Cinemanía > Películas > La reina de España > Comentario
Destacado: Llega a las salas de cine 'Gru 4 Mi villano favorito'
La reina de España cartel reducidoLa reina de EspañaDirigida por Fernando Trueba
¿Qué te parece la película?

Fernando Trueba regresa a la comedia con el reparto original de La niña de tus ojos, encabezado por Penélope Cruz y Antonio Resines. El elenco lo completan Jorge Sanz, Santiago Segura, Loles León, Rosa María Sardá, Neus Asensi y Jesús Bonilla, a los que se suman Javier Cámara, Chino Darín, Ana Belén y los actores internacionales Mandy Patinkin (Homeland), Clive Revill (Avanti!) y Cary Elwes (La princesa prometida).

Fernando Trueba ha escrito y dirigido 15 largometrajes desde que debutara con Ópera prima en 1980. El reconocimiento internacional le llegaría un año más tarde con El año de las luces, que logró un Oso de Plata del Festival de Berlín. Ganó un Oscar y un BAFTA en la categoría de mejor película de habla no inglesa por Belle époque, así como numerosos Premios Goya por este título y por obras como El sueño del mono loco, La niña de tus ojos o Chico y Rita (primera película española de animación nominada por Hollywood y por la que obtuvo el Premio EFA de la Academia Europea de Cine).

Rodaje durante diez semanas entre Budapest y Madrid, a partir del 29 de febrero de 2016. Una producción de Fernando Trueba PC y Atresmedia Cine.


Pinceladas sobre la época
Al acabar la II Guerra Mundial, España es el único país europeo con un gobierno fascista. Pero es un país atrasado y asolado por tres años de Guerra Civil, que no representa ningún peligro. Salvo para los propios españoles.

Los aliados no se molestan en liberarla. Simplemente la someten a un bloqueo.

En 1953, Franco firma un tratado con Estados Unidos, permitiéndoles instalar bases militares en territorio español. Es el fin del bloqueo internacional a España.

En 1955, gracias al apoyo de los Estados Unidos, España entra en la ONU.

A partir de 1956, las productoras americanas comienzan a venir a rodar a España. Es la época de "el Madrid de los americanos".

Alexander The Great (1956), con Richard Burton, o The Pride and The Passion (1957), con Cary Grant, Sofia Loren y Frank Sinatra son de las primeras.

David Lean rueda también en España Lawrence of Arabia (1962) y Doctor Zhivago (1965).

Se dice que vienen por el buen clima y la variedad de sus paisajes, así como por la competencia de los profesionales del cine español; y si todo ello es verdad, no lo es menos que vienen por los fondos bloqueados a las grandes compañías multinacionales por las leyes franquistas.

Pero sobre todo es el productor Samuel Bronston quien, tras convencer a la Dupont de invertir en el cine dichos fondos, se instala en España haciendo de los Estudios Chamartín, en Madrid, su cuartel general. Allí rueda sus superproducciones John Paul Jones (1959), King of Kings (1961), El Cid (1961), 55 days at Pekín (1963); hasta que el fracaso de Circus World (1964) y The Fall of The Roman Empire (1964), de título premonitorio, acabaron con el Imperio Bronston.

La Reina de España es una comedia que cuenta la historia de uno de aquellos rodajes...


Notas del director
La Reina de España es una comedia. Es curioso que los grandes clásicos del cine español sean comedias: Plácido y El verdugo, de Berlanga, El pisito y El cochecito, de Ferreri, El extraño viaje de Fernán Gómez... Probablemente venga de nuestra literatura: El Quijote o la novela picaresca... Kundera ya escribió que en su origen la novela es humorística: Rabelais, Cervantes, Diderot... Es curioso que el surrealismo "español" también sea humorístico: Buñuel, Dalí... ¿qué son si no grandes humoristas? Antes que ninguna otra cosa. Pero la comedia es el género por excelencia del cine español.

En mi "identidad", que no es nacional ni nacionalista, tiene tanto peso o, para ser preciso, aún más, la comedia clásica americana: Lubitsch, Wilder, Sturges, etc. Y también la commedia all'italiana: Monicelli, Risi, el primer Fellini... Algunas grandes comedias, además de hacernos reír y de retratar las debilidades humanas, nos cuentan la Historia, pero de otra manera. Retratando pequeños personajes en medio de épocas o acontecimientos históricos: I compagni o La grande guerra de Monicelli, La marcia su Roma de Risi, Tutti a casa de Comencini, nos cuentan más de la historia de Italia que todas las películas históricas. En el cine americano podríamos citar desde A foreign Affair de Wilder a To be or not to be de Lubitsch...

En mi caso, hay un ciclo de mis películas donde las comedias tienen un telón de fondo histórico. Así en Belle Epoque los años 30 y la llegada de la República; en El año de las luces o El Embrujo de Shanghai, los años 40, la posguerra. La única vez que la guerra está presente en mis películas es en La niña de tus ojos. De nuevo es la Historia como telón de fondo para contar la historia de pequeños personajes. Pero La niña de tus ojos es también una película sobre el cine. Sobre la gente del cine.

La película se concentraba en una anécdota olvidada o poco conocida de la historia, y de la historia del cine, que son las películas –películas folclóricas– que se rodaron en la Alemania nazi durante la guerra civil española. Un episodio que también podríamos calificar de surrealista. La película era además el retrato de un pequeño grupo de cineastas, de actores y técnicos. Fue muy especial hablar de nuestro pasado a través de la gente del cine.

Pero ocurrió algo muy especial, que no me había ocurrido antes. Los personajes de La niña de tus ojos no me abandonaron una vez hecha la película. ¿Qué había sido de ellos? ¿Habría muerto el director Blas Fontiveros en Alemania? ¿Qué había sido de Macarena en América? Y sin darme cuenta, en los años siguientes, el guión se fue formando en mi cabeza, los gags, los diálogos, las secuencias... sin yo proponérmelo, como una planta que crecía en mi jardín.

Nunca se me había pasado por la cabeza hacer una secuela, una segunda parte. Y creo que La Reina de España no lo es. Es una película independiente. Pero que continúa el relato de la historia de nuestro país, a través de la historia de nuestro cine, de su gente... Para a través de ellos también contar la historia de éste país en un momento de transformación, mediados de los 50, cuando el fin del bloqueo parece hacer asomar una débil luz al final del oscuro túnel de la posguerra, pero es una ilusión aún muy lejana...

Los americanos están en plena noche “macarthysta”, el mundo sumido en la guerra fría, y España no pinta absolutamente nada en el concierto mundial. Somos solo un pequeño peón que ha sido olvidado fuera del tablero de la historia.

Todavía le quedan a España veinte años de dictadura, de estado policial, de "tiempo de silencio"... La película se sitúa en esos años en que todo el país es una inmensa cárcel, pero también el año que comienzan las revueltas estudiantiles, despega la televisión, que un poeta exiliado –Juan Ramón Jiménez– gana el Nobel, y que los americanos vienen a España a rodar...

Las películas del cine dentro del cine tuvieron en una época mala fama. Pero hay una máxima infalible para escritores y cineastas –y para la vida en general– que dice que hay que hablar de lo que se conoce. El cine francés cuenta con algunos notables ejemplos de cine dentro del cine, La nuit américaine de Truffaut y Le Mépris de Godard son las primeras que vienen a la mente, pero ¿qué es French Cancan de Renoir sino una película sobre el cine? En Italia Lucci di varietá de Lattuada, Vita de cane o Risate di gioia, de Monicelli, Lo Sceicco Bianco de Fellini, Bellisima de Visconti... todas películas sobre el mundo de los actores. ¿Qué película habla mejor de la Italia de hoy que Il caimano de Moretti? Una película sobre el cine... El cine es –con el jazz– el arte americano por excelencia. Por eso desde Sunset Boulevard de Wilder, Sullivan's Travels de Sturges o The Bad and the Beautiful de Minnelli, hasta Ed Wood de Tim Burton o State and Main de Mamet, los americanos nunca han tenido reparo en hablar de ellos
mismos a través de su cine. Y es que la literatura americana se tomó el cine en serio antes que nadie, como mostraron Scott Fitzgerald con The Last Tycoon, Nathanael West con The Day of The Locust o Budd Schulberg con The Disenchanted...

En lo que a mí se refiere, el cine y la vida se confunden. El cine es una ventana al exterior, pero también al interior. Pintores y escultores, músicos y escritores, cineastas, etc., han sido personajes habituales en mis películas. ¿Qué importa la profesión de los personajes? Al final lo que cuenta es que hablamos de seres humanos, de sus emociones, sus debilidades, sus dificultades, sus pasiones... Una gran parte de mis películas son comedias. Llevaba un tiempo alejado del género. Ahora tenía una necesidad física, moral, de volver a la comedia. De volver a escuchar la risa del público, de la gente.

Fernando Trueba


La fotografía: José Luis Alcaine
Autor de la fotografía de películas emblemáticas del cine español como El viaje a ninguna parte de Fernando Fernán Gómez, El sur de Victor Erice, Tasio de Pedro Armendáriz, Demonios en el jardín de Manuel Gutierrez Aragón, Amantes de Vicente Aranda, Jamón, jamón de Bigas Luna o Ay, Carmela de Carlos Saura...

Ha trabajado en 6 ocasiones con Pedro Almodovar (Mujeres al borde de un ataque de nervios, Átame, La mala educación, Volver, La piel que habito y Los amantes pasajeros).

Ha trabajado también con Brian de Palma (Passion), John Malkovich (Pasos de baile), Hugh Hudson (Altamira), Alberto Lattuada (Così come sei), Donald Petrie (My Life in Ruins), Adolfo Aristarain (Roma), Luís Puenzo (La puta y la ballena)

Ha ganado en 5 ocasiones el Goya de Mejor Fotografía y en una el European Fim Award, así como el Premio Rafael Azcona, entre otros.

La Reina de España es su cuarta colaboración con Fernando Trueba tras El sueño del mono loco, Belle Epoque y Two Much.


La música: Zbigniew Preisner
Preisner se dió a conocer con sus composiciones para las películas de Krzysztof Kieslowski como la serie Dekalog, La double vie de Véronique o la trilogía Trois couleurs: Bleu, Rouge y Blanc...

Ha sido colaborador habitual de la directora Agnieska Holland en Europa Europa, Olivier Olivier y The Secret Garden; de Héctor Babenco en At Play in the Fields of the Lord, Corazón iluminado y My Hindu Friend; o de Jean Becker en Elisa y Effroyables jardins. También ha colaborado con Louis Malle (Damage), Claude Miller (Un secret), Søren Kragh-Jacobsen (The Island on Bird Street) o Thomas Vinterberg (It's All About Love).

Ganador del Premio César a la Mejor Música en dos ocasiones (Élisa -1996- y Trois couleurs: Rouge -1995-), y el Oso de Plata (The Island on Bird Street -1997-) del Festival de Cine de Berlín.

Entre sus obras fuera del cine destacan Requiem for My Friend, compuesto en memoria de Kieslowski, Quartet in 4 Movements, 10 Easy Pieces for Piano o Diaries of Hope.

En una prueba más de su versatilidad, en 2006 dirige y hace arreglos de cuerda para el Live in Gdańsk del ex-Pink Floyd David Gilmour.


Fernando Trueba
Ha escrito y realizado 15 películas desde que debutara con Ópera prima en 1980, premiada en Venecia y Chicago.

Con El año de las luces (1986) gana un Oso de Plata en el Festival de Cine de Berlín y un Premio Goya. Con El sueño del mono loco (1989) consigue 5 Goyas, incluyendo Mejor Película, Mejor Director y Mejor Guion.

Belle époque (1992) obtiene el Oscar a la Mejor Película de Habla No Inglesa y el BAFTA en la misma categoría, además de 9 Premios Goya incluyendo Mejor Película, Mejor Director, Mejor Guion, Mejor Actriz y Mejor Actor y Actriz Secundarios (Ariadna Gil, Fernando Fernán Gómez y Chus Lampreave).

La niña de tus ojos (1998) gana 7 Goyas incluyendo Mejor Película, Mejor Actriz (Penélope Cruz) y Mejor Actor Revelación (Miloslav Taborsky).

Su documental Calle 54 (2000) obtiene un Goya y el Best Film Award de la USA Jazz Journalists Association. La obra El embrujo de Shanghai (2002), obtiene tres Premios Goya. El milagro de Candeal (2004), dos Goyas a Mejor Documental y Mejor Canción.

De nuevo es nominado al Oscar como Mejor Película de Animación con Chico y Rita (2010), que gana el Premio a la Mejor Película de Animación en los Premios del Cine Europeo y en los Premios Goya, así como el Grand Prix HANF (Holland Animation Film Festival), Anima (Bruxelles Film Festival, Meilleur Long Métrage Prix du Public), Best Animated Feature (TrickFilm Stuttgart), entre otros.

Por su última película, El artista y la modelo (2011), obtiene la Concha de Plata al Mejor Director en el Festival de Cine de San Sebastián.

En su faceta de productor musical ha ganado ocho Premios Grammy.

En 2015 recibió el Premio Nacional de Cinematografía también y ha sido galardonado con la Medalla de Oro de EGEDA (2012) por su labor como productor y con los Premios de Honor de los Festivales de Cine de Sevilla (2009) y de Valladolid (2015).


Directores al reparto
Los cineastas Arturo Ripstein y Juan Antonio Bayona se pusieron a las órdenes de Fernando Trueba en el rodaje de la película.

El director de Lo imposible y de El orfanato ha colaborado con un breve papel en su primera incursión como actor delante de las cámaras.

Ripstein interpreta al personaje de Sam Spiegelman, un productor extranjero que llega a España en 1956 con la intención de rodar una gran película. No es la primera vez que Arturo Ripstein se anima a participar como actor aunque, como todo el mundo sabe, su principal faceta es la de director, con una extensa y premiada filmografía que le ha convertido en referente del cine latinoamericano (El coronel no tiene quien le escriba, El evangelio de las Maravillas, Profundo carmesí, Principio y fin).