel reducidoIn the MixDirigida por Ron Underwood
¿Qué te parece la película?

En esta comedia romántica, USHER encarna a Darrell Williams, un extraordinario pinchadiscos que sueña con crear su propio estudio y compañía de grabación junto con su mejor amigo, Busta (KEVIN HART). Una noche en su club de baile local, Darrell recibe la visita de su amigo de la infancia Frankie Jr. (ANTHONY FAZIO), un aspirante a artista de hip-hop e hijo del poderoso capo mafioso, Frank Pacelli (CHAZZ PALMINTERI). Frankie Jr. le pide a Darrell que pinche discos en una fiesta sorpresa para celebrar el 'regreso a casa' de su hermana Dolly.

La guapa y llena de talento recién llegada EMMANUELLE CHRIQUI da vida a Dolly Pacelli, una brillante y vitalista estudiante de derecho que vuelve a casa para disfrutar de las vacaciones de verano. Ella es la nena de su papá y el 'Don' quiere que la fiesta resulte una ocasión especial. La noche de la fiesta, la familia y los amigos se reúnen en el restaurante familiar. Darrell está allí, en la mesa de mezclas, donde los dos se ven por primera vez desde la infancia.

El fallecido padre de Darrell trabajó en tiempos en el bar del restaurante y era íntimo de Frank. Hay una historia pasada entre Darrell y Dolly, quizás nunca explorada del todo, pero los tiempos han cambiado. Dolly está acompañada por Chad (GEOFF STULTS), el perfecto niño rico cuyo padre dirige un bufete de abogados y con quien ella está comprometida para casarse. La fiesta está en todo su apogeo, padre e hija comparten un baile especial de un viejo tema clásico. De repente, sin embargo, las cosas se ponen feas cuando un coche en movimiento abre fuego a través de las ventanas. Darrell salta para salvar a Frank de los disparos, pero no sin que antes reciba un balazo en su hombro.

Mientras se recupera, Darrell es cuidado por Dolly, quien se muestra agradecida por su heroísmo. Mientras tanto, Frank trama venganza y concierta un encuentro con su rival y jefe mafioso, Salvatore Vincenzo (NICK MANCUSO), para averiguar si fue él quien dio la orden del asesinato frustrado. Salvatore alega su inocencia, mientras su advenedizo segundo en discordia, Angelo (CHRIS TARDIO), aduce que si hubieran sido ellos, Frank estaría ya muerto. Sin saber quién estaba detrás de todo eso, Frank decide que no es seguro que Dolly vaya por ahí sin guardaespaldas. Dolly rechaza tal posibilidad porque los tipos que su padre tiene en mente - Fat Tony (ROBERT COSTANZO), Fish (ROBERT DAVI) y especialmente Jackie (MATT GERALD) - le ponen de los nervios. Sin embargo, Frank insiste y Dolly da su brazo a torcer siempre que sea Darrell su guardaespaldas.

Darrell acepta pero se queda de piedra al oír que Dolly tiene otros planes. Ella le ha elegido porque, como amigo, piensa que le dejará sola para hacer lo que ella quiera. Él se niega en rotundo y le acompaña a todas partes. Ahora Darrell se ve bien alejado de los clubes del barrio. Entra en un mundo de balnearios urbanos, clases de yoga a las seis de la mañana y comidas con las amigas. En último término, Dolly se queda sorprendida por lo rápido que Darrell se adapta, pero se enfada de veras cuando Darrell monopoliza la atención de todas sus amigas.

Darrell le enseña también a ella su mundo y le presenta a sus vecinos, Lexi (ISIS FAUST), una chica de diez años a la que nunca le han gustado las antiguas novias de Darrell, y Big Momma (JENNIFER ECHOLS), la cuidadora de Lexi.

Sin que ni Darrell y Dolly lo sepan, Frank ha pedido a Jackie que les siga, sólo para que su hija tenga una protección extra. En cierta ocasión, están a punto de ser atropellados por un coche misterioso; pero Dolly no se lo quiere contar a Frank por miedo a que se asuste aún más y le imponga una seguridad mayor. Darrell no las tiene todas consigo pero accede a regañadientes. Sin embargo, el Capo se entera a través de Jackie.

Mientras tanto, Darrell y Dolly empiezan a reavivar la estrecha amistad que tuvieron en tiempos, preguntándose si no hay nada más. Una noche, Darrell se une a Dolly durante una de sus zambullidas nocturnas en la piscina de la familia. Un momento romántico que casi termina en un beso que parece un error, pues ella está comprometida. Cuanto más tiempo pasa Dolly con Darrell, más empieza ella a darse cuenta de que realmente no ama a Chad y, de hecho, odia la idea de que si terminan por casarse, tendrá que trabajar en el bufete de abogados del padre de éste.

Tras otra tediosa y predecible noche con Chad, Dolly deja que Darrell le lleve al Liquid Lounge donde se lo pasan de miedo. Ponen un tema lento y los dos se acercan más, dando rienda suelta a su pasión por primera vez. De repente, entra Jackie portando una pistola y separa a la pareja. Logran escapar pero saben que el padre de ella les va a encontrar.

Dolly sabe que tiene que hablar con su padre antes de que lo haga Jack; pero no logra hacer acopio de fuerzas, así que se va al spa en compañía de Darrell. Jackie le cuenta a Frank el episodio del club y, desde luego, el Capo monta en cólera y se siente traicionado porque lo han hecho a espaldas suyas. Con los chicos juntos, Frank acude a reprenderles al Spa. Les separan y se llevan a Darrell afuera al coche. Frank se enfrenta a Dolly y le ordena que dé por terminada esa historia, se encuentre en el punto en que se encuentre, preocupado porque él no le va a poder dar la vida que Chad puede ofrecerle. Ella acepta a regañadientes. Mientras tanto, en el exterior, los chicos se quedan de piedra al ver que Salvatore está muerto en su maletero. A toda prisa llevan a Darrell a su apartamento para que rumie su nueva situación, temiendo que les hayan tendido una trampa.

En el funeral de Salvatore, Angelo y Jackie se encuentran en secreto. Queda al descubierto que Angelo ha asesinado a Salvatore y parece que estos dos arribistas están compinchados para matar a sus respectivos jefes y hacerse con el control de sus respectivas organizaciones. Ahora, tiene que ser Jackie quien mate a Frank y cumpla su parte del trato. Entretanto, Darrell sigue en casa tratando de evitar las no deseadas atenciones de otra chica, Cherise. Dolly llega y les ve en una situación comprometida y estalla antes de que él pueda darle una explicación. De repente, llaman a la puerta; se trata de Angelo.

Jackie tiene un plan. Llama a Frank para decirle que Darrell se ha vuelto loco y que incapaz de aceptar la situación, que tiene encerrada a Dolly dentro del club y no le deja irse. Frank y Frankie Jr. corren hacia el club y lo encuentran vacío, salvo a un Darrell y a una Dolly atados y amordazados. ¡Es una trampa! Frank se ve rodeado por Angelo y Jackie que les apuntan con un arma. Le revelan su plan para hacerse con el poder. Inicialmente, pretendían dar comienzo a una guerra entre bandas, pero los viejos tipos se han ablandado, así que prefieren tomar ellos mismos las riendas de la situación. Jackie planea matarles a todo y acusar falsamente a Darrell de haberlo hecho, para luego decir que el último deseo de un moribundo Frank fue el de que él le sucediera.

En lo que parecen ser los últimos instantes de su vida, Darrell y Dolly se declaran finalmente su verdadero amor. Darrell le explica la confusión con Cherise. Frank ve la sinceridad de sus palabras y se da cuenta de que es su cabezonería la que les ha llevado a esta situación. De repente, el club cobra vida, se encienden numerosas luces estroboscópicas y la maquina de humo empieza a funcionar; ¡es Busta al rescate! En la confusión, Frank coge las armas y Jackie y Angelo son pillados de improviso con la ayuda de Frankie Jr. y Cherise.

Un año más tarde, tiene lugar la lujosa recepción de la boda de Darrell y Dolly en el complejo Pacelli. Es una vibrante mezcla de ambos estilos de vida. Todo el mundo está feliz; Chad y Cherise también están allí, ¡se acaban de enamorar! El padre y la hija se dirigen a la pista de baile otra vez, esta vez para bailar una remezcla de hip-hop. Finalmente, se juntan Darrell y Dolly y se dan un gran beso.