Cinemanía > Películas > The blind side > Comentario
Destacado: Llega a los cines 'Cats' la adaptación del musical de Andrew Lloyd Weber
The blind side cartel reducidoThe blind side(Un sueño posible)
Dirigida por John Lee Hancock
¿Qué te parece la película?

"The Blind Side (Un sueño posible)" ha sido dirigida por John Lee Hancock (El novato), autor también del guión basado en la novela The Blind Side: Evolution of a Game de Michael Lewis. Gil Netter, Andrew A. Kosove y Broderick Johnson son los productores y Molly Smith, Erwin Stoff y Timothy M. Bourne, sus productores ejecutivos.

El equipo técnico creativo está capitaneado por el director de fotografía Alar Kivilo, el doblemente oscarizado diseñador de producción Michael Corenblith (Apollo 13, El Grinch), el editor Mark Livolsi, el diseñador de vestuario Daniel Orlandi y el compositor Carter Burwell.
"The Blind Side (Un sueño posible)" es una cinta de Alcon Entertainment que se distribuirá en todo el mundo por Warner Bros. Pictures, una empresa Warner Bros. Entertainment.


Un tacleador izquierdo debe ser grande… Y él tiene las espaldas grandes y unos muslos enormes. Tiene los brazos largos, unas manos gigantes y los pies tan
rápidos como un ataque de hipo. Es una combinación rara y cara, cuya necesidad
se remonta a ese partido del lunes por la noche y a Lawrence Taylor.
A partir de ese día, no sólo vino a alterar la vida de Joe Theismann, sino la mía también

Leigh Anne Tuohy en "The Blind Side (Un sueño posible)"


La familia y el fútbol americano eran dos cosas totalmente desconocidas para Michael Oher. Pero al final se terminaron convirtiendo en dos cosas que cambiaron su vida para siempre.

Criado prácticamente solo en la zona más azotada por la pobreza de Memphis – que no sin razón se llama Hurt Village (Villa Dolor) – Michael había tenido muy pocas opciones y casi ninguna posibilidad. Pero eso fue antes de que se cruzara con la fuerza imparable encarnada por Leigh Anne Tuohy. Lo que ocurrió luego fue una serie de acontecimientos que cuesta creer… excepto por el hecho de que se trata de una historia real. Michael se convirtió en miembro de la familia Tuohy, que supo cultivar sus capacidades tanto dentro como fuera del terreno de juego, lo que dio lugar a una historia inspiradora cuyo final todavía no está cerrado.

El director/guionista John Lee Hancock comenta: "Se trata de dos historias diferentes en realidad, una se ocupa más de la pregunta ¿quién es Michael Oher y qué estrellas se han alineado para que un chico de los suburbios de Memphis llegue a brillar tanto? Y, por otra parte, se trata también de la historia de la evolución de su excepcional familia con una relación madre-hijo poco convencional como elemento central. El deporte, especialmente el fútbol americano, ha sido el motor que ha impulsado la historia, pero podría haber sido un bailarín o un pianista, lo mismo hubiera dado. La evolución de Michael y la familia Tuohy es lo que constituye el núcleo de la película".

Sandra Bullock, que interpreta el papel de Leigh Anne Tuohy, apunta: "La belleza de la historia es que uno cree que se trata de una cosa y luego se convierte en algo diferente, y esas suelen ser las mejores cosas de la vida. Pensaba que el guión iba a tratar de fútbol americano hasta que lo leí y me di cuenta de que en realidad hablaba de la familia".

Y añade que, aunque es evidente todo lo que los Tuohy han hecho por Michael Oher, "la historia no se cuenta desde una sola perspectiva. Sin duda hicieron una muy buena obra al acoger al joven y darle su amor con tanta generosidad. Pero, por su parte, Michael aportó a su familia algo que ni siquiera sabían que les faltaba. Parecía que tenían todo el éxito y toda la felicidad del mundo, pero cuando aparece Michael, es como si encontraran esa última pieza del puzzle".

Esta observación de la actriz viene ratificada por su "socia" en la vida real, Leigh Anne Tuohy, que comenta: "Creo que Michael ha tenido mucho más impacto en nuestras vidas que nosotros en la suya. Hay muchas cosas que das por supuesto, pero cuando Michael vino a vivir con nosotros, nos dimos cuenta de la gran suerte que teníamos. Empezamos a ver la vida con otros ojos gracias a su llegada".

Cómo Michael Oher se convirtió en parte de la familia Tuohy se contó ya en el best-seller The Blind Side: Evolution of a Game, escrito por Michael Lewis, quien ya se había ocupado del mundo del béisbol en su exitoso libro Moneyball. El autor confiesa que llegó a la historia de Oher y los Tuohy casi por causalidad. "Hay numerosas evidencias para todo el que desee interpretarlo todo como una especie de milagro", explica divertido.

Lewis, que había ido al colegio con el marido de Leigh Anne, Sean Tuohy, se puso en contacto inicialmente con su antiguo compañero para hacerle una entrevista sobre su entrenador de béisbol en el colegio. Y de esa forma conoció a Michael y se enteró de su relación con los Tuohy.

El libro The Blind Side yuxtapone la historia de Michael con una revisión en profundidad de la creciente importancia del puesto de tacleador izquierdo en los equipos de fútbol americano espoleado por un único e inolvidable partido: la captura del quarterback Joe Theismann que puso fin a una carrera de Lawrence Taylor en noviembre de 1985.

Con la misión de proteger a un quarterback diestro de lo que no puede ver venir, un buen tacleador izquierdo gana el segundo sueldo más alto después del de quarterback. Michael Lewis lo admite: "Al principio creía que era algo raro porque casi nadie presta atención al tacleador izquierdo. Pero cuando lo pensé mejor, me di cuenta de que el mercado había dado un valor increíble al puesto que había evolucionado hasta convertirse en un jugador físico muy particular, un elefante haciendo las veces de bailarina, por así decirlo. Y eso me resultó muy interesante. Luego, cuando Sean me dijo que estaban fijándose en Michael para ocupar posiblemente un puesto de tacleador izquierdo, lo comprendí todo a la perfección".

Tim McGraw, que interpreta a Sean Tuohy, afirma que no hace falta ser aficionado al deporte para apreciar "The Blind Side (Un sueño posible)". "Tanto si te interesa el fútbol americano como si no, o incluso si no te gusta nada el deporte, creo que la historia que hay detrás de esta película puede resultar atractiva a cualquiera".

El productor Broderick Johnson está de acuerdo: "El atractivo de esta historia es la combinación de emotividad y humor, además del deporte, que ha tenido su cuota de mala prensa en los últimos años. De hecho, en las noticias actuales casi todo se refiere a las cosas que van mal y éste es uno de esos pocos casos en los que ha ocurrido algo positivo que ha transformado la vida de Michael Oher y de la familia Tuohy. Se trata de una historia inspiradora en un mundo dividido, en gran medida, entre el "tener y el no tener". Demuestra que se puede ser un buen samaritano y que eso te puede servir a ti tanto como a la persona que reciba tu ayuda. Creo que es muy entretenida, pero también muy potente".

Una de las cosas que diferencia a "The Blind Side (Un sueño posible)" es que cuando se publicó el libro, e incluso mientras se estaba rodando la película, gran parte de la historia de Michael todavía no estaba escrita. El productor Andrew A. Kosove lo explica así: "Es una historia actual en curso, pero no creo que eso suponga ninguna complicación, más bien abre oportunidades. Es una historia muy moderna, especialmente en el siglo XXI, donde ya no existe un único modelo de familia. Vivimos en una sociedad compuesta por muchos tipos de familias diferentes, donde las únicas cosas que realmente importan son el amor y la ayuda mutua. Creo que eso es algo maravilloso, un mensaje muy pertinente en los tiempos que corren".

El hecho de que "The Blind Side (Un sueño posible)" se desarrolle en la actualidad también benefició a Hancock, que comenta: "Me encantó el libro y hablé largo y tendido con Michael Lewis, que es un escritor fantástico, aunque, si es posible, siempre es importante reunirse con los personajes reales y escuchar lo que tienen que decir en lugar de limitarse a leerlos. Así que pasar tiempo con los Tuohy y con Michael y poder conocerlos como familia tuvo un valor enorme".

Para la familia Tuohy, ver cómo este capítulo de sus vidas se convertía en un best-seller y luego en una importante producción de cine fue algo desconcertante. Sean Tuohy lo cuenta así: "Cuando llamó Michael Lewis por primera vez, iba a escribir un articulito agradable. Pero, sin darnos mucha cuenta, ese artículo se convirtió en un libro y ahora en una película", comenta entre risas.

"Los Tuohy nos abrieron las puertas de su hogar y sus vidas, así que sentimos una gran responsabilidad de tratar bien a la familia, y eso no es poca cosa", recuerda Bullock. "Siempre quieres entretener a la gente, pero también quieres que salgan del cine entendiendo bien quiénes son esas personas. Sabía que eso era importante para John, que estaba decidido a no hacer nada que no resultara auténtico. Y esa ha sido una de las cosas que más me han gustado de trabajar con él: es un director maravilloso".

Kosove añade: "John Lee Hancock y Alcon se conocen desde hace más de una década. Es un guionista estupendo y un director excepcional. Sabíamos que ésta iba a ser una película fuera de lo común – ¿o debería decir de primera división? – y eso es exactamente lo que ha hecho".

El productor Gil Netter comenta que todos los que participaron en el film, a ambos lados de la cámara, "tenían la misma meta, y con esto no quiero hacer un juego de palabras. Todo el reparto y el equipo técnico querían hacer justicia a esta historia extraordinaria y las a sus protagonistas. Y eso ha hecho que la película sea una experiencia muy enriquecedora, de principio a fin, y que esté muy orgulloso de ella".


Este equipo es tu familia y tienes que protegerla…
Tony es tu quarterback. Tú proteges su zona ciega.
Cuando le mires, acuérdate de mí. En cómo tienes mi respaldo
.
Leigh Anne Tuohy en "The Blind Side (Un sueño posible)"


El reparto de "The Blind Side (Un sueño posible)" comenzó con Sandra Bullock, de la que Kosove dice que fue "la primera y única candidata para el papel de Leigh Anne Tuohy"
.

Bullock recuerda así el momento en que leyó el guión: "Se trataba de un guión muy bien escrito. El ritmo era el correcto y los tiempos estaban donde debían estar. Me sorprendió cómo John había dado a cada personaje un desarrollo tan bueno… cada uno tenía su propio recorrido".

Sin embargo, Hancock tuvo que convencer a la actriz para que aceptara el papel de la tozuda esposa y madre que, sólo por generosidad, decide, literal y metafóricamente, dar calor a Michael Oher.

Hancock recuerda: "A Sandy le gustaba el guión, pero no sabía cómo iba a poder interpretar a Leigh Anne. Nos reunimos y me hizo un montón de preguntas, aunque no pude darle todas las respuestas que estaba buscando".

"Esa era mi mayor reserva", confirma Bullock. "John trató de explicarme cómo era ella, pero siempre faltaba algo. Sigo pensando que falta algo".

Hancock prosigue: "Creo que Sandy se sentía comprensiblemente frustrada por mi incapacidad para describir el personaje, pero eso es porque Leigh Anne es indescriptible. Esa es una de las cosas estupendas que tiene. Al final, le dije: ‘Sandy, lo que tienes que hacer es conocerla.’ Así que fuimos a Memphis y le presenté a Leigh Anne. Al final pasó todo un día con Leigh Anne, con todo lo que ello implica: locura y caos, diversión y risas, y hacer muchas cosas en muy poco tiempo. Al final, Sandy se volvió hacia mí y me dijo: ‘Vale, lo tengo.’ Había conocido de primera mano el ciclón que son los Tuohy y todo estaba ya en marcha".

"Cuando vi el conjunto, comprendí por qué John no había podido explicármela", afirma la actriz. "¿Cómo puedes explicar ese torrente de energía? Tras pasar todo un día con Leigh Anne, estaba agotada. Consigue hacer lo que quiere en la forma en que quiere. No le importa lo que tenga que hacer para ello, simplemente consigue que todo se haga a su manera. Lo único que puedo decir es que si hubiera más Leigh Anne Tuohy por ahí, el mundo sería un lugar mejor gestionado, más armonioso y más productivo…siempre que las cosas se hicieran a su manera", declara divertida. "Me imponía mucho pensar en interpretarla, pero suponía todo un reto y no podía decir que no. Es una persona increíble".

Interpretar a Leigh Anne suponía mucho más que dotar al personaje de su particular espíritu. Bullock tenía que cambiar también su melena castaña habitual para adoptar el cabello rubio de su personaje, y tuvo que trabajar su acento con un especialista, Francie Brown, para llegar a dominar el de Leigh Anne, además de la cadencia y las inflexiones de su voz.

Para que Brown pudiera enseñarle a hablar de forma efectiva, tenía que conocer al personaje original. Leigh Anne Tuohy confiesa que: "Se dedicó a acosarme. Me llamaba y me decía: ‘Di Leigh Anne 30 veces. Ahora di Sean.’ Quería que repitiera algunas palabras una y otra vez, y yo pensaba, ‘¿No lo has pillado las primeras diez veces?’ Era muy persistente, pero ha hecho un buen trabajo", recuerda con una sonrisa.

Bullock, que también procede del Sur, señala: "Mucha gente cree que sólo hay un acento del Sur, pero existen muchos. Pero no se trataba sólo del acento de Leigh Anne. Mi profesora de dialecto también me explicó que había una intención detrás de las palabras. Nos ayudó mucho trabajar la intención por encima del dialecto. No se trataba de copiarla fielmente, porque con eso se hubiera convertido en una caricatura, pero ella pasa por la vida con cierta actitud y teníamos que ser capaces de trasladarlo a la pantalla. Así que intentamos capturar toda la esencia de Leigh Anne lo mejor que pudimos".

La fuerza de la personalidad de Leigh Anne Tuohy hizo que elegir al actor que interpretaría el papel de su marido, Sean Tuohy, fuera, en palabras de Hancock "difícil". El director lo explica así: "Cuando conoces a la familia Tuohy, te das cuenta de que ella es el motor, pero que él es el pegamento que los mantiene a todos unidos. Sean se siente totalmente seguro y cómodo en su piel. Tiene la actitud altiva de un antiguo deportista del Sur".

"Necesitábamos un actor capaz de mantener una verdadera presencia en el film junto al huracán que supone Leigh Anne", confirma Johnson. "Nos hacía falta un actor que hiciera que Sean tuviera tanta importancia como ella sin aparecer tanto tiempo en pantalla".

Hancock comenta que encontraron todo lo que estaban buscando en el actor y superestrella de la música country Tim McGraw. "Cuando surgió el nombre de Tim McGraw, pensé que era una opción muy buena. Ya conocía su trabajo en otras películas y tenía todo lo que esperábamos, por lo que me pareció una elección lógica que luego resultó fantástica. Me ha encantado trabajar con él".

De hecho, McGraw se metió en el papel con una facilidad que sorprendió a todos. Tanto McGraw como el verdadero Sean Tuohy se han criado en Louisiana, y, como Sean, el actor también había destacado como deportista durante toda su vida. "Siempre he sido deportista, creo que siempre he practicado deporte. Pensaba que iba a dedicarme a ello profesionalmente… hasta que fui a la universidad y me compré una guitarra. Y el resto, ya es historia", confiesa entre risas.

El actor añade que las coincidencias entre él y Sean Tuohy fueron sólo parte de los motivos por los que le cautivó el papel. "Sean es un buen tipo en toda la extensión de la palabra, y la historia de lo que su familia hizo por ese chico – el tiempo, el esfuerzo y el amor que le han dedicado – es algo increíble que da que pensar. Además, una película positiva sobre el deporte es algo que realmente me gusta ver porque el deporte, si se juega y dirige de forma correcta, te enseña mucho sobre ti mismo y sobre la vida en general".

Las palabras de McGraw se ven ratificadas en la historia del personaje central de la película. Encontrar al actor adecuado para encarnar a Michael Oher planteó uno de los mayores retos para el equipo de producción. Tenía que tener la edad apropiada y la talla imponente de Michael, además de transmitir cierta timidez innata.

Hancock comenta: "El casting parta el personaje de Michael Oher fue largo y agotador; era como encontrar una aguja en un pajar. Buscamos por todo el país, visitamos muchas ciudades diferentes y contratamos a directores de casting locales para que buscaran a actores con las características que teníamos en mente, tanto física como espiritualmente, no se me ocurre una manera mejor de decirlo. Buscábamos una combinación muy concreta. En pocas palabras, necesitábamos a un gigante tierno".

Y descubrieron el cóctel perfecto de personalidad y talla en un aspirante a actor llamado Quinton Aaron que vivía en Nueva York cuando fue convocado al casting de "The Blind Side (Un sueño posible)". Dos semanas después, voló a Los Ángeles para conocer a Hancock y los productores.

"Vimos a muchos actores y no encontrábamos al que estábamos buscando", recuerda Hancock. "Cuando vi el vídeo de Quinton, descubrí que tenía algo que les faltaba a los demás. Cuando llegó a mi puerta, mi primer impulso fue abrazarle, y eso fue lo primero que me convenció. También tiene un rostro que te engancha, transmite paz y te mira con esos ojitos tiernos... te sugiere una historia que quieres conocer. Tenía la corazonada de que él era el chico que estábamos buscando... de que le íbamos a cambiar la vida radicalmente".

Enterarse de que había conseguido el papel de Michael Oher "fue mejor que cualquiera de mis sueños", explica Aaron, quien añade que sintió una fuerte conexión con su alter ego en la vida real. "Cuando leí la historia, descubrí que teníamos muchas cosas en común. A ninguno nos habían criado nuestros padres. Yo era el más grande de mi clase; a él le pasaba lo mismo. Yo era muy introvertido y era un chico tranquilo y tímido, igual que él. Yo también jugué al fútbol americano en su día, aunque no era bueno"
.

Hancock señala: "Me enteré de que Quinton había jugado un poco al fútbol americano en la universidad, pero el problema era que tenía que dar la impresión de saber moverse de verdad por el terreno de juego. Le hicimos trabajar con entrenadores, que le impusieron una dieta y una disciplina de ejercicio. Perdió mucho peso, pero, lo que es más importante, empezó a tener el aspecto de un atleta".

Aaron, que adelgazó más de 40 kilos al prepararse para el papel, lo recuerda así: "Estaba decidido a hacer todo lo que fuera preciso porque si te gusta lo que haces, das el cientodiez por ciento. Antes de empezar la película, me pasé siete semanas preparándome a fondo, con dos entrenamientos diarios que continuaron durante el rodaje. Empecé a llamar a John Lee Hancock ‘Entrenador Lee’ porque siempre me estaba animando y haciéndome sentir bien con todo lo que hacía. Es un gran tipo y ha sido todo un honor poder trabajar con él y con Sandra y Tim, que también han sido una gran inspiración para mí. Ha sido muy divertido: he disfrutado con cada minuto".

Aaron compartió la experiencia de trabajar en su primera gran película con dos antiguos compañeros de clase: Lily Collins, que interpreta el papel de la hija adolescente de los Tuohy, Collins; y Jae Head, que hace de su hijo de 10 años de edad, llamado S.J., el primer amigo de Michael en el colegio.

"Todos estábamos aprendiendo juntos y compartiendo nuevas experiencias, lo que fue realmente divertido", explica Lily Collins. "Desde el principio, éramos como hermanos de verdad. Quinton me tomó a su cuidado y se convirtió en mi guardaespaldas; es como un enorme y tierno osito de peluche, ¡y esa es precisamente la misma relación que la que tenía Collins con Michael y con Jae! En cuanto nos conocimos, empezamos a tratarnos y bromear como sólo pueden hacer un hermano pequeño con su hermana mayor".

Jae Head comenta que su personaje es más que un hermano y un amigo para Michael. "S.J. es también su mentor, y eso me gusta. Es muy leal con su gran hermano y va a hacer todo lo que esté en su mano para ayudarle. Le ayuda a entrenarse para jugar al fútbol americano y creo que S.J. es en gran medida el responsable de que Michael se convirtiera en tacleador izquierdo en la universidad", comenta con una sonrisa.

Fuera del terreno de juego, la persona más "culpable" de que Michael fuera a la universidad fue su tutora, la señora Sue, que se convirtió en un miembro más de la familia Tuohy. El papel es interpretado por la oscarizada Kathy Bates, que, causalidades de la vida, procede de la misma parte de Memphis, Tennessee, que su personaje. Este hecho le gustó especialmente a la verdadera señora Sue, que comenta: "Pensé que era la persona perfecta para hacer de mí; ha sido un verdadero honor".

Bates comenta, por su parte: "No llegué a reunirme con la señora Sue, pero hablamos durante mucho tiempo por teléfono. Resultó que habíamos crecido muy cerca la una de la otra. Fue de gran ayuda poder escuchar su voz y lo que contaba sobre Michael. No conocía toda la historia del chico, pero, después de leer el guión, me sentí muy conmovida por el hecho de que fuera real y que todavía no tuviera un final definitivo. Creo que al público le va a encantar la historia porque es actual, es verdadera y muestra el poder de aplicar la ética a la vida real".

Para el equipo de producción, uno de los mayores problemas que planteó "The Blind Side (Un sueño posible)" consistía en invitar a los entrenadores universitarios reales de la SEC que habían hecho ofertas a Michael Oher para que se interpretaran a ellos mismos. La productora ejecutiva Molly Smith fue la responsable de convencerlos para participar en "The Blind Side (Un sueño posible)". "Al haberme criado en el Sur, crecí familiarizada con la SEC y soy una gran aficionada al fútbol americano, por lo que encontré muy divertido poder llamarles para pedirles que hicieran de ellos mismos en el film. Lo que les convenció, por supuesto, fue poder conocer a Sandra Bullock. Lo más difícil fue organizar la logística para que todos estuvieran allí determinados días, y eso no es poca cosa porque suelen estar bastante ocupados con su trabajo cotidiano", afirma entre risas. "Pero estaban emocionados por poder participar en una película, y se lo pasaron muy bien".

Los entrenadores que aparecen en la cinta son: Nick Saban, antiguo jugador de los LSU y ahora en Alabama; Tommy Tuberville, jugador de Auburn en su momento; Houston Nutt, ex de Arkansas y ahora en Ole Miss; Phil Fulmer, que jugó en Tennessee; Ed Orgeron, jugador de Ole Miss en su día y ahora entrenador asistente en Tennessee; y el legendario Lou Holtz, ex-jugador de South Carolina.

"Fue uno de los mejores días de mi carrera", afirma Hancock. "Me gusta mucho el fútbol americano universitario, así que poder conocer a todos esos entrenadores y trabajar con ellos fue increíble".

Para la secuencia de la captación, Hancock dirigió a los entrenadores para que hicieran lo que mejor saber hacer: venderse. "Son vendedores natos; eso es lo que hacen todo el tiempo, y todos lo hicieron muy bien. Lou Holtz consiguió que yo quisiera jugar en South Carolina", recuerda riéndose.


Sabes, cuando estaba conduciendo por todo Kingdom Come
buscándote, no dejaba de pensar una cosa…
Sabía que tenía que habértelo preguntado hace mucho tiempo,
pero,¿te has planteado alguna vez jugar al fútbol americano?

Leigh Anne Tuohy en "The Blind Side (Un sueño posible)"


"The Blind Side. Un sueño posible" se rodó casi en su totalidad en Atlanta, Georgia, que hace las veces de Memphis, Tennessee. El productor ejecutivo Timothy M. Bourne señala: "La mayoría de las ciudades del Sur se parecen bastante, y Atlanta no está muy lejos de Memphis, ni geográfica ni emocionalmente. También es un lugar estupendo en el que rodar. La ciudad cuenta con unos equipos técnicos estupendos y una infraestructura excepcional. Planteaba muchas ventajas y la gente es maravillosa. Insuperable".

El diseñador de producción Michael Corenblith comenta que, al pensar en Memphis como telón de fondo de la historia, "Me acordé del trabajo de un fotógrafo artístico llamado William Eggleston, que pasó toda su vida en la zona de Memphis. Creo que su paleta de colores y su sensibilidad pueden apreciarse en las imágenes de la película, así que cuando me reuní con John Lee, llevé conmigo un libro con el trabajo de Eggleston. Luego cuando nos reunimos con el director de fotografía, Alar Kivilo, él llevó el mismo libro. Entonces me di cuenta de que íbamos por el buen camino".

Al diseñar los decorados, Corenblith quería acentuar la disparidad existente entre el este de Memphis, donde viven los Tuohy, y la pobreza extrema de Hurt Village, al otro lado de la ciudad.

Una residencia privada en el barrio de clase alta de Buckhead, en Atlanta, sirvió para recrear la casa de los Tuohy, reflejando los gustos de Leigh Anne Tuohy, que es diseñadora de interiores. "Leigh Anne es excepcionalmente generosa y abrió las puertas de su hogar a la decoradora Susan Benjamin", explica Corenblith. "Susan pasó dos días con la familia, lo que nos permitió emular el estilo decorativo de Leigh Anne".

El diseñador de vestuario Daniel Orlandi también tuvo acceso a la familia Tuohy, lo que le permitió crear el vestuario del film.

Las exclusivas Atlanta International School y las The Westminster Schools, también en Buckhead, hicieron las veces de la escuela privada de Wingate Christian School, donde Michael Oher se convierte en un alumno poco habitual y donde conoce a los Tuohy.

En el extremo opuesto encontramos Hurt Village, que se recreó en una zona de viviendas subvencionadas del este de Atlanta que estaba prácticamente abandonada. Corenblith lo recuerda así: "Uno de los golpes de suerte que tuvimos fue encontramos un complejo de viviendas sociales muy grande destrozado, casi totalmente vacío. Tenía el tamaño del Hurt Village real, y representaba el polo opuesto del barrio en el que vive la familia Tuohy. El contraste directo entre esos dos mundos se convirtió en una forma de personificar la evolución de Michael que, como diseñador, es la forma más clara de contar la historia".

Michael Lewis señala lo siguiente: "Si no se cuenta esta historia, la gente podría creer que Michael Oher es tan sólo un gran deportista que estaba predestinado a estar en la NFL. Pero si te fijas mejor, te das cuenta de que si no hubiera salido de ese entorno, nunca hubiera llegado a entrar en un terreno de juego, por no hablar de la universidad o la NFL. Hubiera terminado muerto o en la cárcel…o simplemente se lo hubiera tragado el olvido".

Sean Tuohy está de acuerdo: "Michael estuvo una vez totalmente infravalorado. Hay que imaginar el valor que se da a los chicos que como él no son atléticos. Y hay que pensar en lo que se les ignora, y es una pena. Creo que lo que nos dice esta historia es que hay que hacer más para ayudar a los chicos, porque todos tienen su valor".

Michael Oher aporta la siguiente reflexión: "Sé que hay personas que tienen más talento que yo pero que nunca lo han sacado a la luz. Por eso, si la gente presta atención a mi historia se dará cuenta de que si le das a alguien una oportunidad, existe una esperanza para esa persona".

"Lo que quiero decir es que hay Michael Ohers por todas partes, chicos maravillosos que necesitan un hogar, que quieren una familia", afirma Leigh Anne Tuohy. "No hay que buscar mucho porque los tenemos delante de nuestras narices. Y no hace falta que destaquen en el fútbol americano. No es preciso que destaquen en nada que no sea su capacidad para amar y esperar amor a cambio".

John Lee Hancock concluye: "Creo que es muy pertinente que esta película se haya estrenado en la festividad de Acción de Gracias porque tiene mucho que ver con el agradecimiento. Tiene que ver también con hacer balance y dar las gracias por todo lo que tenemos. Y también con ser conscientes de que hay quien no tiene tanta suerte".