Cinemanía > Películas > Sweeney Todd, El diabólico barbero de la calle Fleet > Comentario
Destacado: Milla Jovovich protagoniza 'Monster hunter'
Sweeney Todd, El diabólico barbero de la calle Fleet cartel reducidoSweeney Todd, El diabólico barbero de la calle Fleet(Sweeney Todd: The demon barber of Fleet Street)
Dirigida por Tim Burton
¿Qué te parece la película?

Tim Burton dirige a Johnny Depp, Helena Bonham Carter, Alan Rickman, Timothy Spall y Sacha Baron Cohen. Guión de John Logan y música y letra de Stephen Sondheim, basada en el musical ganador de un premio Tony "Sweeney Todd: The Demon Barber of Fleet Street", de Stephen Sondheim y Hugh Wheeler de una adaptación de "Sweeney Todd" por Christopher Bond. Los productores de la película son Richard D. Zanuck, Walter Parkes, Laurie MacDonald y John Logan. El productor ejecutivo es Patrick McCormick. El director de fotografía es Dariusz Wolski, ASC. El diseñador de producción es Dante Ferretti. El editor es Chris Lebenzon, A.C.E. La diseñadora de vestuario es Colleen Atwood. El coproductor es Katterli Frauenfelder. Y la música y letras son de Stephen Sondheim.


La historia de Sweeney Todd
"Creo que el motivo de que 'Sweeney Todd' haya aguantado durante 150 años se debe a que es realmente una buena historia… una historia muy emocionante. Es una historia sobre la venganza y cómo esa venganza se devora a sí misma", dice Stephen Sondheim, el creador del aclamado musical teatral "Sweeney Todd: The Demon Barber of Fleet Street", el cual ha sido adaptado para una película que dirige Tim Burton. "En ese sentido es una tragedia en la clásica tradición sobre alguien que quiere vengarse y termina destruyéndose a sí mismo".

"Además del hecho de que indiscutiblemente tiene la mejor música que cualquier otro musical de los últimos 50 años, la razón de que Sweeney sea todo un clásico es porque, a pesar de los asesinatos y violencia, tiene que ver con el amor perdido", añade Walter Parkes, uno de los productores de la película. "Mezcla nuestros impulsos más violentos con nuestra mayor ternura. Y de la colisión de estas cualidades es de donde surge su abrumadora fuerza".

Y el motivo de que Sweeney Todd destaca de otras historias es por la sólida esencia emocional de la historia. "La clave de 'Sweeney Todd' es la emoción", dice el guionista John Logan. "Es una historia muy apasionada sobre un hombre que es vilipendiado y busca venganza. Y en el proceso para alcanzar la venganza, se vuelve loco. También es sobre una mujer que está enamorada de él, que lo anhela pero que no puede tener una relación con él. Y también es sobre una jovencita, criada por un padrastro brutal que trata de encontrar el amor y la felicidad. Todos esos caudales emocionales colisionan en 'Sweeney Todd', y el hecho de estar acrecentado por la música y las canciones lo hace todo mucho más exuberantemente romántico. Pero, en el fondo, es una historia de amor oscura y muy apasionada".

Aunque hay personas que afirman que Sweeney Todd existió realmente y fue el responsable de 160 asesinatos en el Londres del siglo XVIII, la creencia más extendida es que era un personaje de ficción y que empezó a ser conocido a través de una historia titulada "The String Of Pearls: A Romance", escrita por Thomas Peckett Prest y publicada en el periódico The People en noviembre de 1846. Según la leyenda, Todd cortaba las gargantas de sus clientes mientras estaban sentados en el sillón de su barbería, luego tiraba los cuerpos ensangrentados por una rampa al sótano que tenía debajo, donde eran triturados y utilizados como relleno para las empanadas de carne de su compinche en el crimen, la viuda panadera Sra. Nellie Lovett — empanadas que después eran vendidas al confiado público.

Un año después, la historia de Prest fue adaptada como una obra de teatro con el subtítulo "The Demon Barber of Fleet Street" (El Demonio Barbero de la calle Fleet). Muy pronto, la celebridad de Todd rivalizó con otro famoso asesino en serie del Londres del siglo XIX — Jack el Destripador.

Mientras que la historia de Todd ha sido la inspiración para muchas representaciones teatrales, al igual que para varias películas de cine y televisión, fue el dramaturgo británico Christopher Bond, con su obra "Sweeney Todd" de 1973, el que primero introdujo la trama de la venganza Barker/Turpin , considerada ahora como parte integrante de la leyenda de Sweeney. Luego, en 1979, usando la obra de Bond como su plantilla, Stephen Sondheim, el legendario letrista y compositor norteamericano — uno entre el selecto grupo de los ganadores de un premio de la Academia, un Tony, un Emmy, un Grammy y un Pulitzer — llevó la historia de Sweeney Todd hasta un público más amplio, con su aclamado musical, y de Hugh Wheeler, "Sweeney Todd: El Barbero".

Con el estreno en Broadway el 1 de marzo de 1979, protagonizado por Len Cariou como Sweeney Todd y Angela Lansbury como la Sra. Lovett, el "Sweeney Todd: The Demon Barber of Fleet Street" de Sondheim fue algo muy diferente a lo que se había visto sobre un escenario. Sangriento y terrorífico, con una música inspirada por el trabajo del proverbial compositor de bandas sonoras Bernard Herrmann ("Psicois", "Los Pájaros"), al principio asustaba al público, pero rápidamente se la reconoció como la obra maestra de Sondheim, trasladando la obra muy pronto a Londres y siendo posteriormente representada en Broadway en 1989 y 2005.

"Era muy original", afirma una de los productores de la película, Laurie MacDonald. "Aguda y oscura, y, sin embargo, en el fondo, emotiva y trágica. Y la música es muy espiritual y maravillosa". A ella y a su socio en producción, Parkes, les gustaba tanto, que cuando encabezaban la producción en DreamWorks Pictures, obtuvieron de Sondheim los derechos de la película.

"Hay una extraña afinidad existente entre los dos amantes de Sweeney Todd que bordea el fanatismo", añade Parkes. "Es casi un barómetro instantáneo de una sensibilidad compartida".

"Vi la obra original de Broadway tres veces, interpretada por Angela Lansbury y Len Cariou", recuerda Logan. "Nunca en mi vida había visto nada parecido. Me enamoré de ella y ha permanecido conmigo hasta ahora".

Aunque el director Tim Burton no vio la producción original de Broadway, sí que asistió a una representación anticipada en Londres mientras estaba allí estudiando. "No soy un gran fan de los musicales, pero este me encantó", comenta. "Yo no sabía nada sobre Stephen Sondheim. El cartel parecía molar mucho, era bastante interesante. Es como una película de terror antigua pero la música es una yuxtaposición muy atractiva, es muy bonita, mientras que las imágenes son como una vieja película de terror. También fue muy interesante ver algo sangriento sobre el escenario. Fui a verla dos veces porque me gusto muchísimo".

Y una versión cinematográfica de "Sweeney Todd" parecía ser el paso lógico para Sondheim, desde su génesis fue, en parte, una película – con la partitura de Bernard Hermann. "He sido un fan del cine desde que era un niño", admite Sondheim. "Siempre me han gustado las películas de melodrama y suspense. Hubo una película que vi cuando tenía 15 años, 'Concierto Macabro', con música de Bernard Hermann, que era un llamativo melodrama eduardiano sobre un compositor que se vuelve loco cuando oye un determinado sonido y sale por ahí a matar a la primera chica guapa que encuentra. Y recuerdo que me encantó la música, y pensé que sería muy divertido asustar al público y poder hacerlo, si es posible, mientras la gente está cantando".


Adaptando Sweeney Todd para la gran pantalla
Cuando Parkes y MacDonald adquirieron los derechos de la película "Sweeney Todd: El Barbero", pensaron en el colaborador, desde hacia mucho tiempo, y guionista del estudio ganador de un premio de la Academia por "Gladiator", John Logan. Antes de que Logan empezara a escribir el guión, se pasó seis meses estudiando la partitura de Sondheim. "Yo solo, para así familiarizarme totalmente en cómo era la bestia", manifiesta. "También leí el melodrama original de Chris Bond y lo comparé con el libro de Hugh Wheeler para el musical y, verdaderamente, llegué a conocer la música de cabo a rabo. Luego me fui a Nueva York, y Stephen y yo trabajamos en ello a fondo".

Adaptar un musical teatral de tres horas a una película de dos horas es obvio que supone unos cambios. Algunas canciones fueron conjuradas completamente, otras simplemente acortadas. "Cortamos versos, pero también dilatamos ciertas áreas", explica Logan. "Una buena parte de trabajo se hizo cortando y moldeando".

También en la historia se hicieron cambios sustanciales. "Queríamos que estuviera sumamente enfocada en el viaje de Sweeney Todd, para que otros elementos de segunda o tercera importancia se diluyeran. En la obra, Johanna, la hija de Todd, canta mucho más; ella y Anthony son personajes más musicales, pero yo creía que el meollo de la historia debía de centrarse realmente en Sweeney Todd y en la Sra. Lovett, y en Toby hasta cierto punto. Quería centrarlo en ese triángulo lo máximo posible".

Para Stephen Sondheim, una versión cinematográfica de "Sweeney Todd The Demon Barber of Fleet Street" ofrecía la oportunidad de cambiar ciertas letras, así como escribir otras nuevas que se ajustaran más con ciertos cambios estructurales y narrativos dictados por el guión. "Los tiempos en el teatro y en el cine son diferentes", explica Sondheim. "En un escenario se acepta a alguien sentado y cantando durante tres minutos sobre un tema, pero en el cine coges la idea rápidamente y resulta que dos minutes y medio son demasiado. El problema es, ¿cómo conservas la integridad de la partitura y, aun así, eliminar algunas cosas? Pero John ha mantenido la mayor parte de la partitura y ha seguido conservando el valor cinematográfico de las canciones".

Contractualmente, Sondheim ha dado el visto bueno al casting de Sweeney Todd y de la Sra. Lovett, al igual que a la elección del director.

"Es un personaje formidable", comenta Burton sobre el legendario compositor. "Es muy inteligente, muy apasionado, es un genio en lo que hace, pero lo que verdaderamente he respetado y de lo que me he sentido muy agradecido es por dejarme hacer. No es una obra teatral. Es una película. Adelante con ello. Y me he sentido muy respaldado con eso".

"La otra cosa que me impresionó e hizo que inmediatamente me gustara, fue cuando le conocí por primera vez. Me estaba contando que lo escribió como una partitura de Bernard Herrmann", continua Burton. "Y lo verdaderamente interesante es que cuando quitas las canciones, y eso ocurrió cuando estábamos grabando, es como una partitura de Bernard Herrmann — es realmente asombroso. En cuanto dijo eso yo pensé: 'Estoy del todo dentro'".

"Encaja a la perfección", dice Sondheim de Burton. "En muchos aspectos es su película más simple, su película más directa, pero se puede ver que está contando una historia que realmente le gusta. Es una historia en la que hay los incidentes suficientes para que no tenga que inventar cosas extras. Siente entusiasmo por la obra y va, con perdón, directo a la yugular".

"Tim es el director perfecto para 'Sweeney Todd", afirma el productor Richard D. Zanuck. "Hay una gran afinidad entre el contenido, el estilo y la sensibilidad de Tim. Es un estilista pero, en el fondo, es un dramaturgo que solo quiere contar una sencilla y humana historia de amor. Tim Burton ha nacido para dirigir la película de 'Sweeney Todd'"


El reparto
"'Sweeney' ha tenido una larga y exitosa carrera en el escenario y, sin embargo, en parte, nunca tienes la ocasión para estar emocionalmente cerca de Sweeney", dice el productor Parkes. "Es lo que pasa con el teatro. No hay primeros planos. Pero teniendo a Tim, y particularmente a Johnny (Depp), con esa mezcla, tienes la oportunidad de meterte emocionalmente dentro de Sweeney. En parte, casi determina la forma en que ves la obra"

Mientras que en el teatro Sweeney Todd y la Sra. Lovett han sido interpretados normalmente por actores entre 50 y 60 años, Burton estaba decidido tener un reparto más joven para la película. "Pensaba que parte de la energía de todo el conjunto estaba en que fueran más jóvenes, alrededor de los 40 años, y que los niños fueran niños, por lo que las edades son un poco más ajustadas a lo que era realmente la historia, no es un adolescente interpretado por alguien de 30 años", explica. "Eso, para mí, suponía una energía muy cinematográfica, al contrario que en el teatro donde se puede pasar sin ello".

"Tim deseaba muchísimo que hubiera un potencial para el romance, dos personas que tuvieron su momento y lo perdieron", comenta el productor Walter Parkes. "Y creo que Helena hace tanto como Johnny para mostrar eso. Hay un momento al final, donde canta una de mis canciones preferidas, 'By the Sea' (Junto al Mar), en la que se imagina la vida que ella, Sweeney y el pequeño Toby podrían haber tenido si pudieran olvidarse de todo esto. Es muy patético y bonito porque es simple, directo, sin adornos y justificadamente emocional – tanto más cuanto que sabes que esta nube de tragedia está colgando sobre las cabezas de esas tres personas".

"El problema central de la Sra. Lovett es que está enamorada de este hombre, el cual nunca se ha fijado en ella", dice Bonham Carter. "Él ni siquiera la mira, excepto cuando llega con la genial idea de cómo desembarazarse de los cuerpos y, de pronto, ella es visible. Ella es una buena socia, es una buena contrapartida para él, porque mientras él es un introvertido total, ella es muy extrovertida. Es racional y creo que mucho más inteligente, francamente. Ella era la casera de Sweeney hace 15años, cuando él estaba casado. Así que cuando Sweeney llegó de Australia y la encuentra, le vuelve a dar su antigua habitación sobre su tienda de empanadas de carne. Pero la cuestión es que ella siempre ha estado enamorada de Sweeney. Y creo que a él le importa un comino la Sra. Lovett. Él solo está obsesionado en vengar la muerte de su esposa. Pero hay algo muy importante que ella no le cuenta …"

"Al principio, cuando conocemos a Sweeney Todd, es un personaje muy misterioso", dice Logan. "No habla demasiado pero sabes por sus ojos que hay algo que le persigue, que tiene un secreto, que su pasado le atosiga, que literalmente le acosa. A medida que la historia avanza, vemos qué es lo qué le lleva a este lugar tan oscuro. Acaba de escapar de los trabajos forzados en Australia. Ha estado flotando en una balsa en medio del océano tratando de llegar a Londres porque está en una misión de venganza. Quiere vengarse de las personas que, en el fondo, han destruido su vida".

Para encarnar a su Sweeney Todd, el director Tim Burton solo tenía en mente a un actor. "Johnny Depp interpreta a Sweeney Todd como solo Johnny Depp puede hacerlo", dice el productor Richard Zanuck. "Y en cuanto a correr riesgos, cuanto mayores son los riesgos, más atractivo le resulta el papel a Johnny. Ha basado toda su carrera en películas y papeles que la mayoría de los actores habían rechazado o rechazarían. Es el maestro del disfraz. Es el maestro de hacer cada vez algo único. Tiene una apariencia distinta, una personalidad diferente y, en este caso, tendrá una voz que dejará al público completamente atónito".

Considerado como uno de los actores más excelentes de su generación, el prestigio de Depp se ha disparado en los últimos años gracias al papel protagonista de Jack Sparrow en "Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra", un exitazo mundial de taquilla por el que recibió una nominación a los premios de la Academia como Mejor Actor, y a la que siguieron dos secuelas más también de enorme éxito. "Siempre he admirado a Johnny por sus elecciones como actor, y porque siempre ha hecho cosas acorde con su propio criterio", dice Bonham Carter. "Nunca ha hecho nada conforme a algún tipo de modelo o formula, o para cimentar su carrera o porque confiara en su apariencia. Creo que, en cuanto a lo raro, somos un poco parecidos, no nos importa demasiado nuestro aspecto, nos gusta más camuflarnos y escapar de nosotros mismos".

"Sweeney Todd" supone la sexta película juntos de Depp y Burton, después de "Eduardo Manostijeras", "Ed Wood", "Sleepy Hollow" "Charlie y la Fábrica de Chocolate" y "La Novia Cadáver". "Son como un buen equipo con una forma casi sobreentendida de hacer las cosas, y prácticamente pueden leerse la mente mutuamente", dice Zanuck. "Johnny mira a Tim en busca de orientación y Tim mira a Johnny para asimilar lo que ha perfilado y llevado un poco más allá. Ellos dos realmente se quieren y harían cualquier cosa el uno por el otro. Tienen una amistad profunda, y los dos son extraordinarios, divertidos para trabajar y muy trabajadores. Y ambos están en la cima de sus carreras. Así que la combinación es magnífica en cuanto a originalidad e ingenio".

"Cada vez que Johnny y yo trabajamos juntos intentamos hacer algo diferente – y hacer una película totalmente cantada no es algo a lo que estemos habituados", dice Burton. "No nos gustaría decir al final: 'Bueno, eso ha sido fácil. ¿Y lo siguiente?', Johnny y yo siempre queremos dar un paso más, y esto ha sido una ocasión perfecta para ello".

A finales de 2001, antes de que Burton se comprometiera a dirigir "Sweeney Todd", visitó a Depp en su casa del sur de Francia y le dio una copia de la producción teatral de Angela Lansbury en un CD. "Me dijo: 'No sé si has oído hablar nunca de esto. Échale un vistazo'", recuerda Depp. "Le eché una ojeada y pensé: 'Vaya, es interesante'. Luego, cinco o seis años después me planteó la pregunta. '¿Crees que podrías cantar?'. Y la respuesta que le di fue: 'No lo sé. Veremos si puedo hacerlo'".

"Sé que tiene aptitudes musicales", dice Burton, "porque estuvo en un grupo. Pero creo que, en parte, le vi claramente como Sweeney Todd. Y sé que no haría nada conmigo solo por hacerlo. Eso era todo lo que necesitaba y sabía que podía hacerlo. Simplemente tuve la corazonada de que podría hacerlo".

En los años 1980, Depp estuvo de guitarrista en un grupo de Florida llamado The Kids, aunque dice que, en realidad, él nunca cantó una canción entera. "Yo era el tío que se adelantaba para corear el estribillo, pero lo hacia muy rápido", dice riendo. "Como mucho serían unos tres segundos y nada más, y volvía a retirarme a mi sitio en la sombra a tocar la guitarra. Así que nunca he cantado una canción, ni mucho menos. Le dije a Tim: 'Me voy a meter en el estudio con un colega mío para comprobar e intentar cantar alguna canción, y si lo consigo, entonces hablaremos de ello o te llamaré y te diré simplemente: ¿Sabes algo?, no puedo hacerlo. Es algo imposible'".

Para averiguar si podía cantar o no, Depp llamó a su antiguo compañero del grupo Bruce Witkin, que había sido el cantante y tocaba el bajo en The Kids, y los dos se fueron al estudio Witkin en Los Angeles para grabar a Depp cantando "My Friends". "Esa fue la primera canción que he cantado jamás en mi vida", explica Depp. "Fue algo muy raro e intimidante". Pero Depp confiaba en que su amigo fuera lo bastante honesto para que le dijera si era capaz de cantar o no. "Y empecé: '¿Quieres la buena o la mala noticia?'", recuerda Witkin. "Y me dice: 'Bueno, dime la mala noticia'. Y yo le digo: 'Pues la mala noticia es que vas a tener que hacerlo'".

"Yo estaba en mi despacho al teléfono" recuerda Zanuck sobre el día que oyó por primera vez la voz de Depp cantando. "Tim entró corriendo y me dejó ahí encima un pequeño casete, unos auriculares y se va. Así que colgué el teléfono, me puse los auriculares y escuché a Johnny cantar por primera vez. Me fui al despacho de Tim, y los dos nos miramos con un gran alivio. Sonreímos abiertamente porque sabíamos que teníamos una gran voz en Johnny Depp, y estábamos convencidos que lo llevaría a cabo con éxito".

"Es muy sexy", dice Bonham Carter de la voz de Depp cantando. "Es muy sexy cantando, y suena a él mismo, eso es lo excitante. Verdaderamente canta con sentimiento, es un papel muy emotivo. Es tal cual, muy sexy, muy conmovedor, valiente y bello, muy bello y lleno de sentimiento".

Burton está de acuerdo: "Johnny tiene un timbre de voz muy bonito. Le sale del interior y eso es lo grandioso".

Para Depp, la clave de Sweeney Todd fue pensar en él, no como un asesino, sino como una víctima. "Sin duda Sweeney es un personaje oscuro", reflexiona, " pero creo que es un personaje bastante sensible, super sensible y en su vida ha experimentado algo muy malo y traumático, una grave injusticia. Pero siempre le he visto como una víctima. En fin, cualquiera que haya sufrido tanto y luego cambia y se convierte en asesino, no puede ser solo eso. Siempre he pensado en él como alguien un poco cortito. No idiota, solo un poquito corto de alcance. Le arrebataron de repente una vida perfecta, su mundo perfecto. Y se pasó 15 años en el infierno. El único motivo por el que regresó fue para eliminar a las personas que le habían hecho daño".

"La interpretación de Johnny Depp es extraordinaria", dice Sondheim. "El deseo de venganza de Sweeney, el odio alimentado poco a poco y el dolor que siente son la base de la historia, y Johnny encuentra la más sorprendente variedad dentro de la estrecha colección de emociones. La intensidad está a punto de estallar constantemente y nunca deja que disminuya. Es pura furia."

"Es incapaz de sentir felicidad", dice Depp, "a menos que concluya ese capítulo, y está muy cerca de su objetivo, que es matar a las personas que le han dañado seriamente".

El instrumento de muerte preferido de Sweeney son sus navajas para cortar las gargantas, los brillante utensilios son también sus herramientas de trabajo como barbero, las cuales sabemos que la Sra. Lovett ha guardado mientras Todd estaba en la cárcel en Australia. "Creo que eso es una muestra de lo enamorada que está de él, porque las podía haber vendido fácilmente", dice Bonham Carter. "Tienen mucho valor. Pero no las vende. Las conserva. Creo que las guardó con la esperanza de que regresara algún día. Sus navajas son una prolongación de sí mismo".

Y una vez en manos de Sweeney, se convierten en su lazo salvavidas y en su medio de venganza, y les canta en la canción "My Friends". "Esas hojas son su familia", explica Depp. "Son una prolongación de sí mismo, el único amor en su vida ahora que ya no tiene familia".

"Cuando Johnny coge la primera navaja y la sostiene, es un genuino acto de amor", señala Logan. "Y cuando les canta a sus navajas de afeitar, es una canción de amor, y las sostiene de una forma muy cercana. Las guarda en una funda especial, en una cartuchera especial durante toda la película".

La única conexión de Sweeney con el mundo real es la Sra. Lovett, que "es una de las grandes creaciones dramáticas teatrales del siglo XX", dice Logan. "Es el contrapunto a Sweeney, porque Sweeney es muy sombrío y callado y muy, muy, muy serio con lo que está haciendo. La Sra. Lovett aporta vida y energía y posee un cierto brillo en sus ojos. Juntos, ella y Sweeney, son una combinación imparable ".

"Había muchos actores que querían el papel", dice Richard Zanuck. "Un par de importantes actores que deseaban hacerlo vinieron y me hicieron una demostración cantando la partitura solo con un pianista. Fueron aproximadamente ocho en total. Hicimos varias audiciones en Londres y también en Nueva York, algunos actores muy importantes no se presentaron pero hicieron sus propias grabaciones y las mandaron".

Bonham Carter ("Harry Potter y la Orden del Fenix") ha estado enamorada del musical de Sondheim desde que era una adolescente. "Recuerdo estar sentada en la sala de estar mirando la partitura, repasando las letras y escuchándolas", dice. "Me quedé totalmente colgada con la música. Siempre me ha encantado Sondheim. Es un genio por ser capaz de componer la música y escribir las letras". Pero su amor llegó más lejos que la simple admiración por las letras y música de Sondheim. "Yo quería ser la Sra. Lovett desde que tenía 13 años", dice riendo, "y estuve andando por ahí, según parece, con el peinado de la Sra. Lovett".

A pesar de que quería encarnar a la Sra. Lovett desde que tenía 13 años, Bonham Carter no sabía si en realidad podría hacer cantando ese papel. "Siempre quise participar en un musical pero nunca pensé que pudiera cantar, excepto en el baño", comenta. Por lo que Bonham Carter se dedicó tres meses a aprender. "Acudí a un maestro asombroso llamado Ian Adam", explica. "Ha muerto hace poco, pero era muy conocido por convertir a actores, que tampoco sabían cantar, en cantantes. El 90 por ciento de lo que hacía era que cogieras confianza en ti mismo y hacer que creyeras que eras capaz de abrir la boca y producir un sonido. De junio a septiembre de 2006, estuve cantando todos los días y me aprendí muy bien toda la partitura porque era muy, muy aplicada. Pensaba que mi única oportunidad era actuar todo lo bien que pudiera. Sabía que a Sondheim le encantaba la actuación de Judi Dench en 'A Little Night Music' porque era la mejor interpretada. Yo pensé: 'La única posibilidad es ir de verdad y centrarme en las letras'".

Aunque Burton había trabajado con Bonham Carter en "El Planeta de los Simios" y más tarde en "Big Fish" y en "Charlie y la Fábrica de Chocolate", la idea de darle el papel de la Sra. Lovett le trajo toda una serie de complicaciones, sobre todo para que no se pensara que le daba el papel porque era su pareja. "Me sentí muy inquieto a ese respecto, porque era un papel muy importante. Y no era solo por mí. Era Sondheim el que tenía que estar de acuerdo", comenta. "Con un papel como ese, tienes que ser capaz de poder sacarlo adelante".

"A pesar de la intima relación entre Tim y Helena, no estaba para nada influenciado", afirma Richard Zanuck. "Nunca he visto a nadie que tuviera una relación tan intima con alguien y que fuera tan objetivo como lo fue él".

Sin conocer la elección de Burton, Sondheim vio todas las grabaciones de la audición de todas las candidatas y también optó por Bonham Carter. "Dijo: 'Creo que ella es de lejos la mejor'", declara Zanuck. "No fue por la voz, porque había unas cantantes realmente buenas, fue por la voz, la personalidad, la apariencia y todo lo demás, ella era la Sra. Lovett."

"Probablemente ese haya sido el mejor día de mi vida profesional, si soy absolutamente sincera", afirma Bonham Carter. "Estaba totalmente conmocionada, sinceramente; y Tim también lo estaba".

"Es muy valiente", dice Depp. "Bueno, sin ninguna duda, esa es la parte más difícil de la película y ella lo hizo a la perfección. Convirtió a la Sra. Lovett en algo vulnerable y terrorífico, divertido y dulce. Esa mujer tenía muchos ángulos que Helena sacó a la luz".

"Yo la vi como alguien totalmente amoral, llena de entusiasmo y de vida, como una superviviente", dice Bonham Carter. "Alguien que era tan vital y entusiasta como Sweeney era introvertido y depresivo, además de muy sagaz y aspirante a ser de clase media. Pero el motor que realmente la impulsa y que verdaderamente define a la Sra. Lovett es que está perdidamente enamorada de alguien que no la corresponde".

"Creo que ella creía más bien que, si él no pensara tanto en matar, tal vez sería un poco más romántico y le prestaría más atención ", dice Depp. "El contacto visual no es uno de sus puntos fuertes, ni siquiera con la Sra. Lovett, la pobre".

"Hay algo muy triste, evocador, emotivo e ilusorio alrededor de ese tipo de personaje", explica Burton. "Por eso hacían una pareja tan perfecta, en realidad. Es una relación de cine".

Pero el cariño de Lovett no iba dirigido solamente a Todd. También estaba Toby (Edward Sanders), el joven ayudante de Pirelli que se queda a su cargo. "Creo que poseía una obsesión de madre", comenta Bonham Carter. " Así se creía que era ya la madre Lovett, que era la madre naturaleza, con los instintos maternales que tenía hacia la gente, un poco hacia Sweeney, y sin duda alguna hacia Toby. Era una madre frustrada. Yo me imaginé que tal vez una vez fue madre y había perdido a su hijo. Y eso debió de llevarla al límite. Tiene ese sentimiento con Toby debido a su maternidad frustrada y porque Toby la tiene en consideración. Toby la escucha. Sweeney no. Así que está bastante sola. Pero Toby piensa que es una dama. Y eso es otra de las cosas que siempre deseó — ser una dama y pija. Toby la ve como a ella le gusta que la vean".

Para encarnar al juez Turpin, el objeto del insaciable deseo de venganza de Sweeney Todd, Burton necesitaba a un actor de una estatura considerable.

"El papel del juez es fundamental", dice Zanuck. "Él es el culpable de que Sweeney haya sido enviado a la cárcel, y cuando aparece de nuevo a Londres, es al que primero quiere pillar. Y necesitábamos a alguien que estuviera a la misma altura que Johnny. Tenía que cantar. Tenía que ser muy malo. Y nadie puede ser más malo, haciendo muy poco, que Alan Rickman".

"Alan siempre ha sido uno de mis actores favoritos, pero no me di cuenta de que tiene una voz estupenda para cantar hasta más adelante", afirma Burton. "También posee raras cualidades, como Vincent Price. No necesita tener un dialogo determinado o decir algo para mostrar un sentimiento. Es capaz de ser malo, pero en parte le comprendes porque en él también hay un alo de extraña vulnerabilidad".

"Es asombroso", dice Depp, "porque puede ser increíblemente malvado y luego, en la misma toma, girar la cabeza y ser super dulce y poner ojos de cachorrito. Rickman tiene realmente talento".

Aunque cantar formaba parte de su entrenamiento en la Royal Academy of Dramatic Arts (RADA)(Real Academia de Arte Dramático) de Londres, Rickman nunca había cantado antes en una película. "He interpretado el papel principal en las escenas finales de los musicales y, en mi primera época, estuve en el coro de 'Guys and Dolls'", comenta. "Siempre he disfrutado cantando, pero nunca pensé que me propondrían hacer algo parecido. Es bueno que te llegue tu San Martín cuando menos lo esperas".

Para Pirelli, el extravagante barbero que brama la nueva identidad de Baker pero que también esconde su propio secreto, Burton eligió al talentoso actor cómico británico Sacha Baron Cohen en su primera película después de su éxito, en entredicho, con "Borat: Cultural Leanings of America Make For Make Benefit Glorious Nation Of Kazakhstan" (Borat: Aprendizajes Culturales de América para Beneficio de la Gloriosa Nación de Kazakhstan). "Pirelli es el barbero rival de la ciudad y que tiene una gran confrontación con Sweeney en una de las plazas de la ciudad", explica la productora Laurie MacDonald. "Es un personaje de gran comicidad, algo que, obviamente, favorece el talento de Sacha, pero creo que de lo que realmente se sorprenderá la gente es de ver lo bien que canta y la actuación tan estupenda que hace en ese otro ámbito".

"Le elegimos antes de que viéramos 'Borat', y antes de que se convirtiera en un nombre familiar", aclara Zanuck. "Él pidió participar. Nos encontramos por primera vez en un estudio de grabación. Yo no sabía lo alto que era, entre 1,98 y 2 metros, y es muy atractivo. Nos dijo que siempre le había encantado este musical, y que cuando era jovencito había estado cantando en coros, así que le pedimos que fuera a la cabina. No estaba preparado para cantar algo de 'Sweeney Todd', pero nos cantó prácticamente entero 'Fiddler on the Roof' (El Violinista en el Tejado) y lo hizo de una forma que Tim y yo nos tirábamos literalmente por el suelo, nos tronchábamos. Era muy divertido, pero a pesar de las risas, nos dimos cuenta de que tenía una gran voz. Y, por nuestra parte, en ese preciso momento se ganó el papel. Y está sensacional. Sacha está extraordinario en la película".

Depp está de acuerdo y dice: "Sacha es una persona a la que hacía muchos años que admiraba enormemente, desde que hizo de Ali G. El llegó y se hizo con nosotros en un santiamén. Fue un placer contemplarle y trabajar con él. Es como conocer al nuevo Peter Sellers. No hay duda de que es un actor con un talento increíblemente".

Timothy Spall interpreta al vil secuaz del juez Turpin, Beadle Bamford, uno de los actores británicos de cine, televisión y teatro más respetados y que actuó en las películas de "Harry Potter" como Peter Pettigrew. Al igual que Rickman, Spall se ha graduado en el RADA donde aprendió a cantar, participando luego en la comedia musical de Mike Leigh's Gilbert & Sullivan, "Topsy-Turvy". "Mi personaje es verdaderamente alguien muy malo", dice Spall de Bamford. "Es una especie de funcionario de poca monta que se ha amparado en la autoridad debido a su asociación con el juez, y que se ha congraciado con él en muchos aspectos. Es una especie de guardaespaldas, su secuaz. Es un proveedor de cosas variadas, decentes e indecorosas. También es un elemento muy violento. No es nada agradable".

Completando el resto de reparto se encuentra un grupo de talentosos principiantes que debutan todos en esta película. El estudiante de nivel avanzado Jamie Campbell Bower (Anthony), Jayne Wisener (Johanna) que está realizando el segundo curso en el Royal Academy of Music and Drama de Glasgow, y el colegial Edward Sanders (Toby), al igual que Laura Michelle Kelly, una veterana del West End de Londres cuyos créditos teatrales incluyen los musicales "Mamma Mia", "Mary Poppins" y "The Lord Of The Rings"(El Señor de los Anillos) en la que interpretaba a Galadriel.


Música, canciones y banda sonora
Accede la información sobre la banda sonora Sweeney Todd, The demon barber of Fleet Street.