Cinemanía > Películas > Sácame del paraíso > Comentario
Destacado: Llega a las salas de cine la película de animación 'Onward'
Sácame del paraíso cartel reducidoSácame del paraíso(Wanderlust)
Dirigida por David Wain
¿Qué te parece la película?

David Wain dirige la película a partir de un guión de Ken Marino y de David Wain. El equipo creativo de WANDERLUST está encabezado por los productores Judd Apatow, Ken Marino, Paul Rudd y David Wain. Entre los miembros del equipo técnico destacaremos el director de fotografía MICHAEL BONVILLAIN (Bienvenidos a Zombieland, Monstruoso); el diseñador de producción AARON OSBORNE (Kiss Kiss Bang Bang, Yo soy Sam); la diseñadora de vestuario DEBRA McGUIRE (Supersalidos, Lío embarazoso); el compositor CRAIG WEDREN (Mal ejemplo, School of Rock/ Escuela de rock) y los montadores DAVID MORITZ (Todo sobre mi desmadre, No es tan fácil), y ROBERT NASSAU (The Definition of Insanity, la serie "Childrens Hospital"). La producción ejecutiva corre a cargo de RICHARD VANE (Paso de ti).


Un despertar inesperado: Empieza WANDERLUST
Hace 23 años que David Wain y Ken Marino colaboran habitualmente. Desde proyectos de televisión a largometrajes, los dos compañeros de escritura han creado algunos de los personajes más memorables (y curiosos) de las últimas dos décadas. Su última entrega al mundo del humor, WANDERLUST, surgió después de una maratoniana sesión de seis días encerrados para escribir.

Según David Wain: "Hace unos años se nos ocurrió encerrarnos en una habitación y salir de allí únicamente después de haber puesto el último toque a la versión definitiva de un guión. Nos dimos siete días, de ocho de la mañana a ocho de la tarde, y así nació el largometraje Los diez locos mandamientos, estrenado en 2007. Volvimos a intentarlo y sacamos una primera versión de WANDERLUST".

"Pensamos que sería interesante crear una comedia en la que una pareja se siente tentada por un mundo donde se pueden romper todas las reglas establecidas por la sociedad", añade Ken Marino. "Nos pareció que podría ser una comedia con gancho, distinta a lo que se había hecho antes".

David Wain reconoce que desde hace mucho le fascina la realidad de la naturaleza humana en comparación a como se ve el ser humano a sí mismo… y a sus intentos por escapar de la envidia y el egoísmo inherentes a él: "En el fondo, la película explora la idea de una comuna en el mundo actual. Son personas que intentan alzarse por encima de la naturaleza humana, pero que vuelven a caer".

Aunque George no está seguro de si debe aprovecharse de las muchas tentaciones que ofrece la comuna, como las drogas, el amor libre y la falta de limitaciones, sabe que su mujer se siente feliz. Linda se sumerge en la comunidad y George se da cuenta de lo mucho que ella significa para él; no quiere compartirla con los demás. "Lo construimos de tal forma que siempre hubiera dos puntos de vista", dice David Wain. "Linda se zambulle en la parte más honda, pero porque su marido la anima a hacerlo. Ninguno de los dos sospecha el profundo impacto que tendrá Elysium en su futuro".

Cuando llegó el momento de pensar en el reparto, los cineastas escogieron a muchos actores con los que ya habían trabajado. Paul Rudd, que escribió el guión de Mal ejemplo con David Wain y Ken Marino, era el actor idóneo para el papel protagonista masculino. "George es una combinación hecha a partir de Ken, Paul y yo", explica David Wain. "Además, Paul ha tenido un papel protagonista en mis tres últimas películas, aunque no estábamos seguros de que quisiera hacer este papel".

Pero Paul Rudd no iba a dejar pasar la oportunidad de trabajar y participar en la producción de la última comedia del dúo Wain/Marino: "David y Ken estuvieron trabajando en WANDERLUST durante un tiempo, pero cuando consiguieron llevarlo donde querían, me pasaron el guión, me pareció divertidísimo y acepté. Todo ocurrió bastante deprisa".

A continuación, los cineastas fueron a ver a Jennifer Aniston, que no duda en decir que sintió una inmediata afinidad por Linda. "Me sentí muy próxima a ella y entendí por lo que pasaba", afirma la actriz. "Era un poco como salir del caparazón y bajar la guardia".

David Wain reconoce que es un gran admirador de Jennifer Aniston desde que trabajó en la celebre serie "Friends". "No hay muchas actrices con las que me identifique con tanta facilidad, además de ser increíblemente divertida y simpática", dice el director. "Se metió de lleno en la película y es genial".

Paul Rudd y Jennifer Aniston trabajaron juntos por primera vez hace trece años en la película independiente Mucho más que amigos. "Me encanta trabajar con Jen", dice Paul Rudd. "Tiene talento, es divertida y muy agradable. Además, hace mucho que somos amigos. Espero que el público note que los personajes tienen una historia de verdad, porque la tenemos".

Jennifer Aniston está de acuerdo: "Quiero mucho a Paul. Hace tiempo que nos conocemos, además, es un gran actor".

Con los dos protagonistas, David Wain y Ken Marino hablaron con Judd Apatow para que se uniera a ellos en la producción. El productor ya había trabajado con Paul Rudd en películas como Virgen a los 40, Lío embarazoso y Paso de ti, así como en la aún no estrenada This Is 40. "Lo más natural era producir la película con Judd", explica David Wain. "Nos conocemos porque hemos trabajado con los mismos actores, sobre todo Paul. Siempre había querido trabajar con él y este proyecto me pareció la ocasión perfecta".

Judd Apatow explica qué le interesó de WANDERLUST: "Leí el guión en casa y me reía a carcajadas. No me suelen entregar guiones a punto de ser producidos, además de ser buenos y divertidísimos. Pensé: ‘Maravilloso, menos trabajo para mí’". El productor también aprecia el mensaje que aparece detrás del humor: "Se supone que la comuna es un sitio ridículo, pero también simboliza algo que todos deseamos: Dejarnos ir y ser capaces de ver lo que realmente importa".

Judd Apatow disfrutó viendo a Jennifer Aniston enfrentarse al papel en compañía de Paul Rudd. "Jennifer estaba entusiasmada con la idea de hacer una comedia más extrema", dice. "Es una de las grandes cómicas y es genial verla trabajar con Paul porque se conocen muy bien. Hacer pasar a una pareja por una situación de pesadilla funciona mucho mejor si los actores tienen buena química".

Paul Rudd dice: "Es interesante trabajar a la vez al estilo Wain y al estilo Apatow. Judd se inclina por la improvisación, pero Wain suele seguir el guión. Actué como enlace entre los dos. Trabajamos conjuntamente para unir los dos métodos".

El director David Wain cree que ese trabajo en equipo le ayudó a crear una comedia que no se toma muy en serio: "Puede que no guste a todo el mundo porque no es sexualmente correcta o porque no les parecerá creíble que George y Linda quieran pertenecer a una comuna. Pero espero que la mayoría se meta en la historia. Los personajes son divertidos, las situaciones también, pero en el fondo es una historia con corazón y alma… Ah, sí, y genitales".


Una comunidad intencionada: El reparto de la comuna
Judd Apatow explica las directrices que siguieron para buscar al resto del reparto: "Esta película es una mezcla de nuevos amigos y de muchas personas con las que Ken, David y yo hemos trabajado antes. No hay nada mejor que siete u ocho papeles geniales para repartir entre mis actores favoritos. Además, me entusiasma producir una película con todos estos intérpretes asombrosos".

Para el papel de Carvin, el padre fundador de Elysium, los cineastas escogieron al legendario actor Alan Alda. "Alan era como una imposibilidad. Siempre decíamos: ‘No lo hará, pero ponle en la lista’", explica el director.

A pesar de no estar disponible para las fechas de rodaje, el actor acabó reuniéndose con David Wain, que dice: "Los dos coincidimos en Chautauqua, en el estado de Nueva York, durante un fin de semana. Tuvimos la oportunidad de hablar durante una hora y aceptó el papel. No podía creerlo".

Ken Marino estaba igual de sorprendido: "Nos quedamos atónitos cuando Alan Alda aceptó el papel. Es un icono, pero cuando le conocí, me di cuenta de que era mucho más que eso. Es el hombre más amable, educado, afectuoso y talentoso que conozco".

El actor se documentó antes de empezar a rodar. "Busqué ‘comunas’ y descubrí que aún existen, pero ahora se llaman ‘comunidades intencionadas’", explica Alan Alda. "Algunas son poliamorosas, en otras palabras, son amorosas por todas partes. Creía que era una cosa de los sesenta y de los setenta, pero estaba muy equivocado".

Carvin, al que todos llaman "El León", va en silla de ruedas, tiene ataques de senilidad y sus recuerdos acaban en los años setenta. El actor habla de su personaje: "Carvin fundó la comuna con nueve amigos, pero no sabe qué fue de ellos. No consigue sacárselos de la cabeza y recuerda constantemente lo mucho que significaban los unos para los otros. Le gusta recitar sus nombres a la menor oportunidad".

Jennifer Aniston se alegró mucho de volver a trabajar con el gran actor, con quien ya había compartido plató en Mucho más que amigos. "Es genial", dice, "estoy totalmente enamorada de él. Es inteligente, sabio, he aprendido mucho hablando con él".

Aparte de George, el protagonista, y del carismático donjuán Seth, los guionistas dicen no haber pensado en otros actores durante la escritura. Sin embargo, Justin Theroux ya había trabajado con ellos y con Paul Rudd en Los diez locos mandamientos, y tenían ganas de volver a colaborar con el talentoso actor.

David Wain recuerda, riendo: "La primera vez que escribimos la palabra ‘comuna’ ya había un tipo de pelo largo que tenía algo que ver con Justin Theroux, pero no pensamos en él hasta mucho después".

"David y Ken han incubado un guión con un extraño y maravilloso sentido del humor que ha tenido tiempo de madurar", dice el actor. "Tienen un don cómico inigualable".

La actriz Malin Akerman, originaria de Suecia, es Eva, la encantadora belleza que más tienta a George cuando él y Linda deciden abrir su relación a terceros. Ya había trabajado con David Wain y Ken Marino en la serie "Children’s Hospital". "Malin era la opción natural para encarnar a Eva", dice el realizador. "No podía haberlo hecho mejor".

La actriz se sintió cómoda con sus compañeros de reparto y se metió en la piel de su personaje. "Ha sido un placer trabajar con todos ellos. Son actores asombrosos a los que admiro, ¿qué más podía pedir?"

David Wain y Ken Marino se han hecho famosos por un tipo de comedia muy concreta basada en un reparto coral. "Nos gusta trabajar con ciertos actores", explica el director. "Para el reparto, nos inclinamos por las personas que conocemos bien. Además, da la casualidad de que también son cómicos geniales".

Kerri Kenney-Silver, que da vida a Kathy, la hippy omnipresente que siempre aparece en el momento menos oportuno, se sintió como en casa en el plató. "David, Ken, Joe y yo pertenecemos al grupo cómico The State desde los 18 años", dice. "Llevamos 23 años juntos, podemos hacernos con los personajes".

Joe Lo Truglio reconoce que no le desconcertó la idea de encarnar a un personaje que se pasa la mayoría de la película en cueros. "Me dio una de las primeras versiones y me había encantado el personaje de Wayne", recuerda. "No tenía ni idea de que yo sería Wayne, pero me pareció divertido y triste a la vez. Me reí con él desde la primera escena".

Para que Joe Lo Truglio mantuviera una pizca de recato, el departamento de maquillaje le facilitó un pene falso para tapar el suyo: "Un auténtico monstruo en cuanto a tamaño, en serio. Encima, no era nada fácil encajarlo". Y sigue diciendo: "No puedo quejarme. Después de pasarme seis semanas en pelotas en un bosque, solo tuve una ligera erupción cutánea en el tobillo causada por una hiedra venenosa".

Kathryn Hahn, que hace de Karen, una estrella del porno reconvertida en diosa lunar, describe a su personaje como un alma dañada. "Sufre. Su marido la dejó después de convencerla de que se atara las trompas", explica. "Tiene un hijo, Grisham (IAN PATRICK), y siempre se queja y amenaza con volver a la pornografía. Lo pasa mal".

Karen tiene una hermana pequeña, Almond, una inconformista mucho más adaptada a la vida de la comuna que su hermana mayor, a la que da vida Lauren Ambrose, conocida por su papel en la serie "A dos metros bajo tierra".

La actriz, que ya había trabajado con David Wain y Ken Marino en la película Diggers, dice que fue una experiencia educacional: "Es una forma diferente de trabajar, hay que seguir el impulso coral. Fue un enorme placer sumergirme en el mundo de la comedia con todas estas personas en los maravillosos paisajes de Georgia".

Hablando de la actriz, David Wain dice: "Lauren es conocida sobre todo por sus papeles dramáticos, pero nos gusta buscar actores que no hayan trabajado en comedias tontas e incluirlos en nuestras películas".

Para acabar, está Rodney, el padre del bebé de Almond, encarnado por Jordan Peele. Personifica el espíritu de Elysium y cree profundamente en que lo mío es tuyo y lo tuyo es mío. David Wain dice que le eligieron por su impecable don cómico: "Jordan es un improvisador nato. Ha sido capaz de aportar cierta gravedad al papel, algo nada fácil considerando que sus diálogos son los más extraños de todos".

Hablando de su personaje, el actor dice, riendo: "Rodney disfruta con un porro y con las ‘tetassss’. La primera vez que digo algo en la película, tiene que ver con pechos. A partir de ahí, David y Ken lo ampliaron". Y añade, con gran seriedad: "Eso demuestra que estaban dispuestos a reescribir el guión para adaptarse a mi personalidad".

LINDA LAVIN es Shari, la agente inmobiliaria de George y Linda en Manhattan.


Ante todo, espontaneidad: Comienza la improvisación y el nudismo
La película se rodó en los montes del norte de Georgia, en un recinto de 80 hectáreas cerca de Clarkesville, durante seis semanas. La situación apartada del lugar hizo que los actores y los técnicos se sintieran más próximos. "No había otros actores excepto ellos", explica el director. "Fue una experiencia que nos vinculó emocionalmente".

Judd Apatow es conocido por la cuidadosa forma en que construye la improvisación en sus películas y apreció el trabajo de sus compañeros cineastas: "David es hilarante, como Ken, y trabajan muy bien juntos. Observan la escena para saber hacia qué dirección ir. Además de escribir un magnífico guión, también supieron dejar espacio para que los actores hicieran algo más, lo que les permitió añadir situaciones muy graciosas".

Paul Rudd está de acuerdo en que la proximidad entre los actores fue buena para la película. "La mayoría de WANDERLUST está rodada en una granja donde llevábamos una vida casi comunitaria", dice. "Esta situación nos unió mucho. Cenábamos juntos, pasábamos las veladas y los fines de semana juntos".

Jennifer Aniston reconoce que no había vuelto a vivir un compañerismo semejante desde que rodaba la serie "Friends". "Me sentía muy conectada con el resto del grupo", explica. "Trabajamos durante tres meses, pero por mí podía haber durado diez años. Lo pasamos realmente bien, y cada día era mejor".

La proximidad permitió una mayor improvisación, hasta el punto de que los actores crearon una versión "alternativa" del guión. El director David Wain dice: "La improvisación tiene sus pros y sus contras. Por un lado, el diálogo escrito es muy importante; en eso se basan el cine y el teatro tradicional. Por otro lado, hay un nivel de realismo, espontaneidad y creatividad que solo surge cuando se filma. Al final optamos por una mezcla de ambos estilos".

Justin Theroux agradece a David Wain que le dejara un margen de libertad creativa. "Siempre rodamos la versión del guión que probablemente sea más graciosa, pero David sabe que hay ciertas cosas que solo aparecen cuando se rueda. Surgían diálogos inesperados y algunos eran desternillantes".

Improvisar es algo natural para Kerri Kenney-Silver. "No me extraña después de llevar 23 años en el mismo tren", dice la actriz. "Pero David y Ken tienen el don de traer a otras personas con talento capaces de subir a ese tren en marcha. Por ejemplo, Alan Alda. Encajaba a la perfección".

El actor reconoce que disfruta con esta forma de hacer cine: "Me gusta improvisar. Empecé a hacerlo hace mucho tiempo con Compass y Second City. La improvisación requiere estar pendiente de los otros actores, lo que da pie a interpretaciones más íntimas. A veces, viendo una película, me pregunto cómo consiguieron interpretaciones tan espléndidas. Y luego me entero de que mucho estaba improvisado".

Por casualidad, Clarkesville también es el hogar de una importante colonia nudista que suministró la figuración para la película. Los actores y los técnicos tardaron un poco en acostumbrarse a la desnudez omnipresente en el plató.

"Cuando hay alguien desnudo en el plató, es muy difícil no mirarle", dice Justin Theroux. "Me parece que no les importaba. Son nudistas y probablemente piensen: ‘Es tu problema. Sí, ya, la tengo fuera, ¿y qué?’"

Paul Rudd está de acuerdo en que la desnudez podía llegar a ser algo molesta. "Trabajar con gente desnuda alrededor me causó una sensación extraña. Me sentía fatal por ellos porque la mayoría no íbamos desnudos, y encima hacía frío. Además, éramos profesionales y nadie quería mirar, pero creo que todos nos pillamos mirándoles. No eran miradas perversas, más bien de curiosidad natural".

Joe Lo Truglio es el más idóneo para hablar del tema ya que se pasó la mayor parte del rodaje en cueros… excepto por una extensa colección de zapatos y una llamativa prótesis. "La primera vez que salí con la cosa, todos se echaron a reír", recuerda. "Poco a poco se fueron acostumbrando".

Hablando de la desnudez de su compañero, Paul Rudd dice: "Es extraño lo rápido que me acostumbré a Joe. La primera vez que le vi con la prótesis, me moría de risa, pero luego ni siquiera me sorprendía".

"Joe es tan divertido que mi mayor esfuerzo era no soltar una carcajada cuando tenía una escena con él", dice Jennifer Aniston.


Nidos de pájaros y el mundo de Wayne: Un diseño verde
El equipo de producción no lo tuvo nada fácil para encontrar un decorado que transmitiera la vibración comunitaria adecuada. Además, no debía estar a más de 50 kilómetros de Atlanta. Se encontró el lugar ideal, pero había una pequeña pega: estaba a 134 kilómetros de la ciudad.

"Cuando llegamos a la granja, me quedé estupefacto", recuerda David Wain. "Todo lo que habíamos visto hasta entonces no encajaba más que en un 20% con lo que imaginábamos, pero este lugar parecía haber sido construido para esta historia… incluso los estanques. De hecho, nos inspiró otras escenas y otros chistes".

El director de localizaciones ROBIN CITRIN había encontrado una casa de diez dormitorios construida alrededor de 1850 en la que se podía entrar a rodar al día siguiente.

Aunque la casa planteaba una serie de dificultades logísticas, el diseñador de producción Aaron Osborne dice que era el lugar ideal para una comuna moderna: "Todo era perfecto. Trabajamos con los productores para que fuera posible y acabamos rodando allí. Creo que algunos miembros del equipo incluso durmieron en los árboles. Era Elysium".

Aaron Osborne y su equipo se documentaron en directo, nunca mejor dicho, al alojarse en una comuna creada hace 30 años en los montes de Georgia. "Fue una experiencia increíble", recuerda. "La comuna se llama Earthsong. Tomamos baños purificadores con ellos, nadamos en el lago y lo pasamos realmente bien". Además, el diseñador contrató a artesanos de la comuna para la creación de numerosos accesorios y objetos de arte que aparecen en los decorados. "Desde las camisetas teñidas, hasta el corral para las vacas", dice, "todo lo hicieron los miembros de la comuna".

El diseñador decoró la habitación de cada uno de los personajes imaginando su pasado. Por ejemplo, el dormitorio de Carvin es el más ecléctico. "Empezamos en 1968 y nos volvimos locos, llenando la habitación con todo lo que encontramos, incluso revistas Life a partir de 1969. Si abriésemos una caja, incluso encontraríamos entradas para un concierto de Grateful Dead del año 1968".

En cuanto a la habitación que la comunidad alquila a George y Linda para su primera noche mágica en Elysium, Aaron Osborne se inclinó por algo más elegante que contrastara con los espacios comunes de la casa. El diseñador dice, riendo: "George y Linda caen en la trampa como pardillos cuando descubren que su habitación incluso tiene un arco".

Otro punto clave es "el mundo de Wayne"; así lo bautizó el equipo de diseño artístico. "Decidimos que Wayne había llegado en su vieja camioneta Apache de 1948, la había aparcado y se había quedado", dice Aaron Osborne. "A partir de ese día, empezó a construir alrededor del vehículo y lo integró en un pajar. También hay una caballeriza y una máquina de pisar uvas. Las viñas que plantamos delante de la casa pertenecen al mundo de Wayne".

El gran nido de Seth está hecho como si fuese un auténtico nido de pájaro, una idea de la diseñadora de vestuario Debra McGuire. "Debra nos contó que había visto unos nidos gigantes cuando estuvo en Big Sur", explica el diseñador de producción. "Al principio no la tomamos en serio, pero hay un artista increíble que los hace. Le contratamos, vino y lo construyó".

No suele decirse que un equipo de rodaje deja el lugar donde ha trabajado en mejor estado del que estaba antes, pero en este caso, el director y los productores estaban empeñados en que fuera un rodaje totalmente "verde". La idea ecológica empezó con la comunicación electrónica en la que Aaron Osborne mostraba los diseños de los decorados a David Wain en un iPad en vez de usar papel.

Casi todo lo que se usaba en el plató era reciclable. Cada vez que algo ya no era necesario, se mandaba a las comunas de la zona. "Usamos artículos reciclados dentro y fuera del plató, y volvimos a reciclarlos una vez acabado el rodaje", explica Aaron Osborne. "Usamos árboles caídos para las vallas. No nos hizo falta comprar madera".

El equipo plantó auténticos jardines y viñas para el rodaje. En vez de usar plantas de seda, lo que facilita mucho la continuidad, plantaron flores de verdad que se quedaron en la casa una vez terminado el rodaje. Asimismo, y en defensa del medioambiente, todos bebieron agua del pozo.

El "microloft" de George y Linda en Manhattan no tenía nada que ver con la comuna. El decorado fue creado en un estudio de Atlanta, y es uno de los favoritos del diseñador de producción. No deja de sorprender que un espacio similar en Manhattan pueda alcanzar los dos millones y medio de dólares. Aaron Osborne dice: "Es el decorado más pequeño que he diseñado hasta ahora, aunque debía caber mucha gente para filmar allí. Todo era removible. No fue fácil, pero quería-mos comunicar al espectador la sensación de que los protagonistas habían dejado su vida anterior a cambio de un espacio diminuto. Debía ser lujoso y a la vez bastante pequeño para que se preguntaran: ‘¿Qué hacemos aquí?’"

El tiempo que la pareja pasa con Rick, el hermano de George, y su familia, les convence para volver a Elysium. Rick es un exitoso hombre de negocios que ganó una fortuna vendiendo retretes portátiles. Ahora vive en una enorme y pretenciosa casa que disgusta profundamente a la joven pareja. El director de localizaciones Robin Citrin se dedicó a recorrer los extrarradios de Atlanta para encontrar la casa adecuada. "Tenía que dar la sensación de opulencia, arrogancia y exceso", explica. "Queríamos una casa que encajara con la insoportable personalidad de Rick".

Y encontró la casa perfecta. "Tiene ese toque especial, es diferente de las otras casas del barrio", dice. "Incluso el jardín tiene algo. Redecoramos el interior, es una casa con grandes espacios abiertos. Añadimos muchas pantallas planas y lo último en electrónica para acentuar la complacencia del hermano mayor".


Vestir a unos hippies… y a otro miembro del reparto
Debra McGuire era la diseñadora ideal para el proyecto, no solo porque fue hippy en Nueva York durante diez años, sino también porque trabajó durante otros diez años con Jennifer Aniston en "Friends". "Tuve muchas experiencias comunitarias de joven; estoy familiarizada con estos mundos y no me fue difícil recrearlos", dice la diseñadora. "Cuando George y Linda van de Nueva York a Atlanta y acaban en Elysium, pasan por una evolución física y emocional".

Cuando la película empieza en Nueva York, los protagonistas visten ropa sofisticada típica de Manhattan. "Linda lleva trajes de Yves Saint-Laurent y todo lo último", dice Debra McGuire. "Los dos van muy a la moda en cuanto a zapatos y accesorios, aunque quizá no puedan permitírselo".

Cuando se mudan a Atlanta, el estilo cambia completamente. "El año pasado diseñé el vestuario de una película que transcurría en un barrio de nuevos ricos en Atlanta", explica la diseñadora. "Tuve que enterarme de cómo viste esa gente. Casi van uniformados, sobre todo los hombres: pantalones caqui, camisetas de polo, chaquetas informales y zapatos Top-Siders".

En cuanto al estilo Elysium, lo describe como "hippy contemporáneo", un look con el que se identifica. "Fui hippy, por eso me encanta esa parte", dice. "Reconozco que la ropa es un poco más sofisticada que la que yo llevaba. Por ejemplo, algunos vestidos de Almond están diseñados por un artista al que conocí cuando rodé en Michigan. Uno está hecho de retales de punto mezclados con sedas teñidas a mano".

El estilo de Linda es el que más se transforma en la comedia. "Linda empieza muy neoyorquina, pero cuando llega a la comuna, no puede resistir la libertad de expresión a su alcance", dice Debra McGuire.

"Durante el viaje de ácido, Linda lleva una camiseta negra y unos pantalones cortos", sigue diciendo la diseñadora. "Un poco después, la vemos con un fabuloso suéter multicolor que probablemente le haya dejado una de las chicas de la comuna. Poco a poco, consiguen crearse un estilo a través de esa otra ropa".

Linda tiende a vestirse con tonos cálidos, "preciosos verdes y marrones, colores que vienen directamente de la tierra". La diseñadora añade que al contrario de Linda, el vestuario de George no cambia mucho.

En cuanto a Seth, la diseñadora creó un vestuario opuesto a lo que llevaría el actor en la vida real. "En cuanto Justin se ponía la peluca, se convertía en otra persona", dice. "Desde el principio pensé que Seth debía ir casi siempre con el torso desnudo y que debía llevar joyas. Se supone que no tiene nada, pero es el hombre deseado de la comuna, el macho que atrae a todas las mujeres".

Carvin no ha evolucionado y se ha quedado en los sesenta, por lo que la diseñadora recurrió a la colección Pendleton para Alan Alda. Ya que la ropa era contemporánea, el equipo de diseño la envejeció.

No deja de ser irónico que el personaje más complicado de vestir fuera Wayne, el nudista. Dos accesorios le caracterizan: una bolsa de cuero y un sinfín de zapatos. "Lo primero fue asegurarnos de que la bolsa no le rozaría. Está hecha de cuero muy suave con un cordón de lana", explica Debra McGuire. "Joe fue quien tuvo la idea de los zapatos y me pareció interesante ya que solo lleva zapatos, pero tiene unos treinta pares".

Además, un actor que se pasa casi todo un rodaje desnudo necesita cuidados especiales. La diseñadora añade, tiendo: "Mi ayudante, DONNA CHANCE, se merece una medalla porque le tocó cuidar del nudista para que se sintiera cómodo. Donna se encargó de enganchar cosas en sus ‘partes pudendas’. Por suerte, Joe se sentía muy relajado con ella".

El maquillador TOBY SELLS, conocido por su trabajo en Bienvenidos a Zombieland y "The Walking Dead", se encargó de supervisar la prótesis de Joe Lo Truglio. "La fabricó MATHEW MUNGLE, de WM Creations, en Los Ángeles", dice. "Yo me encargué de ponérsela a Joe durante el rodaje".

Recuerda que cuando recibió la prótesis, no encajaba bien. "Por desgracia, no fue hecha a medida y no se adaptaba al bajo vientre de Joe", explica. "Añadí pelo, pero seguía sin estar perfecto. Añadí todavía más pelo. Dave y Ken lo vieron y decidieron que era muy peludo y muy gracioso. Así que Joe se pasea con una auténtica melena porno típica de los setenta".

El maquillador añade que no tardaban más de 30 minutos en colocar la prótesis. Recuerda cuando presentó el último miembro del reparto al actor: "Joe y yo habíamos hablado por teléfono y quedamos para comer en Atlanta. Pensé que quizá debería llevarme el pene, me pareció más profesional. Comimos juntos y los tres lo pasamos en grande".

Lo más complicado era cuando Joe Lo Truglio debía ir al lavabo. "Cada vez había que despegar una de las piezas", añade Toby Sells. "Luego íbamos a la caravana para volver a pegarla. Aparte de eso, no había ninguna dificultad".