Cinemanía > Películas > Anarchy: La noche de las bestias > Comentario
Destacado: La historia que cambió la imagen de París para siempre en 'Eiffel'
Anarchy: La noche de las bestias cartel reducido Anarchy: La noche de las bestias(The purge 2)
Dirigida por James DeMonaco
¿Qué te parece la película?

En 2013 el público aplaudió un innovador concepto: durante una noche, cualquier crimen era legal. Los espectadores convirtieron The Purge: La noche de las bestias en un éxito de verano que se colocó a la cabeza de la taquilla estadounidense el fin de semana de su estreno recaudando nada menos que 34,1 millones de dólares.

Al ver la reacción del público, el director y guionista de The Purge: La noche de las bestias, y guionista de Negociador y Asalto al distrito 13 decidió volver a sumergirse en el explosivo universo que había creado con una idea aún más llamativa para la secuela: esta vez, se seguiría La Purga anual desde la calle.

Los productores JASON BLUM (Paranormal Activity, Insidious, Sinister), de Blumhouse Productions, así como MICHAEL BAY (Dolor y dinero, la franquicia Transformers), ANDREW FORM (La matanza de Texas, Viernes 13) y BRAD FULLER (La morada del miedo, Pesadilla en Elm Street), de Platinum Dunes, y SÉBASTIEN K. LEMERCIER (La noche de las bestias, Asalto al distrito 13) se reúnen de nuevo con el director y guionista James DeMonaco.

Para la realización de esta segunda entrega, el director ha reunido a un equipo de lo más competente encabezado por el director de fotografía JACQUES JOUFFRET (El único superviviente, The Purge: La noche de las bestias); el diseñador de producción BRAD RICKER (los próximos estrenos Solace y Foxcatcher); los montadores TODD E. MILLER (Nunca juegues con extraños, El exorcista: El comienzo) y VINCE FILIPPONE (Soy el número cuatro, Disturbia), y la diseñadora de vestuario HALA BAHMET (La ganadora, Ohio, Bringing Up Bobby). El compositor NATHAN WHITEHEAD (The Purge: La noche de las bestias, la serie "The Last Ship") vuelve a ocuparse de la música de la secuela.

Los productores ejecutivos de ANARCHY: LA NOCHE DE LAS BESTIAS son JEANETTE VOLTURNO-BRILL (el próximo extreno The Boy Next Door) y LUC ETIENNE (Getaway).


Se abre el telón: Empieza ANARCHY: LA NOCHE DE LAS BESTIAS
Tal como demostró la recaudación de The Purge: La noche de las bestias, el público se sintió fascinado por el concepto que presentaba la película, y muchos espectadores se hicieron la siguiente pregunta: "¿Qué pasaría si esto ocurriese en mi barrio?" Pero el director James DeMonaco y el productor Sébastien K. Lemercier plantearon la película como una producción de presupuesto reducido que hablara de la sociedad actual.

El director fue el primer sorprendido al descubrir que el concepto tenía un alcance tan universal: "Sébastien y yo siempre creímos que sería una película independiente, políticamente subversiva, que se proyectaría en pequeñas salas de arte y ensayo de Los Ángeles y Nueva York. Para empezar, la familia que protagoniza la primera entrega no es especialmente aristócrata, lo que no cuadra con las producciones de Hollywood. Planteamos The Purge: La noche de las bestias como una especie de cuento moral sobre una familia de advenedizos y lo que aprenden sus miembros acerca de la violencia, el dinero y las clases sociales. La idea era que fuera mucho más provocativa que comercial, pero al parecer, ahora es ambas cosas".

El director no tiene reparos en reconocer que sus películas no solo deben ser entretenidas, también deben aportar temas de conversación. "Con estas dos entregas, espero reflejar algo que pasa en la sociedad estadounidense y nuestra visión de la violencia", dice. "Nuestro país no se parece a otros. Con la primera entrega vimos que el espectador salía del cine hablando de la relación que nuestra sociedad mantiene con la violencia".

El cineasta pensó que una secuela le permitiría expandir el concepto y mostrar al público lo que pasaba en el mundo que él imagina y que va mucho más allá de la urbanización donde transcurre la primera entrega. "Siempre pensamos que si teníamos la suerte de poder rodar una segunda parte, mostraríamos lo que pasa esa noche en las calles de una de las mayores ciudades de Estados Unidos", explica. "Queríamos ampliar nuestra visión porque nos pareció que al espectador le gustaría ver más que en la primera".

Para ANARCHY: LA NOCHE DE LAS BESTIAS, el realizador ha escogido un lienzo mucho más amplio, en el que muestra al público lo que significa salir a la calle esa noche y vivir la Purga en la piel de personas que no pueden permitirse el lujo de una casa con los mejores sistemas de seguridad. James DeMonaco explica la "lógica" de la Purga: "El gobierno intenta convencerles de que si dan rienda suelta a su agresividad, se desharán de ella, pero en realidad es un truco. No es para nada el objetivo de la Purga, el gobierno tiene otra idea".

Los productores eran conscientes de que el enorme éxito de la primera película se debía enteramente a la intuición del guionista y director, y estaban seguros de que iría aún más lejos con la segunda. Sébastien K. Lemercier ha trabajado en varias ocasiones con James DeMonaco y dice que su intención es, sobre todo, interesar al espectador: "Para contar bien una historia, hay que saber escucharla a medida que se cuenta. James es así. Está abierto a todo y quiere que el público se identifique con los personajes y entienda la historia".

El productor estaba decidido a seguir contando la subversiva historia de la Purga anual organizada por los Nuevos Fundadores de América (NFA) y también convencido de que el público deseaba conocer más a fondo el mundo que había empezado a crear James DeMonaco. Estaba totalmente de acuerdo con que esta nueva noche de caos transcurriera en un horizonte más amplio: "La idea de la Purga funciona por encima de los personajes, es un concepto que se transforma, por eso hemos integrado a otros personajes totalmente diferentes de los primeros. Utilizamos el concepto de la Purga para hablar de la violencia en nuestra sociedad".

En la segunda entrega, los NFA insisten en que la Purga es un beneficio para cualquier ciudadano, una vez ratificada la vigésimo octava enmienda, que permite a todo estadounidense el derecho a exorcizar sus demonios durante la fatídica noche. Si embargo, el descontento que los NFA siempre han intentado acallar se ha materializado y amenaza con convertirse en una auténtica revolución. Los NFA gobiernan con mano de hierro, pero el número de ciudadanos que se cuestiona la lógica de la Purga aumenta cada día.

James DeMonaco y Sébastien K. Lemercier volvieron a unir sus fuerzas con Jason Blum, de Blumhouse Productions, y Michael Bay, de Platinum Dunes, lo que les permitió ampliar el alcance de la película. Jason Blum, el famoso productor de tremendos éxitos realizados con micropresupuestos, como las entregas de Paranormal Activity, Insidious y Sinister, ha diseñado un modelo de producción de gran eficiencia que ha sorprendido a la industria cinematográfica. Muy atento a lo que interesa al público, ha sabido multiplicar los éxitos de películas hasta ahora consideradas de "género menor".

Jason Blum suele trabajar con directores experimentados, dándoles la libertad creativa que anhelan, mientras se asegura de que el rodaje se mantiene dentro del presupuesto y calendario previstos. De hecho, la colaboración entre Blum, DeMonaco, Lemercier y los productores Michael Bay, Andrew Form y Brad Fuller, de Platinum Dunes, es perfectamente lógica para las entregas de La noche de las bestias. En palabras de Jason Blum: "Me gusta el proceso de trabajo de James. Es un creador apasionado y tiene opiniones muy definidas, pero también sabe escuchar. La mayoría de guionistas y directores hacen una cosa o la otra: o escuchan demasiado o son demasiado testarudos y no hacen caso a nadie. James sabe equilibrar ambas cosas porque le importa mucho lo que hace, tanto que inspira a todos los que trabajan con él".

Los productores y el director estaban de acuerdo en que era importante abrir el telón y descubrir más cosas acerca de la Purga. "Después de que se estrenara la primera película, nos llegaron muchos comentarios tipo: ‘Me gustaría saber qué pasa en las calles, en los parques, a los ricos, a los pobres’", recuerda Jason Blum. "Cada estadounidense tiene una historia diferente que contar durante la noche de la Purga. Hay un sinfín de historias, por eso queríamos rodar una segunda película. Esperamos que incluso habrá más".

Michael Bay, Andrew Form y Brad Fuller, los productores de Platinum Dunes, llevan años creando películas de suspense y thrillers innovadores de presupuestos limitados que han tenido éxito con un amplio abanico de espectadores. Están detrás de taquilleros remakes como Pesadilla en Elm Street, La matanza de Texas y La morada del miedo, que han enganchado a toda una nueva generación a las películas de terror sin por eso dejar de atraer a los seguidores habituales del género. Producir The Purge: La noche de las bestias implicaba ciertos riesgos, pero no se arrepienten de haberlos tomado.

Andrew Form reconoce que ninguno esperaba que la primera entrega tuviera semejante éxito: "Estábamos convencidos de que la idea era increíble, pero no podíamos prever la reacción del público. Incluso rodando la primera, teníamos ganas de trabajar en decorados de mayor envergadura, pero no disponíamos del presupuesto necesario. Pero ya que la película ha funcionado tan bien y que el público parece entusiasmado con la idea, hemos podido seguir adelante y expandir el mundo en el que transcurre la Purga".

Los cineastas pensaron que la mejor forma de satisfacer al espectador era sacando la historia de entre las paredes de una casa. "Queríamos ofrecer la perspectiva de un grupo atrapado en un entorno urbano que nos permitiera mostrar al público todo lo que ocurre la noche de la Purga", sigue diciendo. "El espectador nunca sabe lo que va a pasar, pero desea saber por qué hay gente que se apunta a la Purga, por qué hay personas atrapadas fuera de sus casas". Y James lo ha conseguido a la perfección".

Brad Fuller dice que James DeMonaco tiene la capacidad de comunicar al espectador y hacerle sentir lo que ocurre esa noche caótica: "James es un artista que se inclinó por una película más comercial sin perder la idea original. Es un placer trabajar con él. Si tenemos la suerte de rodar una tercera entrega, será básico que él vuelva a llevar las riendas".


Personas como nosotros: El reparto del thriller
Antes de empezar el proceso de casting, el realizador y los productores se habían puesto de acuerdo en que esta película, aunque fuera de género, no sacrificaría el desarrollo de los personajes. Era importante que los veinte primeros minutos sirvieran para ofrecer al público una mirada íntima sobre la situación de cada uno de ellos. "Siempre supe que para que la película funcionase, debíamos conocer a los personajes", dice James DeMonaco. "Para que al espectador le importe si viven o mueren, debe sentir afecto por ellos. No me interesaba enseñar unos corderos a los que se sacrifica al azar durante la noche de la Purga".

El realizador ya había trabajado con Frank Grillo en la miniserie "The Kill Point", por lo que no le costó imaginar al actor encarnando al duro e ingenioso Leo. Era perfecto para el papel. "Sigo a Frank desde "The Kill Point" y me gusta lo que hace. Frank es un tipo duro en la realidad, y buscábamos a un actor que no tuviera que fingir ser duro", dice James DeMonaco.

Brad Fuller está totalmente de acuerdo y añade, riendo: "Si tuviera que salir a la calle la noche de la Purga, lo haría en compañía de Frank Grillo. Estoy seguro de que sobreviviría".

Jason Blum también era de la misma opinión que el director: "James tenía muy claro que debía ser alguien con una enorme dosis de heroísmo y, a la vez, que fuera como cualquier otro, y es lo que mejor se le da a Frank. Sientes que puede ser amigo tuyo, pero también que sus heroicidades le ponen fuera de tu alcance. Su papel en la película es de perdedor cínico que, sin embargo, tiene un corazón de oro".

Frank Grillo cuenta cómo se apuntó al proyecto: "Estaba de camino a Los Ángeles cuando me llamó James y me dijo que estaba preparando una secuela de The Purge: La noche de las bestias. Me contó la historia por teléfono y me gustó. Sonaba a película de vaqueros, algo como El fuera de la ley. Me pareció interesante y acepté nada más leer el guión".

La historia de la primera película se cuenta desde el punto de vista de los Sandin, una familia adinerada afincada en una lujosa urbanización, sin embargo, ANARCHY: LA NOCHE DE LAS BESTIAS se centra en los marginados, en los que están destinados a morir durante la noche de la Purga. Frank Grillo se sintió atraído por esa idea: "En esta entrega, se ve realmente de qué va la Purga y para qué fue instituida. Plantea preguntas muy serias acerca de nuestro comportamiento ante la violencia y los prejuicios, y a lo que debemos enfrentarnos a diario".

A continuación, el director y los productores pidieron a la actriz Carmen Ejogo que interpretara a Eva, una madre trabajadora sin mucho carácter que depende de Cali, su hija, para tomar las decisiones. Muy poco antes de que empiece la Purga del 21 de marzo a las 7 de la tarde conocemos a Eva, que trabaja muchas horas en una cafetería para llegar a fin de mes. Acaba de pedir un ascenso y una subida de salario, y cuando se lo niegan, agacha la cabeza y se va sin protestar.

Carmen Ejogo explica lo que le atrajo del personaje y de la película: "Crecí viendo películas como El último testigo y Soylent Green: Cuando el destino nos alcance, o sea, películas de conspiraciones gubernamentales, y me pareció que esta encajaba, por eso me interesó". La actriz apreció el hecho de que el guión tuviera algo significativo que aportar: "También me atrajo que realizara un comentario social acerca de la cultura de las armas en Estados Unidos. Me interesa sobre todo en cuanto a lo que implica para todos nosotros. Aparte de eso, mi personaje sufre un cambio dramático durante la historia; desde la pasividad total y de depender de su hija para todo, pasa a ser una mujer activa y fuerte".

Camino de su pequeño piso en un barrio mal afamado de la ciudad, Diego (NOEL GUGLIEMI, Día de entrenamiento) se mete con Eva. Por fin llega a su casa, donde la espera su hija Cali, una chica de 16 años con mucho carácter que no se muerde la lengua y que está de acuerdo con lo que predica Carmelo (MICHAEL K. WILLIAMS, la serie "The Wire – Bajo escucha"), cuyo objetivo es derrocar a los NFA. Eva y Cali se preparan para hacer frente a la larga noche cuando Diego derriba la puerta y amenaza con matarlas.

Para el papel de Cali, el director y los productores tenían claro desde el principio que querían a la joven promesa Zoë Soul, que había rodado Prisioneros hacía poco y le interesaba seguir explorando el género del thriller. La actriz explica lo que le parece la Nueva América descrita en la película: "En esta entrega vemos lo que pasa en las calles, no solo dentro de la casa de una familia. Sentí curiosidad por saber hasta dónde llegaríamos. Interpretar a Cali ha sido genial; es una chica de 16 años con mucha fuerza, me recuerda a como era yo hace muy pocos años".

James DeMonaco creó a Cali para que fuera el equilibrio moral de la película. Ayuda a Leo a recuperar su lado humano y empieza a ver en qué clase de hombre se ha convertido. "Cali habla constantemente de la Purga y se mete con Leo poniendo en duda la moralidad de una noche semejante", explica el director.

A continuación buscaron a dos actores para encarnar a Shane y a Liz, una pareja malavenida que vive en la otra punta de la ciudad. Mientras recogen unas cuantas cosas antes del comienzo de la Purga y hablan de cómo van a contar a sus respectivas familias que se separan, descubren que unos moteros enmascarados han cortado el manguito de suministro de combustible. No les queda más remedio que buscar un refugio antes de que se desate la locura.

Después de entrevistar a Zach Gilford y a su esposa Kiele Sanchez por separado, el realizador y los productores se dieron cuenta inmediatamente de que los actores podían aportar la dinámica de una pareja auténtica. "Zach y Kiele están casados en la vida real y eso confiere autenticidad a su interpretación", explica James DeMonaco. "Hay una escena en la que discuten en el coche y es perfectamente realista porque no me cabe duda de que les ha pasado en la realidad".

Shane y Liz ven a Leo, que dispara a unos enmascarados y a su líder, Big Daddy (JACK CONLEY, Brigada de élite), mientras intenta salvar a Eva y a Cali. La pareja aprovecha para refugiarse temporalmente en el vehículo blindado de Leo hasta que este regresa y los encuentra. Los cinco no tardan en descubrir que no podrán sobrevivir esta noche solos y que es mejor hacer frente común al terror que les espera.

El concepto innovador de la película atrajo a Zach Gilford: "Es totalmente diferente de la primera, que me divirtió mucho. En vez de intentar reanudarla forzadamente con los personajes de la primera entrega, optaron por contar algo completamente diferente".

Para Kiele Sanchez, lo más interesante es la Purga en sí: "James y yo hablamos y descubrimos que a ambos nos aterran las armas", explica. "¿Qué pasaría si nuestra sociedad girase en torno a la cultura de las armas? En esta película, los revolucionarios han descubierto que la Purga es una excusa del gobierno para deshacerse de los pobres. Me pareció una idea totalmente inesperada y muy interesante".

El malo de la historia simboliza a los NFA y sus objetivos secretos. James DeMonaco encontró al actor perfecto en Jack Conley: "Big Daddy es el líder de un grupo que recorre las calles y lleva a la práctica los deseos del gobierno. Se pasean por los barrios pobres en camiones negros mientras exterminan literalmente a los habitantes".

Esta entrega no estaría completa sin una banda enmascarada aterrorizando a todos los que se cruzan en su camino. Esta vez se trata de unos jóvenes procedentes de barrios peligrosos que trabajan para unos ricos que se han unido a la Purga a su manera: Las víctimas se subastan a los mejores postores, que tendrán derecho a llevar unas gafas de visión nocturna mientras cazan a las presas en un almacén a oscuras. "Durante toda la película vemos a la banda secuestrar a personas, pero no sabemos dónde las llevan", explica el realizador. "Por fin nos enteramos de que las venden a los ricos, que a su vez las subastan. Es aterrador y añade otro eslabón a todo el concepto".

Los papeles secundarios de ANARCHY: LA NOCHE DE LAS BESTIAS incluyen a JUDITH McCONNELL, la elegante mujer mayor que subasta a las víctimas; JOHN BEASLEY, como Papá Rico, el padre de Eva y abuelo de Cali, que se sacrifica por su familia, y JUSTINA MACHADO, como Tanya, la compañera de trabajo y mejor amiga de Eva.


En la oscuridad de la noche: El diseño, los decorados y el vestuario
Dispuestos a expandir el mundo que habían creado en la primera entrega, James DeMonaco y los productores reunieron a un equipo técnico de mucho talento capaz de plasmar el universo que habían imaginado. El diseñador de producción Brad Ricker y su equipo diseñaron una ciudad de Los Ángeles cruda y violenta sirviéndose de calles ya existentes y rehuyendo, siempre que fuera posible, construir en platós. Por ejemplo, el Club de Caza ocupaba un auténtico almacén, y el hogar de Cali y Eva era un piso de verdad en pleno centro de Los Ángeles.

Jacques Jouffret, el director de fotografía que ya había trabajado en The Purge: La noche de las bestias, se ha encargado de reflejar el caos de una noche que posteriormente ha sido editado por Todd E. Miller y Vince Filippone. La diseñadora de vestuario, Hala Bahmet, se ha encargado de vestir adecuadamente a los cinco supervivientes, y Nathan Whitehead ha compuesto la banda sonora.

Diseño y decorados
Para crear la sensación de un país dirigido por los NFA, el diseñador de producción Brad Ricker se esforzó en crear un futuro creíble y nada utópico. "James y yo hablamos de la historia, de la época en que transcurre", explica. "Está situada en el futuro, pero no queríamos inventar un futuro totalmente nuevo porque se convierte en un mundo limitado. Nos pareció que en diez años no podía haber cambiado tanto. Tampoco queríamos rediseñarlo todo".

Brad Ricker y su equipo se encargaron de buscar los entornos adecuados para la película, que trascurre en callejuelas, calles oscuras, en los pisos de Eva, de Tanya y de Leo, y en el Club de Caza. El diseñador recuerda: "Pensamos en una lujosa pista de paintball con obstáculos; luego se me ocurrió que ir de caza a un jardín de esculturas podría ser muy divertido. Acabamos hablando de lo que se puede hacer si todo es posible en una fantasía demente".

El piso de Eva se rodó en un edificio auténtico, pero el de Tanya es un decorado en un plató, y el Club de Caza se construyó en un almacén. "The Purge: La noche de las bestias transcurría en una casa y en un vecindario – aunque no por eso era menos aterradora –, pero esta vez teníamos la posibilidad de ampliar nuestro horizonte y ofrecer otro tipo de terror", dice James DeMonaco.

El diseñador de producción añade: "Siempre es bueno trabajar con un director que también es el guionista. James sabe lo que quiere de la historia, conoce el mundo que ha inventado, tiene una visión concreta. Pero también está dispuesto a escuchar las sugerencias de los miembros de su equipo, todos colaboramos".

Gran parte de ANARCHY: LA NOCHE DE LAS BESTIAS se rodó en las calles del centro de Los Ángeles y en barrios conflictivos. "A veces, cuando se rueda en platós, el decorado acaba pareciendo demasiado perfecto, limpio. Las calles son bonitas, las esquinas son perfectas", dice el productor Brad Fuller. "Pero cuando se rueda en el centro de Los Ángeles, las calles viven, hay gente viviendo allí. Si a eso añadimos el ruido de los helicópteros y las luces, la ambientación es mucho más realista".

El vestuario del thriller
La experimentada diseñadora de vestuario, Hala Bahmet, se encargó de vestir al reparto, asegurándose de que su ropa encajara con los personajes y las circunstancias. Nunca queda claro si Leo, el protagonista, pertenece al ejército o a la policía, pero dispone de un increíble arsenal de armas y sabe cómo usarlas. La diseñadora se reunió en varias ocasiones con Frank Grillo antes del rodaje.

"Nuestra idea desde el principio fue crear un vestuario sencillo para él", explica Hala Bahmet. "Su ropa no debía desviar la atención del personaje en sí mientras se descubre poco a poco quién es realmente. Diseñamos ropa con un toque militar, camisetas y pantalones sencillos". Pero encima de esto, Leo lleva un chaleco antibalas futurista que demuestra que dentro de doce años se habrá inventado una tela antibalas.

Si Leo es misterioso, furtivo y sigiloso, Eva es todo lo contrario. Es una mujer indefensa y vulnerable. Para que fuera más obvio, la diseñadora la vistió con una sudadera con capucha de tela suave, camiseta y vaqueros. Hala Bahmet dice: "Eva lo pasa realmente mal al tener que hacer frente a una serie de acontecimientos a cual más terrorífico, pero acaba siendo una persona mejor cuando todo acaba. Por eso escogí tonalidades y telas suaves, nada estridentes".

Sin embargo, la ropa de Cali demuestra que a pesar de sus pocos años, ha madurado muy deprisa, está segura de sí misma y no se parece en nada a Eva, su madre. "El look de Cali está inspirado en el grunge. Lleva una camisa de franela y una cazadora tipo militar, dejando entender que es una chica que no tiene miedo a nada", explica la diseñadora.

Liz y Shane son dos personajes que no esperaban quedarse atrapados en el exterior la noche de la Purga y no van vestidos para la ocasión. "Liz lleva un vestido muy femenino y una cazadora con un toque masculino", dice Hala Bahmet. "Su atuendo define su feminidad y valentía. Shane lleva una camisa a cuadros, vaqueros y un chaleco. No llevan la ropa adecuada para las circunstancias".

El principal malo de la noche, Big Daddy, va vestido para matar, tal como explica la diseñadora: "Viste como un padre de familia un sábado por la tarde, lo que le hace aún más aterrador porque a nadie se le ocurre que un tipo con camisa azul abotonada y pantalones de gabardina pueda ser el cabecilla de una banda de pistoleros".

"Se me ocurrió que Big Daddy podía ser el típico conservador, afincado a las afueras de la ciudad, que lidera un grupo de asesinos. Me pareció aterrador. Me encantó la idea", acaba diciendo James DeMonaco.