Cinemanía > Películas > Blancanieves y la leyenda del cazador > Comentario
Destacado: Una conexión con sus orígenes en 'Cazafantasmas más allá' de Jason Reitman
Blancanieves y la leyenda del cazador cartel reducidoBlancanieves y la leyenda del cazador(Snow White and the huntsman)
Dirigida por Rupert Sanders
¿Qué te parece la película?

El talento técnico que ha hecho posible que BLANCANIEVES Y LA LEYENDA DEL CAZADOR cobre vida en la pantalla está encabezado por el productor SAM MERCER (El sexto sentido, El protegido); el director de fotografía GREIG FRASER (Déjame entrar/Let Me In, Bright Star); el diseñador de producción DOMINIC WATKINS (El mito de Bourne, United 93); el oscarizado montador CONRAD BUFF (Titanic, El origen del planeta de los simios) y el montador NEIL SMITH (Faintheart); el famoso compositor JAMES NEWTON HOWARD (Los juegos del hambre, El caballero oscuro), y la tres veces oscarizada diseñadora de vestuario COLLEEN ATWOOD (Alicia en el país de las maravillas, Memorias de una geisha, Chicago).

El guión es de EVAN DAUGHERTY, que debuta como guionista, JOHN LEE HANCOCK (The Blind Side/Un sueño posible, El Álamo) y HOSSEIN AMINI (Drive, la aún sin estrenar 47 Ronin), basado en una historia del mismo Evan Daugherty.

Los productores ejecutivos son PALAK PATEL (el futuro estreno Oz: The Great and Powerful) y la oscarizada GLORIA BORDERS (Terminator 2: El juicio final, Forrest Gump).


De Alicia a Blancanieves: Otra visión de un cuento épico
Joe Roth, expresidente de 20th Century Fox y de Walt Disney Studios, y productor del éxito mundial de Tim Burton Alicia en el país de las maravillas, sabía que su equipo había encontrado algo increíble cuando el guión de Evan Daugherty que luego se convertiría en BLANCANIEVES Y LA LEYENDA DEL CAZADOR llegó a la oficina de Roth Films en Los Ángeles. Palak Patel, jefe de desarrollo (y productor ejecutivo de la película), vio inmediatamente el potencial en la historia de Evan Daugherty, una versión innovadora del conocido cuento de los hermanos Grimm, publicado por primera vez en 1812 en la colección Zinder- und Hausmärchen (Cuentos infantiles y caseros).

Desde un principio, Joe Roth y Palak Patel pensaron en Rupert Sanders, un célebre realizador de publicidad conocido por un estilo visual único que dejó patente en la campaña del colosal videojuego "Halo 3", para que dirigiera la nueva aventura épica de la productora. Joe Roth, Palak Patel y la productora ejecutiva Gloria Borders reconocen que estaban fascinados por el trabajo de Rupert Sanders y sobre todo por la profundidad que sabía imprimir a los anuncios que realizaba.

Cuando obtuvieron una versión satisfactoria del guión, se lo mandaron al realizador. Rupert Sanders, famoso por diseñar anuncios atractivos y sorprendentes, estaba convencido de que era tan importante ofrecer una nueva versión de la historia como diseñar una Blancanieves que atrajera a ambos sexos. Los productores sabían que su mezcla de imaginación y habilidad técnica eran una garantía para la producción.

Joe Roth explica que la combinación de cuento eterno con el arsenal visual de Rupert Sanders era infalible: "Me gustó la idea de darle la vuelta a la historia. Después de Alicia en el país de las maravillas, me di cuenta de que si la historia es buena y la encabeza un director visionario, alguien con otra perspectiva, con una mirada moderna capaz de usar las últimas herramientas disponibles, equivale a contar con lo mejor de ambos mundos". Y encontró al realizador idóneo. "Al ver la bobina de presentación, no nos quedó duda de que tenía un ojo increíble. Me impresionó su inteligencia y estaba convencido de que aprendería muy deprisa".

Al parecer, el cineasta británico no estaba del todo convencido antes de leer el guión: "Buscaba un proyecto y tenía un par de cosas interesantes entre manos. Cuando recibí el guión, pensé: ‘¿Blancanieves? ¿Es una broma?’ Después de leer el guión, empecé a cambiar de opinión. Me pareció una oportunidad increíble para crear un mundo que no se había visto antes". Y sigue diciendo: "También me gustó que se basara en una historia que forma parte de muchos de nosotros. ¿Quién no leyó el cuento o no vio el dibujo animado de 1937, la primera incursión de Disney en los cuentos de hadas? Me encantó la idea de reinventarlo".

Rupert Sanders también reconoce que le entusiasmó "la oportunidad de hacer algo más masculino con la historia". Y añade: "La historia de Blancanieves es muy similar al auge mítico de un héroe. Un poco como Luke Skywalker en femenino. Hemos creado un universo repleto de los temas habituales con metáforas e imágenes icónicas, pero nada es lo que parece. Siguen estando el espejo, la manzana y la malvada reina, pero hemos añadido batallas tremendas y una rebelión. Es una historia mucho mayor, donde hay más en juego. Es la lucha de la vida contra la muerte".

A las 24 horas de haber leído el guión, el realizador ya podía presentar varias ideas a los productores en las que incorporaba conceptos visuales influenciados por escultores ingleses y franceses, y por pintores alemanes. Rupert Sanders no tenía la menor intención de llevar a la pantalla una Blancanieves frágil e incapaz de salvarse a sí misma. Su heroína debía estar tan centrada en su misión como lo estaba su enemiga.

Durante el desarrollo del guión, el director descubrió que los símbolos usados por los hermanos Grimm eran de crucial importancia para que la narración avanzara. Dice: "Tienen una gran fuerza. Todo en la historia, el espejo, la manzana, son imágenes icónicas con significados profundos. La manzana representa el conocimiento del árbol de la vida. La historia de Blancanieves nos ayuda entender la mortalidad, nos enseña a no parapetarnos detrás de los celos y la ira si queremos seguir viviendo. Nos muestra que debemos disfrutar de la vida sin buscar algo que, en realidad, es irrelevante".

Para demostrar a los ejecutivos de Universal Pictures de lo que era capaz en cuanto a acción y emoción, a pesar de ser un realizador novel, Rupert Sanders y un equipo muy reducido filmaron en enero de 2011 unas pocas escenas que él incluiría en BLANCANIEVES Y LA LEYENDA DEL CAZADOR. Pidió favores a amigos y compañeros para crear una presentación con algunos efectos especiales y contó con un amigo que se encargó de la narración en off. Cuando el estudio descubrió las imágenes que había rodado en aproximadamente una semana, con la reina transformándose en numerosos cuervos, la manzana desintegrándose en el aire y hadas saliendo del pecho de unos pájaros, nadie dudó en dar luz verde al proyecto. Los ejecutivos de la productora entendieron que el joven cineasta era perfectamente capaz de realizar una historia épica de proporciones sin igual.

Rupert Sanders resume su idea del estilo visual del largometraje: "Quería crear un mundo fantástico muy rico y al mismo tiempo separar el cuento de hadas de la fantasía. En mi opinión, no tienen nada que ver. Se trataba de realizar una película musculosa y, a la vez, emotiva a una escala épica. La mayoría de películas con efectos visuales carecen de emociones. Me parecía importante que esta historia tuviera corazón".

Durante la preproducción, los guionistas John Lee Hancock (The Blind Side/Un sueño posible) y Hossein Amini (47 Ronin) contribuyeron a lo que acabaría siendo el guión final basado en la historia de Evan Daugherty. A la vez, Joe Roth le pidió a Sam Mercer, el experimentado productor y habitual colaborador de M. Night Shyamalan, que se uniera al equipo.

El productor reconoce que aceptó porque la nueva visión del conocido cuento no descartaba lo que siempre ha atraído de la historia. Hablando de la heroína, dice: "Blancanieves ha emprendido un viaje, pero aún no lo ha entendido. Debe hacerse con el reino, ocupar el puesto que su padre le ha dejado para defender a su pueblo. Es un tema que siempre despierta un eco en nuestro interior. Con la estética de Rupert y su ojo por los detalles, estábamos convencidos de que podríamos aportar contemporaneidad al material y convertirlo en una gran película para el verano".


La sangre más roja: El reparto de la aventura de acción
Joe Roth, Sam Mercer y Rupert Sanders no solo querían crear un mundo atemporal, sino también un universo que captara el espíritu, el estilo y el tono de los hermanos Grimm, y quién sabe si los escritores no hubiesen imaginado una versión de la historia parecida a ésta, 200 años después de que se publicara por primera vez. El comienzo del rodaje estaba previsto para el otoño de 2011, y la directora de casting LUCY BEVAN empezó a buscar a los actores idóneos para dar vida al cuento.

El primer papel en ser escogido fue el de la malvada reina Ravenna. Hija de una bruja, es experta en las artes oscuras. Aprendió magia negra cuando su madre la llevó, junto a su hermano Finn, a vivir en el bosque oscuro. Raptada por un amo despiadado cuando era niña, el único poder del que disponía la muchacha era una belleza sin igual. Ravenna recibió de su madre un hechizo que la protege de los estragos de la edad, pero solo funciona si consume la fuerza vital de doncellas. Después de hechizar y matar al rey Magnus, padre de Blancanieves, Ravenna consiguió alejar a la muerte cambiando el equilibrio de la vida con un mal que se apodera lentamente del reino. Pero su crueldad no acaba aquí. Para alcanzar la inmortalidad, debe comerse el corazón de Blancanieves… en el momento en que su hijastra se convierta en la más hermosa del reino.

Rupert Sanders habla del poder que ejerce la malvada Reina y de su papel en la simbólica historia: "La Reina simboliza la muerte, aunque intente alejar la suya. Busca la inmortalidad y, en su empeño, desequilibra el reino. Al contrario, Blancanieves representa el corazón palpitante de la vida, y el cometido del Cazador es hacerse con la vida. Si la malvada Reina no alcanza su objetivo, puede que la vida y la muerte vuelvan a estar sincronizadas y el reino recupere la estabilidad".

La oscarizada Charlize Theron fue la escogida para encarnar a la terrible Reina. En cuanto a su decisión, el director dice: "Charlize no solo ha realizado interpretaciones asombrosas, también es una mujer muy bella. Actualmente es la actriz que mejor personifica la belleza y el poder. Es una mezcla de Margareth Thatcher con Kate Moss".

Y añade: "Cuando se trabaja con arquetipos, se pueden interpretar a lo grande. El espectador quiere disfrutar cuando la Reina dice: ‘Espejo, espejito mágico…’ Queremos que las palabras sean pronunciadas por una mujer destacada y bella".

Joe Roth habla del proceso de casting: "Pensamos en Charlize desde un principio. Ya había colaborado con ella en otras ocasiones. Decidimos pasarnos por el rodaje del anuncio en el que trabajaba y esperar a un descanso. Cuando apareció con unos tacones de doce centímetros y un vestido espectacular, pensé: ‘Rupert no va a creérselo’".

El productor solo tiene alabanzas para la actriz, que se prestó a situaciones bastante intensas, incluido una incómoda inmersión en una bañera llena de aceite negro. "La interpretación de Charlize es todo lo feroz que requiere su personaje", añade Joe Roth. "Es una combinación interesante: Siempre mantiene el control, es magnífica y temible a la vez".

Charlize Theron se sintió atraída por la compleja humanidad de un ser traicionado y herido que habría podido representarse como el típico estereotipo chillón. La actriz explica quién es la Reina: "La madre de Ravenna le enseñó desde pequeña que solo podría estar en la cúspide si mantuviese su juventud y su belleza. Comprende que sus poderes mágicos son su supervivencia, y es el camino que escoge".

A pesar de que Ravenna tiene, según Charlize Theron, "instintos brutales" y de que "está obsesionada con la necesidad de hacerse con el corazón palpitante de Blancanieves para conseguir la inmortalidad", no ha perdido todos sus sentimientos humanos. Al igual que Rupert Sanders, la actriz supo leer las enseñanzas escondidas en una historia tan atemporal: "Ravenna es consciente de que desea algo que, si hubiera escogido otra dirección, habría podido tener. Pero no fue así, siguió otro camino y sabe que nunca será posible".

Cuando la madre de Blancanieves murió y su padre se casó con Ravenna, la joven princesa no tardó en descubrir que la inocencia y la compasión eran dos cualidades que la nueva Reina detestaba. Encerrada en una celda de la torre durante siete años, Blancanieves creció viendo cómo la asesina de su padre gobierna el reino con puño de hierro. Pero la joven belleza que aprendió a tirar al arco, el arte de la cetrería y a montar a caballo antes de su reclusión, se ha escapado y sigue las enseñanzas de un inesperado aliado. Ha llegado la hora de defender a su pueblo y liberarlo de la opresión. Jura convertirse en paladín del pueblo y reta a sus compañeros de fatigas a alzarse contra Ravenna.

Rupert Sanders siempre supo que sería difícil encontrar a la actriz que daría vida al personaje de Blancanieves. Al adaptar un cuento de hadas escrito hace 200 años acerca de una muchacha que tiene un papel de víctima más que de luchadora, era importante que el personaje no perdiese su identidad en la transformación y fuera reconocible para el público contemporáneo. Los obstáculos y problemas a los que se enfrenta son habituales para las chicas y mujeres de nuestra época: la soledad, la madurez, la desconfianza, el amor y el poder de la belleza (aunque esta se desvanezca).

Encontrar a la actriz idónea no fue fácil. Debía poder captar ambas facetas del arquetípico personaje; la inocencia, ingenuidad y ternura de que hace gala Blancanieves en la primera parte de la historia, y la fuerza y valentía de una princesa guerrera en la segunda mitad. No tardaron en descubrir que numerosas actrices jóvenes podían interpretar la primera parte de la película con brillantez, pero no conseguían convencer a los cineastas cuando debían encarnar a una mujer más dura. Al contrario, actrices un poco mayores eran perfectas para la segunda parte, pero no daban la talla para encarnar a la cautiva de la primera mitad de la película.

Después de entrevistar a actrices en varios continentes para el codiciado papel de Blancanieves, escogieron a Kristen Stewart, conocida por su encarnación de Bella Swan en la taquillera saga Crepúsculo, para dar vida a Blancanieves. Rupert Sanders explica la decisión del equipo de cineastas: "Kristen es una intérprete increíble. No cabe duda de que ha estado asombrosa en todo lo que ha hecho, pero esta película le permite llegar a un público aún mayor con un papel clásico. Hasta ahora ha trabajado en películas actuales que no tienen nada que ver con ésta. Es una oportunidad para afianzarse y brillar".

Joe Roth cuenta cómo escogieron a Kristen Stewart: "Estábamos convencidos de que Blancanieves no era una chica tímida, sino una figura agresiva, firme y positiva, al estilo de Juana de Arco. Al principio buscamos a una actriz desconocida, como en Alicia en el país de las maravillas cuando encontramos a Mia Wasikowska. Pero Rupert y yo decidimos coger un avión a Nueva Orleans, donde estaban rodando la última entrega de Crepúsculo para hablar con Kristen. Y no nos equivocamos. Trabajó muy duro para preparar el papel. Dedicó cuatro meses a aprender a montar a caballo y a cultivar el acento británico".

Kristen Stewart nos presenta a una joven a la que creíamos conocer desde hace mucho. "No hemos intentado hacer una Blancanieves totalmente diferente", explica. "Somos fieles al personaje del cuento. Nos recuerda lo grande que pueden ser las personas en un momento dado". La joven actriz supo apreciar cómo se enfoca la belleza y el poder en la historia: "Es interesante encarnar a una joven que no tiene el menor atisbo de vanidad. No sabe lo que es. En casi todos los papeles que he tenido, las chicas descubren la vanidad al convertirse en mujer. Blancanieves carece de vanidad, todo lo contrario de Ravenna. Es un claro indicador de los valores que apreciamos en la vida".

A la actriz le gustó el carácter de Blancanieves, una joven atrapada en un bosque que saca su fuerza de la debilidad de los seres humanos. "Admiro a los personajes fuertes, pero en este caso, ella no es fuerte solo porque sí", dice. "Es un personaje muy femenino, muy humano. Me encanta encarnar a una mujer con la que el público simpatizará y a quien apoyará".

Es la primera vez que Kristen Stewart interpreta a una heroína de acción, aunque algo confusa cuando empieza la historia. "Al principio, Blancanieves es una auténtica mártir. Después de escapar, recupera su humanidad, pero no lucha para sí misma. Es como si hubiera un agujero que no consigue llenar. La mayoría de los héroes de acción son intolerantes y vengativos, pero ella no es nada de eso. Nunca me había encontrado con un personaje parecido, creo que es impresionante".

La actriz sabía que la película implicaba escenas muy físicas y estaba dispuesta a enfrentarse al reto. Durante la fuga de Blancanieves de la mazmorra, debe escaparse por una alcantarilla llena de ratas y acabar saltando a un lago desde una altura de dos pisos durante una fría mañana londinense.

El tercer personaje principal en ser escogido fue Eric el Cazador, que conoce el Bosque Encantado y el Bosque Oscuro como la palma de su mano. El Cazador no solo respeta a los animales que persigue, también tiene la habilidad de pensar como ellos. Después de la muerte de su mujer Zara, encontró consuelo en la bebida y trabajando como mercenario. Y ahora le han encargado seguir la pista de Blancanieves y entregarla a Ravenna, que necesita comerse su corazón. Pero cuando Eric descubre la traición de la Reina, se vuelca en enseñar todo lo que sabe a la joven que quizá pueda acabar con el malvado reinado de la soberana. Eric empieza a ver en Blancanieves el fin de la oscuridad y a creer que las banderas del Rey volverán a ondear.

Al principio era un personaje mucho mayor que Blancanieves, pero se fue transformado con cada versión del guión. Los productores ofrecieron el papel a Chris Hemsworth después de verle encarnar a Thor, el dios nórdico. Su carisma y presencia les convenció de que era capaz de encarnar el antiguo soldado torturado que encuentra la salvación a través de la joven Blancanieves.

Gracias a su actitud, sentido del humor e intensidad, el actor demostró que podía ser el equilibrio ideal entre las dos actrices protagonistas. El productor Sam Mercer dice: "Pasamos mucho tiempo estudiando quién podría dar vida al Cazador y cómo cerrar el triángulo. Vimos a muchos actores antes de descubrir a Chris. Se está convirtiendo en una gran estrella y queríamos contar con él".

El primer día de rodaje del actor tal vez fue el más intimidante; interpretaba la escena en que la Reina envía al Cazador tras la pista de Blancanieves. Joe Roth estaba convencido de que estaría a la altura de la oscarizada actriz: "Tiene la constitución de un jugador de fútbol americano, es un placer mirarle. Su inteligencia le hace capaz de dar el 110% de sí mismo en todo momento".

Hablando de su papel, Chris Hemsworth dice: "El Cazador es un alma en pena. No cree en la vida ni en sí mismo. Cuando le vemos por primera vez, bebe y vive solo en el bosque. Se gana la vida como mercenario, siguiendo la pista y cazando a personas. Entonces le encargan la misión de encontrar a Blancanieves y de llevarla a la Reina". Y prosigue explicando qué le atrajo del papel: "Me apetecía ser un héroe a pesar suyo; un tipo de apariencia dura, pero con un gran corazón. Hemos intentado subrayar las inconsistencias del personaje para que fuera impredecible".

Al actor también le gustó el "clásico personaje del Lejano Oeste" que describían los guionistas y el conocido estilo visual del director. Añade: "Leí el guión con Rupert y me di cuenta de su enorme creatividad visual. He trabajado con directores que han hecho muchos más largometrajes que Rupert, pero no están tan preparados ni tan centrados, y no son tan innovadores. Me encantan las películas como ésta: historias enormes, fantásticas, épicas, construidas alrededor de un corazón palpitante. Es fácil identificarse con los personajes, y la historia habla de esperanza, amor, inspiración y tragedia. En este caso, todo transcurre con un telón de fondo increíble".

Aunque la escena de lucha entre Kristen Stewart y Chris Hemsworth estaba muy ensayada y perfectamente coreografiada, no siempre sale todo como está previsto. Durante una toma, la actriz lanzó un derechazo a la cara del experimentado kickboxer, al que se le hinchó la nariz. Hubo que recurrir al maquillaje para que pudiera seguir rodando. No cabe duda de que Kristen Stewart estaba a la altura de Chris Hemsworth.
Pero esta fábula no sería completa sin un apuesto príncipe. Se trata de William, el compañero de infancia de Blancanieves e hijo del duque Hammond, el gran aliado del antiguo Rey. Cuando el oscuro ejército de Ravenna se hizo con el castillo y Blancanieves fue encarcelada, William, encarnado por Sam Claflin, huyó con su padre a los confines del reino, donde habitan troles, enanos y hadas. Hace años que empezaron a reunir un ejército para intentar proteger lo que queda del reino de los poderes de la terrible mujer que ha cambiado el orden natural del mundo. William, que es un experto arquero, se entera de que su gran amor sigue vivo, y promete encontrar a Blancanieves y no volver a separarse de ella.

Sam Claflin describe a su personaje: "William se esfuerza en convertir el mundo en un sitio mejor y desobedece a su padre. Es un rebelde, pero lo hace porque cree que es mejor para el mundo. Merece nuestro respeto".

Cansado del exilio, William está dispuesto a recuperar el reino para el pueblo oprimido por un poder cada vez más agobiante. Encuentra una aliada, su amiga de infancia Blancanieves. "Sabe que la vida no se limita a permanecer detrás de unos muros", añade el actor, "y que su padre no quiere poner la vida de nadie en peligro. William cree que es necesario arriesgarse para obtener algo mejor".

Rupert Sanders habla de la interpretación de Sam Claflin y del papel de William: "Sam hizo un trabajo excelente teniendo en cuenta que era un papel muy difícil ya que el Cazador es un personaje carismático al que queremos odiar y al que odiamos querer. Hemos intentado que William sea muy dinámico. Es el hijo de un estadista, pero se entrena y lucha solo. Tiene grabada en la mente la imagen de Ravenna matando al Rey y ordenando que se lleven a su amada cuando toma posesión del castillo. Todos nos quedamos impresionados por la forma en que Sam supo hacerse con un papel tan complicado".

En los papeles secundarios está Sam Spruell como el infame Finn, el hermano y esbirro de Ravenna que hace todo lo que ella le manda. Vincent Regan da vida al valiente duque Hammond, el exlugarteniente del rey Magnus que ha conducido a su pueblo a los confines del reino. Noah Huntley es el malogrado rey Magnus, cuya muerte sume al país en la desesperación. Liberty Ross es la difunta reina, madre de Blancanieves. Lily Cole interpreta a la joven doncella Greta, a la que Ravenna roba la juventud. Y Raffey Cassidy debuta en la gran pantalla como Blancanieves de niña.


Los maestros británicos: Escogiendo a los enanos
Lo más granado de los intérpretes británicos se prestó a encarnar a los ocho enanos. El tamaño de los personajes fue el resultado de una mezcla de efectos visuales y de clásicos trucos cinematográficos. Para convencer a los actores que deseaba, Rupert Sanders fue a verles uno a uno con dibujos del personaje y les contó el papel que jugarían los pequeños guerreros destinados a ayudar a Blancanieves en su viaje. Sabía que si conseguía hablar con ellos, podría convencerles. Y así fue, ningún actor rechazó el papel.

"Fue casi como el casting de una película británica de gánsteres", dice el director. "Había estado preparando algo así y los tenía a todos en mi lista. Quería que los enanos de la película fueran diferentes, unos tipos duros con mucho corazón capaces de cantar y llorar, de reírse y pelearse. Son una auténtica banda de hermanos. Y es verdad que bastó con encontrar a uno para que los demás encajaran".

"Diseñé una auténtica ‘biblia’ de imágenes que describía detalladamente el mundo de la película, la geografía, la historia, las complicaciones actuales del reino, para que se hicieran una idea de cómo era". Y Rupert Sanders añade, riendo: "Bastante tuvo que ver con mi poder de convicción. Los enanos aportan mucho a la película. Son el interludio cómico, pero también tienen otras emociones, y son muy auténticos".

Beith, encarnado por Ian McShane, es el líder y un viejo conocido del Cazador, del que no acaba de fiarse. Nion, al que da vida Nick Frost, es la mano derecha de Beith y un ferviente defensor de la supremacía de los enanos que desconfía de Blancanieves, de Eric y de sus motivos. Gort, al que encarna Ray Winstone, es un enano bebedor malhumorado que odia toda clase de música y que se tapa los oídos con musgo para no oírla (y a nadie en general). Coll, al que interpreta Toby Jones, es un auténtico ‘hombre duro’ y actúa como si fuera un miembro de las fuerzas especiales. Duir, interpretado por Eddie Marsan, es la otra mitad del dúo de guerreros, y también está dispuesto a matar a cualquiera que se atreva a meterse con un enano. Brian Gleeson es Gus, el más joven de los enanos que se enamora perdidamente de Blancanieves nada más verla. El joven violinista demostrará su lealtad cuando se trate de proteger a la salvadora del reino.

Los últimos dos son padre e hijo. Muir, encarnado por Bob Hoskins, es un sabio ciego y el líder espiritual del grupo. Está convencido de que el corazón de Blancanieves es puro y que ha sido escogida para liberar al reino destrozado por Ravenna. Cree que representa el nuevo futuro para todos ellos. Su hijo, llamado Quert, al que da vida Johnny Harris, se dedica a guiar a su padre y a cantar baladas celtas con una voz desgarradora.

Muchos de los actores que encarnan a los enanos ya habían trabajado juntos. Ian McShane resume el parecer del grupo: "La historia es genial, mágica, brutal, sexy y muy diferente de cualquier otro cuento épico en el que he participado hasta ahora. Es un guión inteligente y las imágenes que Rupert y su equipo han imaginado son extraordinarias".

Eddie Marsan añade, bromeando, que Rupert Sanders quizá se arrepintió de haberles ofrecido el papel: "Es posible que Rupert quisiera abarcar demasiado y se diera cuenta cuando aparecimos en el plató. Éramos lo más parecido a un grupo de adolescentes borrachos y malcriados decididos a causar estragos. Fue por culpa del papel. No podíamos remediar ser muy traviesos y maleducados".


Capas y armaduras: El vestuario
Rupert Sanders y los productores escogieron con sumo cuidado a los jefes de departamento, todos ellos conocidos expertos en su profesión. Ganadora de sendos Oscar por su trabajo en Alicia en el país de las maravillas y Memorias de una geisha, la visionaria diseñadora de vestuario Colleen Atwood se ha encargado de presentar al público actual unos personajes vestidos con diseños complicados y muy cuidados.
La diseñadora había colaborado en numerosas ocasiones con el realizador en publicidad. Rupert Sanders dice: "Colleen Atwood tiene mucha más experiencia que cualquiera de nosotros. Llevo varios años trabajando con ella en anuncios. Me alegré muchísimo cuando aceptó trabajar en la película porque el vestuario es de suma importancia. Tiene que ser lo suficientemente fantástico, sin perder el realismo, como para que los personajes formen parte del mundo que habitan. Sus diseños encajan en ese mundo, realzan y describen a los personajes".

El simbolismo era crucial para que el realizador pudiera contar la historia, y Colleen Atwood supo trasladar su visión al vestuario. Por ejemplo, la divisa del rey Magnus representa el reinado de un monarca benevolente con quien el reino prosperó. Era un lugar rico, lleno de vida, y su divisa simboliza la paz. La manzana forma parte de la iconografía de los hermanos Grimm y el árbol es una parte intrínseca de la película.

La diseñadora siempre se documenta a fondo, pero prefiere los museos cuando se trata de películas de época. La Colección Wallace de Londres, donde se encuentra una de las mejores colecciones de armas y armaduras de Europa, además de pinturas, muebles y porcelana, la ayudó mucho. También viajó a Estambul: "Fui un par de días a comprar telas y otros artículos. Me ayudó a hacerme una idea global, y todo lo que compré allí lo usé posteriormente para partes muy relevantes del vestuario. Necesité cientos de prendas fabricadas, pero es el mejor lugar para comprar cosas hechas a mano. Además, me sirvió de inspiración y no tiene igual para encontrar lanas tejidas manualmente y teñidas con tintes naturales".

Estaba entusiasmada con la idea de trabajar en el primer largometraje de Rupert Sanders. Tenía muy claro que debía conservar la imagen que todos tenemos de la protagonista sin dejar de aportar su visión del personaje. "Blancanieves fue una de las primeras películas que vi de niña", recuerda. "El personaje de Disney destilaba auténtica magia y me gustó mucho cómo iba vestida, pero nuestra protagonista no podía ir de rojo, azul y amarillo".

Ya que la Blancanieves de Rupert Sanders es un personaje muy activo, Colleen Atwood diseñó un traje con un look moderno que podía adaptarse a las diferentes etapas de la película. "El traje que lleva Blancanieves durante gran parte de la película está hecho de un precioso fieltro verde que va muy bien con los ojos de Kristen", dice la diseñadora. "Estaba hecho de varias capas, con unas mallas debajo para que la actriz pudiera moverse libremente y así evitar reajustarlo constantemente durante el rodaje. Empieza siendo un vestido largo, pero en el viaje, el Cazador decide acortarlo. Esperamos que esta versión, mucho más corta y con mallas, guste a las chicas de hoy, sin por eso dejar de encajar en la historia".

Hacia el final de la película, Blancanieves combate en una batalla para liberar a su pueblo. A medida que el personaje cambia, también cambia el traje. Colleen Atwood diseñó una armadura que permitiera a Kristen Stewart moverse fácilmente, montar a caballo y luchar. "Blancanieves no tiene tiempo de encargar una armadura a medida", explica. "Es una armadura compuesta por diferentes piezas. No debe parecer impecable. Le sirve para montar a caballo y luchar, pero hay varios detalles que permiten al espectador darse cuenta de que ha sido reunida a toda prisa. No es simétrica y faltan piezas".

La famosa diseñadora disfrutó con los trajes de Blancanieves. "Tengo una hija casi de la misma edad que Kristen y me apetecía crear un traje que conectara con ese grupo de población", dice. "Diseño muchos trajes de época y de fantasía, pero disfruto con la ropa para jóvenes, sobre todo con la transición de adolescente a mujer joven". El Cazador lleva el mismo traje durante todo el transcurso de la historia y su ropa está hecha con materiales totalmente naturales; son las prendas típicas que llevaría un hombre como él. La diseñadora se inspiró en el entorno del personaje. Basándose en referencias de la Edad Media, su equipo cosió las pieles a mano. "Toda su ropa debe ser útil", dice. "Por ejemplo, el pesado abrigo también le sirve de manta".

El Cazador va armado con un hacha doble y un cinturón con varios cuchillos. Hubo que diseñar un soporte que permitiera a Chris Hemsworth sacar el hacha que lleva a la espalda con rapidez y facilidad. Al final se optó por un sistema de imanes que sujetan el hacha. Gracias a los consejos y enseñanzas del coordinador de especialistas BEN COOKE, el actor aprendió a sacar el arma en un abrir y cerrar de ojos.
El vestuario más complicado era, sin lugar a dudas, el de Ravenna. Magnus fue un rey bondadoso que gobernó un país próspero, pero su asesina es todo lo contrario y su crueldad debía reflejarse en la ropa. El blasón de Ravenna representa su oscuro poder sobre lo que antaño era un país luminoso. El árbol es negro y no tiene frutos.

Colleen Atwood y su equipo no escatimaron esfuerzos. "El vestuario de un personaje como Ravenna puede describirse como la alta costura del cine", dice. "Diseñar trajes para alguien que mide 1,80 ya es tremendo, pero no puede haber un personaje como Ravenna sin una Charlize Theron para que el vestido cobre sentido. Son trajes que algunas actrices considerarían aplastantes".

A través de Ravenna, la diseñadora intentó plasmar la maldad de una forma diferente, a través de la que también se adivinara una cierta vulnerabilidad. Ravenna luce doce trajes principales hechos a mano para los que se necesitaron cientos de horas de trabajo. Colleen Atwood y la actriz hablaron mucho del personaje. "Charlize deseaba ir un poco más lejos y no estar atrapada en la típica imagen de la reina malvada", explica la diseñadora. "Queríamos que fuera una persona con sentimientos, recuerdos, pero a medida que la historia avanza, su locura crece y su mundo empieza a desmoronarse. Cambié las telas y el aspecto de su ropa a medida que aumentaba su locura. Al principio, sus trajes tienen una forma muy definida, pero según progresamos, se hacen más fantasmales y adquieren un cierto parecido con los insectos, Es mi manera de mostrar su metamorfosis".

Ravenna consume la belleza de las doncellas y roba la vida de cualquier cosa que la rodee. Pero cuando se acaba, su mundo empieza a deteriorarse. "En el momento en que el traje dorado y la capa se transforman, descubrimos el cambio físico en Ravenna", explica Colleen Atwood. "Ravenna se hace con la belleza, pero la de Blancanieves es interior, innata, y crece en el transcurso de la historia. Vemos el contraste alegórico entre las dos bellezas".

El vestuario de la reina solo puede describirse como asombroso. Una experta modista tardó cuatro semanas en hacer la capa transformadora de Ravenna (el manto de cuervos) siguiendo el concepto y el diseño de Colleen Atwood. Cada una de las plumas de gallo fue recortada manualmente antes de ser cosida. Pero la alta costura no es barata. ¿El precio? Unas 20.000 libras.

Charlize Theron alaba a la diseñadora: "Se aseguró de que el diablo estuviera presente en cada detalle". Y añade: "Colleen entendió realmente que la historia no solo giraba alrededor de la belleza. Todo lo que toca Ravenna debe tener un aspecto muy concreto para encajar con su filosofía. Vive y se mueve en un mundo masculino. Su madre le enseñó a creer que los hombres le permitirán sacar lo mejor de sí misma solo si es bella".

"Sabía que los trajes serían espectaculares", sigue diciendo, "pero Colleen fue más lejos. Tenía la sensación de que no todos eran lo que parecían. En cierto modo, los vestidos torturan a Ravenna. Y me gusta la idea de que Ravenna fuera aún peor consigo misma que con las personas que mata".

Vestir y maquillar a la actriz no fue sencillo ni fácil. De hecho, Charlize Theron, que ya había pasado por largas sesiones de maquillaje especial, sabía que el proceso de envejecimiento podía llevar hasta seis horas. A menudo pasaban a recogerla al alba, para maquillarla y vestirla cuando aún no había nadie en el plató.

Para BLANCANIEVES Y LA LEYENDA DEL CAZADOR, el equipo de Colleen Atwood buscó telas por todo el mundo, desde caparazones de escarabajos tailandeses, pasando por telas hechas en Turquía y lentejuelas fabricadas en China, hasta cotas de malla diseñadas en el Reino Unido, pero hechas en India, así como joyas muy especiales diseñadas por la famosa CATHY WATERMAN. El día más duro llegó cuando el equipo tuvo que vestir a 400 figurantes además de los actores habituales.


Actores menguantes: Efectos especiales y visuales para los enanos
Rupert Sanders se considera un realizador práctico que no quiere hacer uso de los efectos visuales sin motivo y prefiere que sirvan para realzar lo que ya ha capturado la cámara. De hecho, el 90% de la película se rodó en platós o en decorados naturales con un uso limitado de pantallas verdes. Pero uno de los mayores retos para el realizador y el director de fotografía Greig Fraser fue rodar a los enanos y que parecieran más pequeños que el resto del reparto.

Se usaron diversas técnicas para conseguir que tuvieran el aspecto deseado en la película. CEDRIC NICHOLAS-TROYAN, uno de los supervisores de efectos visuales (y director adicional de la segunda unidad), ofreció una posible solución. "Un supervisor de efectos intenta encontrar soluciones técnicas para problemas creativos", dice. "Tenía que descubrir la forma de que actores conocidos dieran la impresión de medir mucho menos que su tamaño real".

El supervisor conquistó al director, a los productores y al estudio con un concepto que servía para "menguar" las piernas de los actores. Aunque el sistema reducía el tamaño, también disparaba el presupuesto y ralentizaba el rodaje, haciendo casi imposible respetar la fecha prevista de estreno. "No podíamos permitirnos el lujo de usar efectos visuales cada vez que aparece un enano; era imposible que cumpliéramos con los plazos", explica el supervisor.

Pero sabía por experiencia que siempre hay más de una forma de conseguir algo. "Usamos técnicas a la vieja usanza, como plataformas y estrados", dice. "En algunas escenas rodábamos al actor y le encogíamos las piernas, y en otras le cambiábamos la cara".
La productora de efectos visuales LYNDA THOMPSON añade: "También depende mucho del encuadre. Si no se ven los pies del actor, parece que está andando a nivel del suelo, pero los actores que hacen de enanos están a unos 50 centímetros más abajo y aparentan ser mucho más pequeños. Este sistema nos ayudó a ganar tiempo".

Para encuadres más generales, se contrató a dobles de menos estatura que los actores, vestidos igual que los actores principales. Fue otra forma de ahorrar tiempo y de poder rodar físicamente sin usar efectos visuales. Lynda Thompson dice: "También hay escenas con planos cortos de los dobles donde se hizo una sustitución de caras".


Prótesis y diseño de los enanos
Para los actores que encarnaban a los enanos y sus dobles, la rutina diaria del maquillaje empezaba cuando el resto del reparto volvía a casa después de salir a tomar una copa. Debido a la cantidad de prótesis, pelucas y del maquillaje que debía aplicarse bajo la cuidadosa supervisión de los jefes del departamento de peluquería LUCA VANNELLA y de maquillaje SHARON MARTIN, así como los trajes especiales, debían estar dispuestos a madrugar.

El diseñador de prótesis DAVID WHITE basó su trabajo en lo que Rupert Sanders no quería para los enanos. "Rupert dejó claro que no habría nada de orejas puntiagudas ni barbillas desmesuradas o cualquier elemento de ese tipo", explica. "Su idea era muy diferente, incluso extraordinaria". El diseñador y el realizador trabajaron juntos para ver qué cambios podían hacerse. "Rupert nos guió por un camino muy claro, solo quedaba seguirle", añade David White.

El diseñador se encargó de realzar algunos aspectos físicos de los actores mediante prótesis. No siempre eran exageradas, pero sí lo bastante diferentes como para que cada enano fuera único. "Una vez que todos los actores confirmaron su participación, pudimos decidir cómo enfocar ciertos aspectos del maquillaje especial", añade. "Nunca había visto enanos como éstos, pero encajan a la perfección en la película".
Gracias al uso de bases de silicona, la interpretación de los actores era visible incluso con las prótesis puestas. "Son prótesis muy finas que permiten cualquier movimiento, son muy flexibles", explica el maquillador David White. "Pero los dobles llevaban prótesis de otra índole".

Los dobles de los actores debían llevar prótesis para parecerse a los actores, pero dada la diferencia de tamaño y de forma de la cabeza, las prótesis también eran diferentes. "Algunas prótesis de los dobles son más parecidas a máscaras, aunque siguen siendo muy finas y flexibles", explica el maquillador. "Reproducimos los rasgos más preeminentes de los actores, prótesis incluidas, en los dobles. Menos mal que todos los personajes tienen rasgos muy marcados, facilitando el parecido entre dobles y actores, incluso a distancias bastante cortas".

Las prótesis, el pelo facial y el corte de pelo son totalmente diferentes para cada enano. Los actores solían estar en la caravana de maquillaje entre las 2:30 y 3:00 de la mañana. "La preparación era muy larga antes de que pudieran aparecer delante de la cámara, pero ocho enanos en la misma caravana pueden llegar a ser muy ruidosos", dice David White, riendo. Pero no solo había ocho enanos, sino también ocho dobles, además de los especialistas empleados en algunas escenas.

Teniendo en cuenta el tiempo que los actores debían pasar en el proceso de maquillaje, David White escogió a cada maquillador con sumo cuidado, así como la silla correspondiente a cada uno de ellos. "Es la primera vez que he tenido una caravana llena hasta los topes de actores británicos de este nivel", dice David White. "Fueron momentos extraordinarios. Reinaba un ambiente fantástico y las bromas eran constantes. Todos ellos fueron extremadamente disciplinados y nunca se quejaron de las horas intempestivas. Cada uno lo superaba a su modo; algunos dormitaban, otros leían, escuchaban música… Cualquier cosa para pasar el tiempo".

A pesar de las largas horas de preparación, los actores que encarnan a los enanos no se amilanaron ante el reto. "Fue duro, pero cuando el proceso estaba acabado y se veía la calidad del resultado, sabíamos que el esfuerzo había merecido la pena", dice Ray Winstone, que interpreta a Gort.

Actualmente, la silicona es el material que más se usa para hacer prótesis, en vez de la espuma de látex, que debía pintarse para obtener más efecto.

Si calculamos que el equipo de David White debía maquillar a un mínimo de ocho enanos y a ocho dobles cada día durante toda la duración del rodaje, crearon 400 prótesis. Y si pensamos que para crear una ceja había que colocar 300 pelos, que hay dos cejas en cada prótesis y que fueron necesarias 400…


Aprender a moverse
Los departamentos de vestuario, peluquería, maquillaje y prótesis debieron esforzarse en unificar las imágenes de los actores con sus dobles, pero la tarea que recayó en PETER ELLIOTT, el director de movimientos, no fue menor. Es un experto en su profesión después de haber trabajado en más de 50 películas, entre las que destacaremos Gorilas en la niebla, Greystoke, la leyenda de Tarzán, el rey de los monos y maravillas más recientes como Donde viven los monstruos y Guía del autoestopista galáctico.

Peter Elliott se encargó de enseñar a los actores principales y a sus dobles a moverse de forma idéntica, para lo que tuvo buscar formas de andar que ambos actores pudieran reproducir. Cada pareja debió aprender a andar de una forma peculiar para su personaje.

"Dispuse de tres semanas durante las que ensayamos intensamente", recuerda Peter Elliott. "Empecé a trabajar con los dobles para los movimientos generales y luego con los actores para enseñarles a andar. Es difícil cambiar algo tan inconsciente como la forma de andar y que siga pareciendo natural. No teníamos mucho tiempo, pero lo conseguimos".

Quizá lo más difícil para los actores fue cambiar el centro de gravedad mientras andaban. "Cuando estamos de pie, nuestro centro de gravedad está exactamente en el centro", explica Peter Elliott. "Para echar una pierna hacia delante, nos inclinamos ligeramente hacia atrás, y la otra pierna sigue. En ese caso, el centro de gravedad se mueve ligeramente de atrás hacia delante".

Pero el centro de gravedad no está en el mismo sitio si se es alto o bajo. "Los dobles andan de un modo totalmente diferente. Al tener las piernas más cortas, no recorren la misma distancia que los actores al echar una pierna hacia delante; el centro de gravedad va de un lado a otro, produciendo un movimiento giratorio con cada paso".

Fue una nueva experiencia para la banda de enanos. "Tuvimos que ir al colegio de enanos", recuerda Nick Frost. "Peter Elliott, uno de los mejores asesores de movimiento en el mundo, nos enseñó a andar de un cierto modo durante lo que me parecieron semanas interminables. Nuestra contraseña era ‘pasitos’ porque Peter había estado semanas gritándonoslo mientras nos daba con una caña de bambú".


El vestuario de los enanos
Una vez colocadas las prótesis y después de pasar por la sesión de maquillaje y peluquería, aún quedaba vestirles. "Los enanos quizá fueron el mayor reto para mi departamento", reconoce Colleen Atwood. "Cada uno tenía una personalidad muy definida. En teoría debía ser sencillo porque todo giraba en torno a las proporciones. Pero si conseguía la proporción correcta de cabeza y hombros entre el actor y su doble, no funcionaba la proporción del cuerpo. Acabamos usando ‘bodys’ para algunos de los actores y sus dobles para que se parecieran, exagerando los rasgos en el actor".

Los bodys fueron diseñados especialmente para recrear la forma del cuerpo de los actores y de sus dobles. Es más, debían servir para cambiar los movimientos del actor. El diseño era de crucial importancia ya que la forma de los brazos, las piernas e incluso el cuerpo puede cambiar.
Aunque la historia transcurre en un mundo de fantasía, está basada en una época creíble para cualquiera. Desde el principio de la preproducción, la diseñadora de vestuario Colleen Atwood colaboró con Rupert Sanders, los departamentos de prótesis, maquillaje y peluquería para conseguir que los personajes de los enanos encajaran a la perfección. "Rupert nos explicó que BLANCANIEVES Y LA LEYENDA DEL CAZADOR debía ser más atrevida que un cuento de hadas", recuerda la diseñadora. Basta con fijarse para ver que Colleen Atwood ha incorporado los caracteres de los personajes a su ropa. "Duir y Coll son la pareja de pioneros", explica. "Viven en una frontera dura y necesitan armas. Muir y Quert son espirituales y discretos. Nion es divertido y abierto. Beith y Gort han vivido mucho. Todos son auténticas urracas; roban y guardan sus tesoros en el bosque, pero también llevan alguna que otra joya debajo de las chaquetas".


El hombre espejo y otros seres encantados: Más efectos visuales
Los enanos no eran los únicos personajes con los que varios jefes de departamento tuvieron que trabajar conjuntamente. Aunque Rupert Sanders prefiere rodar lo máximo posible, hay cosas que solo se consiguen a través de la magia de los efectos visuales. Para crear el mundo que descubrimos en BLANCANIEVES Y LA LEYENDA DEL CAZADOR, el realizador y la productora ejecutiva Gloria Borders recurrieron a ocho empresas diferentes.

La productora de efectos visuales Lynda Thompson explica lo que le atrajo del proyecto: "Recuerdo mi primera reunión con Rupert y Cedric Nicholas-Troyan, y cómo me describieron la bobina que querían presentar a los ejecutivos del estudio. Les convenció porque mostraba claramente lo que Rupert quería hacer con la película; era asombroso. Me enganchó. En principio solo iba a ocuparme de la preproducción, pero no podía dejarlo, tenía que seguir".

Al disponer de poco tiempo y con una fecha de entrega definitiva, Lynda Thompson pensó que lo más sencillo era dividir el trabajo entre varias empresas con mucha experiencia. Los efectos visuales incluían el trabajo con los enanos, el Bosque Encantado, las hadas buenas, las hadas oscuras, ampliar los decorados, sustituir caras, envejecer a algunos personajes, realizar varias transformaciones y, por último, el Hombre Espejo.

Con la ayuda de los supervisores de efectos especiales Cedric Nicholas-Troyan y PHILIP BRENNAN, Rhythm & Hues se ocupó de los enanos, las criaturas del Bosque Encantado, las hadas buenas, el trol del puente, las urracas y los cuervos; Double Negative ayudó a crear las criaturas del Bosque Oscuro (incluidas las hadas oscuras) y el complicado efecto de astillas cuando el Ejército de Sombras de Ravenna se divide; Pixomondo se encargó del Ejército de Sombras de Ravenna y de un sinfín de duplicaciones y aumentos; The Mill desarrolló el Hombre Espejo; Blue Bolt diseñó el castillo del rey Magnus (y su transformación bajo el dominio de Ravenna), además de coordinar extensiones de decorados, forillos y las bolas de fuego cuando Ravenna ataca al ejército que se acerca; Base Black hizo más forillos y extensiones de decorados; Lola ayudó a imaginar los enanos y coordinó el proceso de envejecimiento de Ravenna, las sustituciones faciales y los efectos de Blancanieves en estado de inmovilismo, y la empresa Hydraulx creó las espadas y participó en las transformaciones de Ravenna.

Ravenna guarda el espejo mágico en una cámara especial. Este objeto deseado y maldito se ha convertido, con el tiempo, en un ser físico. Ravenna está obsesionada con su propia imagen, hasta el punto de que el espejo refleja una manifestación de su alma y de su oscuro subconsciente. De hecho, el espejo es capaz de mostrarle a Ravenna en qué se ha convertido. El espejo le enseña lo que su subconsciente sabe, y muestra lo que la Reina no revela a nadie".

El espejo está inspirado en la escultura "Face Off" de KEVIN FRANCIS GRAY, un talentoso artista irlandés afincado en Londres. "Había que captar el reflejo de Ravenna en el espejo", explica Cedric Nicholas-Troyan, "para lo que debimos crear un Hombre Espejo en el que Ravenna pudiera verse. La empresa The Hill lo generó digitalmente y nunca llega a ser completamente sólido o líquido, reflejando así el carácter cambiante de Ravenna… y no siempre para mejor".

Durante las escenas con el Hombre Espejo, Charlize Theron trabajó delante de una figura equipada con una cámara RED que grababa su imagen mientras la voz del Hombre Espejo (CHRIS OBI) estaba a unos metros, contestando a la actriz.

Pero ¿existe el Hombre Espejo? ¿Ravenna es la única persona que lo ve? Los cineastas prefieren que el público saque sus propias conclusiones.
Las ocho empresas no fueron las únicas en sacarse algunos trucos de la manga. Por ejemplo, cuando la esposa del rey Magnus mancha la nieve con su sangre, el color de las gotas no acabó de gustar al realizador. Se empeñó en que los técnicos de efectos usaran sangre de verdad (la del director).


Castillos oscuros y robles de 800 años: El diseño de los decorados
El mundo en que vive Blancanieves se debe a la imaginación del diseñador de producción Dominic Watkins (El mito de Bourne) y fue creado casi íntegramente en los estudios Pinewood, en el Reino Unido. Rupert Sanders quería rodar en decorados reales, algo poco habitual en este tipo de películas, donde se suele trabajar delante de pantallas verdes.

Es fácil imaginar que el trabajo de construcción fue enorme. Rupert Sanders, alabando el trabajo del diseñador de producción, dice: "Dom consiguió algo increíble. El trabajo fue desmesurado. Tenía que construir tres o cuatro decorados cada fin de semana. Los estudios Pinewood se convirtieron en una especie de laberinto. Se pasaba del castillo del duque Hammond al castillo de Ravenna y de allí al puente del trol. Mientras el puente del trol se desmantelaba y se convertía en el páramo congelado, aparecía una aldea. Todo tenía que caber. Dom hizo un trabajo de locos para ceñirse al presupuesto sin perder creatividad".

Entre los 23 decorados que acogieron los estudios, el mayor era el impresionante castillo real. El opresivo castillo se erigió en el aparcamiento a la entrada de Pinewood, dominando el horizonte durante las 24 semanas de su construcción y las cuatro semanas de rodaje.
"Fue nuestra mayor partida presupuestaria y el primer decorado al que debimos enfrentarnos. Incluía los interiores y los exteriores", explica el director artístico DAVE WARREN. "Dominic y Rupert tenían la idea de que solo se podía llegar al castillo mediante una calzada elevada que partía de una playa. Encontramos una playa preciosa con una islita en una península rocosa… y el diseño del castillo aumentó".

Se trata de la playa de Marloes Sand, en Pembrokeshire, País de Gales, donde rodaron durante una semana con Blancanieves y el Cazador reuniendo a sus tropas para la épica batalla. Las rocas de la playa son únicas y el departamento artístico hizo moldes para recrearlas en Pinewood.

El castillo del rey Magnus y el del duque Hammond fueron creados con más de 180 metros cuadrados de poliestireno imitación piedra y con 700 planchas imitación roca.

El castillo real pasa por diversas etapas. Durante el reinado de Magnus, los muros están decorados con banderas de colores, los cortesanos visten con vistosos ropajes, hay árboles y flores por doquier. Después de su inesperada muerte, Ravenna cambia la decoración para encajar con sus oscuros gustos. El sombrío corazón de la malvada reina se inclina por una vegetación retorcida y muerta, y por desgarradas banderas color sangre.

La vegetación que se usó para los decorados correspondientes al reinado de Ravenna procede de Malasia y llegaron a Pinewood en un contenedor de 12 metros.

El departamento artístico tuvo que cambiar el aspecto del castillo en varias ocasiones, pasando de Magnus a Ravenna y de nuevo a Magnus. A pesar de los enormes y complicados cambios, consiguieron realizarlos en un tiempo mínimo (dos días y medio).

Para hacerse una idea del trabajo de diseño y construcción de los decorados, pasaremos a enumerar unas cuantas cifras. Se usaron aproximadamente 15.000 flores de manzano artificiales para el árbol en el patio del castillo y fueron necesarias 60.000 anillas para colocarlas. Se incluyeron más de 1.500 árboles entre tres y diez metros de altura. Todos ellos se usaron como parte del programa de reforestación del Black Park para recuperar el aspecto que tenía antes de la guerra. Se fabricaron 3.000 losas falsas para el suelo, y los árboles del Bosque Encantado están hechos con 2.317 piezas de acero.

El productor Sam Mercer, rendido ante las fascinantes decisiones de Rupert Sanders, dice: "El diseño de la película se basó en que todo sería ligeramente exagerado para conseguir un entorno de cuento de hadas. Lo suficiente para que no pareciera normal y para que el espectador pudiera ambientarse. Por ejemplo, la escala es muy importante. Blancanieves y el Cazador no pasan por delante de un árbol cualquiera; se trata de un árbol de 60 metros. No son ramas normales, sino ramas retorcidas y espeluznantes que hacen escalofriante el recorrido de Blancanieves por el bosque".

Además de edificar el castillo del duque Hammond en la parte trasera del estudio, el equipo artístico también construyó el pueblo real. En principio iba a rodarse en Gales, pero los cambios en el decorado y la necesidad de un mayor control convencieron a los cineastas para crear un decorado. Al igual que el castillo, el pueblo cambia con los dos reinados. El pueblo de Magnus es próspero y lleno de colorido, mientras que bajo el reinado de Ravenna, todo se cae en ruinas.

La paja usada para los tejados se cultiva especialmente para recubrir tejados en Somerset. Se recolecta de forma tradicional con maquinaria de 1920. Las palomas no tardaron en descubrir la paja en el decorado y decidieron atacar en masa a eso de las cinco de la tarde para disfrutar de las espigas de trigo.

Rupert Sanders reconoce que el equipo de Dominic Watkins no tiene igual para convertir un terreno cualquiera, una zona pantanosa o un claro en el bosque en algo espectacular. Fueron capaces de transformar paisajes familiares en decorados maravillosos. ¿Quién iba a pensar que dos montículos en la parte trasera de Pinewood podían convertirse en el puente del trol, o que una zona aburrida y verdosa podía transformarse en el Bosque Encantado?

Para ambos bosques, el Encantado y el Oscuro, fueron usadas localizaciones como Bears Rails en el Parque Great Windsor. El productor Joe Roth dice que le asombraba lo que el departamento artístico era capaz de encontrar: "Rodamos el Bosque Encantado en una propiedad de la Corona. Es una zona preciosa detrás del castillo de Windsor, con ciervos en libertad y árboles que llevan siglos allí".

Bear Rails fue escogido por sus robles de 800 años de edad que antaño solían usarse para la construcción de barcos. Otras localizaciones fueron Burham Beeches, Langley Park y Black Park, que se encuentra al lado de los estudios Pinewood. Además, la batalla en la que el rey Magnus salva a Ravenna (que le traicionará al día siguiente) se rodó en Bourne Wood.