Cinemanía > Películas > Grbavica > Comentario
Destacado: Llega a las salas de cine 'Furiosa: De la saga Mad Max'
Grbavica cartel reducidoGrbavica(El secreto de Sesma)
Dirigida por Jasmila Zbanic
¿Qué te parece la película?

Oso de Oro Festival Internacional de Cine de Berlín 2006.

La prensa ha dicho...
"Una historia contada con energía" - Diego Galán - El País

"Honra a las mujeres bosnias que fueron violadasen Sarajevo por la soldadesca serbia" - E. Rodríguez Marchante - ABC

"Emotivo filme" - Salvador Llopart - La Vanguardia

"Esta ópera prima es un película compleja acerca del largo y doloroso proceso curativo de una nación" - Dan Fainaru - Screen International

Ficha artística
Esma - Mirjana Karanovic
Sara - Luna Mijovic
Pelda - Leon Lucev
Samir - Kenan Catic
Sabina - Jasna Ornela Berry
Cenga - Dejan Acimovic
Saran - Bogdan Diklic
Puska - Emir Hadzihafizbegovic

Mirjana Karanovic (Esma)
Posiblemente sea más conocida internacionalmente por sus papeles en las películas de Emir Kusturica: «Papá está en viaje de negocios» (1985), «Underground» (1995), y «La vida es un milagro» (2004). Otras películas suyas son «Go West», de Ahmed Imamovic; «Svjedoci» (Testigos), de Vinko Bresan; «Jagoda u supermarketu» (Fresas en el súper), de Dusan Milic; «El polvorín de Goran Paskaljevic»; y «Tri letnja dana» (Tres días de verano), de Mirjana Vukomanovic. También ha trabajado mucho en teatro y televisión; por ejemplo, en la miniserie estadounidense de Mario Puzo, «Mamá Lucía», con Sofia Loren. Nació en Belgrado donde se licenció en la Academia de Artes Dramáticas. Debutó en la gran pantalla en 1980 en «Petrijin venac» (La corona de Petria), de Srdjan Karanovic. Actualmente vive en Belgrado e imparte clases en la Academia de las Artes Braca Carric.

Leon Lucev (Pelda)
Posiblemente sea más conocido del público internacional por sus papeles en «Svjedoci» (Los testigos) (2004) y «Kako je poceo rat na mon otoku» (Cómo empezó la guerra en mi pequeña isla) (1998), ambas dirigidas por Vinko Bresan. Otras películas suyas son «Sto je muskarac bez brkova?» (¿Qué es un hombre sin bigote?), de Hrvoje Hribar; «Infekcija» (Infección), de Krsto Papic; «Nebo sateliti» (Cuerpos celestiales) y «Sami» (Soledad), las dos de Lukas Nola. También ha trabajado en televisión y en teatro. En los últimos seis años ha participado en diez producciones del teatro “it&d”. Nació en 1970 en Sibenik, Croacia. Empezó a trabajar en la compañía independiente de teatro Montaz Stroj en Zagreb antes de matricularse en la Escuela de Arte Dramático en 1994.

Jasmila Zbanic (escritora y directora)
GRBAVICA es su primer largometraje.
Empezó a rodar en 1997, después de fundar “Deblokada”, una asociación de artistas a través de la que produjo, escribió y dirigió numerosos documentales, vídeos y cortos que se han visto en festivales y exposiciones en todo el mundo.

Entre otros mencionaremos el corto «Birthday», una parte de la película recopilatoria «Lost and Found», que estudia la trayectoria de dos jóvenes, una bosnia y otra croata; el documental «Red Rubber Boots», acerca de la odisea de las mujeres bosnias en busca de sus hijos; y otro documental, «Images from the Corner», acerca de una mujer gravemente herida en la guerra a la que no le queda más remedio que aguantar mientras un fotógrafo extranjero le hace fotos.

Nacida en Sarajevo en 1974, se licenció en dirección teatral y cinematográfica en la Academia de Artes Dramáticas. Antes de hacer cine, trabajó de marionetista en el Teatro Bread and Puppet de Vermont.

Comentarios de la directora
Me fascina la vida de cada d a, pero comparada a la guerra, puede parecer aburrida, carente de dramatismo, incluso banal. Pero basta con rascar en la superficie de la vida cotidiana para que empiece a fluir todo el poder de las emociones humanas, pasadas, presentes y futuras.

GRBAVICA es sobre todo una historia de AMOR. Un amor impuro porque se ha mezclado con el odio, el asco, el trauma, la desesperaci n. Tambi n habla de esas VOECTIMAS que, a pesar de no haber cometido crimen alguno, no son del todo inocentes a los ojos de las nuevas generaciones.

Además, habla de la VERDAD, un poder c smico sin el que no hay progreso, algo tan necesario para una sociedad como la de Bosnia-Herzegovina que se esfuerza en alcanzar la madurez.

Extracto entrevista
P: GRBAVICA es un mundo que dará mucho que hablar a los extranjeros, pero, ¿qué es?
R: Grbavica es un barrio que se encuentra al lado de donde vivo. Durante la guerra, la zona fue asediada por el ejército de Serbia y Montenegro y convertida en un campo de prisioneros donde se torturó a la población. Si pasea por Grbavica hoy, verá los típicos edificios de arquitectura socialista, tiendas, a los vecinos, niños, perros... pero también notará la presencia de algo silencioso e invisible, la extraña sensación que despiden los lugares marcados por el sufrimiento. Esma y otros héroes pertenecen al microcosmos llamado GRBAVICA. Etimológicamente, la palabra significa “mujer con chepa”. Ya sé que un poco difícil de pronunciar, pero me parece que estas letras no muy atractivas aportan un buen sonido al mundo de Esma.

P: ¿Cómo nació la historia?
R: Cuando empezó la guerra, me puse muy contenta porque cancelaron el examen de matemáticas. Lo que más me interesaba entonces como adolescente era el sexo. Hablar de sexo, soñar con el sexo como la culminación del amor. Pero en 1992 todo cambió y me di cuenta de que vivía en medio de una guerra en la que se usaba el sexo como estrategia para humillar a las mujeres y destruir a un grupo étnico. Veinte mil mujeres fueron violadas sistemáticamente en Bosnia durante la guerra. Vivía a cien metros del frente y lo que más me asustaba era eso. La violación y sus consecuencias se convirtieron en una obsesión para mí. Leía todo lo que encontraba sobre el tema, pero aún no sabía por qué lo hacía ni lo que quería hacer. Cuando di a luz a mi hijo, que fue fruto del amor, lo entendí. Me pregunté cómo afectaría emocionalmente a una mujer tener un hijo concebido en el odio. Entonces supe lo que quería de GRBAVICA, y empecé a escribir entre biberón y biberón.

P: Ha dirigido la película además de escribir el guión. ¿Qué fue lo más importante a la hora de desarrollar los personajes?
R: Una vez, alguien muy querido murió. Al día siguiente, me levanté, me cepillé los dientes y me pregunté si el mundo seguía existiendo, si todo seguía en el mismo sitio que el día anterior, como si nada hubiera pasado. Era un poco como si mi dolor debiese impedir que el mundo siguiera. Pensé en Esma así. Su tragedia no paró el mundo. Su vida sigue, hace sándwiches para su hija, ríe y bromea, plancha, usa el transporte público... Mientras escribía el guión y dirigía la película, la vi desde esa perspectiva. Christine Maier, la directora de fotografía y yo nos inclinamos por una fotografía alejada del dramatismo para llevar al espectador a un mundo diario bajo el que se esconde un volcán. También era muy importante que Sarajevo fuera uno de los personajes.

P: Mirjana Karanovic es más conocida internacionalmente por sus papeles en las películas de Emir Kusturica, aunque llevaba tiempo sin tener un personaje que le permitiese expresar todo su registro y su carisma.
R: Es una gran artista. Es comparable a un instrumento secreto que toca cada matiz del alma y al que duele el menor fallo. Siempre interpreta en más de una dimensión. El personaje de Esma tiene un secreto, casi todo lo que dice es mentira y significa algo diferente. Mirjana tiene todo un abanico de colores. He aprendido mucho con ella, y cuanto más trabajaba con ella, más la admiraba. Una de mis películas favoritas es «Papá está en viaje de negocios», de Emir Kusturica, en la que hacía el papel de Sena, la madre. Si se compara a las dos, Sena y Esma, una de la época socialista, otra del momento actual, vemos el cambio en el país y en la mujer.