Cinemanía > Películas > El cambiazo > Comentario
Destacado: Llega a las salas de cine 'Furiosa: De la saga Mad Max'
El cambiazo cartel reducidoEl cambiazo(The change-up)
Dirigida por David Dobkin
¿Qué te parece la película?

RYAN REYNOLDS (Green Lantern/Linterna verde, La proposición) y JASON BATEMAN (Horrible Bosses, Hancock) protagonizan EL CAMBIAZO, una comedia del director DAVID DOBKIN (De boda en boda) y de los guionistas JON LUCAS y SCOTT MOORE, del género del cambio de cuerpo.

Producida por NEAL H. MORITZ (Fast & Furious 5, The Green Hornet, Invasión a la Tierra) y David Dobkin, EL CAMBIAZO reúne a varios colaboradores del realizador detrás de la cámara, entre los que se encuentra el director de fotografía ERIC EDWARDS (Demasiado profundo, Lío embarazoso) y el diseñador de producción BARRY ROBISON (De boda en boda, X-Men orígenes: Lobezno). Completan el equipo técnico, la diseñadora de vestuario BETSY HEIMANN (Hora punta 3, Pulp Fiction), los montadores GREG HAYDEN (Tropic Thunder: una guerra muy perra, Austin Powers en miembro de oro) y LEE HAXALL (Los padres de él, Crazy Stupid Love), y el compositor JOE DEBNEY (Iron Man 2, Sin compromiso).

La producción ejecutiva corre a cargo de JOE CARACCIOLO JR (El diablo viste de Prada), ORI MARMUR (Invasión a la Tierra), JEFF KLEEMAN (la serie "Friends with Benefits") y JONATHON KOMACK MARTIN (Van Wilder: Animal Party).


La unión perfecta: El desarrollo
El director y productor David Dobkin pensó que la idea de dos amigos desesperados por cambiar sus vidas era un terreno fértil para la comedia. Cuando leyó el guión de Jon Lucas y Scott Moore, el equipo de guionistas que creó la taquillera Resacón en Las Vegas, la historia le atrajo inmediatamente.

"Busco ideas y guiones cómicos, desde luego, pero también deben contener elementos significativos", dice David Dobkin. "Como realizador quiero plasmar una idea personal y hablar de ella en la gran pantalla. Esta historia ofrece la fantástica posibilidad de ponerse en los zapatos de otro y entender por qué ha decidido tomar determinado camino".

Desde un principio el director estuvo de acuerdo en que la idea de los dos guionistas iba más allá de la habitual película de cambio de cuerpo, sobre todo debido al humor escabroso, pero que en ningún momento sacrificaba los sentimientos que permitirían al público conectar con los personajes. "Es un guión inteligente", dice. "Lucas y Moore ofrecen una visión muy perspicaz del mundo de los hombres, y de lo que piensan acerca del amor y del sexo".

"La estructura de la historia es muy compleja. Es uno de los guiones más divertidos que he leído", añade David Dobkin. "Lucas y Moore son unos maestros, con ellos todo parece fácil. Sin embargo, para llegar a ese nivel, han tenido que trabajar el guión en profundidad. Puede que no salte a la vista, pero cuando se empieza a analizar el guión, la complejidad se hace obvia, así como el esfuerzo requerido en su construcción".

Hablando de lo que les inspiró para escribir el guión, Jon Lucas dice: "Una vez al mes ceno con un montón de hombres. Al principio solo había dos casados, otro y yo, los demás eran solteros. Me sorprendió la total incomprensión entre los dos mundos. Yo hacía preguntas idiotas del tipo: ‘¿Y qué le dices a una chica cuando la conoces?’ Y ellos no quedaban mucho mejor parados: ‘Si estás casado, ¿cuántas veces lo haces, una o dos veces al día?’ Las conversaciones de esas noches están en el guión, se convirtieron en la espina dorsal de la película".

Los dos guionistas empezaron a construir la historia de Dave y Mitch, amigos desde la infancia, que se esfuerzan en mantener viva su amistad. Dave es un exitoso abogado, casado y con tres hijos. Mitch sigue soltero, pasa de un empleo a otro y persigue a las mujeres como si tuviera veinte años. Para Dave, la amistad empieza a pesar, mientras que Mitch añora al amigo de antes.

Los dos se toman unas copas y, de paso, comparan sus vidas. Cada uno siente cierta envidia del otro. Mitch cree que la vida de Dave con su perfecta esposa y tres hijos es lo mejor del mundo, y Dave no puede remediar pensar que la irresponsabilidad de Mitch es envidiable.

Se emborrachan y, antes de despedirse, mean en una fuente presidida por una estatua de la diosa griega Metis mientras discuten acerca de quién vive mejor. Al despertarse al día siguiente, se dan cuenta de que la diosa de forma cambiante les ha concedido su deseo, como suele ocurrir en este tipo de historias.

Los escritores ofrecieron el guión a David Dobkin, ya que estaban seguros de que era el director perfecto para ese tipo de material. "Conocimos a David hace años", dice Scott Moore, "cuando trabajábamos en De boda en boda. Desde entonces, Jon y yo hemos querido volver a trabajar con él. Se mete en la historia, en la comedia, y tiene un pelo precioso".

Jon Lucas añade: "David tiene una habilidad innata para mezclar la comedia con los sentimientos, algo básico para esta película. Además de ser grandes admiradores suyos, sabíamos que estaba casado y tenía dos hijos; era el hombre perfecto para entender el guión".

El realizador David Dobkin nunca imaginó que dirigiría una película de cambio de cuerpo, pero le intrigaron las posibilidades cómicas de dos amigos obligados a vivir la vida del otro. "Soy fan de algunas películas de cambio de cuerpo, como Cara a cara/Face-Off y Ponte en mi lugar, aunque no era un género que me atraía como director", dice. "Pero era un guión soberbio y me gustó la forma en que abordaban el tema, con un humor para adultos".

"Ha sido una de las mejores experiencias que he tenido como director", añade. "Estoy convencido de que el espectador disfrutará con este tipo de humor atrevido y loco. Al mismo tiempo, se quedará sorprendido con los momentos más emotivos de la historia, cuando la vida da lecciones de amor, amistad y entrega a los dos amigos".

El productor Neal H. Moritz se unió al proyecto con su empresa Original Film durante el desarrollo. Conocido por películas de acción como las cinco entregas de The Fast and the Furious/A todo gas, Invasión a la Tierra y Soy leyenda, también ha producido comedias como The Green Hornet, Sweet Home Alabama y Click.

Neal H. Moritz vio enseguida las premisas simples y accesibles que ofrecía el guión: "Jon y Scott son los autores de una de las comedias más exitosas de todos los tiempos, Resacón en Las Vegas, y David fue capaz de volver a dar vida a la comedia para adultos con De boda en boda. No podía rechazar una película donde se fundirían la sensibilidad del director y el instinto incomparable de los guionistas".


Los actores más deseados: El casting
No era tarea fácil encontrar a los actores idóneos capaces de dar vida a Mitch y Dave antes y después del cambio. Los dos protagonistas debían pasar la mitad de la película haciendo un papel, y la otra mitad, uno totalmente opuesto. Hacían falta dos buenos cómicos, pero que también pudieran comunicar con el público en los momentos más emotivos. Aquí es donde entran en escena dos viejos amigos, Ryan Reynolds y Jason Bateman, a los que vimos juntos en 2006 en Smokin’ Aces/Ases calientes.

Mitch es un macho alfa que siempre escogerá el camino con menos responsabilidades y que aprecia casi tanto salir con una mujer diferente cada noche como fumarse una pipa de maría a diario. Para él, la vida es una larga fiesta mientras intenta que cuaje su carrera como actor en Atlanta, su ciudad natal. "Mitch debía ser un personaje impredecible, irreverente, sorprendente", dice David Dobkin. "Mitch se pasea por la vida sin darse cuenta de las consecuencias que puedan tener sus actos y sus palabras".

Los cineastas escogieron a Ryan Reynolds para encarnar a Mitch, entre otras razones "porque es un hombre de aspecto joven", explica el director. "Cuando miro a Ryan, no veo a un padre de familia. Está seguro de sí mismo, es fácil ver cómo conquista a las mujeres. Sin embargo, en la segunda parte de la película debería dar vida a un hombre inseguro, preocupado, estresado, incapaz de articular una palabra coherente delante de una mujer atractiva".

Ryan Reynolds leyó el guión por primera vez durante el rodaje de Green Lantern/Linterna verde: "Recuerdo que leí el guión en la habitación del hotel en Nueva Orleans. Fue el primero en mucho tiempo que me hizo reír a carcajadas. Me divirtió mucho ver cómo un concepto más típico de películas para la familia podía ser llevado a una comedia puramente para adultos. Normalmente, en este tipo de cine, los personajes son auténticos estereotipos, pero aquí están matizados, son personas".

"Mitch es de esos que pierde su oportunidad a los veinte y pico años, cuando la mayoría de personas decide que es hora de madurar", sigue diciendo el actor. "Ha perdido el rumbo y se ha construido un mundo muy suyo. Dice ser actor, pero trabaja en lo que puede. Se automedica, fuma maría, se autoproclama un luchador y es bastante excéntrico. A pesar de todo, Mitch disfruta de la vida. Se adapta a cualquier ambiente, su entusiasmo es contagioso e infeccioso, pero nunca ha sabido parar".

Dave es lo opuesto de Mitch, un padre de familia estresado que se casó con Jamie, su novia de siempre, tiene tres hijos, una casa maravillosa y está a punto de ser nombrado socio de uno de los bufetes más prestigiosos de Atlanta. Los cineastas tuvieron suerte cuando buscaban a un actor: Jason Bateman dijo claramente que le interesaba el papel.

David Dobkin buscaba a alguien con talento cómico, pero con las tablas de un actor con experiencia. En el segundo acto de la película, Jason Bateman encarnaría a un personaje poco habitual para él. "Quería que Jason se convirtiera en un perfecto imbécil totalmente irrespetuoso cuando se tratara de enfrentarse a sus obligaciones y su familia", dice el director. "Me encantó la idea de que dijera todas esas cosas que los padres piensan, pero nunca se atreven a articular".

"El guión llegó a mis manos demasiado pronto, está claro", explica Jason Bateman, riendo. "Ante todo tenían que encontrar a un macho auténtico. Pero cuando escogieron a Ryan, todo encajó. Me gustó que fuera humor para adultos, pero no gratuito. No es cuestión de soltar una serie de palabrotas porque sí. Jon y Scott escribieron un guión muy realista, siempre y cuando alguien tenga que vivir la vida de su mejor amigo durante un tiempo. Además, creo que todo actor sueña con interpretar las dos facetas, el hombre serio y el payaso, en la misma película".

"Dave envidia la vida de Mitch y la libertad de poder hacer lo que quiere cada día de su vida", sigue diciendo el actor. "Entre los 20 y los 30 años se dedicó a convertirse en abogado. A partir de los treinta, se ha esforzado en ser nombrado socio del bufete. Se ha perdido muchas cosas de la vida. No ha cometido errores. No ha tenido líos, no ha tocado las drogas. Dave no se arrepiente, pero sabe que ahora es demasiado tarde. No se siente infeliz, no está amargado, pero sí cansado de tanta presión".

"Ryan y Jason tienen la habilidad innata de hacerse con cualquier escena en la que aparezcan", dice el productor Neal. H. Moritz. "Los dos tienen un sentido impecable del ritmo y son capaces de sacar carcajadas en el momento más inesperado. Sabía que si trabajaban juntos y daban lo mejor de sí mismos, el resultado sería muy especial".

Llevar la casa y ocuparse de tres niños, dos gemelos de dos años y Cara, una niña de cinco años, implica mucho esfuerzo, pero para Jamie, la mujer de Dave, todo parece fácil. Conocemos a la pareja cuando piensan que la comodidad de su relación es simple aburrimiento. El director y el productor se inclinaron por Leslie Mann para dar vida a Jamie. Desde los dos papeles que la catapultaron a la fama en Virgen a los 40 y Lío embarazoso, la actriz ha demostrado ser capaz de soltar comentarios cáusticos y ponerse a llorar con la misma facilidad.

"Leslie es la primera persona en la que pensé cuando leí el guión", dice David Dobkin. "Es divertida, fuerte, pero también puede ser vulnerable. Su interpretación en Hazme reír/Funny People me pareció asombrosa y es una de mis actrices favoritas de este año. Es capaz de comunicar un conflicto sin perder el humor. Jamie es el núcleo emocional de la película, y necesitábamos a una actriz muy sólida. La mayoría de los actores se inclinan por la comedia o el drama, pero ella puede hacer ambos géneros sin esfuerzo aparente".

La actriz explica por qué decidió aceptar el papel: "Me pareció que la historia era muy graciosa, pero también tenía un toque tierno. Me gustó la relación entre Mitch, Dave y Jamie, que se conocen desde el instituto. Dave y Jamie se quieren de verdad, pero forman una familia moderna y todo se hace más difícil cuando empiezan a dar por sentadas ciertas cosas".

"Jamie cree que Dave se ha detenido emocionalmente", sigue diciendo. "Al principio de la película, atraviesan un mal momento y los dos intentan ver cómo pueden organizar su frenética vida. Gracias al cambio de cuerpo, Dave ve otras facetas de Jamie, y ella de él. Maduran y son más felices".

Dave solo piensa en su familia, pero Mitch no le quita ojo a Sabrina, una abogada muy sexy que trabaja con su amigo, interpretada por Olivia Wilde. "Sabrina es inteligente, divertida, está buenísima y le recuerda a Dave lo que podría ser una vida de soltero", dice David Dobkin. "Olivia es lista, guapa y muy graciosa, pero lo que más me sorprendió es que, a pesar de tener solo 26 años, actúa como una mujer de más edad. Me gustó porque en la película, Sabrina tiene un lado misterioso que va saliendo a la luz poco a poco".

La actriz explica por qué decidió unirse al proyecto: "El guión era hilarante. Me sorprendió que fuera tan inteligente como crudo y escandaloso. También me gustó que los papeles femeninos fueran divertidos. No es muy habitual en las películas actuales".

"Hablé con David e intercambiamos ideas acerca de Sabrina", sigue diciendo Olivia Wilde. "Me parecía que debía ser bastante impredecible. A primera vista, es una abogada de éxito, ambiciosa, inteligente, pero a medida que avanza la película, descubrimos que le encanta el riesgo. Está un poco colada por Dave, pero ella es fruta prohibida hasta que Dave y Mitch cambian de cuerpo".

Mitch evita cualquier cosa que se parezca remotamente a una responsabilidad, pero no puede evitar a su padre, del que se ha ido distanciando con el tiempo. Alan Arkin da vida a un padre que no entiende por qué su hijo rehúsa convertirse en un adulto responsable. "El padre de Mitch es muy simpático, pero también muy duro", dice Ryan Reynolds. "Siempre se mete con Mitch porque lleva años haciendo tonterías y no entiende qué le impide ser un hombre serio".

Hablando de su padre en la gran pantalla, el actor dice: "No quería perderme la oportunidad de trabajar con un actor que tiene el éxito y la experiencia de Alan. Intenté crear un puente para las escenas clave. El personaje de Alan aparece al principio y al final de la película, pero todo el mundo lo recuerda al salir del cine".

Si Dave quiere ser nombrado socio, deberá demostrar a su rígido jefe, un hombre sin sentido del humor, que puede con las responsabilidades y el trabajo que acompañan la promoción. Los cineastas escogieron al veterano actor GREGORY ITZIN (la serie "24") para el papel. Completan el reparto CRAIG BIERKO (Cinderella Man, el hombre que no se dejó tumbar), MIRCEA MONROE (Growth) y JOHN SMOLTZ, el pitcher All-Star de los Atlanta Braves.


Meterse en la piel del otro
El rodaje empezó en Atlanta, en un plató donde se recreó el piso de Mitch. Una auténtica "cueva", según Ryan Reynolds, llena de pipas para maría, espadas y otros artefactos. Es el decorado donde Mitch y Dave descubren que ha habido un cambiazo y que están atrapados en el cuerpo del otro.

"Ryan y Jason se aproximan de forma muy diferente a sus personajes", dice el realizador David Dobkin. "Esto nos permitió polarizar los dos papeles para que fuese fácil seguir el cambio y disfrutar con la comedia".

Mientras las cámaras rodaban esta escena clave, el equipo se quedó boquiabierto viendo a Ryan Reynolds y a Jason Bateman meterse en el papel. "Jason es asombroso, pero lo más difícil cuando se trabaja con él, es no perder la compostura", dice Ryan Reynolds. "Se hicieron más tomas por mi culpa. Era incapaz de no reírme con sus comentarios".

El director y el productor estaban encantados de ver que la química entre los dos amigos seguía con la misma dinámica delante de las cámaras. "Ryan y Jason tienen un código secreto, parece que llevan toda la vida trabajando juntos", dice Olivia Wilde. "Me encantaba verles, pero lo pasé realmente mal en algunas escenas. Era casi imposible no reírme a carcajadas".

Hubo ocasiones en que los actores tuvieron que interpretar a Mitch y a Dave el mismo día. "Hablamos mucho de qué estrategia debíamos seguir después del cambio", dice Jason Bateman. "Pensé que sería más interesante si cada uno interpretaba su versión del arquetipo del otro. No nos imitamos mutuamente. No puedo interpretar a Ryan, es genial. David estaba de acuerdo con nosotros. Reconozco que hubo días difíciles, sobre todo cuando tocaban dos escenas como Dave y dos como Mitch".

Para Leslie Mann, que tenía muchas escenas con ambos protagonistas, no era fácil seguir al personaje que habitaba el cuerpo del actor. "Al principio me hice un pequeño lío con las órdenes de rodaje", dice, riendo. "Tardamos un poco en conseguir un sistema que todos pudiéramos entender. Apuntaban las iniciales de Jason o de Ryan después del nombre del personaje, pero antes de cada escena me aseguraba de qué personaje interpretaban y en qué cuerpo".

Antes y después del cambio, la mayor preocupación era saber hasta dónde se podía llevar la comedia. "Actualmente, rodar una comedia para adultos significa que habrá que romper la barrera del sonido en algún momento", explica David Dobkin. "Si no es así, más vale hacer una película para la familia. No se hace una comedia para adultos sin atrevimiento".

Los actores tenían la libertad de llevar el humor hasta donde quisieran. "Una comedia para adultos es una de las experiencias más creativas que conozco porque no hay límites", dice Ryan Reynolds. "Cualquier chiste, cualquier idea, da igual, no hay censura. Para un actor es como haber ganado la lotería. Es un mundo donde pasan cosas tan fantásticas como creativas".

Olivia Wilde está totalmente de acuerdo. EL CAMBIAZO es su primera comedia para adultos. "Hacer una comedia para adultos es más difícil de lo que parece. No basta con decir una serie de palabrotas sin ton ni son. Hay que usarlas en el momento adecuado para que sea divertido. Con un buen guión, las situaciones pueden ser hilarantes e incluso chocantes. Normalmente, las mujeres no participan en este tipo de diálogos, pero Sabrina no tiene problemas y me lo pasé realmente bien".

Dave Dobkin alentó a los actores a improvisar siempre que fuese adecuado. "Suelo usar los ensayos durante la preproducción para hacer cambios en el guión y en las escenas con los actores", explica el realizador. "Cuando llegamos al plató seguimos el guión al pie de la letra hasta sentirnos cómodos. Poco a poco, los actores se sueltan y empiezan a hacer cosas suyas… siempre que sea en beneficio de la escena, claro".

"Reconozco que había momentos en el plató que pensaba: ‘No puede ser, no van a tener la cara de seguir con el chiste’. Pero claro que seguían", dice el productor Neal H. Moritz. "Jason y Ryan tienen la capacidad de lanzarse chistes como si estuvieran jugando un partido de tenis. Era hilarante, pero también inquietante. Estoy convencido de que al público le encantará ese duelo y ver lo que consiguen con Leslie y Olivia".

Los dos actores disfrutaron con el ambiente creativo. "Jason es muy inventivo improvisando, es imparable, nunca había visto nada igual", dice Ryan Reynolds. "No hay muchos cómicos con un nivel semejante, y cuando está inspirado, hay que seguirle como sea. Me lo pasé realmente bien derribando varias barreras con él".


El hogar de los valientes: Rodar en Atlanta
En el guión original de EL CAMBIAZO, la historia transcurría en Los Ángeles. Pero cuando los cineastas se enteraron de que Ryan Reynolds no estaba disponible hasta últimos de octubre, decidieron cambiar las localizaciones a Atlanta, una ciudad con inviernos nada fríos donde se podía simular el aspecto veraniego de la película. Entonces surgió la pregunta: ¿Se rodaba en Atlanta simulando otra ciudad o se rodaba como Atlanta?

Dave Dobkin estaba convencido de que era muy importante que el ambiente de la película fuera muy realista, dado el concepto fantasioso que está en la base de EL CAMBIAZO. Además, le gustaba lo que ofrecía la ciudad: "Es obvio que el incentivo fiscal que ofrece el estado de Georgia fue un factor importante para que rodáramos en la ciudad, pero también tomamos en consideración el hecho de que hay muy buenos profesionales del cine. Nos pareció divertido que Mitch, un actor en ciernes, nunca hubiera ido a Los Ángeles porque está convencido de que aquí será importante. Daba más credibilidad al personaje".

La influencia de la ciudad también se deja sentir en el personaje de Dave. "No es habitual ver una ciudad haciendo de sí misma en una película, excepto Nueva York y Los Ángeles", dice Olivia Wilde. "Aquí, Atlanta es Atlanta; los personajes están en una ciudad grande, pero no de las más grandes. Ayuda a entender por qué Dave tiene un estilo de vida conservador, un poco provinciano".

El estadio de los Braves (valientes)
Uno de los días más complicados fue cuando se rodó una escena de béisbol en el Turner Field, el estadio de los Atlanta Braves (Valientes de Atlanta). En la escena, Dave, en el cuerpo de Mitch, lleva a Sabrina a ver un partido. Para esta secuencia, fue necesaria la cooperación de más de 3.000 seguidores de los Braves, encantados de apoyar a su equipo para una película.

Ocuparon parte del estadio para que pareciera un partido de verdad. El departamento de casting coordinó una promoción y la respuesta fue tremenda. Llegaron de Florida, Alabama, Tennessee, Kentucky y Carolina del Sur para hacer de seguidores de los Braves.

Tuvieron la agradable sorpresa de ser testigos del regreso de John Smoltz, el famoso pitcher de los Atlanta Braves y campeón de las Series Mundiales. Era la primera vez que el pitcher, que llegó a All-Star en ocho ocasiones, volvía a vestirse con los colores de su equipo para pisar el campo donde forjó su gran carrera hasta que se retiró en 2008.

Olivia Wilde disfrutó mucho rodando esta escena, mezcla de comedia, acción y romance. "Fue una experiencia increíble. Los figurantes demostraron un entusiasmo tremendo a pesar de que, ese día, la temperatura cayó de golpe y estábamos a 6 grados", dice. "Pero se metieron de lleno en la escena; gritaban, aplaudían, daban vítores, la energía era tremenda".

El acuario Georgia
Otro decorado icónico fue el acuario Georgia, en el centro de Atlanta. Es el mayor acuario del mundo con 60 áreas diferentes y 3.600 metros cuadrados de cristal para admirar una colección sin par de tiburones punta negra y tiburones martillo. El tanque de mayor tamaño contiene 1.600.000 litros de agua e incluye un túnel de 30 metros de largo donde los visitantes están rodeados de peces. Asimismo, tiene la mayor superficie del hemisferio occidental para poder admirar las rayas mantas y cuatro tiburones ballena, el pez más grande del mundo.

Allí se rodó el día en que Dave, metido en el cuerpo de Mitch, disfruta de la libertad haciendo lo que realmente le apetece, entre otras cosas, observar a los peces.

"No fue mi intención, pero es un homenaje a la escena de Todo en un día", dice David Dobkin. "En esta escena, Dave disfruta de un momento de soledad, descubre lo que le rodea y recupera la parte de sí mismo que había dejado escapar".

Un rodaje invernal
En enero de 2011 una tormenta inesperada y nada habitual descargó más de diez centímetros de nieve en Atlanta. Aun así, los actores y el equipo de EL CAMBIAZO no se dejaron amedrentar y rodaron en el local "Joe’s on Juniper", en el centro de Atlanta. Por suerte, el decorado no estaba lejos del hotel donde se hospedaba la mayoría del equipo y pudieron llegar andando.

A pesar de no estar al completo, el equipo se arregló para rodar la escena prevista. Pero el rodaje se suspendió cuando la tormenta empeoró y fue imposible llegar al siguiente decorado.

El rodaje duró 62 días y la película incluye gran parte de los monumentos, lugares y barrios más emblemáticos de la ciudad sureña. El rodaje acabó a principios de 2011 en Powder Springs, Georgia.