Cinemanía > Películas > En el límite del amor > Comentario
Destacado: Llega a los cines una película de animación con una familia con mucho 'Encanto'
En el límite del amor cartel reducidoEn el límite del amor(The edge of love)
Dirigida por John Maybury
¿Qué te parece la película?

Acerca de la producción y el director
La productora Rebekah Gilbertson estudiaba en la Escuela Nacional de Cine y Televisión cuando se le ocurrió hacer una película acerca de la relación de sus abuelos, Vera Phillips y William Killick, con Dylan Thomas.

"Siempre supe que mi abuela había sido amiga de Dylan Thomas. Los dos habían crecido en Swansea, eran vecinos y pasaban las vacaciones de verano juntos", dice la productora. "En 2001 descubrí un libro titulado Dylan Thomas: A Farm, Two Mansions and a Bungalow, de David Thomas, en el que se hablaba de la relación de mis abuelos con el poeta. La relación siempre había sido misteriosa, en casa no se hablaba de eso, y por fin, gracias a este libro, pude saber algo más".

Uno de los proyectos que debía presentar en la escuela era un guión adaptado para un largometraje a partir de un libro. Alentada por una de sus tías, decidió escoger el libro de David Thomas.

Habló con la guionista Sharman Macdonald, madre de Keira Knightley, para que se encargara de escribir el guión.

Sharman no pensó en la película como una historia acerca de Dylan Thomas sino desde la rivalidad existente entre dos mujeres por el mismo hombre y la amistad que surge entre ellas dos a pesar de todo.

A continuación, Rebekah Gilbertson pidió a la experimentada productora Sarah Radclyffe, su mentora durante sus estudios, que la ayudara a levantar el proyecto.

Las dos, tras ver El amor es el diablo, la película sobre Francis Bacon, estaban decididas a conseguir que John Maybury dirigiera la película, pero no fue nada fácil.

Mientras rodaba The Jacket, casualmente con Keira Knightley, lo intentaron todo para que leyera el guión pero llegaron a pasar cuatro años.

Cuando por fin lo leyó, el director no sólo se sintió atraído por la historia del poeta, sino por las dos mujeres de su vida: "En aquella época, las mujeres sacrificaban amistades íntimas por los hombres de su vida, y creo que todavía lo siguen haciendo".

El rodaje duró siete semanas repartidas entre Londres y Gales.

Era muy importante filmar en Gales pues para Vera y Dylan una parte de su identidad era ser de allí.

Las dos casas que se construyeron son genuinas y sólo estaban separadas de las auténticas por un prado. El pub Black Lion, el Palacio de Justicia, ... todo son decorados auténticos.

Gales se convirtió en un personaje más de la película, al igual que Londres.

El director quería hacer una película atractiva que, a la vez, pudiera atraer a nuevos lectores a la obra de Dylan Thomas.

Pero su prioridad continuó siendo tratar temas actuales, de esta época: "Estamos en guerra, se reconozca o no. Mueren hombres, sus esposas se quedan solas y sufren. Esta película habla de personas jóvenes durante una guerra y de cómo les afecta, de las consecuencias destructivas de la guerra y de la resistencia del ser humano".

Para subrayar las emociones y personajes de la película, John Maybury quiso encargar la banda sonora a Angelo Badalamenti, a quien admiraba sobre todo por sus trabajos con David Lynch. Maybury quería a alguien capaz de reproducir la música de la época, pero que además diera un toque moderno, contemporáneo, de una forma sofisticada y sutil.

Además escribió la letra para dos canciones y Angelo compuso la música.

John Maybury, además de dirigir las citadas El amor es el demonio y The Jacket, es pintor, escritor y realizador de televisión (antes de En el límite del amor grabó dos episodios de la serie "Roma" para la HBO).

Se le considera un pionero del arte contemporáneo británico, le han dedicado retrospectivas en Europa, Japón y Estados Unidos, y ha participado en numerosas exposiciones colectivas en las galerías más importantes del mundo.

Se encargó de numerosos videoclips para artistas como The Smiths, The Jesus and Mary Chain, Cyndi Lauper, Boy George, Sinead O’Connor, ...

Es el creador de varias instalaciones de vídeo como telones de fondo para los pases de moda de los modistos Rifat Ozbek y Alexander McQueen y la gira mundial de Kylie Minogue y U2.

Empezó a rodar en el ambiente punk londinense de los años setenta. Colaboró con el famoso cineasta británico Derek Jarman en películas como Jubilee (1977), Last of England (1987) y War Requiem (1988).

Su película Remembrance of Things Fast, con Tilda Swinton y Rupert Everett, ganó el Oso al Mejor Documental en el Festival de Berlín de 1994.


Acerca de los protagonistas y sus personajes
Keira Knightley (Vera Phillips), aunque fue quien acabó convenciendo al director de que leyera el guión, no tenía pensado participar en la película: "Me gustó mucho el guión cuando lo leí, por eso, cuando me ofrecieron un papel, acepté sin pensarlo. Sharman me veía más en el papel de Caitlin, pero a mí me gustaba Vera. Me interesaba su relación con William y como actriz, la transformación que sufre. Empieza como una mujer segura de sí misma, alegre, y al final es totalmente diferente, como si le hubieran chupado la vida. Me pareció conmovedor".

Pero lo peor fue tener que cantar: "Me ponía enferma cada vez que pensaba en que debía cantar. Estaba furiosa con mi madre por haber incluido canciones en el guión. Ya habíamos grabado todas las canciones cuando John decidió que cantara en directo. Casi me da algo". Pero a pesar de los nervios, el resultado es espléndido.

John Maybury descubrió que Keira Knightley había madurado como actriz desde The Jacket y quería ofrecerle una película más luminosa, más lírica, y la consideraba idónea para mostrar las contradicciones y los contrastes entre Vera Phillips y Caitlin Thomas.

Sienna Miller (Caitlin MacNamara), fue nominada por este papel en los British Independent Spirit Awards en la categoría de actriz de reparto.

Ella y Caitlin comparten vitalidad y energía. Para la actriz, el personaje de Caitlin "es fuerte y vulnerable a la vez; tempestuosa, independiente, adelantada, liberada... Me enamoré del papel inmediatamente".

Disfrutó con la relación que une a su personaje con Dylan Thomas: "La relación entre Dylan y Caitlin era muy volátil, pero creo que se basaba en la inocencia y en el amor. Aunque ambos eran infieles y cada uno deseaba que el otro no lo fuera, estaban unidos intelectual y espiritualmente. Vivían una relación apasionada".

Matthew Rhys (Dylan Thomas), es para muchos, incluida la productora Rebekah Gilbertson, la perfecta encarnación del poeta: "Matthew nació para ser Dylan Thomas en la pantalla. Me parecía importante que lo interpretara un galés, y cuando vi la prueba de Matthew, era perfecto. Se documentó mucho para el papel. Se entrevistó con Aeronwy Thomas, la hija de Dylan y de Caitlin; leyó casi toda la obra del poeta; escuchó cintas grabadas por Dylan, y vio fotografías. Puso mucha pasión y esfuerzo en el papel. Ha valido la pena".

Matthew, actor sofisticado y complejo, le da un toque oscuro y malévolo al poeta. Tiene un encanto nato, como el que poseía Dylan.

El director John Maybury le dio la seguridad necesaria para interpretar a un personaje tan icónico. "John da mucha seguridad a los actores. Es un director muy completo. Tiene la mirada de un artista. Sabe guiar a los intérpretes, pero también les toma el pelo, y alivia la tensión".

Cillian Murphy (William Killick), interpreta al abuelo de la productora Rebekah Gilbertson, que dice: "Estaba entusiasmada con la idea de que Cillian hiciera el papel. Mi abuelo era un hombre íntegro, valiente y tierno. Siempre he pensado en él como en un gran roble. Cillian tiene estas cualidades. Una de mis tías le vio en un copión y dijo que era perfecto".

John Maybury está totalmente de acuerdo: "Posiblemente sea el mejor actor irlandés del momento. Aportó peso y fuerza al papel, sobre todo cuando regresa de la guerra. William estaba marcado para siempre, pero no podía expresarlo con palabras. Cillian consigue comunicar su dolor con una enorme sutileza".

El actor se sintió atraído por la complejidad de William Killick: "Me gustó la dinámica entre cuatro personajes tan diferentes, especialmente cuando están en Gales. Aprecié la complejidad de mi personaje, su cambio al volver de la guerra. Además, nunca había tenido el papel de un oficial británico. Tampoco abundan las oportunidades de trabajar con un director como John y con actores como Keira, Sienna y Matthew".