Cinemanía > Películas > Todo sobre mi desmadre > Comentario
Destacado: Llega a los cines 'Aves de presa (y la fantabulosa emancipación de Harley Quinn)'
Todo sobre mi desmadre cartel reducidoTodo sobre mi desmadre(Get him to the Greek)
Dirigida por Nicholas Stoller
¿Qué te parece la película?

JONAH HILL y RUSSELL BRAND vuelven a reunirse con el director de Paso de ti, NICHOLAS STOLLER, en TODO SOBRE MI DESMADRE, la historia de un empleado de una compañía discográfica que sólo dispone de tres días para conseguir que una estrella del rock empeñada en no cooperar llegue a Hollywood, donde debe dar un concierto. La comedia es la última película del productor JUDD APATOW (Virgen a los 40, Lío embarazoso, Hazme reír/Funny People).

Nicholas Stoller es el guionista y director, además de compartir la labor de productor con Judd Apatow, DAVID BUSHELL (El otro lado de la vida, La lista) y RODNEY ROTHMAN (el próximo estreno The Something, Paso de ti). El equipo técnico está formado por el director de fotografía ROBERT YEOMAN (Di que sí, Academia Rushmore); el diseñador de producción JAN ROELFS (World Trade Center, Alejandro Magno); los montadores WILLIAM KERR (Supersalidos, Y entonces llegó ella) y MIKE SALE (Paso de ti, Supersalidos); la diseñadora de vestuario LEESA EVANS (Paso de ti, Te quiero, tío); el compositor LYLE WORKMAN (Virgen a los 40, Paso de ti), y el supervisor musical JONATHAN KARP (Lío embarazoso, Supersalidos).


Acerca de la producción del Alfa al Omega: Una ruta desmadrada
Dos personajes secundarios, el camarero Matthew (Jonah Hill) y su ídolo, el dios del rock Aldous Snow (Russell Brand), acapararon todas las miradas en la taquillera comedia Paso de ti. El público no pudo resistirse a los encantos del entusiasta fan que intentaba dar nuevas canciones al roquero ni a los del cantante ex adicto obsesionado por el sexo. Aldous sacaba de quicio al antiguo novio de Sarah, pero la persecución de Matthew no hacía menos con Aldous.

Sin embargo, TODO SOBRE MI DESMADRE no tiene nada que ver con esta película. El ejecutivo de la discográfica, Aaron Green, no aparecía en ningún sitio, y aunque Jonah Hill trabajaba en la película, su personaje no tiene nada que ver con el actual.

Entonces, ¿cuál es la explicación? Muy fácil. Nicholas Stoller se enamoró de los personajes creados por Jason Segel, y es un admirador del actor y guionista Jonah Hill y del intérprete británico Russell Brand. De hecho, la primera idea para TODO SOBRE MI DESMADRE le vino mientras leía el guión de Paso de ti con los actores. El director y guionista dice: "Bastaba con que Jonah y Russell estuvieran en la misma habitación para notar la química, y a la hora de trabajar juntos, eran hilarantes".

Cuando Nicholas Stoller les propuso volver a hacer algo juntos, la idea les gustó. "Después de Paso de ti, me reuní con Russell y le hablé del proyecto. Luego se lo conté a Jonah. A los dos les pareció genial volver a trabajar juntos", explica el director.

Jonah Hill va más allá: "Me moría de ganas de volver a trabajar con Russell. Habría hecho cualquier cosa que Nick me pidiese". Pero cuando leyó el guión, supo inmediatamente que podía interpretar al ejecutivo obsesionado por la música: "Aaron Green es un hombre responsable y ambicioso, tiene una relación seria. Posiblemente sea el personaje más normal que haya interpretado hasta la fecha. Lo interesante es explorar la parte extrema y extraña de la vida de Aldous. Me parece que no es tan divertido para Aaron como él esperaba, pero bastante más curioso".

El director descubrió que el personaje de Jonah Hill era mucho más difícil de escribir que el de su alocado compañero: "En Paso de ti, Jonah tenía un personaje poco definido, muy amplio, y habría sido difícil darle un papel protagonista. No tenía sentido que siguiera con ese personaje". Decidió convertirle en un joven ejecutivo de una discográfica multinacional que dispone de tres días para llevar a una estrella del rock desde Londres a Los Ángeles. Aaron idolatra al cantante, pero su admiración se ve seriamente dañada por la experiencia que significa viajar con él.

La base de la historia es simple: "Se trataba de plasmar cómo imaginamos todos lo que debe ser viajar con una estrella del rock; la emoción, la aventura, fiestas que duran toda la noche. Era importante dar la sensación de que la juerga nunca acaba, y Aaron se lo pasa realmente bien. Al día siguiente se despierta y vuelta a empezar. Cada vez se lo pasa mejor, pero llega el momento del descontrol total y el despertar es muy duro".

En las primeras versiones del guión, Nicholas Stoller escogió a otro personaje protagonista totalmente diferente a Aldous Snow, pero no tardó en darse cuenta de que debía ser una estrella del rock con la actitud y la chulería de Aldous. Sólo él serviría.

"Desde que le vimos en Paso de ti, ha vuelto a la bebida y es un auténtico desastre. Si alguien cree que ha cambiado demasiado, le contestaré que Star Trek ha reinventado todo su universo en la última entrega", dice, riendo. "Los seguidores llevaban 50 años memorizando los detalles del universo de Star Trek. No me siento nada culpable".

Nicholas Stoller fue consciente desde el principio de que sólo Russell Brand era capaz de dar la talla como contraparte del personaje de Jonah Hill. El productor Judd Apatow dice: "Russell es un hombre increíble, notable, encantador, y queríamos que se le viera tal como es, dentro de lo posible. Incluso diría que Aldous es una versión aguada de Russell".

Jason Segel recuerda el día que conoció a Russell Brand: "Llegó para la prueba, despilfarrando energía sexual y atractivo roquero, y me dijo: 'Tendrás que disculparme, pero sólo he tenido tiempo para echar un vistazo rápido al guión. Quizá puedas explicarme lo que quieres…' En ese momento pensé: 'Este chico tiene pelotas'. Me di cuenta de que era él, y reescribimos el guión".

Russell Brand no tenía inconveniente en volver a encarnar a uno de sus personajes favoritos: "Me parece muy halagador que Aldous Snow perviva más allá de Paso de ti. Puede que el personaje atraiga a Nick y a Judd porque en esta era obsesionada por la fama, Aldous no ve la fama como los demás. A pesar de ser un memo odioso e insoportable, hay algo vulnerable y enternecedor en su voluntad de autodestrucción".


Magnates y sirenas: El resto del reparto
Una vez decididos los actores que darían vida a Aaron y Aldous, los cineastas debían encontrar al resto de los intérpretes para TODO SOBRE MI DESMADRE. El productor David Bushell explica porqué los actores se sienten atraídos por el género cómico: "El toque especial que aporta el clan Apatow a la comedia es la honradez. No es difícil reconocerse en los personajes o en las historias".

Aaron y su novia Daphne están pasando un mal momento cuando le encargan al joven ejecutivo que acompañe a Aldous a Nueva York para aparecer en el "Today Show" y luego a Los Ángeles para el concierto del décimo aniversario de su debut en Estados Unidos. Resumiendo, se trata de hacer de canguro de un loco. El hombre que le encarga tan ardua tarea es su jefe, Sergio Roma, el director de Pinnacle Records, interpretado por Sean Combs.

Cuando el director de casting comunicó a los cineastas que Sean Combs estaba dispuesto a correr con los gastos de viaje para hacer la prueba, se dieron cuenta de que iba en serio. No es un gesto habitual para un actor tan conocido, pero tenía una razón de ser, tal como explica él mismo: "Cuando me mandaron el guión y vi que era la oportunidad para trabajar en una película con Jonah Hill y Russell Brand, dirigida por Nick Stoller y producida por Judd Apatow, habría hecho lo que fuera para conseguir el papel. Preparé los diálogos, trabajé con mi profesor de dicción y me presenté a la prueba. Entonces me dijeron que no necesitaba el guión, iban a improvisar. Pensé: 'Si quieres el papel, ve a por todas'. Y así fue".

Escoger a Sean Combs fue muy beneficioso para la película, según explica Judd Apatow: "Nick escribió un papel genial para Sean, pero aun así consiguió mejorarlo. Le preguntábamos: '¿Qué diría un superejecutivo loco aquí?' Y siempre se le ocurría algo. Se convirtió en un auténtico socio porque nos contó muchas cosas de la industria discográfica, y todas sus locuras".

Pero fue su trabajo como actor y no su experiencia musical lo que más benefició a la película. "Sean aporta una especie de energía sin límites", dice el director Nicholas Stoller. "Los estilos cómicos en la película son muy dispares. El estilo Sean conecta con el estilo Russell, que a su vez conecta con el estilo Jonah, y el resultado es un delicioso cóctel".

Nicholas Stoller se alegró mucho cuando la actriz Elisabeth Moss aceptó hacer una prueba para el papel de Daphne Binks, la pragmática médica residente novia de Aaron. Después de verla en 2007 en el papel de Peggy Olson en la premiada Mad Men, el director tenía ganas de trabajar con ella. Mientras Aaron intenta hacerse un nombre en la industria musical, Daphne se pasa muchas noches en blanco haciendo prácticas en un hospital público. La falta de sueño le impide pensar con claridad, dando pie a muchas situaciones cómicas.

Elisabeth Moss vio su papel en TODO SOBRE MI DESMADRE como un reto: "Casi siempre interpreto personajes de los años sesenta; son papeles muy serios, donde se respeta el guión al pie de la letra. Esto es algo muy moderno. Encarno a una chica normal que no está constantemente en una situación intensa". Le atrajeron los momentos cómicos entre Daphne y Aaron: "Un malentendido puede dar pie a momentos muy graves, como ocurre en las relaciones. En este caso, esos momentos son muy divertidos".

Otra fuente de humor es la tumultuosa relación de Aldous con su reina roquera, la modelo convertida a cantante Jackie Q, interpretada a la perfección por la actriz australiana Rose Byrne. Los componentes de la pareja desestructurada por excelencia han conseguido tener un niño y han pasado gran parte de su vida juntos, sumidos en un profundo estupor inducido por diversas drogas. Nicholas Stoller explica por qué escogieron a la actriz australiana: "No sólo debía ser alguien capaz de ponerse al nivel de Russell, sino que debía poder superarle. Rose es perfecta para el papel de la mujer que le ha comido el coco".

La intérprete estaba encantada con la idea de hacer el papel de Jackie Q, que no se parece en nada a lo que ha hecho hasta ahora: "Jackie es voluble", dice. Por ejemplo, cuando "African Child", el single de Aldous, es un fracaso total, la marea cambia. "Apoya la canción hasta que se da cuenta de que es contraproducente para ella. Jackie sabe que es un tema pésimo y que es el fin de Aldous, por eso decide irse. Ahora, ella es la estrella".

Rose Byrne se tomó el papel muy en serio, según recuerda Russell Brand: "En una de las escenas que no venían en el guión, Rose me golpeó de verdad. Su actitud describe a la perfección al tipo de mujer destructiva e irresistible, como la sirena que te lleva contra las rocas".

Para aportar mayor sensación de realismo a la historia, el director y los productores decidieron pedir a varios músicos y cantantes que participaran en la película. Rodney Rothman dice: "Hemos intentado dar una visión tridimensional de lo que es una estrella del rock y un colgado, sin perder el sentido del humor".

Usar la industria musical como telón de fondo tenía otras ventajas, y así lo explica el productor: "El mundo del rock es muy rico. Tengo la impresión de llevar 35 años documentándome. Y fue la excusa perfecta para codearnos con personas que idolatramos. Por ejemplo, estrellas del nivel de CHRISTINA AGUILERA, PINK, PHARRELL WILLIAMS y el batería de Metallica, LARS ULRICH, aparecen en la película".


Combs contra McLovin': Improvisemos
Ya se sabe que las películas producidas por Judd Apatow tienen un punto en común, la improvisación, y TODO SOBRE MI DESMADRE no iba a ser una excepción. El director y los productores sabían que cuanto más material tuvieran a la hora de montar, mejor, por lo que hacían falta múltiples tomas.

Nicholas Stoller y Rodney Rothman empezaron a trabajar como guionistas en el programa "Undeclared", de Judd Apatow. Decidieron trasladar el estilo de improvisación de la serie a la película, lo que requeriría una cierta dosis de imaginación por parte de los actores. El productor dice: "Un actor que no haya trabajado con nosotros se sentirá bastante incómodo cuando descubra que Nick no va a decir 'Corten'. Nada está definitivamente atado".

Sin embargo, no significa que el rodaje carezca de disciplina o de dirección. "Siempre se rueda el guión", explica Nicholas Stoller, "pero improvisamos sobre lo que está escrito. Rodney y yo escribimos algo, y además hacemos sugerencias a los actores".

Gracias a la presencia de veteranos de la improvisación como Jonah Hill y Russell Brand, el resto del reparto no tardó en tranquilizarse. Judd Apatow dice: "Cuando se trabaja con personas como Russell, Jonah y Sean, hay que tener la capacidad de cambiar sobre la marcha porque nunca dejan de pensar en cosas nuevas".

Aun así, la mayoría de la película no es improvisación, y el guión se siguió al pie de la letra. "Hubo momentos brillantes totalmente espontáneos, pero el guión en sí es espléndido", dice Russell Brand. "Además, improvisar lleva mucho tiempo. Reconozco que me gusta porque siempre hay formas diferentes de decir lo que se piensa. Intenté inventarme frases que sacasen a los demás de sus casillas".

Sean no tuvo más remedio que acostumbrarse durante el rodaje. El actor ha trabajado sobre todo en dramas, y la comedia era un género relativamente nuevo para él. Jonah Hill, hablando de su jefe en la película, dice: "Es tremendamente divertido. No deja de sorprender porque estamos acostumbrados a verle en papeles serios y, de pronto, descubrimos que es la persona más cómica del mundo".

"Sean nunca había trabajado con este proceso", añade Nicholas Stoller. "Es muy específico. Le pedí que trabajase cada frase por separado para empezar, sin preocuparse del guión. Jonah y él ensayaban juntos mientras rodábamos otra cosa, y funcionó de maravilla. Pero Sean es un perfeccionista y siempre quería hacer otra toma".

El director resume la contribución de Sean Combs al mundo de la comedia comparándola con la sorprendente interpretación de Christopher Mintz-Plasse en la taquillera Supersalidos, de Jonah Hill: "Empezamos a llamarle 'McLovin', era irresistible".


El coro griego: La música de la película
Todo el equipo ocupó el Greek Theatre de Los Ángeles durante cinco noches en el verano de 2009. Allí, Russell Brand se convirtió en el actual Aldous Snow y en el cantante que debutó hace diez años delante de un público compuesto por 1.500 extras y más de un centenar de técnicos, entre los que se encontraba una empresa de iluminación profesional para conciertos.

Cuando llegó el momento de rodar en el teatro, todas las canciones estaban planificadas, coreografiadas y ensayadas, así como los movimientos de cámara.

Pero fue necesario montar auténticos conciertos de rock. Los cineastas contrataron a profesionales para diseñar la iluminación. Los cinco días de rodaje en el Greek Theatre de Los Ángeles fueron mágicos para el reparto y el equipo técnico. Jonah Hill lo explica: "Es mi local favorito de Los Ángeles, la ciudad donde crecí y donde vivo actualmente. Para mí, rodar allí significaba muchísimo. Poder hablar con la gente que monta los conciertos… Incluso salí al escenario y hablé al público durante unos momentos, era una sensación totalmente irreal".

Russell Brand se metió de lleno en el papel de la estrella del rock en cada actuación: "Fue genial, disfruté muchísimo. Por fin hice realidad un sueño que tenía desde niño, ser una estrella del rock. Canté delante de miles de personas".

Nicholas Stoller, hablando de las escenas rodadas en el teatro, dice: "Todos mis amigos vinieron a ver el decorado, daba escalofríos, era imponente. Russell estuvo realmente asombroso". Y añade: "También debo decir que los temas que escogimos son buenos. Los hay divertidos, pero nunca paródicos. Son auténticos temas roqueros, intentamos crear un disco de verdad".

Para conseguir el disco, los cineastas recurrieron al supervisor musical Jonathan Karp, que ya había colaborado con Judd Apatow en Virgen a los 40, Paso de ti, Lío embarazoso, Supersalidos y Superfumados, y al compositor Lyle Workman, otro colaborador habitual del productor.

En este caso, Jonathan Karp tuvo más trabajo de lo habitual. "La música tiene un papel de gran importancia e incluso cuenta parte de la historia", dice. "Es la primera vez que he tenido la oportunidad de trabajar con un personaje ya definido. Normalmente, lo primero es decidir si algún personaje canta y, en caso afirmativo, saber cuál y qué. Aquí lo teníamos todo muy claro".

Jason Segel, el guionista, letrista y protagonista de Paso de ti, ya había compuesto unas cuantas canciones antes de que estuviera terminado el guión de TODO SOBRE MI DESMADRE. "Jason nos mandó unas cuantas demos 'embrionarias' al piano, pero nos bastaba porque venían de la misma fuente que había creado a Aldous".

A partir de estas demos, el compositor Lyle Workman hizo los arreglos, añadió partes nuevas y dirigió a los músicos antes de volver a mandar las canciones a Jason Segel, que se encargó de completar la letra.

Jason Segel nos explica el proceso que siguieron: "Me sentaba al piano a las tres de la mañana y componía las canciones más tontas que uno pueda imaginar. Se las mandaba a Lyle, que las convertía en canciones de verdad. Ha sido un socio increíble. Me las devolvía y yo grababa las letras. Se las mandábamos a Russell, y realizaba la última grabación".

Con tantas canciones, el realizador y los productores contrataron a otros letristas y compositores, entre ellos a JARVIS COCKER, ex miembro de Pulp e icono del pop británico, así como a MIKE VIOLA, DAN BERN, INARA GEORGE y GREG KURSTIN. "Muchas de las canciones nacieron a partir de una idea de Nick", explica el supervisor musical. "Por ejemplo, 'African Child' fue idea suya, incluso tenía pensada parte de la letra. Esta canción es un buen ejemplo de cómo conseguimos unir la comedia con la composición musical. Si la letra es demasiado cómica, ya no es buena musicalmente".

Judd Apatow explica cómo nació esta extraña y equivocada idea: "'African Child' es, según Aldous, una canción acerca del dolor del continente africano. Cree que es una canción sensible, pero no es así, es realmente ofensiva. No se da cuenta y mete la pata hasta el cuello. En la película anterior cantó 'Hay que hacer algo', y se nos ocurrió un tema en la misma onda".

Se grabaron unas veinte canciones. Cinco temas suenan en los dos espectáculos en directo (el actual y el de 1999) en el Greek Theatre, y uno en el programa "Today Show". El diseñador de producción Jan Roelfs ideó los decorados de cuatro vídeoclips, incluidos los de Jackie Q. "Las letras de Jackie son bastante atrevidas, pero no se inmutó", explica el supervisor musical. "Jackie Q no está basada en nadie en concreto, pero es una cantante muy al estilo de Amy Winehouse y Courtney Love. Rose no tuvo ningún problema para encarnarla".

La actriz no estaba muy segura de lo que le esperaba cuando se presentó a la prueba: "Nadie me preguntó si sabía cantar. Sinceramente, no sé cantar, pero tampoco desafino. En un momento dado pensé: 'Y si hubiera desafinado, ¿qué habrían hecho?' Grabé durante tres días, me lo pasé francamente bien".

Los temas que se oyen en la película pertenecen a dos épocas muy diferentes. Una es el concierto de 1999, donde la música es más libre, más dura. Cuando conocemos a Aldous, se ha convertido en una superestrella y su música está un poco inflada, sobreproducida, una de las razones por las que ya no gusta tanto.

Durante el tiempo en que Russell Brand grabó las canciones de Aldous, sus habilidades como cantante mejoraron notablemente. El productor musical Jonathan Karp dice: "Russell es un gran cantante. Fue asombroso ver cómo desarrollaba su voz. Cuando empezamos a grabar, tenía dificultades con algunos pasajes, pero mejoró a medida que pasaba el tiempo y llegó a lo más difícil sin el más mínimo esfuerzo".

El productor Rodney Rothman dice que la música ocupa un lugar crucial en la comedia: "Tanto Aldous como Aaron redescubren su amor por la música en el transcurso de la historia. Al principio de la película, Aaron está decepcionado con la industria musical. Empezó a trabajar en una discográfica pensando que podría codearse con sus músicos preferidos, pero ha aprendido mucho de marketing y muy poco de música".

El hombre que aportó los toques de autenticidad fue el actor Sean Combs, al que el director y los productores recurrían habitualmente. "Era genial poder preguntarle: '¿Harían o dirían esto?'", recuerda Nicholas Stoller. "Por ejemplo, en el guión, Sergio le dice a Aaron: 'No te emborraches mientras trabajas', pero no acababa de convencerme. Le pregunté si le diría algo parecido a un subordinado y me dijo: 'No, me limitaría a decirle que no perdiera el control', lo que me pareció perfectamente lógico".

Pero el actor no quiere que el público confunda su personaje con el Sean Combs de la vida real. "Es un superejecutivo de una discográfica pasado de rosca y excéntrico", explica. "Ya sé que puede sonar a como soy en la vida real, pero no tiene nada que ver. Sergio está mucho más loco que yo. Soy un hombre de negocios muy serio, pero quería que él estuviera loco de atar. Me muero de ganas de que el público conozca a Sergio".

Rodney Rothman dice, a modo de conclusión: "Existe el estereotipo de que todos los cómicos desean ser estrellas del rock. En esta película parece que hemos hecho realidad nuestro sueño. Todos estamos convencidos de que hemos compuesto el mejor disco de rock de los últimos diez años y que vamos a ser superfamosos. Más dura será la caída…"


Aaron es la sombra de Aldous: De Londres a Los Ángeles
Teóricamente no parecía complicado, pero rodar una comedia en cuatro ciudades diferentes supuso todo un reto. "Fue un rodaje muy complicado", dice Nicholas Stoller. "En Paso de ti, los personajes solían charlar sentados tranquilamente, y me parece que escogeré esta opción para mi siguiente película. Esta es 'correr y gritar'".

Russell Brand enumera unas cuantas de las numerosas "indignidades" a las que fue sometido durante el rodaje: "Estuve siete horas seguidas metido en el agua. Me colgaron de un edificio con alambres. Tuve que fingir haberme rotos los huesos y acabé cubierto en vómito. Adopté varias posturas sexuales comprometedoras y se me obligó a ingerir 'narcóticos', además de tener que cantar en directo y grabar un disco".

El rodaje empezó con una semana en Las Vegas, la tercera escala del frenético viaje de Aaron y Aldous. El productor David Bushell resume lo que sintió gran parte del reparto y del equipo técnico después de la estancia en la 'ciudad del pecado': "Da igual que se trabaje o se vaya a apostar, Las Vegas desgasta a cualquiera. No estoy seguro de que se pueda salir vivo de Las Vegas".

El rodaje en Las Vegas no fue nada tranquilo. "Lo primero que filmamos fue un coche atropellando a Sean Combs", explica Nicholas Stoller. "Se supone que el primer día se rueda algo fácil, no un accidente de coche".

Después de una semana de rodaje en Las Vegas, en Planet Hollywood, Koi y PURE, entre otros decorados, el equipo se trasladó a Los Ángeles. Las localizaciones más notables fueron el Standard Hotel y el Greek Theatre. La siguiente escala fue Nueva York, donde rodaron en el aeropuerto Kennedy, en Central Park, y varios días en los estudios del "Today Show", en el edificio de la NBC. Allí, MEREDITH VIEIRA se interpretó a sí misma en una hilarante entrevista con Aldous antes de que éste cante un tema en directo para el público del programa. En la Gran Manzana, Aldous se hospedó en el legendario Hotel on Rivington, en el Lower East Side.

Finalmente, el equipo cruzó el charco para rodar las escenas que corresponden al principio de la película, cuando Aaron y Aldous se conocen. "Es la primera producción internacional Apatow", dice el director, entusiasmado. "Nos movimos muchos". Entre los decorados destacaremos Hatfield House, donde residió Isabel I hasta que ocupó el trono, que hizo las veces de segunda residencia de Aldous y Jackie Q. Otras localizaciones en Inglaterra fueron Saint James' Park, Trafalgar Square, Waterloo Place y el club New Cavendish.

Nicholas Stoller y el director de fotografía Robert Yeoman decidieron rodar algunas escenas desde el punto de vista de Aldous y Aaron. ¿Qué mejor modo de capturar el entusiasmo (quizá terror) de Aaron intentando no perder a la estrella de rock más dispersa del mundo que rodar con una "head camera" (cámara de casco)? El director dice: "En esta película he intentado romper con las normas habituales. Fue algo que vi en 'Fear Factor', en MTV, mi escuela de cine".


Cómo vestir el desmadre: El vestuario
Desde la primera idea de la película, el director quería que fuese una aventura geográfica. La constante de Aaron y de Aldous mientras avanzan es una serie de fiestas en habitaciones de hoteles y en discotecas. Pero no bastaba con rodar en auténticas discotecas, el cineasta también quería que el vestuario reflejara el sitio donde estaban. "Leesa Evans, la diseñadora de vestuario, fue asombrosa", dice Nicholas Stoller. "Consiguió copiar el look típico de cada una de las cuatro ciudades".

La diseñadora decidió "usar lo mejor en moda que tenía cada ciudad y, a la vez, asegurarse de que los protagonistas siempre sobresalieran. No se mira la ropa, se mira al personaje. La ropa sólo sirve para apoyar el personaje", dice la diseñadora. Sigue esta norma al pie de la letra, sin importarle que se trate de una camarera en Nueva York o del vestuario de Aldous en sus dos actuaciones en el Greek Theatre.

Fue un auténtico reto vestir a todos los extras en cada ciudad, pero trabajar con Jonah Hill y Russell Brand fue un placer. "No tengo muchas oportunidades de diseñar ropa masculina de moda", dice Leesa Evans. "Nick estaba de acuerdo en que debían vestir a la última".

Para vestir a Aaron, la diseñadora consultó con el actor. "Todas las camisetas que lleva en la película son de grupos que le gustan", explica. Hablaron de música y de los grupos por los que Aaron habría querido trabajar en la industria discográfica.

En cuanto a Aldous, ya tenía la base que había escogido en Paso de ti, "ampliamente basada en Mick Jagger, los Beatles, Richard Ashcroft y los Verve". Pero eso fue para la versión hawaiana de un sobrio Aldous, y en TODO SOBRE MI DESMADRE ha regresado a la ciudad y a las tentaciones.

"Nick y yo hablamos del cambio en el personaje", dice la diseñadora. "Cuanto más bebe y más drogas toma, más dolorido se siente. Al final de la película vuelve a recuperar un estado mental menos tenebroso".

Una de las marcas del personaje son los tacones. "Hace poco, Yves Saint Laurent lanzó unas botas geniales. Compré toda la gama en todos los colores. Russell se sintió aún más cantante de rock con las botas y ahora no quiere quitárselas".

En total, Aldous se cambia 60 veces de ropa contando los videoclips y los photocall. Leesa Evans incorporó diseños de Alexander McQueen, Costume National, Dior, Gucci e Yves Saint Laurent, además de crear varias piezas clave, como los vaqueros de cuero negro que debutaron en Paso de ti.

Para el personaje de Sergio, encarnado por Sean Combs, la diseñadora fue a lo más alto: "Sean tiene mucho a su disposición, le interesa la moda y está al día". Por lo que incorporó mucho Givenchy, Yves Saint Laurent y Gucci al vestuario del superejecutivo.

Daphne casi siempre lleva el uniforme del hospital, pero para Jackie Q, la modelo convertida a cantante, la diseñadora de vestuario escogió una mezcla entre muy vestida, muy informal y un poco alocada. La actriz describe la ropa de su personaje como "femenina, coqueta, pero con rasgos duros". Leesa Evans se inclinó por diseñadores británicos como McQueen y Vivienne Westwood.

Aldous no es el único al que le gustan los tacones. "Jackie Q siempre lleva tacones", explica la diseñadora, "y los tacones no siempre van con lo que viste". Incluso cuando rodó el videoclip de "Yo soy Jesús", Rose Byrne, vestida de monokini, llevaba tacones. "Le pregunté si quería quitárselos", recuerda Leesa Evans, riendo, "y me contestó: 'Jackie Q no se quita los tacones'".