Cinemanía > Películas > Magic Mike XXL > Comentario
Destacado: Jon Favreau se encargó de la dirección de la nueva 'El rey león'
Magic Mike XXL cartel reducido teaser Magic Mike XXLDirigida por Gregory Jacobs
¿Qué te parece la película?

Secuela de Magic Mike, dirigida por Gregory Jacobs, ganador de un Emmy por Detrás del candelabro, quien ya ejerció de productor en Magic Mike y en muchos otros largometrajes fruto de una longeva colaboración con Steven Soderbergh. Nick Wechsler, Gregory Jacobs, Channing Tatum y Reid Carolin ejercen de productores, y este último, además, se ha encargado de escribir el guion. Steven Soderbergh, director de la primera película, interviene en calidad de productor ejecutivo. El equipo creativo de cineastas incluye al diseñador de producción Howard Cummings y el diseñador de vestuario Christopher Peterson.


¿Estáis listos para un nuevo espectáculo?
Los tipos que consiguieron cautivar a espectadores de todo el mundo con la exitosa Magic Mike están de vuelta. Esta vez, salen a la carretera y pretenden subir la temperatura con una moderna y reveladora historia, una nueva perspectiva sobre el futuro y movimientos renovados y mucho más atrevidos y ardientes nunca antes vistos en la gran pantalla.

Tres años después de que dejara su trabajo como stripper para llevar un tipo de vida muy distinto, Mike se ha dado cuenta de que solo ha cambiado un tipo de baile por otro. Ha puesto en marcha un negocio que no está yendo del todo bien y aquella chica que parecía ser la indicada, al final no lo fue, pero eso no es todo. Channing Tatum, quien vuelve a ejercer de protagonista y productor, explica: "Da la sensación de que falta algo fundamental porque ya no ha vuelto a ser quien era cuando bailaba".

Para Mike, lo más importante nunca ha sido el dinero, las mujeres, las fiestas o la fama. Lo verdaderamente importante para él era su pasión por el baile ¿Y qué hay de sus compañeros? Son los mejores amigos que ha tenido.

Tatum describe así esta nueva historia: "En la primera película, mi personaje rechaza ese tipo de vida porque tiene miedo de que le esté impidiendo hacer otro tipo de cosas, pero ahora que ha pasado un tiempo y que se ha alejado de esa situación, recuerda toda la diversión y todo lo bueno que le aportaba pero, sobre todo, recuerda a sus compañeros de aventura. Puede que no fuera el mejor trabajo, y ellos tampoco eran los mejores, pero Mike apreciaba mucho a sus compañeros, y juntos se lo pasaban genial. Desde la última secuencia de la primera película, Mike se ha dedicado a trabajar duro, y ahora se encuentra en un punto en el que se ha dado cuenta de que necesita un poco de esa vieja magia. Necesita volver a experimentar aquella vida loca para estar más animado".

Ha llegado el momento de salir ahí fuera y divertirse haciendo lo que mejor sabe hacer. Cuando los antiguos Reyes de Tampa le llaman en su camino hacia la convención de strippers de Myrtle Beach, un acontecimiento tan extravagante como su propio nombre indica, Magic Mike no puede resistirse y se une a la aventura.

El director de Magic Mike XXL, Gregory Jacobs, se hace eco de lo que pensaron los cinéfilos de todo el mundo: "Yo también quería saber qué sucedía después en la vida de estos tipos. Me encantan sus personajes, y la posibilidad de continuar con su historia es algo que me intrigaba mucho, y también el hecho de que Mike recuperara la amistad y el vínculo que les unía y se diera cuenta de que les echaba de menos, y ellos también a él. Pensé que era una buena idea volver a juntar a todo el equipo y hacer otra película sobre sus aventuras"

Aunque la historia es ficticia, algunos de sus elementos y la atmósfera del mundo de Mike están inspirados en experiencias del propio Tatum cuando trabajaba de bailarín hace mucho tiempo, y todas estas tramas no cabían en una sola película. "Uno de los argumentos propuestos por Channing fue su viaje a una convención de strippers hace mucho tiempo", comenta el guionista Reid Carolin, quien, junto a Nick Wechsler, Jacobs y el propio Tatum, también ejerce de productor en la secuela. "Hicimos todo lo posible para que esta trama formara parte de la primera película, pero era un elemento tan importante que constituía una historia por sí misma".

Como sus personajes, los actores que los interpretan también estaban felices de poder hacer una gira con este espectáculo. "No nos aburrimos en ningún momento" indica Joe Manganiello, quien retoma el papel de Big Dick Richie (BDR), junto a Matt Bomer, actor que interpreta al siempre perfecto Ken, Adam Rodriguez en el papel de Tito, el furor latino, Kevin Nash, quien encarna al salvaje Tarzán, y Gabriel Iglesias en el papel de Tobías, su espontáneo maestro de ceremonias. "Cuando nos eligieron para el reparto de la primera película, ninguno teníamos ni idea de que tendríamos esta química, pero nos dimos cuenta en seguida. Estaba escrito en el destino que el grupo funcionaría a la perfección. Greg tiene un gran corazón y creo que esa sensibilidad ha quedado plasmada en el guion, cuyo objetivo consiste principalmente en que estos amigos se diviertan y saquen lo mejor de sí mismos".

El equipo de producción formado por Tatum y Carolin, quienes han ido dando forma a estas ideas durante años, mucho antes incluso de que se rodara la primera película, opina lo mismo. "Greg lo tenía todo muy claro y, al mismo tiempo, estaba dispuesto a que aportáramos nuestra creatividad desde el principio", comenta Tatum. "Pasamos muchas horas dándole vueltas a estas ideas para ver cómo podía encajar todo. Greg entendió a la perfección que esta historia solo podía seguir adelante gracias a estos tipos, estos personajes que habíamos creado, pero había que profundizar en sus vidas".

Por eso, además de presentar una estrecha dinámica de grupo, en Magic Mike XXL también tienen un papel muy importante el talento y la personalidad individual de cada personaje. El elenco también tuvo la oportunidad de demostrar su lado cómico, ya que la historia comienza con una agitada reunión en Tampa pero, a medida que emprenden su camino hacia el gran acontecimiento, se ven obligados a realizar varios y divertidos desvíos por Savannah muy gratificantes pero llenos de sobresaltos.

En palabras de Jacobs: "Mike es el protagonista de la aventura, pero sus compañeros también forman parte de ella. Nos hemos esforzado mucho reajustando y entrelazando a cada uno de los personajes en la historia, ya que era muy importante para nosotros que se observara un desarrollo en el resto de protagonistas para que todos tuvieran su oportunidad de brillar".

"Todos nos tomamos las letras XXL muy en serio", indica Bomer, quien además debuta como cantante en la película. "Sacamos lo mejor de nosotros a la hora de interpretar a nuestros personajes porque esta película supone la culminación del viaje de estos amigos. Están decididos a que su final sea espectacular, para que, de este modo, pase lo que pase después, puedan decir, 'Hemos cerrado un capítulo a lo grande'".

Los cineastas también han subido el listón con nuevos personajes que conllevarán nuevos retos y con los que la historia seguirá distintos rumbos. Amber Heard interpreta a la esquiva Zoe, una fotógrafa que llama la atención de Mike; Andie MacDowell es Nancy, una desinhibida belleza sureña que puede que tenga algo que BDR ya había dado por perdido; Elizabeth Banks es Paris, un personaje al que el resto deberá convencer para poder presentarse a la convención; y Jada Pinkett Smith interpreta a Rome, una mujer que forma parte del pasado de Mike.

Rome es ahora una empresaria de un exclusivo y exótico club, y ofrecerá un sinfín de posibilidades a los chicos que aportarán inspiración y frescura en sus actuaciones. Asimismo, Pinkett Smith, quien no había estado nunca en un club de striptease, indica: "Cuando comprobé lo emocionante que podía resultar encontrarse en el mismo lugar que todas esas mujeres, lo increíblemente bien que se lo pasaban celebrando con estos hombres tan atractivos y lo que suponía para todas nosotras explorar nuestra naturaleza primitiva, me di cuenta de que estaba siendo una experiencia muy reveladora para mí".

"El club de Rome se aleja bastante de todo lo que es familiar para ellos, y es allí donde se dan cuenta de que todos pueden ofrecer algo único", añade Adam Rodriguez.

Junto a Rome trabajan los talentosos Donald Glover, en el papel del encantador y romántico cantante Andre; el campeón de la Super Bowl de la NFL convertido en artista, Michael Strahan, quien interpreta a Augustus, un personaje que aporta atletismo puro en su interpretación; y el fenómeno del baile Stephen tWitch Boss en el papel de Malik, quien hace gala de su virtuosismo en solitario para después unirse a Mike en una actuación estelar realmente imponente. tWitch destaca que: "La acción tiene lugar tres años más tarde para que no haya posibilidad de volver atrás. Está prohibido quedarse quieto, siempre tienes que ir a por todas y hacerlo mejor, algo a lo que se atrevieron y a lo que se comprometieron todos los protagonistas".

"Aunque sea una secuela, Magic Mike XXL podría ser una película y una aventura de baile independiente que seguro que sorprende y entretiene en todo momento", indica Wechsler, uno de los productores.

Los cineastas tenían bien presente que tendrían que subir el listón de los números de baile y al mismo tiempo mantener lo que al público realmente le gustó de Magic Mike, así que volvieron a contar con la coreógrafa Alison Faulk. También intervienen de nuevo en esta nueva entrega el diseñador de producción Howard Cummings y el diseñador de vestuario Christopher Peterson, quienes se encargaron de mejorar los escenarios y la indumentaria para ajustarse a un marco de tiempo que sucedería tres años después de la primera entrega, pero que, al mismo tiempo, tuviera en cuenta los antecedentes y la personalidad de los protagonistas.

Steven Soderbergh, director de la primera película y productor ejecutivo de Magic Mike XXL, vuelve a asumir los papeles creativos de director de fotografía y editor.

Jacobs, quien prefiere utilizar un tono natural y una iluminación práctica, opina: "En la primera película se estableció una gama de tonos, así que no he querido desviarme mucho de esa referencia, pero también he intentado aportar una sensación diferente en el aspecto visual y mezclarla con la anterior. Esta vez, la cámara se mueve más, así que hay una evolución en cuanto a estilo, sobre todo durante la convención."

El grado de compañerismo durante el rodaje fue tal que los actores que terminaban su parte de rodaje se quedaban hasta el final del día para ver y animar a sus compañeros en sus números de baile. En palabras de Wechsler: "Parecía como si estuviéramos en un campamento de verano con todos nuestros amigos. A los actores les gustó la historia y, cuando pasaron a formar parte del proyecto, su amistad sirvió para que trabajaran duro y se convirtieran en los mejores bailarines. La diversión que se aprecia en la gran pantalla es real. Estos tipos sacan lo mejor los unos de los otros".

Jacobs, haciendo gala de esa amistad, emoción y energía naturales en la pantalla de cine, concluye: "El rodaje parecía un vestuario con ruedas".


Bienvenido de nuevo, hermano
El proceso de producción comenzó en Savannah, Georgia (EE.UU.), y se desarrolló también en diversas ubicaciones de Savannah y de Tybee Island, Georgia, así como en Myrtle Beach, en el sur de California, mientras que el acelerado proceso de fotografía principal duró 30 días. La preparación para el rodaje comenzó con meses de antelación, pues los protagonistas tenían que trabajar su resistencia, fuerza, ritmo y movimientos de baile, pasando de tener unos cuerpos tonificados a estar en la mejor forma posible.

Era fundamental que las rutinas de baile fueran originales, sensuales y arrebatadoramente intensas, pero también que estuvieran relacionadas con la historia y con sus personajes. Jacobs afirma: "Queríamos que los bailes estuvieran conectados con la temática de cada protagonista y que reflejaran parte del desarrollo individual, lo que da lugar a un resultado final increíble; no podíamos permitir que esos momentos espectaculares se sucedieran y no tuvieran sentido".

Alison Faulk y la asistente de coreografía Teresa Espinosa tuvieron en cuenta las ideas del director, y de Tatum, Carolin y el resto del reparto, así como del coordinador musical Season Kent, para ajustar cada secuencia, nota a nota, al papel y las habilidades de cada actor. "Sinceramente, Channing tiene unas ideas increíbles; se mueve por instinto y gran parte de sus actuaciones están basadas en ideas suyas", explica Faulk. Por ejemplo: "Adam tiene un elemento machista en sus actuaciones y además es muy atlético, así que le asignamos movimientos de hip-hop y kip-up, un movimiento con el que tiene que levantar todo el cuerpo del suelo y que requiere mucha fuerza abdominal. El punto fuerte de Kevin es el teatro, así que nos basamos en eso, y también en realzar sus piernas. Sus músculos están muy definidos hasta el muslo, así que Chris, el diseñador de vestuario, le puso una capa y unos pantalones muy cortos.

El método de dirección de Faulk estaba muy estructurado y, en ocasiones, era muy detallado. Aunque no siempre, nos recuerda: "A veces Reid escribía una descripción asociada a un baile. Por ejemplo, para la escena de Joe en el supermercado, la descripción decía, 'Y entonces se echa agua por encima y se arranca la camiseta'. Sin embargo, para el espectacular número de baile de Channing, solo decía 'Y entonces se desarrolla la rutina de baile más loca de la historia del cine'".

Carolin responde: "Primero lo definíamos a grandes rasgos, y luego, cuando nos metíamos en el estudio de baile, el 90 por ciento de lo que veíamos era la fantasía exacta que esperábamos que fuese. El 10 por ciento restante representaba otras vías posibles, y ese porcentaje a veces me obligaba a reajustar una escena. Fue un proceso colaborativo, ya que las rutinas son una parte muy importante de la historia".

Tatum compartió sus habilidades y trabajó con Faulk y Jacobs para crear las actuaciones de baile más potentes, no solo para su personaje, sino también para los demás, un proceso que podría haber resultado bastante incómodo de no ser porque el actor colabora con la coreógrafa desde hace mucho tiempo. "Pasábamos largas horas en una sala, intentando descifrar cuáles eran los movimientos correctos", comenta Tatum. "Decíamos cosas como 'No pongas la entrepierna aquí, ponla ahí'. Fue muy divertido".

El grado de dedicación que han invertido es evidente durante todo el proceso, desde las primeras notas del primer número de baile de Tatum, una emocionante improvisación en solitario que realiza en el garaje en el que fabrica muebles y que se desencadena cuando escucha la canción Pony, de Ginuwine, en la radio. Es la canción insignia de Magic Mike, y cuando la escucha, no puede evitar ponerse a bailar. Aparentemente, se mueve por puro placer, incorporando de forma original los taladros y las lijadoras de su trabajo en el baile a medida que se desplaza entre las mesas de trabajo y gira las sillas mientras la música le guía, puede que con la intención de que recuerde que el baile todavía forma parte de sí mismo.

Aunque nadie lo dudaba. Jacobs declara: "La actuación de Channing es increíble. Es imposible quitarle la vista de encima cuando empieza a moverse. Es algo que forma parte intrínseca de él, desde ese primer número de baile que surge en cuanto escucha las primeras notas de la canción, así que cuando contactan con él para ofrecerle formar parte de la convención, su deseo es tan fuerte que no lo puede contener".

Entonces, los chicos comienzan oficialmente su aventura visitando la noche más típica del ambiente dragqueen en el Mad Mary's de Jacksonville, en el que la artista y dragqueen Vicky Vox da vida a Tori Snatch. Entonces se forma un desenfreno general que anima a todo el mundo a subirse a la pista de baile como si de una ola se tratase, incluyendo a Tobías, en zapatos de plataforma, mangas de volantes y un tocado capilar de frutas que habría hecho sentirse orgullosa a la mismísima Carmen Miranda. "El ganador se lleva un premio en metálico, lo que motiva a Tobías", comenta el cómico Gabriel Iglesias. "Cuando terminamos la primera película les dije a los creadores: 'Decidme lo que queréis que haga para esta, pero quiero tener una escena con una hoja de parra o algo así'. Es mejor que algunas cosas sigan siendo privadas".

El diseñador de producción Howard Cummings utilizó un antiguo club de striptease y lo convirtió en el Mad Mary's, un local en el que todo es posible durante el día, pues su propietario se negaba a cerrar en horas punta, y allí se realizaron los ensayos y parte del rodaje, mientras que por la noche el local seguía su curso normal.

A medida que se inauguran las fiestas en la playa, iluminada principalmente por faros de coches, Mike tiene el primero de sus encuentros casuales con Zoe, el personaje de Amber Heard. Zoe es una intrigante joven apasionada de la fotografía informal, y alguien a quien Mike querría conocer un poco más, pero que, de momento, solo le sonríe y le da algo en que pensar. "Lo que me atrae de la manera en que ambos interactúan es que no siguen una trayectoria tradicional de 'chico conoce a chica y chico persigue a chica'", indica Heard a la hora de describir esta relación tan peculiar. "No se trata de eso. Cuando se conocen, parece que ambos tienen mucho que aprender el uno del otro, lo que no es posible en su primer encuentro, aunque está claro que se atraen".

La noche también provoca que Mike y el normalmente calmado Ken tengan un pequeño altercado y, cuando la situación llega a un punto crítico, a Kevin Nash se le ocurre hacer una gracia: "A los guapitos siempre les pasa lo mismo", una de las muchas ocurrencias que el actor maneja con máxima destreza y con las que hace reír a sus compañeros. Bomer admite: "No podía estar con él en la misma escena, porque siempre metía baza con alguna improvisación y me entraba la risa. Creo que lo que nos hacía partirnos de risa era esa combinación entre el personaje de Tarzán y el humor y el tamaño de Kevin".

El elenco reconoce que Jacobs, el director, supo crear una atmósfera de cachondeo y también les permitió dar un desarrollo más profundo a unos personajes que se presentaron al público con la primera película, y que ahora tendremos la oportunidad de conocer un poco mejor. Según Nash: "Si echamos la vista atrás, podemos ver la evolución del grupo y, al mismo tiempo, cuando estamos en nuestra zona de confort, parece como si hubiéramos vuelto a ese campamento en el que todos queremos estar de fiesta con nuestros amigos durante el mayor tiempo posible".

Sin embargo, por mucho que hayan cambiado, Mike opina que esos cambios no se han visto reflejados en sus actuaciones pues, aunque son muy buenas, tienen una coreografía muy vieja creada por su antiguo representante. ¿Y si se inventan algo nuevo? Si esta va a ser su mejor actuación, ¿no sería una buena idea correr el riesgo, dejar que la adrenalina se apodere de ellos y hacerla a su modo?

Big Dick Richie es el primero en lanzarse a la piscina con un baile que seguramente cambie para siempre la idea que tenemos de los pequeños supermercados de gasolinera, de las bolsas de patatas fritas y de las botellas de agua.

Aprovechando un escenario y atrezo atípicos para crear una sensación orgánica, Faulk se centró en las numerosas habilidades de Joe Manganiello. La coreógrafa indica: "Joe da siempre lo mejor de sí mismo; da igual lo que se traiga entre manos, porque va a llegar hasta el final y lo va a hacer en un santiamén. Tiene mucho potencial, mucha fuerza y mucha precisión, puede hacer figuras bellísimas con su cuerpo y se le da muy bien deslizarse y rodar por el suelo. Durante el rodaje, se acercó y nos dijo que había practicado el salto del delfín, y que además quería incorporarlo a su actuación".

Manganiello también le ha aportado mucho humor a esta escena tan traviesa.

Jacobs estructuró la secuencia de manera que los colegas de BDR pudieran seguir la acción desde las ventanas de la tienda mientras el protagonista creaba una actuación en solitario para la que posiblemente sea la dependienta con más suerte del mundo, y la decisión de organizar la toma de esta manera salió mejor de lo que el director esperaba. En sus propias palabras: "Quería que los chicos estuvieran animándole desde fuera, pero no me di cuenta de lo importante que iba a ser grabar sus reacciones a medida que Joe comenzaba a bailar, y lo mucho que le aportaría a la toma, pues se podía ver en sus caras que estaban divirtiéndose de verdad".


Domina: Nuevas posibilidades
Si lo que quieren es un cambio, Mike, Ken, BDR, Tito y Tarzán van en la dirección correcta cuando realizan una actuación improvisada en Domina, un terreno que Mike frecuentaba antes de trabajar en Tampa, aunque es muy distinto a como lo recordaba. Se trata de un club privado dentro de una mansión victoriana con un toque griego clásico que ahora cuenta con una "R" gigante en la fachada, en honor al nombre de su propietaria, Rome. Al entrar nos encontramos con un entorno diferente, deslumbrante, sensual, refinado y mundano a la vez.

El extenso recinto está formado por dos edificios paralelos que en realidad se encontraban separados por ocho manzanas y en distintos barrios de Savannah: en uno de ellos vivía una familia que cedió la primera planta de su hogar para el rodaje y el otro era una casa desocupada en venta en la que tuvieron que hacer diversas obras y reformas. El Elizabeth on 37th, un restaurante contiguo a la casa desocupada, les permitió romper un muro para crear un arco impresionante a través del que Rome acompaña a sus invitados. En su interior, el decorado es ecléctico y suntuoso, con papel pintado con diferentes patrones en las paredes, lujosas cortinas, telas brillantes e interesantes detalles como una estatua de una pantera, que incluso tiene protagonismo en uno de los bailes, mientras que el exterior ofrece un sensual juego de luces y sombras bajo la espesura de los árboles.

Pinkett Smith explica: "Así es como Rome cree que debería ser el mundo: un campo de juego que fomenta la igualdad entre energías femeninas y masculinas; un lugar en el que hombres y mujeres puedan explorar y disfrutar juntos de esas energías. Rome no vende sexo, sino que hace una celebración de la belleza. Es un lugar en el que las mujeres tienen la oportunidad de disfrutar de sus fantasías como ellas realmente quieran, y no como la gente cree que deberían hacerlo. Podría decirse que arroja luz a aquello que se encuentra en la oscuridad. Nadie sale herido y nadie se siente explotado. Tenemos la oportunidad de reunirnos como adultos, disfrutar de esta energía y pasar un buen rato. Así es como creé la base de mi personaje y de su oficio".

La actitud de Rome hace referencia a una de las tramas principales de la película. Tatum explica: "Estos cinco amigos han decidido que no van a hacer lo mismo que el resto de strippers masculinos. Con Magic Mike XXL hemos explorado una idea que consiste en que estos amigos descubran por sí mismos lo que significa la sensualidad y lo que les excita y les divierte de verdad, y en gran parte lo consiguen preguntando a las mujeres lo que quieren ver, en lugar de presentarse ante ellas como unos simples vaqueros ligeros de ropa. La belleza del club de Rome reside en que está diseñado para que sea una experiencia única. En esta tradicional casa sureña, nunca sabes lo que te vas a encontrar cuando sales de una habitación y entras en otra".

Sin duda han dado en el blanco con este concepto, teniendo en cuenta la evolución que ha sufrido el personaje. Pinkett Smith recuerda: "Mis representantes me llamaron y me dijeron, 'Escucha atentamente. Queremos hablarte de un papel para Magic Mike XXL; está escrito para que lo interprete un hombre, pero Greg y Channing quieren convencerte para que lo hagas tú'. Al principio, en el guion ponía que Rome era un hombre, que además era bastante peculiar. Pero el personaje me ofrecía muchas posibilidades y además tuve la oportunidad de trabajar junto a Reid y Greg para descifrar la verdadera personalidad de esta mujer que regenta un club. Me pareció fascinante".

En palabras de Jacob: "Jada fue toda una sorpresa. Aunque nosotros nos encargamos de crear el personaje, fue ella quien lo hizo especial. Además, como Rome es una persona tan fuerte, femenina e inteligente, no resulta difícil creer que coincidiera con Mike en el pasado. Su personaje irrumpe como una sacudida de electricidad en la segunda parte de la película".

Rome también tiene a sus propios artistas en su club: Andre, Augustus y Malik, interpretados respectivamente por Donald Glover, Michael Strahan y Stephen tWitch Boss.

Andre no hace un espectáculo de striptease tradicional, pues con tan solo una chaqueta abierta sobre su pecho desnudo consigue acelerar los corazones de las fans con una canción romántica que todas conocen, y después compone una nueva melodía dedicada a una afortunada seleccionada especialmente por Rome. Glover ofrece algunos detalles sobre su personaje: "Es un tipo que se ve a sí mismo como un sanador. No es que no quiera conocer a algunas chicas y pasárselo bien con ellas, sino que ve su trabajo como si fuera un servicio solo para mujeres. Tiene más que ver con la fantasía que con el sexo".

Glover consiguió el papel después de que Tatum le escuchara improvisar un rap en un programa de radio y le recomendara a Carmen Cuba, la directora de casting de Magic Mike XXL. El actor compuso la canción que su personaje improvisa y dedica a una tímida clienta del club.

Andre también motiva a Ken, pues a su compañero también le gusta cantar, pero no en público. Glover comenta: "Andre le abre las puertas a la posibilidad de que cante una canción durante su actuación, ya que cantar es uno de sus mayores talentos, lo que va unido a otro de los temas más importantes de la película: identificar aquello en lo que eres bueno y lo que realmente deseas transmitir".

La prueba de reparto de Strahan también estuvo basada en la espontaneidad, y se remonta a una presentación que Tatum realizó para promocionar Magic Mike durante el primer día de Strahan como presentador de Live with Kelly y Michael, un programa de la ABC. En palabras de Carolin: "Empezaron a hablar de hacer un striptease, y Michael dijo que no tendría ningún problema en hacer uno si se le presentara la oportunidad. Entonces Channing comentó que debería participar en una posible secuela, y Michael aceptó. Y no faltó a su palabra tres años después, ya que se atrevió con la propuesta y no le tenía miedo a nada".

Straham, quien debuta como actor en un largometraje, comenta: "No sabía lo que me iba a encontrar. Ni siquiera me reconocía cuando me miraba en el espejo. Había muchas mujeres en el rodaje, pero los hombres eran los verdaderos protagonistas del espectáculo".

Al principio, Faulk tenía en mente una secuencia de menor impacto para Augustus relacionada con un masaje, pero cuando vio la jugada de Strahan en el Salón de la Fama de la NFL, la coreografía que le propuso se convirtió en una exhibición atlética en la que entraba en juego el estupendo físico de Strahan. "Cuando nos eligieron para formar parte de la película no lo dudamos ni un segundo", reconoce Kevin Nash, otro de los actores que también ha experimentado la transición del mundo del deporte al cine. "Parecía que Michael estaba listo para el campo de entrenamiento. Estaba en muy buena forma y dio lo mejor de sí mismo. Cuando vi una escena en la que tiene que saltar por encima de una mesa pensé, 'Este tipo todavía podría jugar en la NFL’".

Los cineastas supieron desde el primer momento que había un papel para tWitch en este proyecto. Una vez más, Tatum tuvo mucho que ver con su participación, pues es un admirador de sus técnicas de baile y de hip-hop. tWitch se declara un fanático de la primera película y estaba deseando que se hiciera una secuela y, quizás, poder tener la suerte de participar en la misma. En sus propias palabras: "Magic Mike, es una película muy especial para mí. Cuando me preguntaron si me interesaba participar no lo dudé ni un segundo. Es una comedia sobre bailarines masculinos exóticos, pero el público también podrá ver arte en ella. En realidad rebosa arte en todas sus escenas; es mucho más que una película sobre desnudos. Aprender una coreografía es increíblemente difícil, pero ayuda a que tu cuerpo pase por una reprogramación y se mueva de diferentes maneras. Yo llevo 16 años haciéndolo y me quito el sombrero ante todos y cada uno de los actores de esta película".

Aunque tWitch y Tatum trabajaron con Faulk para su actuación final, el baile en solitario del primero en el club de Rome es obra de tWitch, y en él demuestra una pasión y una creatividad que hacen que Mike se sienta amenazado. Según Tatum: "Cuando ve bailar a Malik, Mike se da cuenta de que a pesar de todo lo que opinaba de sí mismo en el pasado, si ahora se trata de competir, tendrá que demostrar que puede hacerlo. Cuando Rome le invita a que baile en una sala llena de mujeres que tienen una idea fija sobre si tienes o no tienes cualidades de baile, se ve al borde de un precipicio aterrador. Tiene dos opciones, o salta al escenario y va a por todas, o retrocede y desaparece".

Mike elige ir a por todas, por supuesto.

Tal y como indica Rodriguez: "La última vez que haces algo se convierte en la primera que emprendes un nuevo camino, y esa es la dirección que toma esta odisea".

Jacobs indica: "El club de Rome y las actuaciones de sus miembros suponen una inspiración para todos y cada uno de los antiguos Reyes de Tampa y gracias a ellas se dan cuenta de sus posibilidades y de lo que necesitan para sacar adelante sus propias rutinas de baile y su participación en la convención".


Cuidado con lo que deseas
Otro desvío imprevisto pero igualmente emocionante les lleva a una formal casona de plantación propiedad de una mujer un tanto informal: Nancy, personaje interpretado con un auténtico encanto sureño por Andie MacDowell, actriz que nació en Carolina del Sur y saltó a la fama con el clásico de Steven Soderbergh Sexo, mentiras y cintas de video. Según Jacobs: "Fue la primera persona en la que pensé cuando creamos este personaje".

Nancy, una mujer que se acaba de divorciar, descaradamente ligona y ligeramente ebria, está celebrando su recién descubierta libertad con algunas amigas, que no podrían estar más contentas cuando estos cinco hombretones en pantalones cortos y camisetas de tirantes entran en un salón con paredes decoradas con motivos florales cual gladiadores en liza. Para MacDowell: "Ha sido una experiencia totalmente diferente a todo lo que he hecho en mi carrera; con mucha energía masculina que rebosa talento y locura".

Estas finas damas invitan a los chicos a que se presenten, y ellos lo hacen por todo lo alto, revelando información que ni siquiera sabían los unos de los otros, y que, al final, formará parte de sus personalidades escénicas de varias maneras de las que todavía no son del todo conscientes. Mike tiene otro encuentro fortuito con Zoe, pero el verdadero triunfador de la noche es BDR.

Jugando con el misterio, Manganiello indica: "Mi personaje tiene algunas dificultades en el terreno amoroso, algo que le preocupa desde hace tiempo. Digamos que solo la mujer adecuada puede tratar con Big Dick Richie".

A lo que MacDowell responde con entusiasmo: "Y Nancy le dice, ¡No te cortes!' Está dispuesta a pasárselo genial, y puede que haya encontrado al hombre indicado.


Arrasando con todo
La situación llega a su punto álgido en la convención de strippers.

En un lugar en el que confluyen numerosos caminos, Mike y Zoe vuelven a encontrarse, y parece que a la tercera va la vencida. Mike también se encuentra con una vieja amiga, Paris (Elizabeth Banks), quien resulta ser la maestra de ceremonias y vigilante de la convención y tiene serias dudas sobre si Mike sigue contando con esa magia que le caracterizaba. Paris también demuestra que puede sorprenderle cuando Mike descubre que no son los únicos participantes que tienen un pasado peculiar.

Pero lo más importante es que la convención ofrece a cada miembro del grupo la oportunidad de brillar en rutinas de baile individuales en múltiples disciplinas, lo que nos lleva al espectacular número que todo el mundo está esperando: Channing Tatum y tWitch fundirán sus combustibles energías en un dueto de baile, cada uno en un lado opuesto de una estructura gigantesca que divide el escenario en dos.

El diseñador de vestuario, Christopher Peterson, opina: "Queríamos que la escena tuviera un aspecto gráfico para que quedara claro que ambos replicaban los mismos movimientos, así que optamos por usar tonos negros, blancos y plateados. Nike nos envió un diseño fabricado con Scotchlite, un material reflectante creado por 3M que se utiliza en señales de tráfico. Después añadimos detalles y tiras del mismo material a sus vaqueros para que brillaran cuando se encendieran las luces estroboscópicas, y así, cuando los actores movían las piernas de una manera determinada, ese movimiento se veía acentuado, no solo porque las tiras tenían un efecto que realza la pierna, sino porque la luz también se reflejaba en la cámara".

Tatum fue el artífice de la idea, pues pensó que el número podría ser muy diferente y tuvo en cuenta el hecho de que tanto él como tWitch están en muy buena forma física para realizarlo. Para sus personajes, Mike y Malik, supone una muy buena mezcla entre compañerismo y competitividad.

En palabras de tWitch: "Es algo que no había hecho nunca antes. Nunca había tenido que replicar a otra persona en el escenario; por no mencionar que he tenido que bailar con Channing Tatum, algo que ya es increíble de por sí. Cuando mi compañero se movía hacia la derecha, yo tenía que moverme hacia la izquierda, y además, la velocidad y otros matices también tenían que coincidir". El bailarín también reconoce: "Es la primera vez que he tenido que bailar con tan poca ropa, así que no solo era importante que los pasos y el ritmo fueran los adecuados, sino que tenía que preocuparme de que los ángulos de la cámara fueran buenos, aunque sabía que al final acabaría enseñando el culo. Lo único que me ayudó fue la solidaridad, ya que, mirara donde mirara, mis compañeros estaban en la misma situación que yo".

Por lo menos sabe que el público reconocerá su trabajo. Jacobs, quien se encargó de organizar el número ante una sala llena de entusiasmados extras, indica: "Creo que podía haber cobrado la entrada a toda esa gente solo para que vieran cómo ensayaban Channing y tWitch. Ambos son unos bailarines increíbles, la actuación fue asombrosa y el público respondió con un aplauso atronador. Los gritos fueron ensordecedores cuando el baile terminó y tuvieron que quitarse los pantalones y quedarse ahí en tanga".

Los personajes llegaron con una confianza y una pasión renovadas, pues iban a hacer una actuación como ellos querían. Se habían deshecho por completo de las antiguas rutinas de baile, con todo lo que eso conlleva, y así cada uno aporta una actuación personalizada que se servirá bien caliente, basada en su propio estilo, experiencia e imaginación.

Incluso su vestimenta refleja una nueva individualidad, aunque Peterson comenta: "Estos chicos son tan atractivos que, aunque les hubiera vestido con bolsas de basura, su aspecto habría sido genial". La antigua indumentaria típica de los strippers ha desaparecido, y en su lugar se encuentran las vestimentas que ellos mismos han tenido que improvisar mientras creaban sus propias rutinas. Por ejemplo, el artístico Tarzán lleva un mantel del hotel a modo de una elegante capa que usa en una actuación de fantasía a la que Peterson define como "el estilo Isabelino a través de los ojos de un hombre internacional"; Tito, emprendedor de un negocio de yogur helado, ha creado una rutina de baile con una temática de sabores en la que va ataviado con un uniforme de vendedor de helados; y el romántico BDR protagoniza una elegante entrada en el escenario con un smoking que posteriormente se arranca para dar paso a su álter ego en una transición a la noche de bodas mientras suena Closer, de Nine Inch Nails.

Asimismo, Ken se presenta como cantante con una conmovedora interpretación de Untitled (How Does it Feel), de D'Angelo, actuación que también supone el debut como cantante de Matt Bomer. Antes de describir cómo surgió la idea, el actor comenta: "Ha sido un sueño hecho realidad. Durante la grabación de varias tomas de la primera película solíamos salir a entretener a los extras. Un día, Channing me pasó el micrófono y me dijo, '¿A qué te dedicas?', y Joe, que me conoce desde que tenía 18 años, dijo, '¡Canta!', y eso fue lo que hice. Channing se acordaba de ese momento, así que cuando comenzamos a grabar la secuela, pensó que tenía que cantar. Fue una experiencia inolvidable, y estoy muy agradecido de que Greg nos permitiera aportar alguna de nuestras habilidades durante el rodaje".

"Fue muy divertido ver las actuaciones de estos chicos. Estábamos todos ahí para apoyarles", indica Jacobs, quien trabajó durante cuatro días en la grabación de la actuación final; y admite: "Me encantó grabar las secuencias de baile. No hemos tenido que hacer mucho trabajo de montaje porque todos lo hicieron muy bien; solo hubo que rellenar espacios y no obstaculizar el proceso".

Aunque la experiencia original de Tatum en una convención de strippers tenía más que ver con una maratón de baile incesante en un gigantesco club de striptease, el director seleccionó un centro de convenciones de Savannah. Para que el enfoque de un entorno cercano y teatral coincidiera con la idea de apoyo mutuo, Cummings, el diseñador de producción, construyó numerosos escenarios alrededor de un plató central mediante el que el maestro de ceremonias presentaría a cada participante.

El aforo del lugar tenía una capacidad para aproximadamente 900 extras que se encargaron, tal y como indica el reparto y el resto del equipo, de "elevar el nivel de energía de una forma muy positiva. Nos hicieron sentir como estrellas de rock", proclama Rodriguez.

En palabras de Manganiello: "Fue electrizante y ensordecedor; me puso los pelos de punta". Nunca había visto nada igual. Fue increíble ver a todas esas mujeres animarnos con cada rutina. Tengo que reconocer el duro trabajo de los coreógrafos a la hora de diseñar unas rutinas perfectas para que el público no tuviera más remedio que reaccionar. También me gustaría darle las gracias a Greg, quien se encargó de que todo encajara de una forma tan dinámica que diera la sensación de que nos encontrábamos en un espectáculo en directo".

El elenco destacó por mantener un ambiente de compañerismo genuino, apoyo mutuo y diversión que también se manifiesta en la gran pantalla. Pasaron muchas horas trabajando, entrenando, ensayando o divirtiéndose, y eso se refleja en los lazos de amistad que ahora unen al reparto de Magic Mike XXL.

Para Tatum, el argumento "trata sobre unos tipos que hacen cosas típicas de chicos e intentan averiguar lo que quieren las mujeres". Esta vez tenemos la oportunidad de conocerles un poco mejor y comprender quiénes son en realidad. Sí, puede que estén un poco locos, pero solo intentan seguir adelante con sus vidas y pasárselo bien, y puede que su situación sea ridícula y chistosa, pero así son muchas amistades.

Y continúa: "Han decidido que van a poner punto y final a esta experiencia, así que está claro que van a acabar en tanga en el escenario. A estos tipos les gusta notar que están al borde del precipicio y caminar sobre él. Se quieren mucho los unos a los otros y ninguno daría a los demás de lado, así que al final les coges mucho cariño".

Jacobs concluye: "Espero que el público tenga la sensación de que se ha embarcado en una aventura con estos tipos; una especie de viaje alocado y divertido con buenos amigos. Pero sobre todo espero que se lo pasen tan bien viéndola como nosotros lo hemos pasado creándola".