Cinemanía > Películas > Entourage > Comentario
Destacado: Daniel Calparsoro dirige a Miguel Herrán en 'Hasta el cielo'
Entourage cartel reducido Entourage(El séquito)
Dirigida por Doug Ellin
¿Qué te parece la película?

"¡Estamos entrando en una nueva era!" —Ari Gold


¿Alguna vez has cruzado Sunset Boulevard en una limusina de lujo para llegar al estreno de una película que cuenta con un montón de estrellas de cine? ¿Te has pasado por una fiesta improvisada en la playa de Malibú en la que nunca faltan los cócteles y el sol siempre brilla? ¿Has conseguido la mejor mesa del mejor restaurante de la ciudad sin tener que hacer reserva? Y además, en todo momento y donde quiera que vayas, ¿las actrices más guapas siempre te saludan?

Todo el mundo fantasea con vivir el sueño hollywoodiense, algo a lo que Vince, Eric, Drama, Tortuga y Ari Gold ya están acostumbrados, ya que hacen que parezca muy fácil conseguirlo. Los chicos de Entourage (El séquito) saben montárselo mejor que nadie y vivir ese sueño al máximo.

Para trasladar a estos muchachos y su envidiable estilo de vida a la gran pantalla, el guionista/director/productor Doug Ellin, creador de la exitosa serie de la HBO en la que se basa la película, sabía que la película de Entourage (El séquito) no podía ser una simple adaptación, tenía que ser algo muy grande, teniendo en cuenta todas las aventuras que ya habían vivido en televisión. "Aunque la serie tuvo mucho presupuesto y se rodó en muchos lugares, fue mi decisión subir el listón para la película; digamos que es como lo que se vio en televisión pero con más drogas, yates glamurosos, aviones y mansiones, así que hay mucho más en juego para todos".

Desde las tomas iniciales del primer episodio en 2004, los espectadores siguieron a Tortuga, el conductor/chico de los recados, a medida que salía de su resplandeciente Hummer amarillo y caminaba a trompicones cerca de unos bellezones de Hollywood hacia un restaurante de moda de Melrose Avenue en el que se reuniría con sus colegas de Queens, Nueva York: el verdadero líder y la estrella de cine Vincent Chase; el antiguo pizzero convertido en manager de talentos Eric Murphy; y el hermanastro de Vince y retirado actor de tercera división Johnny Drama Chase. La misión de Tortuga en aquel momento: que Vince firmara un póster de su primera película importante para que su ligue estuviera contenta.

Si saltamos al 2015, y con un cielo azul y un sol brillante, Entourage (El séquito) comienza con el popular trío formado por Eric, manager y productor cinematográfico, Tortuga, el conductor y magnate del tequila, y Drama, actor de vez en cuando. Pero esta vez están navegando por el mar en una lancha motora y su destino es un gigantesco yate de lujo en la costa de Ibiza, donde Vince, un prometedor actor que ahora se ha convertido en una súper estrella, "se lamenta" porque su matrimonio solo le ha durado cinco días, eso sí, rodeado de alrededor de 200 conocidas ligeras de ropa. Pero una fiesta no es una fiesta sin sus colegas, y por lo que se ve, la celebración acaba de empezar.

A pesar de la increíble popularidad de la serie y sus 26 nominaciones a los Emmy, incluyendo seis victorias en las categorías de mejor actor, director, guion y serie de comedia, Ellin sabía que no solo sería necesario subir el listón, sino que también tendría que captar a cinéfilos que no eran precisamente devotos de la serie. En palabras del director: "Hemos estructurado la película para que sea divertida aunque el espectador no haya visto ni un solo segundo de la serie. De inmediato nos metemos en el mundo de una estrella de cine que se divierte con sus amigos y vive un sueño".

A Rob Weiss, creador de la historia junto a Ellin, le encantó involucrarse en la adaptación de la historia de estos muchachos y sus sueños a la gran pantalla. "Siempre es un placer trabajar con viejos amigos para resucitar a otros viejos amigos".

El requisito principal para poder hacer la película consistía en poder reunir a todo el reparto original de la serie y, como sucedía en la misma, contar también con todas las estrellas invitadas y cameos de famosos posibles.

"Si alguno de nosotros hubiera dicho que no a la propuesta de hacer la película, nada de esto habría sucedido", comenta con franqueza Adrian Grenier, el actor que interpreta a Vince. "Pero claro que queríamos. Sabíamos que nos lo íbamos a pasar muy bien y nos entusiasmaba la idea; además también queríamos que los seguidores de la serie, tanto los nuevos como los de toda la vida, pudieran ver más famosos, más juegos y más chicas guapas; un poco más de todo. Queríamos que pudieran disfrutar del estilo de vida hollywoodiense de Entourage (El séquito) poniéndose en el lugar de estos amigos de toda la vida".

El proceso de realización de la película se asemejaba mucho al estilo de vida del que disfrutan sus personajes, pues durante la producción había muchos espectadores curiosos plagando las calles de Los Ángeles y también numerosas estrellas de cine y atletas reales deseando participar en la misma, lo que hizo que el rodaje fuera algo imprevisible.

Kevin Connolly, el actor que interpreta a Eric (también conocido como "E") opina: "Siempre nos hemos divertido tanto juntos que hasta nos sentimos mal si pensamos que se trata de un trabajo. No nos hizo falta ensayar mucho para recuperar el ritmo, pues todos conectamos de nuevo casi al instante. Aunque habían pasado unos años, parecía como si solo nos hubiéramos tomado un largo descanso; además, como Doug iba a ser el director, nos resultó muy fácil volver a convertirnos en aquellos tipos".

Kevin Dillon coincide con su compañero: "Trabajar con Doug es increíble y se podría decir que es una colaboración en todos los sentidos. Llevo ejerciendo esta profesión durante mucho tiempo y no hay nada de esta película que no suceda en la realidad de Hollywood. Doug se basa en la vida real para crear estas escenas, y es fantástico ver cómo siempre sube el listón para, finalmente, seguir siendo capaz de contar una historia a través de estos cuatro amigos que se preocupan los unos por los otros y siempre se apoyan, pase lo que pase".

Jerry Ferrara, el actor que interpreta a Tortuga, opina: "Doug es un guionista genial. Creo que cuando más brilla es cuando hace tanto de guionista como de director, pues es capaz de ir haciendo ajustes sobre la marcha como solo él es capaz. Por ejemplo, cuando rodábamos una escena, él miraba fijamente, haciendo ambos trabajos a la vez, y un pequeño cambio en una línea o en la dirección de una toma se podía convertir en un nuevo enfoque que yo ni siquiera contemplaba. Como el mejor de los entrenadores, se mantiene al margen, pero siempre está ahí contigo durante el partido".

Jeremy Piven, el actor que interpreta al quinto elemento de esta estrecha pandilla de amigos, un ex-representante de actores y ahora jefe de un estudio de cine, Ari Gold, comenta: "Creo que todo fluye a la perfección en la película, tal y como sucedía en la serie, porque todo lo que Doug escribe lo hace pensando en las motivaciones principales de estos personajes. Doug sabe exactamente qué es lo que el público quiere ver: sabe mantener la tensión sin que se llegue nunca a un punto de inflexión".

Dado que los cineastas habían hecho un enorme esfuerzo para rodar teniendo presentes las ambiciones de los espectadores, el salto a la gran pantalla fue una especie de consecución de un sueño largamente anhelado.

El productor Mark Wahlberg, que ejerció de productor ejecutivo en la serie y en cuya vida se basó a grandes rasgos la Entourage (El séquito) original, destaca: "Cuando echaban la serie, sus fans parecían no tener nunca suficiente y me lo pedían constantemente. Siempre tuvimos en mente la idea de hacer una película de la serie y sabíamos que, para poder hacerlo, tenía que ser coherente con todos los personajes. Doug encontró la forma: los chicos siendo ellos mismos, junto con todos los enormes y estilosos momentos típicos de Entourage (El séquito) de la serie, pero amplificados en cierta manera".


ARI- Mi primera película como jefe de estudio y... ¡bum! Quiero que la protagonices.

VINCE - Lo próximo que haga, quiero dirigirlo también ¿Ari? ¿¿Ari??


Entourage (El séquito) empieza justo donde terminó la serie; seis días después, para ser más exactos. Vince, que se había ido de Los Ángeles a París para casarse con la mujer de sus sueños está, solo, en su luna de miel. Bueno, no está completamente solo... En lugar de eso está en un yate gigantesco de crucero por el Mediterráneo con varios cientos de bellezones en bikini, pero sin la que pronto será su exmujer.

Para lograr acompañar a su colega en los malos momentos (y participar de la orgía de champán y otros vicios disponibles), Eric, Tortuga y Drama se apresuraron para estar a su lado. Ellin nos cuenta: "La película trata de la lealtad y la amistad. Todos estos tipos se cuidan unos a otros, y eso es lo más importante. Los cochazos y bellezones que aparecen a cientos en la película, están en segundo plano".


La estrella del cine
Adrian Grenier nos cuenta: "Resulta que Vince es una estrella de cine pero, antes que cualquier otra cosa, es una persona fiel a sus amigos. Se trajo a sus amigos a Hollywood para que pudieran saborear la vida que él había conseguido gracias a su creciente popularidad, y desde entonces la comparte con ellos".

Ellin describe a Vince de la siguiente forma: "Vince es un tipo joven que lo tiene todo: talento, belleza y el cariño de todo el mundo. Todo el mundo quiere ser él, o estar a su lado. Siempre ha llevado a sus amigos con él y les ha dado la mejor vida que ha podido".

Poco después de que su tropa llegue a alta mar, Vince recibe una llamada de Ari. A pesar de que ya no es su representante, ni el de nadie más, Ari pone a su antiguo cliente la estrella de cine al tanto de las últimas novedades y le ofrece una nueva oportunidad: Ari se ha convertido en el jefe de uno de los mayores estudios cinematográficos, y su primer proyecto es ofrecerle a Vince el papel protagonista en la primera película que va a autorizar.

Sin embargo, Vince tiene ahora la necesidad de hacer algo distinto con su vida, algo que no ha hecho hasta ese momento: dirigir. Grenier nos cuenta: "Está en la cima de su carrera y le entusiasma la idea de ir más allá. Creo que es la forma que Doug tiene de asegurarse de que el mundo está a los pies de Vince y que tanto para él como para sus amigos, por ende, todo es posible".

Hasta seis meses más tarde, después de que Vince haya dirigido y protagonizado Hyde. Pero, como le pasa a muchos cineastas en su debut, no está seguro sobre si debe mostrar su obra... no al menos hasta que logre algo más de dinero para terminarla, a pesar de haberle prometido a Ari que no se pasaría del presupuesto fijado.

Grenier nos explica: "Creo que querer lograr el mejor producto forma parte del instinto natural de un director. Vince no quiere que nadie vea su película antes de que esté terminada ya que no quiere que se le juzgue por un trabajo al que aún le quedan cosas por pulir. En particular, quiere asegurarse de que Ari, jefe del estudio, esté contento con el resultado pero, por encima de todo, Vince es un artista y quiere hacer su trabajo lo mejor posible".

Kevin Connolly sentencia: "Es como ese sueño tan típico en el que entras en una habitación completamente desnudo. Como director, nunca se es más vulnerable que cuando muestras un corte de algo en lo que estás trabajando. Vince no está nada a gusto en esa situación".


El mánager
Además de ser el mejor amigo de Vince, su manager y, ahora, el productor de su debut como director, Connolly describe a Eric, su personaje, como "la brújula moral del grupo", y añade: “Trata de ser sensato, y suele serlo, pero se cuelga de las mujeres con demasiada facilidad".

Ellin añade: "E es un hombre cualquiera: vemos el mundo a través de sus ojos. Lleva una vida que a todos nos encantaría tener: dinero, diversión, fantasía. Es un tipo normal que ha pasado de trabajar en una pizzería a vivir rodeado de estrellas y modelos guapísimas. No obstante, al contrario que sus amigos, se siente obligado a ser consciente de su entorno y a no limitarse a disfrutar de todo eso como si fuera infinito".

La historia de Eric en la película tiene dos caras. Por un lado, como productor su responsabilidad frente a Vince se ha agrandado. Connolly nos cuenta, mientras ríe: "Al final del día, todo acaba reduciéndose siempre a directores pidiendo más dinero. Por eso es su deber como productor pedírselo a Ari, lo que no es una tarea tan sencilla como puede parecer".

El otro gran problema de E es su inestable e intermitente relación con Sloan, que ahora incluye una inminente paternidad. Actualmente la pareja está rota, y Eric hace malabarismos con lo que siente por ella y lo que siente por su nueva novia, que no está nada contenta con la situación.

Connolly prosigue: "Quedan muchas cosas pendientes en la relación de Eric y Sloan, y queda muy patente en la película. Han acordado no seguir juntos pero compartir la paternidad de su hijo en común, y no es nada sencillo. Han pasado muchísimas cosas juntos, buenas y malas, y están intentando descubrir si pueden recuperarse de todo el daño que él ha provocado durante los últimos seis meses".


El magnate
Al contrario de todos los problemas de E, el ahora esbelto Tortuga ha seguido disfrutando de un gran éxito con su empresa de tequila junto a su socio, el multimillonario empresario Mark Cuban. A pesar de ello, sigue siendo un tipo con los pies en la tierra leal a Vince y compañía, como siempre.

Jeffy Ferrara nos cuenta: "Todos los personajes han servido a Vince para algo distinto de la amistad que les une. Drama es su hermano, pero también ejerce de cocinero y entrenador de Vince; E es su mejor amigo, pero también su manager; y Tortuga, a efectos prácticos, era un ayudante/ conductor de poco nivel. Lo bonito de todo esto es que, a pesar de que es un hombre exitoso y probablemente tenga más dinero que todos los demás, en nuestro mundo aún sigue siendo el conductor de Vince. Es millonario, pero sigue llevando a su amigo en coche a todas partes".

Otra cosa que permanece inalterable entre el grupo de amigos son todas las burlas que se profieren unos a otros, aunque hay que reconocer que todos son objeto de burla en la misma medida. Y mientras Tortuga sigue siendo objeto de burla del resto, es posible que ya no sea un objetivo tan habitual como antes.

Ellin nos indica el motivo lógico: "Jerry ha cambiado totalmente su estado físico fuera de las cámaras, así que añadimos eso a la vida de Tortuga. Fue interesante porque tanto Jerry como ese personaje han crecido y madurado con el show. Aparentemente, Tortuga ha cambiado todo su exterior (tanto física como profesionalmente) respecto a cómo era al principio. Evidentemente, bajo su nuevo exterior sigue siendo el mismo tipo genial, como también le pasa a Jerry.

Para ser sinceros, Tortuga tiene muchas más cosas en la cabeza que el gimnasio y el trabajo. Tal y como Ferrara nos cuenta: "Siempre va un poco por detrás de su mente, como a la hora de vencer sus problemas de peso, en cierto sentido. Gracias a su cercanía con Vince siempre ha ligado con mujeres muy guapas e inteligentes. Por eso es muy divertido o muy bueno en la cama".

Sin embargo, para la película hacía falta incrementar la vida amorosa de Tortuga. Ferrara prosigue: "Doug tiene el mismo modus operandi en mente: Tortuga persiguiendo a una tía inalcanzable casi con toda seguridad, lo cual es extraño teniendo en cuenta que, según los estándares de Los Ángeles, ahora que tiene tanto éxito su atractivo es mucho mayor. Pero Doug ha rizado el rizo con Ronda Rousey. Ronda es una luchadora de categoría mundial, una campeona. No hay discusión en la que no acabe haciéndole daño físico real a Tortuga. Las peleas acaban en segundos. Por eso nadie quiere molestarla, cosa que, evidentemente, Tortuga sí hace".

Para Ferrara, aparte de jugarse las castañas con la mujer más fuerte del mundo, una de las mejores cosas que tiene formar parte del mundo de Entourage (El séquito) es interpretar a un tipo que logra ver a diario a sus amigos: "Es un sueño hecho realidad. Eso, junto a los cochazos, el dinero y las mujeres es lo que hacen que sus vidas sean una especie de cuadratura del círculo".

Y parte de lo que Kevin Dillon adora del grupo: "Su amistad sigue siendo súper real. Todos se vacilan entre sí, de hecho me atrevería a decir que Drama y Tortuga son quienes más se vacilan con sus discusiones, pero adoro todo eso de los insultos rápidos tan típico de Nueva York".

Ferrara nos cuenta: "Drama y Tortuga se han equilibrado con el paso del tiempo. Vince y E siempre estaban en reuniones y demás, y nosotros nos pasábamos haciendo estas tonterías como solo Kevin Dillon sabe. Es súper divertido. Lo que ha conseguido con Johnny Drama, desde los implantes fáciles a desmayarse en un casting... Cuando crees que nada puede ir peor, lo hace".


El maestro de las oportunidades perdidas
"Johnny Drama es probablemente el que menos ha evolucionado de los cuatro amigos. No es más que un pobre hombre incapaz de lograr el cambio que anhela", indica Ellin. "Todo el mundo le quiere porque, de una forma u otra, todos pueden identificarse con su situación. Es un perdedor encantador".

Encantador, tal y como afirma Ellin, gracias en gran parte a que, como él mismo dice: "Cada vez que Kevin Dillon dice una frase, es más divertida de lo que me podía imaginar. Es un genio. Tiene una cara tan expresiva y es tan particular que da igual lo que diga Drama: siempre te pones de su lado y quieres que gane".

Dillon destaca: "Drama está un poco loco pero es muy divertido. Quiere con locuras a sus amigos, y está dispuesto a hacer lo que haga falta por ellos. Incluso a pesar de que Vince es quien gana el dinero, sigue siendo el hermano pequeño de Johnny, por lo que Johnny siente que tiene más autoridad que el resto y Vince le respeta. Johnny Drama solo quiere ser una gran estrella, y no está seguro de por qué aún no lo ha conseguido".

El experimentado actor disfruta interpretando al inútil personaje: "Me lo he pasado estupendamente con él porque es un manojo de defectos y tiene muchísimos problemas. Es imposible saber qué es lo que va a hacer porque tiene muchísimo carácter y puede explotar en cualquier momento".

Su naturaleza impredecible entra en acción una vez más cuando Drama se mete en el tipo de problemas que aparecen en TMZ. Dillon especula: "Hace algo que podría amenazar con acabar con su carrera, pero en Hollywood también podría impulsarla con la misma facilidad. Nunca se puede saber".

Su escurridiza oportunidad de lanzarse al estrellato vuelve a aparecérsele a Drama gracias a un pequeño papel en Hyde, la película de Vince, que el actor secundario considera que puede ser lo que le permita empezar una nueva era. Dillon nos cuenta al respecto: "Probablemente ha pensado lo mismo otras muchas veces, pero cree que esta podría ser la buena. Algo de Vince que Drama siempre arrastra consigo y le hace sentir simpatía hacia todo lo que hace, si bien esta es con toda probabilidad la mejor oportunidad que ha tenido nunca, y solo son cuatro escenas". Aun así, según Dillon, para Drama son "cuatro escenas clave".


El hombre
La única forma de que la estrella cinematográfica Vincent Chase hiciese su debut como director en una película de estudio de 100 millones de dólares es que el súper representante Ari Gold lo hiciera posible. Sin embargo, debido a sus problemas de control de la agresividad, el grandilocuente tocahuevos dejó su agencia al final de la serie y se "retiró" para pasar más tiempo con su familia.

A pesar de ello, cuando la película empieza, tan solo seis días después de despedirse de Hollywood y hacer su promesa habitual de mudarse a Positano (Italia) para "alejarse del mundanal ruido", Ari Gold ya ha aceptado un nuevo trabajo como jefe de uno de los mayores estudios cinematográficos... en Hollywood.

Jeremy Piven, que interpreta al grandioso personaje, supone que, ya que Ari ha ascendido a jefe del estudio, con toda probabilidad "desde el punto de vista de Ari se trataba en realidad de una degradación de puesto, porque le habían prometido algo mejor. Fue un movimiento perfecto de Doug ya que mantiene una espina clavada en Ari y crea una fricción maravillosa entre él y John Ellis, que sigue siendo su jefe. La realidad es que incluso cuando crees que has llegado a lo más alto, siempre hay alguien por encima de ti”.

Piven nos relata: "Ya sea como representante o jefe de estudio, Ari es desagradable, suele decir cosas fuera de lugar, y puede ser muy insultante. A la vez, ha sido el representante de Vince durante años y le es increíblemente leal. Fue él quien le consiguió a Vince su primer trabajo real como actor, y ahora le está dando su primer trabajo como director con un presupuesto de 100 millones de dólares, que es una cantidad tremenda de dinero según los estándares de Hollywood".

Para premiar esa fidelidad, lo primero que hacen Vince y Eric (al modo típico en Entourage (El séquito), es pedir más dinero. Piven nos explica: "Le habían prometido a Ari que no se pasarían del presupuesto, y han hecho justo lo contrario. Por eso Ari está furioso dado que se ha jugado el cuello por ellos, y para él la película de Vince acaba suponiendo el todo o la nada ya que todo su futuro está puesto en ella: si no logran hacer algo grande, están jodidos. Las expectativas no pueden ser mayores, lo que no es precisamente lo más beneficioso para el nivel de estrés de Ari".

Ellin siempre ha admirado la capacidad de Piven para interpretar a Ari. Él mismo nos confiesa: "Nada puede parar a Jeremy. Es capaz de interpretar un culo, y hacerlo tan bien que quieras ser él".


El dinero
A pesar de su inoportuna petición de más dinero, Vince y su séquito no son el mayor problema de Ari esta vez. Ese honor le corresponde a Larsen McCredle, magnate tejano del petróleo que, como inversor de la película, es quien firma los cheques.

Ellin nos resume: "Pobre Ari. Como la película se ha pasado de presupuesto, Vince ha metido en ella a su hermano, Eric hace de productor y, además de todo eso, Ari tiene que irse a Texas para rogar más dinero. Demasiadas cosas juntas para el rey de Hollywood".

Billy Bob Thornton, que tiene experiencia como director además de como actor, interpreta al industrial multimillonario McCredle: "Entourage (El séquito) es una sátira, pero es tan realista y se adentra tanto en los entresijos de Hollywood que, a decir verdad, la línea que separa realidad de ficción es muy delgada. Creo que eso es lo que la hace tan interesante".

Thornton afirma que esa sensación de vivir las cosas desde dentro se apoderó de todo el rodaje: "Cada vez que haces una escena que es tan real, se te olvida que estás rodando, y te limitas a hablar como si tal cosa... es una señal muy buena".

McCredle puede ser una china en el zapato de Ari, pero es Travis, su hijo, quien realmente supone un verdadero quebradero de cabeza. El niño rico del sur de EE.UU., que se cree con más derechos que los demás, está interpretado por Haley Joel Osment, quien nos indica lo siguiente: "Estoy casi seguro de que Larsen McCredle ha tenido que trabajar de verdad para llegar a su posición, pero Travis ya nació en la suya. No es tan trabajador como su padre ni tiene su mismo buen criterio: para él el dinero no es más que dinero; un medio para alimentar su ego. Por eso, al llegar a Hollywood y sumergirse en el mundo irreal por el que Vince parece moverse sin problema, la envidia le corroe porque hasta entonces él siempre había sido el jefe de la manada. Le da un tono antagónico a la situación, lo que les genera muchos problemas a Ari y a Vince".

Ellin nos reconoce entre risas lo siguiente: "Haley es un tipo estupendo tras las cámaras, pero cuando veía sus escenas lo único que quería era atravesar la cámara, coger a Travis y matarlo”.

Piven añade: "Billy Bob y Haley son los únicos a los que puedo imaginarme interpretando estos personajes. La interpretación de ambos es demasiado buena y divertida como para ponerla en tela de juicio".

Para Travis, uno de los puntos a favor de ir a Los Ángeles a reunirse con Vince y ver el trabajo que se está haciendo (además de mostrar su posición por encima de todos ellos) es tener la oportunidad de pulular alrededor de las hermosas modelos y actrices que pueblan el estilo de vida de Vince.


Las musas
Aprovechándose una vez más de la teoría de que "todo el mundo se conoce en Hollywood", Ellin, como ya hiciera habitualmente en el pasado, logró contratar a actrices para que se interpretaran a sí mismas frente al cuarteto de ficción, creando relaciones simuladas que raramente son creíbles. Por eso, la Emily Ratajkowski real interpreta a la Emily Ratajkowski amiga de Vincent Chave, y Ronda Rousey, campeona del UFC de Artes marciales mixtas, interpreta a la Ronda Rousey, campeona del UFC de Artes marciales mixtas. En su "bagaje", Rousey y Tortuga tuvieron al parecer un breve pero inolvidable contacto en Coachella (el de ficción del mundo de Ellin), hace dos años.

Ellin nos cuenta: "Fue estupendo trabajar con ellas. Emily es una persona encantadora y una chica muy inteligente y con los pies en la tierra. Ha sido una adición fantástica al séquito".

Ronda Rousey sin duda disfrutó muchísimo interpretándose a sí misma: "Me interpreté a mí misma, y como resulta que soy experta en mí misma, cumplía sobradamente los requisitos para el papel".

En la película, Rousey y Tortuga tienen algo así como un inestable reencuentro seguido por un malentendido, y una cita aún más explosiva en la que ella le invita a su casa. "En la película no dejo de dar con tíos que intentan ganar dinero conmigo, o atletas descerebrados, y estoy harta de todo eso. Tortuga parece un tío normal, guapo y con éxito que solo quiere salir conmigo, aunque luego tengo la sensación de que lo único que intenta es ganar dinero conmigo, como los demás, lo que destroza mi amor propio... algo nada positivo para Tortuga".

Ferrara nos indica: "He visto la gran mayoría de las peleas de Ronda y antes de que se uniera al rodaje yo ya era un gran fan suyo. Es intensa cuando tiene que serlo, así que disfruté viéndola desprenderse de su coraza y dejando sacar a relucir su personalidad. Tiene un gran corazón y se toma el trabajo muy en serio, y además es una persona impresionante con muchísimo talento".

Rousey aprendió todo lo que pudo al trabajar junto a un actor con tanta experiencia: "Hasta ahora solo había hecho películas de acción, y soy buena en eso de correr de un lado a otro/ decir una frase estupenda/ lanzar algo y pegarle a un tipo. Pero en comedia soy nueva, no estoy habituada a lo de caminar y hablar a la vez, a respetar los tiempos, y Jerry me guió en nuestras escenas y logró que estuviera más cómoda, especialmente en situaciones románticas en las que no soy precisamente delicada. Cuando me gusta alguien de verdad puedo cerrarme mucho, pero trabajar a su lado me ayudó a lucir más. Un consejo estupendo que probablemente pueda servirme toda la vida".

Evidentemente mucho después de su primera cita, Eric y Sloan tienen que sobreponerse a muchas cosas en la película, empezando por el bebé que ella está a punto de tener. Emmanuelle Chriqui regresa en el papel del ligue ocasional de E.

Según confirma la propia actriz: "Está a punto de dar a luz, lo que es todo un acontecimiento ya que va a ser el primer niño del grupo. Pero ahora mismo no están juntos, y no es fácil para ninguno de los dos. Además, ha decidido tener el bebé quiera o no Eric".

Para Chriqui, acaben o no juntos: "E y Sloan son dos personas cuyas almas están conectadas. Se quieren el uno al otro a pesar de todo lo que ha pasado entre ellos, y eso es lo que hace que para ella su relación sea a la vez especial y frustrante".

Frustrante para Sloan, así es, pero a Chriqui, rodar la película le pareció "como volver a casa después de unas vacaciones muy largas; te hace feliz ver a todo el mundo. Al igual que ocurre con la memoria muscular, todos nos sentimos a gusto cuando volvemos a nuestro ritmo y a nuestra dinámica habitual, y a los cacareos de nuestros personajes".

Una pareja que aún no se ha roto (aunque pueda parecer mentira) son Ari y "la Señora Ari", también conocida como Melissa Gold, interpretada por Perrey Reeves. Ella misma nos cuenta: "Evidentemente, ahora que ha vuelto con su mujer, a la que prometió que dejaría todo aquello que le generaba estrés, Ari vuelve a sumergirse enseguida en la misma dinámica, lo que le hace acabar con sus huesos directamente en terapia. Aun así, ella es una mujer fuerte y es dura con él porque cree que es lo que él necesita para poder controlar todas las demás facetas de su vida y lograr permanecer junto a su familia".

Piven asiente: "El suyo es un matrimonio totalmente sincero, duro, divertido y conmovedor; todo a la vez. Él es así con sus amigos, y por supuesto también lo es con su mujer. Para Ari todo en la vida es como un juego".

Para mucha gente, muchas de las escenas más divertidas de la serie tuvieron lugar cuando Ari y su mujer fueron a terapia, así que Ellin no vio motivo alguno para no revisitarlas.

Según Piven: "Probablemente Doug me matará por decir esto, pero creo que muchas de las escenas de la terapia están basadas libremente en sus propias experiencias. Son demasiado buenas, demasiado jugosas y extremadamente precisas como para no ser reales".

Para Reeves: "Siempre es divertido cuando Ari explota, pero es evidente que han ido a terapia en busca de ayuda. A pesar de lo mucho que Ari odia ir, creo que en realidad desea en secreto que todo siga en marcha. O eso, o solo lo hace para contentarla a ella, que ya es bastante a la luz de todas las cosas de él que la sacan de quicio".

En la película, Ari parece ponerse en el lugar de varias de las mujeres que forman parte de su vida. Una en concreto, Dana Gordon, ha ido escalando posiciones en el negocio del entretenimiento y ahora dirige el estudio junto a él.

Constance Zimmer, actriz que encarna a Dana, nos indica: "Dana y Ari disfrutan odiándose mutuamente. A pesar de que no se odian realmente, les encanta el conflicto. A Ari le encanta darle a Dana la información justa para que ella se frustre por no poder disponer de ella al completo".

Respecto a la improvisación con Piven, Zimmer nos cuenta: "Nos metimos en muchísimos problemas porque decimos un montón de tacos, que es súper divertido. Jeremy puede dejarse llevar con su personaje y, dada la forma de ser de Ari, todo queda creíble, haga lo que haga. Con Dana, tengo que ser más contenida, para servir de contrapunto".

Otro personaje que ejerce de equilibrio es Shauna, la publicista de Vince y Drama, y que interpreta Debi Mazar, quien nos indica: "Trabaja todo el día. Su teléfono está sonando continuamente con escándalos que tiene que tapar. Básicamente, es la madre de toda esta gente, les aconseja y les grita, pero me encanta como personaje. Me lo pasé genial interpretándola".


¡¡¡Lloyd!!!
Entourage (El séquito) no sería la misma película sin Lloyd, el antiguo ayudante de Ari convertido en representante y compañero. Lloyd, uno de los pocos subordinados que ha defendido su terreno frente a su controlador jefe, es capaz de ver una cara de Ari que puede que solo exista en su cabeza. Adora a Ari, a pesar de él mismo, y nunca se ha cortado a la hora de demostrarlo.

Rex Lee vuelve para interpretar al eterno optimista: "La dinámica subyacente entre Ari y Lloyd sigue siendo la misma. Lo más visible siempre han sido los innumerables excesos de autoridad y gritos, pero Lloyd siempre ha creído que debajo de todo eso, Ari le quiere. Ahora es igual, solo que con menos gritos. Esta vez Ari intenta evitar a Lloyd porque este quiere que le haga un favor: un favor realmente grande".

Al igual que el resto del reparto secundario, a Lee le encantó volver a ponerse en la piel de su personaje: "Me sentía como quien se pone sus zapatos favoritos; tremendamente a gusto. Esperaba pasármelo bien, pero no me podía ni imaginar lo bien que nos lo íbamos a pasar al juntarnos de nuevo. Y ahora todo era más grande y mejor, lo que lo hizo aún más divertido para todos".


Caras conocidas, amigos nuevos y cameos por doquier
Numerosos actores semihabituales de la serie aparecen en la película, incluido Rhys Coiro, en el papel del director indie Billy Walsh; Alan Dale como John Ellis, jefe de Ari; Nora Dunn como la Doctora Marcus; y Gary Busey y Bob Saget interpretándose a sí mismos. También hay varias caras famosas que aparecen interpretando papeles pequeños, como Scott Mescudi (más conocido como Kid Cudi), en el papel del nuevo ayudante de Ari; Richard Schiff, interpretándose a sí mismo en un casting con Drama; y Piers Morgan, también interpretándose a sí mismo en un segmento del principio de la película que pondrá enseguida al día acerca de la historia de los personajes a aquellos espectadores para los que Entourage (El séquito) sea algo nuevo.

La predilección de los cineastas por hacer cosas grandes también influyó en los cameos de la película, que está plagada de ellos, e incluso Lloyd es beneficiario directo. Va a casarse... ¿y con quién? Con el saltador olímpico Greg Louganis.

La interminable lista incluye (entre otros) a Jessica Alba, los jugadores de los New England Patriors Tom Brady y Rob Gronkowski, Warren Buffett, Kelsey Grammer, Armie Hammer, Tip T.I. Harris, Clay Matthews, de los Green Bay Packers, Liam Neeson, Ed O'Neill, David Spade, Pharrell Williams, Russell Wilson, de los Seattle Seahawk y, Mark Wahlberg, en homenaje a su aparición en el primer capítulo de la primera temporada.

En sus propias palabras: "Fueron tan simpáticos que le pidieron al abuelo que volviese, y me encantó participar en la película".


VINCE - Si no sale bien, siempre podemos volvernos a Queens.

DRAMA - Paso de volver a Queens, tío, el tiempo de aquí me gusta mucho más.


En el mundo inmobiliario se dice que todo depende de la ubicación, y Entourage (El séquito) muestra algunos de los lugares más bonitos de Los Ángeles. Gracias en parte a su estilo de rodaje sublime de falso documental, uno de los mayores puntos fuertes de la producción ha sido captar el entorno en el que los personajes viven y trabajan, y eso implica ir a las playas más bonitas, las mansiones más despampanantes, y las tiendas, restaurantes y clubes más cool de toda la ciudad. Para la película, las cámaras captaron la acción teniendo de fondo el día a día de lo más exclusivo de Hollywood, Beverly Hills, Palos Verdes y, por supuesto, Burbank, en donde se rodó en los estudios de la Warner Bros. y sus instalaciones adyacentes.

En palabras de Ellin: "Queríamos trabajar en sitios reales siempre que fuese posible, y queríamos que los espectadores de la película pensasen que los sitios que veían en ella eran justo los sitios a los que tenían que ir, donde tenían que comer y donde tenían que ir para hacer ejercicio. Así, situamos las distintas historias en la realidad y dejamos que las vidas de los personajes sean tan exclusivas y tan actuales como sea posible".

Los cineastas se dieron cuenta enseguida de que la producción se vería enormemente beneficiada al contar con el mayor número de miembros del equipo de la serie, conservando así la sinergia y las claves establecidas entre ellos durante los años de rodaje de la serie. Ellin llamó al director de fotografía Steven Fierberg, al editor Jeff Groth, a la diseñadora de vestuario Olivia Miles y al diseñador de producción Chase Harlan.

El propio Harlan nos cuenta: "Si realmente quieres saber qué se cuece tras del telón, Entourage (El séquito) es tu forma de descubrirlo. Cuando rodamos una ubicación, estamos ahí realmente. No solo nos adentramos tras el telón de varios de estos lugares de lujo y poder, ¡sino que en muchas ocasiones usamos a su propia plantilla. ¡Dios sabe que muchísimos actores del SAG trabajan de camareros en Hollywood! Se nos ha permitido un acceso increíble, y ha sido realmente revelador e increíblemente divertido".

La secuencia de apertura de la película, en la que todo el equipo se fue en una breve excursión hasta la costa contraria de EE.UU., se rodó en el océano de Miami, Florida, que hizo las veces de Mar Mediterráneo. De vuelta en su territorio, las últimas escenas se hicieron en el Hotel Montage de Beverly Hills, frente al famoso La Brea Tar Pits y el Aeropuerto de Burbank. La emblemática Mansión Madonna de las colinas de Hollywood hizo las veces de casa de Vince, mientras que la palaciega propiedad de Tortuga en Malibú, en la que Vince organiza una proyección privada, se asienta en un terreno de los acantilados de Rancho Palos Verdes.

Harlan prosigue: "La primera vez que vimos la casa de Tortuga, fue una presentación tremenda". Respecto al diseño del interior, nos cuenta: "El personaje tiene un poco del carácter de los músicos de hip-hop de la costa este estadounidense, así que le pusimos algunas obras de arte y, evidentemente, su colección de zapatillas. No es ostentoso para nada, pero es muy personal, muy Tortuga".

Uno de los pocos sets de rodaje que el equipo de Harlan creó para las película fue la oficina de Ari Gold: "Ahora que ya no trabaja para la agencia, Ari es el rey del mundo, por eso le creamos una versión de fantasía de la sede central de su estudio. Para serte sincero, es mil veces más glamurosa y lujosa de lo que sería en realidad pero, después de todo, es para Ari. Es lo más grande que hay, y el set tenía que reflejarlo. Él no habría querido que se hubiera diseñado para intimidar".

Y para durar. Harlan continúa: "Piven es un actor súper motivado y cuando está interpretando a Ari... bueno, durante todos estos años hemos tenido que conseguir un par de televisiones u ordenadores de repuesto para su escritorio ya que nunca se puede saber cuándo, haciendo de Ari, va a, ya sabes, ¡tirarlos al suelo! Es muy dinámico y sabe adueñarse de la escena, y Doug fomenta esa improvisación porque aporta muchísimo a su interpretación. Básicamente aprendimos a estar preparados".

Estar preparado, tal y como aprendió Harlan enseguida, es algo que va con el puesto. "Bienvenidos a Entourage (El séquito), alguien acaba de llegar a la ciudad, fulanito de tal está viniendo al set. ¿Qué podemos hacer con él?", reflexiona. Dado el gran número de cameos que hay en la película y que los cineastas ansiaban poder capitalizar todos y cada uno de ellos, pensar de forma realista se convirtió más que nunca en toda una necesidad.

Harland prosigue: "Valoramos varias ideas con Doug, los productores y Steve, nuestro director de fotografía. Y dado que tiene lugar en Los Ángeles y que aparecen de forma tan natural en pantalla, la gente no se da cuenta de todo el trabajo que implica la aparición de todos estos cameos, pero eso también forma parte de lo que hace que Entourage (El séquito) sea una película tan fantástica".

Para el debut como director de Vince, Hyde (la película dentro de la película), Ellin y su equipo creativo emplearon un estilo visual completamente diferente. Se pasaron dos noches con 26 miembros del equipo SWAT y personal de escenas peligrosas, además de ocho especialistas en pirotecnia, realizando la grabación mediante una segunda unidad simultánea a la principal del rodaje.

Entre los componentes favoritos de Harlen en Entourage (El séquito) están los fantásticos coches que han podido utilizar a lo largo de los años, empezando por el Lincoln Continental de 1965 de Johnny Drama, provisto de puertas suicidas. Con una aparición más que importante en la secuencia de inicio, y empleado durante las ocho temporadas de la serie, el vehículo ha permanecido con ellos todo este tiempo, y es un protagonista más de la película. Sin embargo, amenazando con sustituirlo en la película aparece un Cadillac Ciel totalmente nuevo, un coche conceptual (también con puertas suicidas) que, hasta la fecha, aún no ha salido al mercado.

Según Harlan: "Hay un cierto espíritu del tiempo, moderno y casi futurista en este coche y esta película que le encanta a las empresas que quieren que Vince y sus chicos sean los primeros consumidores de sus productos. Quiero decir, Entourage (El séquito) es cool, la gente es cool, por eso, si conducen un coche, hablan por un teléfono o beben determinada marca de alcohol, se vuelve también cool. Hemos tenido muchísima suerte”.

Mantenerse en vanguardia es uno de los puntos fuertes de Doug. Tiene un ojo estupendo; parece como si fuera por delante de su propia época en lo que respecta a música, moda, hechos de actualidad... las novedades y la atracción que acarrean consigo. Simplemente nos aprovechamos de ese ojo para que el público pudiera beneficiarse de ello".

Para vestir al séquito de Entourage (El séquito), la diseñadora de vestuario Olivia Miles se mantuvo fiel al bien asentado sentido de la moda del personaje. A la hora de interpretar a Vincent Chase, Miles, consciente de que al ser una estrella del cine tendría todo un séquito de diseñadores enviándole sus creaciones más recientes, se aseguró de que se le vistiese a la altura de las circunstancias, incluso en aquellas escenas en las que solo lleva camiseta y vaqueros. Drama se mantuvo fiel a sus tonos, gorros y camisas informales de atrevidos estampados que siempre han formado parte de sus prendas preferidas, empezando por un dibujo que homenajea a uno de los personajes más famosos del personaje: Johnny Bananas. Tortuga basaba, y sigue haciéndolo, todo en las zapatillas. Y destacando por encima de ellos tenía que estar Ari Gold, cuyo armario, compuesto en exclusiva por trajes de tres piezas, se surtía del diseñador italiano Domenico Vacca.

Doug Ellin nos relata: "El propósito de Entourage (El séquito) es, y siempre ha sido, cumplir el deseo, el sueño de todo el mundo. Da igual en qué lugar del mundo te encuentres, como si estás sentado a la intemperie en algún sitio, puedes ir al cine, ver lo que ocurre en pantalla y decir: 'Dios, quiero estar ahí'. La historia se compone a base de buenos amigos viviendo una vida de ensueño, y no hay nada mejor".