Cinemanía > Películas > Bangkok Dangerous > Comentario
Destacado: Llega a los cines una película de animación con una familia con mucho 'Encanto'
Bangkok Dangerous cartel reducidoBangkok Dangerous(Time to Kill)
Dirigida por Oxide Pang, Danny Pang
¿Qué te parece la película?

Remake de la exitosa película tailandesa Bangkok Dangerous.


"Nadie sabe quién soy. Nadie sabe dónde estoy" — JOE


En 2005, mientras se preparaban para trabajar con los realizadores hongkongeses Oxide y Danny Pang en su primera película en habla inglesa, The Messengers, los productores William Sherak y Jason Shuman decidieron visionar toda la obra de estas jóvenes promesas. Se quedaron impresionados con lo que vieron.

Una de las películas que más sorprendieron a Sherak y Shuman fue la versión original tailandesa de Bangkok Dangerous, un oscuro y sorprendente thriller sobre un asesino a sueldo sordomudo y su aprendiz. Muerte en Bangkok se estrenó en 1999 y recibió muy buenas críticas hasta el punto de proyectarse en varios festivales de cine internacionales y llevarse un Premio de los Críticos Internacionales (FIPRESCI) en el Festival de Cine de Toronto de 2000.

Sherak dice que tanto él como su socio sabían que la película sería un exitazo en un remake en lengua inglesa. "Somos muy fans de la Muerte en Bangkok, y al entablar amistar con los Pang, Jason y yo les dijimos que nos parecía una historia muy interesante que debería tener su propia versión en inglés".

Por su parte, los Pang también se sintieron intrigados por ver cómo sería acogido el remake. Estos gemelos nacidos en Hong Kong han realizado varias películas de culto como The Eye (Visiones), un thriller sobrenatural que ha sido estrenada recientemente en una adaptación estadounidense interpretada por Jessica Alba y producida por Tom Cruise.

Esta vez, lo interesante del proyecto era que los Pang tendrían la rara oportunidad de recrear su propia película. "Nos pareció un reto interesante, actualizar el concepto más de seis años después", comenta Oxide Pang. "Pudimos retomar el mismo trama, la misma idea, y refinarla considerablemente para atraer a un público mayor".

Para adaptar la película original, Sherak y Shuman se pusieron en contacto con Jason Richman, guionista de la comedia de acción de 2002 9 días, interpretada por Chris Rock y Anthony Hopkins. Además de actualizar la historia, los productores querían asegurarse de que Richman creara una representación certera de la cultura tailandesa, con lo que le enviaron a Bangkok para vivir una experiencia de primera mano.

"Pasamos alrededor de una semana en Tailandia haciendo un viaje de investigación", recuerda Richman. "En cuanto llegamos, el guión empezó casi a escribirse solo. Tardé mucho menos de lo habitual. Creo que poder conocer a la gente y ver partes de la ciudad más allá de las típicas zonas turísticas me dio mucha de la inspiración que necesitaba".

"El tiempo que pasé allí fue esencial para abrirme los ojos a la belleza de la gente y de la cultura de Tailandia. Conectar la naturaleza pacífica del país y las acciones de un asesino a sueldo me ha permitido realizar un ejercicio maravilloso", comenta.

A los productores les encantó el guión cuando lo leyeron. "Es una historia muy simple muy bien contada", apunta Sherak. "Hoy en día, las películas tienen unas tramas tan complicadas que se pierde gran parte de la caracterización. Jason ha creado una trama sencilla que se sigue muy fácilmente para que el público pueda centrarse en los personajes y en sus vidas desde el principio hasta el final de la película".

A los Hermanos Pang les sorprendió gratamente el funcional proceso de desarrollo. "Tenía entendido que solía haber varios guionistas en los guiones de Hollywood", comenta Danny. "Pero en esta ocasión, Jason se ha encargado del guión desde la primera hasta la última página, él ha trabajado en todas y cada una de los versiones y el resultado final es un guión serio que respeta el largometraje original".

Desde los inicios del proyecto, Richman, Sherak y Shuman coincidieron en que sólo había un actor que estaría a la altura del papel de Joe. "Pensamos en Nicolas Cage mientras desarrollábamos el guión", revela Sherak. "El personaje de Joe no tiene mucho diálogo, así que sabíamos que necesitaríamos un actor que pudiera utilizar su aura y su vida interior para transmitir sus emociones. Nic es el actor ideal para eso".

Cage, aficionado al cine asiático, trabajó con el maestro de la acción de Hong Kong John Woo en la exitosa película Cara a cara (Face/Off), y conocía y admiraba el trabajo de los Hermanos Pang en general y de Bangkok Dangerous en particular.

"Lo que más me gustaba de la película original era el estilo, el montaje y el ritmo de la película. Cuando leí el guión nuevo, me intrigó la relación entre mi personaje, Joe Ender, y el personaje de Shahkrit, Kong, que eran como maestro y estudiante que se convierten en amigos. Creo que siempre es muy interesante ver la cooperación, coexistencia y amistad entre diferentes culturas".

"Nos pareció una idea fantástica combinar una gran estrella de Hollywood con (un poco) de realización asiática auténtica. Es una experiencia fresca, tanto para Nic como para mí, estar en terreno ajeno, ver cómo trabajan, cómo hacen lo que hacen", añade el productor Norm Golightly, presidente de la productora de Cage, Saturn Films.

Poder contar con una estrella tan importante como Cage le dio un empujón enorme a la película, pero también suscitó dudas sobre la mejor manera de adaptar el guión. En la película original, Joe es sordomudo, una incapacidad que subraya su aislamiento. "Habíamos visto muchas películas sobre asesinos, y nos parecía que desperdiciaban demasiado tiempo hablando", explica Oxide. "Pensábamos que en realidad, un asesino sería bastante parco en palabras, que dedicaría todo su tiempo y su atención a su objetivo, y de ahí surgió la idea de un asesino sordomudo".

No obstante, en la nueva película, el aislamiento del personaje no se transmite a través de una limitación física, sino por su incapacidad de hablar tailandés y de su desconocimiento de la cultura local. "Decidimos que el hecho de que Joe fuera occidental y que estuviera en Bangkok sin hablar el idioma creaba una distancia similar entre Joe y lo que le rodea. El tailandés es un idioma tan difícil que si no lo entiendes estás casi tan perdido como si fueras sordomudo".

No obstante, en un guiño a la versión original, Richman decidió incluir un personaje sordomudo: Fon, una bella joven que conecta con Joe, subrayando el aislamiento de ambos especialmente debido a la dificultad de comunicación a la que se enfrenta cada uno desde su incapacidad. "Me gusta mucho la relación entre el personaje de Nic y Fon", comenta el guionista. "Es una relación única, una historia de amor verdadera. Ha sido muy divertido trabajar ese aspecto del guión".


"Los ojos lo dicen todo" - JOE


Tras haber trabajado juntos en más de una docena de películas hasta la fecha, los directores y gemelos Oxide y Danny Pang han desarrollado un enfoque único que probablemente sería insostenible para realizadores que no compartieran el mismo ADN.

"Nos fusionamos tanto que acabamos convirtiéndonos en una sola persona", dice Oxide. "Trabajamos juntos en el guión y luego realizamos los storyboards para la película".

"Cuando terminamos ese proceso, podemos ponernos a trabajar cada uno por su lado porque ya tenemos la misma idea de lo que queremos que vaya pasando", añade Danny. "Nos turnamos y, así, un día dirijo yo, y al día siguiente, a lo mejor dirige Oxide. Si no es una escena muy grande, solemos trabajar por separado".

A Sherak le dejó alucinado la capacidad de cada hermano para saber lo que pensaba el otro, incluso cuando no estaban juntos en el rodaje. "Todo el equipo se quedó alucinado con la conexión que existe entre Danny y Oxide. Empezabas una conversación con uno el lunes y la terminabas con el otro el martes, y los dos tenían exactamente la misma visión. Es muy raro, pero así es muchísimo más fácil trabajar con ellos porque pueden alternar los días que dirigen y desarrollar el trabajo del otro perfectamente sin que se note el cambio de director. No tienen exactamente la misma personalidad, pero no obstante cuando dirigen sí parecen pensar exactamente igual".

El Diseñador de Producción James Newport coincide con Sherak al hablar de la experiencia de trabajar con dos directores y concluye que no se parece a ninguna situación en la que hubiera participado antes. "Parece que tienen una especie de conexión mental, casi pueden acabar las frases que empieza el otro. Si no das con Oxide, puedes ir a hablar con Danny, y parece saber de lo que estás hablando incluso si nunca has hablado con él del tema antes. Es como si hubieran dividido todas y cada una de las tareas y se hubieran quedado con una mitad cada uno".

Los Pang estaban encantados de poder trabajar con Nicolas Cage, un actor al que Danny define como "uno de nuestros ídolos del mundo cinematográfico".

"Le sigo desde Birdy, dirigida por Alan Parker. Creo que hay mucha gente que no conoce esa película, pero recuerdo haberle visto por primera vez en esa producción".

Oxide añade que trabajar con Cage ha sido facilísimo. "Cambiábamos continuamente el guión según se iba desarrollando la historia, y Nic siempre estaba abierto a nuestras ideas y a nuestra dirección", comenta. "Nuestro inglés no es demasiado bueno, pero él se esforzaba por entender lo que estábamos diciendo. Nunca nos sentimos como si estuviéramos dirigiendo a una ‘súperestrella’ ".

"Nic Cage es Nic Cage", dice Sherak. "Es increíble, le ha dado vida propia al personaje. Tiene la capacidad de contar la historia entera a través de las expresiones. Al tener que interactuar con un personaje sordomudo, su capacidad expresiva era el quid de la cuestión, y él ha dado en el clavo con su interpretación".

A Cage le fascinó el personaje, con todas sus contradicciones y complejidades. "Joe tiene un pasado militar, pero ahora es un asesino a sueldo, un mercenario. Siempre ha tenido problemas familiares, podría decirse que es un mal que le ha acechado su vida entera. Si tuviera que catalogarle, diría que es malo, y que busca la manera de salir de esa vida que ha elegido".

"Se aleja de su violencia, de los demonios que le persiguen, gracias a una chica, Fon, y a la sensibilidad y amabilidad de ésta, y también por estar en Tailandia, por cómo le afecta la propia ciudad de Bangkok. Se empieza a interesar más por la paz, y ahí entra en conflicto el personaje, porque no puede estar en paz por las cosas que le pasaron cuando era un niño".

Cage no tiene más que elogios para Charlie Young, la actriz que interpreta a su amor en la pantalla, Fon. "La química con Charlie fue estupenda desde el primer momento, es una gran señora, es amable, bondadosa y una actriz magnífica", comenta Cage. "Creo que va a ser una película única. No hay muchos filmes que presenten una historia de amor que aúna dos culturas diferentes".

Los productores también quedaron impresionados con la interpretación de la estrella de Hong Kong. "Charlie Young ha hecho un trabajo excepcional", afirma Sherak. "Creo que las escenas entre ambos actores son fantásticas".

Young aprendió a comunicarse con lengua de signos para su papel gracias a Katitha Rattanasin de la Asociación Nacional de Sordos. "Aprende muy rápido, y mostró una dedicación tremenda. Charlie incluso grabó las clases que dimos para que pudiera seguir estudiando después del rodaje y poder comunicarse así con personas sordas en situaciones reales", dice Rattanasin hablando de la actriz.

Además de lengua de signos, Young también tuvo que aprender una conocida danza tradicional tailandesa. "Fue un reto enorme", comenta la actriz, "sólo pude practicar durante siete días, y luego tuve que bailar con un grupo de profesionales. Menos mal que tuve una profesora excelente, que trabajó mucho conmigo".

"El día que llegamos al rodaje estaba nerviosísima porque había practicado tan poco y no quería decepcionar a nadie. Mi profesora me dijo en tailandés, ‘Te apoyo completamente. Hazlo lo mejor que puedas y todo saldrá bien’. Casi me pongo a llorar ahí mismo, pero sabía que iba a dar el 110%".

En cuanto al personaje, Young decidió no hacer mucha más preparación para su papel, "A veces creo que es mejor no pensar mucho al leer el guión, es mejor ser instintivo. La inmediatez a veces es muy importante. Quería que Fon fuera tan sencilla como fuera posible, quería que fuera muy natural".

Por el contrario, Shahkrit Yamnarm, que interpreta a Kong, se metió de lleno en el guión para desarrollar el papel del aprendiz del asesino. "Hice muchos deberes, leí una y otra vez el guión, me lo aprendí de memoria, me metí en el personaje, quería conocer a Kong a fondo, hasta el punto de convertirme en él. También aprendí a conducir una moto y di clases de artes marciales para aprender algunos de los movimientos. Fue muy divertido".

A Sherak le encantó la interpretación de Yamnarm. "Shahkrit es genial. Llevó al personaje mucho más allá de lo que nos podríamos haber esperado", dice el productor. "Tiene potencial para convertirse en una megaestrella mundial, y espero que así sea porque es un tío estupendo de muchísimo talento".

Yamnarm describe a su personaje como un chico de la calle, un estafador, que se dedica a venderles relojes baratos a los turistas. "Se le da bien lo que hace, pero a la hora de la verdad, al enfrentarse al mundo real, no es tan listo como cree. No es tanto un asesino, es un ayudante. No dispara a nadie, pero aprende mucho de Joe. De nuevo es una cuestión de emociones, estos dos tipos son muy diferentes, pero tienen en común que están aislados del mundo. Son hombres que hacen lo que tienen que hacer por sobrevivir, y eso es lo que les une".

El actor decidió no ver Muerte en Bangkok, la película original Bangkok Dangerous antes del rodaje. "No quería que me influyera, porque quería crear mi propio personaje. La veré cuando terminemos esta película".

Al desempeñar su secreto trabajo de mensajero de Joe, Kong se enamora de Aom, una bella bailarina "coyote", que actúa en un club en el barrio rojo de Bangkok. Panward Hemmanee, una gran estrella de la televisión tailandesa, debuta en la gran pantalla con el papel de Aom, que también hace las veces de intermediaria entre Joe y su jefe. "A las pruebas nos presentamos un montón de actrices", recuerda. "Todas tuvimos que hacer una escena de baile. Me dio mucha vergüenza, pero la hice aún así".

"Interpreto a un personaje que es a la vez dulce y fuerte", dice. "Cuando está en el trabajo, es una mujer fuerte, pero en su interior, busca a una persona que la quiera, como todo el mundo. Es un papel muy sexy. Cuando hicimos la escena en la que bailo, temía que el resto de las chicas coyote fueran más sexy que yo, así que no hacía más que pensar ¿qué tengo que hacer para ser todavía más sexy?".

Nirattisai Kaljareuk, un conocido actor y director tailandés, interpreta al despiadado gangster Surat que contrata a Joe, sin haberle conocido jamás, para dar muerte a sus enemigos. "Vi muchas películas de mafiosos para prepararme para el papel. Surat es tan diferente a como soy yo en la vida real… La verdad es que ha sido divertido interpretar a una persona tan mala y sanguinaria".


"La mejor manera de defenderte es saber cuándo algo va a ocurrir" - JOE


El último, y quizá más desconcertante, personaje de la película es el propio país de Tailandia. En palabras del productor William Sherak, "En nuestra película, Bangkok no es sólo una localización, la ciudad y las gentes de Bangkok acaban haciendo que nuestro asesino se dé cuenta de que no quiere seguir matando. La cultura le aleja de la violencia y el pueblo le abre los ojos y le hace tomar conciencia de sus propios defectos. Descubre algo de lo que nos dimos cuenta todos al llegar a Bangkok: éste es un lugar mágico".

Nicolas Cage recuerda haber sentido esa magia en cuanto descendió del avión. "Lo sentía en el aire, y pensé, este sitio es realmente bello. Tiene una energía tremenda, es libre. Creo que eso es lo que significa, ‘Thai’: ‘libre’. Esa libertad se nota en el aire, junto con una especie de amabilidad encantadora".

Los Hermanos Pang se esforzaron mucho por presentar una visión fiel de la Tailandia moderna sin idealizar ni mitificarla. "A veces un director extranjero se imagina el país de cierta manera y añade cosas de su propia cosecha. Intentamos rodar la película en una Tailandia real, queríamos mostrar la cultura tailandesa, y la vida espiritual del país".

Los realizadores incluyeron muchos símbolos tradicionales tailandeses, como el elefante, que guarda un significado especial para la población mayoritariamente budista del país. Cage se quedó alucinado con uno de los coprotagonistas: un joven paquidermo que interactúa con la multitud.

"Me pareció una escena muy conmovedora, porque era un bebé elefante muy rico. Parecía que estaba sonriendo cuando le daba de comer", dice el actor. "No suelo tener la oportunidad de trabajar con elefantes, así que fue uno de los momentos destacados del rodaje".

En total, la película se rodó en unas cuarenta y siete localizaciones en Bangkok y provincias cercanas, entre ellas el barrio rojo, parques, casas ocupas, centros de negocios, las orillas del río Chao Phraya y lujosas suites en hoteles de cinco estrellas. El jefe de localizaciones Andrew Perry comenta que tras diez años trabajando en Bangkok, nunca había trabajado en una película que se rodara íntegramente en la ciudad. "El tráfico y los atascos suelen ser un problema muy grande para las mega-producciones", apunta.

"Uno de los emplazamientos que pidieron específicamente los directores fue el templo Kao Luang de Petchburi, a unas dos horas el sur de Bangkok, para una escena en la que Fon lleva a Joe a un templo", dice Perry. "Está en lo más profundo de una cueva, lleno de estatuas de Buda. La luz del sol entra por una grieta en la cima de la montaña, creando un lugar bellísimo".

El rodaje se vio brevemente trastocado por un hecho que ninguno de los miembros del equipo podría haber anticipado. A mitad del rodaje, un golpe militar derrocó al entonces primer ministro tailandés, disolvió el parlamento y suspendió temporalmente la constitución tailandesa. Afortunadamente fue un derrocamiento pacífico: no hubo ni un solo disparo y el rodaje pudo retomarse al día siguiente.

"Las cadenas de televisión dejaron de emitir y el rodaje se suspendió durante una noche", recuerda el productor Norm Golightly. "Vimos un par de tanques por la calle y sentí que había sobrevivido a un pedazo de la historia. No podíamos saber que iba a ocurrir un golpe de estado, y sin duda fue el hecho más inesperado que he vivido nunca. No sólo en esta película, sino en todas las que he trabajado".