Cinemanía > Películas > T2: Trainspotting > Comentario
Destacado: Llega a las salas de cine 'Madame Web' con Dakota Johnson
T2: Trainspotting cartel reducido finalT2: TrainspottingDirigida por Danny Boyle
¿Qué te parece la película?

T2: Trainspotting reúne al director ganador del Oscar® Danny Boyle con el elenco original de la entrega de 1996.

John Hodge regresa como guionista, trabajando a partir de las novelas Porno y Trainspotting de Irvine Welsh. Los productores son Andrew Macdonald, Boyle, Christian Colson y Bernie Belew.


Cuando los vimos por última vez…
Los cuatro amigos de toda la vida / socios / enemigos acérrimos habían viajado a Londres para vender una bolsa de heroína obtenida fortuitamente.

Mientras los demás duermen, Mark Renton se da a la fuga con todos los beneficios: 16.000 libras en efectivo. Se marcha sin más. No vuelve la mirada hacia atrás.

Le deja 4.000 Libras a Spud en una taquilla. Un regalo generoso, que resulta ser una bendición y una maldición para su receptor, un hombre con una irremediable adicción a la heroína.

Sick Boy, que jamás ha sentido sentimientos de lealtad, siente amarga envidia al igual que ira. Si alguien podía haber traicionado a sus amigos, tendría que haber sido él. Maldice su propia debilidad sentimental y sueña con la venganza.

Frank Begbie ha pasado la mayor parte de su vida adulta cual granada de mano. Renton simplemente tiró del pestillo. Puede que su rabia sea auto destructiva, pero es probable que no sea la única víctima.


Colonizado por Capullos (Trainspotting - 1996)
Con un presupuesto de dos millones de Libras, la segunda entrega del equipo detrás de Tumba abierta superó sus modestas raíces independientes para transformarse en un auténtico fenómeno cultural.

Danny Boyle recuerda: "Nos topamos con la primera entrega de sopetón. Acabábamos de terminar Tumba abierta, con la que nos fue bastante bien, y de repente todos querían que hiciéramos otra. Teníamos entre manos el extraordinario libro de Irvine que seguía obsesionándonos. John Hodge comenzó a trabajar en el guion y supimos de repente que la haríamos. Entregó 20 páginas y dije algo así como `si, la haremos. Ž Así que básicamente nos tropezamos con ello".

El productor Andrew Macdonald dice: "Nos preocupaba en aquel entonces que la película funcionara ya que trata con temas como las drogas o la cultura juvenil; aparte de parecer muy específicamente escocesa. Dudábamos si alguien la comprendería. Pero, enamorados del libro, estábamos desesperados por hacerla".

"Lo grandioso fue la inexperiencia total", dice el guionista John Hodge. "Si has hecho muchas cosas, no te sorprende lo que pueda ocurrir. Simplemente nos propusimos hacer una película entretenida. Estábamos acabando el guion y la producción así que nos fuimos dando cuenta gradualmente de la creciente oleada de interés que se generó. Mi deseo era que la manera en que humanizamos a los héroes y la forma de apartamos de la tradicional caracterización de las víctimas, resultaran válidas. Y, al igual que el libro, Trainspotting dotó a los personajes de un sentido del humor y perspectiva que habitualmente se les había negado. Esto fue controvertido. A la gente le gustó y le disgustó por las mismas razones".

Para sus muchos seguidores, la película inyectó adrenalina al cine británico, dominado entonces por dramas de época, realismo social y comedias románticas. Con sus visuales psicodélicas, una potente banda sonora y un elenco de inolvidables anti héroes – y apoyada por una innovadora y muy directa campaña de publicidad- Trainspotting capturó perfectamente la esencia de la época.

Danny Boyle amaba la simplicidad de la experiencia en su conjunto: "Si has tenido la oportunidad de hacer un par de películas, empiezas a aprender cosas nuevas. Pero no siempre ayuda. En ocasiones las películas son mejores si se hacen en un estado de dulce ignorancia".

Ewan McGregor, quien interpreta a Renton, recuerda la primera vez que vio la película original. "Fui a verla a una pequeña sala de proyección en Soho con mi mujer y mi tío. Recuerdo la sensación al salir y estar totalmente alucinado. Nos mirábamos el uno al otro sin poder realmente hablar de lo que acabábamos de ver. La fotografía de Brian Tufano, las interpretaciones, la dirección de Danny, la música… todos los elementos eran realmente inmejorables. Y daba la impresión que apestaría. Y no fue así".


¿Qué habéis estado haciendo durante veinte años? (El origen de T2: Trainspotting)
"Hace 21 años del lanzamiento de la primera película, y la sabiduría convencional dice que vamos con 20 años de retraso con la secuela", dice Boyle. "El retraso no fue exactamente deliberado – hemos hablado sobre hacer otra durante años. Pero, en realidad, es lo que da a la película su razón de ser. Cuando pones a los actores lado a lado, la comparación de cómo eran hace 20 años atrás, es brutal. Lo miramos hace 10 años y los actores no parecían tan distintos. ¡Yo solía bromear con ellos sobre su uso de cremas hidratantes! Pero 20 años es mucho tiempo y se nota. Los chicos asumieron bien su imagen actual, así como la comparación con el pasado. Fueron sinceros. No han sido tímidos en valorar su estado actual, y de eso precisamente trata la película".

Johnny Lee Miller, quien interpreta a Simon (Sick Boy), concuerda en que esta no es la típica secuela: "Siempre dije que no tendría sentido una segunda parte de Trainspotting salvo que se examinaran temas más profundos. ¿Cómo es el proceso de hacerse mayor? ¿Qué has hecho? ¿Qué le ha ocurrido a los personajes y cuáles son las implicaciones? La secuela porque sí sería insípida, si se limita a quién se salió con la suya y quién se vengó, se torna realmente aburrida. La única forma de hacerla interesante es poner las vidas de las personas entre medias".

"La interrogante principal fue ` ¿puede John producir un guion? Ž" dice Danny Boyle. "Los actores tenían, naturalmente, reservas en cuanto a querer hacer algo que fuera tan bueno como la primera entrega –no embaucar al público con una continuación decepcionante. John intentó un par de versiones, las cuales todos sabíamos –incluido él- que no servirían. Luego fuimos todos a Edimburgo para un último intento – John, Irvine, Andrew, Christian y yo. El 20 aniversario se acercaba y decidimos que era ahora o nunca. John se apartó y escribió un guion que, apenas leerlo, supe que podía enviarles a los actores. Pensé que ‘están locos si no lo hacen’. Igual podrían haber dicho `noŽ por cualquier cantidad de factores, especialmente porque dos de ellos trabajan a tiempo completo en series de televisión. Pero todos accedieron, así que pudimos arrancar con el proyecto".

Al guionista John Hodge le emocionó explorar dónde estarían los cuatro viejos amigos ahora. "La trama y el desarrollo de los personajes ciertamente deben ir de la mano", dice. "De manera que, una vez pensamos en, digamos, Begbie, te preguntas si acaso ahora tiene hijos. ¿Sí o no? Y si los tiene, ¿cómo son? Y si ha salido de prisión… ¿cómo será la relación con su hijo? ¿Es su hijo una astilla del viejo palo? No, es algo distinto. Ha sido criado por su madre específicamente para que no se parezca en nada a Frank. Todo esto te traslada a distintos lugares, afectando la trama consiguientemente. Llegas al punto en que te preguntas: ` ¿a dónde se dirige Begbie ahora?’. Ha alcanzado un punto de aislamiento, alienado de su familia, ¿qué ocurrirá ahora? Y, mientras, hay otra trama entre manos con los cuentos de Spud. Ambas tramas convergen y llevan a Begbie a un autodescubrimiento".

Robert Carlyle (Begbie) sintió un abanico de emociones al adentrarse en el proceso. "Sientes de todo… quizá mayormente nervioso y emocionado. Ha sido una larga espera. Pensé que sería duro, pero de veras que no lo fue. Decirlo suena cursi, pero fue como ponerse un viejo par de zapatos. Conocía a este Begbie demasiado bien. Ha cambiado mucho, pero sigue siendo un personaje muy divertido –con cierta desesperanza a la vez. Ha llevado una vida algo triste. Y es eso realmente lo que explora la película. Es lo que han hecho estos cuatro tíos y dónde están ahora. Es muy emocional, mucho más emocional de lo que me esperaba y creo que mucho más emocional de lo que se esperaba Danny".

"Creo que siempre supimos que sería un placer volver a ver a estos cuatro personajes juntos", concuerda Boyle, "pero la gran sorpresa está en el impacto emocional. Ves sus caras y el resultado es inmediato. Hay un pathos. Tiene que ver con nuestra conciencia sobre el efecto que el tiempo ha tenido sobre ellos, y sobre nosotros. La película es una vista telescópica en el tiempo –ves por un extremo y el pasado está ahí, tan cercano; miras otra vez – y ya se ha ido. Interesante, T2 es en realidad una adaptación de dos libros: Porno, la secuela escrita por Irvine 10 años más tarde, pero, aún más, es un bucle directo retrotraído a Trainspotting. Para mí, el libro original es como un Ulises actual. Es inigualable, pienso yo, y leerlo es como un océano que desborda el corazónŽ. La nueva película constantemente regresa a esta órbita y ha sido un privilegio volver a este mundo".


De turista en tu propia juventud (La realización de T2: Trainspotting)
Boyle reunió una mezcla de nuevos y viejos colaboradores para hacer la película.

Vuelve el elenco original, por supuesto, unidos al guionista John Hodge, al productor Andrew Macdonald, así como la diseñadora de vestuario Rachel Fleming, primer asistente de dirección David Gilchrist y el compositor Rick Smith, por nombrar unos cuantos.

Nuevas adiciones han sido escogidas de entre recientes colaboradores de Boyle, incluyendo los productores Christian Colson y Bernie Bellew, el editor Jon Harris, los diseñadores Mark Tildesley y Patrick Rolfe, el director de fotografía Anthony Dod Mantle e Ivana Primorac a cargo del diseño de maquillaje y peluquería.

Boyle dice: "Me ha sido de mucha importancia –vital realmente- contar con las voces de muchos del equipo original. Pero también he querido añadir nuevas voces –personas que tienen la capacidad de ver la película desde fuera y puedan aportarle algo nuevo. He buscado tanto autenticidad como innovación. Como suele ser el caso, la forma en que se hizo la película se ha internalizado y esta mezcla de viejo y nuevo, lo familiar con lo extraño, se ha filtrado en cada cuadro de la cinta".

La reincorporada diseñadora de vestuario, Rachel Fleming, estuvo de hecho tomándose un descanso de la industria. Pero no pudo soportar el pensamiento de perderse el envejecer a los chicos. "No he trabajado en casi diez años porque tengo cinco hijos. De manera que en realidad no quería volver a trabajar. Pero después de leer el guion simplemente pensé oh no, no puedo dejar que otro vista a estos personajesŽ".

"Una vez iniciado el rodaje", continúa, "hicimos una toma con dobles a los cuales vestí con algunas de las prendas originales", dice. "Se supone que la escena es de veinte años atrás. Pero uno de los dobles se parecía muchísimo a Ewan. De repente estabas en un extraño viaje al pasado. Ha sido un poco extraño, pero me ha ayudado a reentrar en ese mundo".

La "chica nueva" Ivana Primorac, quien trabajó con Boyle en Steve Jobs, ha disfrutado colaborar con el viejo equipo. "Me he encontrado a mí misma apoyada en los recuerdos y opiniones de otros. No se puede construir el trasfondo de los personajes como normalmente lo haría. Para otros proyectos, se investiga a los personajes desde el guion o desde conversaciones con el director. Luego se sugerirían y discutirían dichos aspectos con los actores. Pero en esta ocasión, he acudido directamente al elenco. Bobby Carlyle es el único que sabe lo que le ocurre a Begbie en prisión. Solo Ewan McGregor puede sugerir lo que Renton ha tenido que atravesar. Para ellos es real".

Otro nuevo colaborador clave ha sido el editor Jon Harris. El productor Christian Colson dice esto acerca de Harris: "En todas las películas que he producido con Danny hasta la fecha (Slumdog, 127 horas, Trance, Steve Jobs) se desprende una profunda preocupación con la memoria y el pasado, y en ningún caso más que en T2. Jon Harris ha hecho tres de esas películas y ha sido figura clave con Danny en el desarrollo del lenguaje visual para explorar dichas ideas. T2 se percibe como cúspide de este trabajo. Al encontrar maneras de traer el pasado cara a cara con el presente, Jon ha hecho un asombroso trabajo al amplificar el impacto emocional de la historia. Como todo gran editor, ha influido sobre la película contando el argumento, no solo como maestro artístico".

Boyle añade, "pensé que la película trataba sobre el tiempo, pero, tras un mes de edición, cuando Jon Harris y yo nos sentamos a ver una versión en la sala de proyección, me di cuenta de que también trataba sobre la masculinidad, o la masculinidad a través del tiempo. Es la diferencia entre la infancia y la madurez. La irresponsabilidad de la niñez en la primera entrega, cuando nada importa un bledo, menos aún el tiempo –o, más bien, no crees que así sea. T2 le da un giro: es al tiempo a quien tú no le importas un bledo. Punto. La película está saturada de imágenes de hombres decepcionados, mujeres decepcionadas, hijos decepcionados, incluso los imaginarios… La chulería de antaño se daba con naturalidad, pero ahora lucha por revivirse a sí misma –por eso no es de extrañar que ellos se busquen el uno al otro continuamente para recrear el pasado; sea para disfrutarlo o sea en busca de venganza".

"Reunir al equipo original tras todo este tiempo ha sido emotivo, ¡pero no demasiado!" comenta el productor Andrew Macdonald. "Todos somos tíos y, cuando los tíos se reúnen con sus compañeros de bachillerato, no se abrazan demasiado, ¿no? No hay realmente muchas escenas en T2 en las que aparezcan los cuatro actores juntos. Y, si lo piensas, fue igual en la primera película –solo al final y un puñado de escenas a la mitad".

Ewen Bremmer, cuya interpretación de Spud Boyle describe como una combinación de lo sutil y lo inmenso’ dice "El primer día fue profundo. Fue muy emotivo, casi surrealista, para todos nosotros; creo que nos emocionamos bastante. Nos fue dado un gran regalo hace 20 años con estos papeles. Y ahora es aún más preciado. Tenemos una hermosa oportunidad de trabajar juntos de nuevo, de interpretar estas escenas y simplemente pasar el rato juntos".

El rodaje no ha sido sencillo desde el punto de vista logístico. El productor Brian Bellew dice: "Uno de los principales retos ha sido programar el rodaje. Idear un plan que nos permitiera rodar en más de 70 exteriores y 12 platós en 55 días, con la restringida disponibilidad de nuestro elenco. Solo tuvimos unas cuatro semanas (el mes de junio), cuando los cuatro integrantes del elenco principal estaban disponibles al mismo tiempo. Así que comprimir el 50% del trabajo en el 35% de la agenda fue complicado. Añadamos a eso el hecho de que el guion exigía gran cantidad de rodaje nocturno en exteriores, en Escocia, en verano, con solo tres horas y media de oscuridad cada noche… pero nos negamos a permitir que nada se convirtiera en una pesadilla".

Boyle y el equipo sintieron la influencia de aquellos que no se unieron al equipo esta vez: "Anthony (Dod Mantle) y yo fuimos muy atentos en rendir tributo a Brian Tufano, quien rodó Trainspotting. Me ayudó enormemente en los primeros pasos de mi carrera, y fue una lástima que no se encontrara lo bastante bien como para venir al plató. Hay un par de tributos a él en la película. Ambos sentimos que recibimos un testigo impresionante directamente de su mano. Y similarmente hay una paleta de colores que rinde tributo a Kave Quinn, la diseñadora de producción original. Ella fue muy osada en aquel momento y nuestros diseñadores para T2 sintieron gran responsabilidad hacia ese legado. Rachel Fleming fue la diseñadora de vestuario original en Trainspotting, y Stephen Noble fue su asistente. Para T2 diseñaron juntos. Los vestuarios en la primera entrega fueron extraordinarios. En retrospectiva, no se ven pasados de moda. Eso requiere de un ojo muy especial y un disfrute de los personajes. Porque al fin y al cabo todo gira en torno a ellos. Anthony es sorprendentemente sensible hacia los actores. Al igual que lo fue Brian Tufano. Y creo que esa es nuestra forma. Todo el mundo opina que nuestras películas tienen mucho estilo, pero, si no se cree en los actores, no será duradero".


Slow slippy (La música)
Danny Boyle dice que: "la gente tiene una conexión bastante fuerte con Trainspotting, y en gran medida se debe a la música. Ha dejado una huella en ellos, evocando secuencias simplemente con las canciones. Hubo mucha gente que no se suponía que fuera a ver la película, pero lo hizo debido a la música. Cuando es algo que te afecta, lo cual creo que es el caso con la banda sonora de la primera película, amplifica las emociones. Son puntos o estímulos que detonan una especie de reacción química dentro de ti en relación con esa escena. T2 es muy consciente de la primera película –no solo en términos de personajes y narrativa, sino también en su particular impacto como pieza de estilo y cultura. La música es un importantísimo vínculo con esos sentimientos, y una carga muy particular se detona dentro de la película cuando se hace alusión a la música de la original".

El compositor Rick Smith asegura: "uno de los grandes filósofos griegos, no recuerdo exactamente cuál, pensaba que lo que sea que se dijera sobre algo, lo contrario es igualmente cierto. La palabra que usó para esta tensión fue `fuegoŽ-y eso es lo que tenía Trainspotting. Estuvo presente tanto en el libro de Irvine como en la película de Danny; en los personajes y en la música. 20 años más tarde, me he apasionado componer y coleccionar música para T2 y únicamente espero que enganche de la misma manera".

Boyle concluye: "En la primera película, el latido, el río, fue DUBNOBASSWUTHMYHEADMAN de Underworld, y luego el pinchazo de BORN SLIPPY- ¡y vaya mezcla! Y en T2 ha sido Rick Smith de Underworld accediendo a musicalizar la película y a ayudarnos a Jon Harris y a mí con toda la banda sonora –música original y mezclas. Pero, sobre todo, el descubrimiento de la banda YOUNG FATHERS, de Edimburgo. Son el palpitar actual de esta película y nos protegen de cualquier ataque de nostalgia. WOLF ALICE viene de mis hijas y sus gustos inspiradores. ¡THE RUBBERBANDITS es lo que John Hodge ve en casa cuando debería estar escribiendo!"


Leith 2.1 (T2 Trainspotting y Escocia)
El productor Andrew Macdonald dice: "1996 era un buen momento para ser escocés. Y dondequiera que fueras en el mundo, era guay ser escocés. Nos vino bien tener un elenco local tan talentoso. Todos los principales, excepto Johnny, eran escoceses. Además, contamos con Kelly Macdonald, Shirley Henderson y Peter Mullan. Es difícil imaginar un grupo de personas más talentosas de tan pequeño país. Mucho ha acontecido políticamente desde entonces, así que será muy interesante ver la reacción del público al sabor peculiarmente escocés de T2".

El director de fotografía Anthony Dod Mantle ha experimentado un verdadero sentido de pertenencia durante el rodaje. "Esta película conserva una presencia especial. Es una especie de propiedad compartida. La audiencia escocesa no se siente dueña de Irvine o a Bobby, pero conocen a Begbie. Cuando estuvimos rodando la escena en prisión, los prisioneros tuvieron empatía con Begbie. Es extraordinario".

"De hecho rodamos la primera Trainspotting en Glasgow" admite Danny Boyle. "Debido a la financiación y muchas otras razones ligadas al equipo y el presupuesto, solo estuvimos en Edimburgo unos pocos días. En este caso ha sido lo contrario. La hicimos en Edimburgo con solo un par de días en Glasgow. Y eso fue agradable. Fue un verdadero placer estar ahí y hacer la película porque los habitantes estaban muy orgullosos de la primera película. De hecho, la nación entera aun habla de ello. Aparentemente el Primer Ministro, Nicola Sturgeon, se escapó de una conferencia en Australia para ver la película. El hecho de que el líder de la nación sienta tal orgullo de la película original te hace pensar `oh Dios, ¿qué hemos hecho? Ž".

El guionista John Hodge ciertamente notó las diferencias al rodar en dos ciudades distintas: "Edimburgo es mucho más activa. Entonces no detuvimos el tráfico, ni siquiera a los peatones. Simplemente hicimos a los chicos correr por la calle –la cámara iba en una moto todo terreno delante de ellos. Y el lado este de Glasgow ha cambiado irreconociblemente. Grandes propiedades del estado donde rodamos fueron aplanadas y muchos pubs han cerrado sus puertas".

"Mi momento preferido fue el rodaje en Corrour Station", dice el productor Bernie Belew. "Hicimos un hermoso viaje de tres horas en tren al altiplano para revisitar el icónico exterior de la primera película. Estuvimos, por supuesto, a merced del clima y el Scotrail, ¡y ninguno nos decepcionó!"

Johnny Lee Miller también rememora el momento: "Fue muy surrealista; alucinante de hecho. Los cuatro estábamos ahí sentados, y allí estaba un joven actor vestido como Tommy (el personaje de Kevin McKidd en Trainspotting) rodando la escena. No sé si se debió a lo hermoso del entorno, pero resultó muy poderoso. Todos nos sentimos muy afortunados de haber vuelto a tener esta oportunidad".

Los dobles para las versiones más jóvenes de los personajes ciertamente surtieron su efecto. "La gente comentaba el chico que te interpreta se parece mucho a ti", dice Ewan McGregor. "Así que me pasé por su caravana y me quedé estupefacto. Ahí está el joven Ewan con su camiseta a rayas grises y blancas; yo de joven, con mi jersey de Hibs, Tommy con su chaqueta vaquera y su pelo; un joven Johnny y un joven Bobby. Fue simplemente raro. Realmente no sabía qué decir. Creo, en parte, porque sentí que me reivindicaban y parte por el hecho de que ya no tenemos 22 y 23 años. De la misma manera que tenemos que enfrentarlo en la película".

Lee Miller también notó otra diferencia de rodar en Escocia en esta ocasión: "la última vez hicimos una película en plan guerrilla, donde podíamos hacer y deshacer a nuestro antojo con una cámara pequeña. A nadie le importaba. Quisimos hacer eso otra vez, pero, dondequiera que íbamos, había una multitud. De todas formas ¿qué es eso que dijo Danny? ¡Trainspotting es el Star Wars de Escocia! El nivel de interés que genera aquí es asombroso, y el público es sumamente solidario –algo maravilloso de presenciar".


Sobre el director
El colaborador de Boyle de toda la vida, Anthony Dod Mantle, dice: "Danny Boyle es un hombre extraordinario. Es muy fuerte, terco, poderoso e inquieto. Y es intuitivo. Pero es un auténtico líder –no pierde el tiempo; todo gira en torno a lo que hay que hacer en todo momento. En T2 tuvo que centrarse más de lo que tal vez lo he visto nunca antes. Con total devoción hacia la historia, casi subordinado a ella. Ha sido su dirección lo que finalmente dará los resultados. Estar en el plató con él es aterradoramente asombroso y simplemente tienes que presenciarlo. Es único".

"No puedo asegurar conocer la mente de Danny", dice el guionista John Hodge, "solo puedo hablar de las cualidades y atributos con las que interactúo. La habilidad de Danny para asumir responsabilidades y liderazgo no tienen comparación. Aporta una incesante energía al proceso y está implicado con cada aspecto de la toma de decisiones. Pero al mismo tiempo está preparado para considerar el consejo y decir `vale, de acuerdo, tú eres el expertoŽ. Trabaja de maravilla con los actores. Gusta a los actores y por eso están preparados para hacer un esfuerzo adicional y llevar su interpretación a otro nivel al que sería imposible acceder sin confianza en él como director. Su visión es siempre osada, siempre emocionante, y mantiene su visión enfocada en hacer una película entretenida para la audiencia. ¡Pero aun así no sé qué se cuece dentro de su cabeza!"

"La verdad de la escena lo es todo para él" dice Johnny Lee Miller sobre su director. "Lo correcto; lo que funciona y lo que no. También desea aportes. Pero si no es correcto no va a suavizar su opinión. Está muy, muy emocionado con T2. Lo he visto apasionado antes, tiene muchísima energía. Trabajé con él en teatro ¡y nunca lo vi sentarse en cinco semanas de ensayo! Pero no le había visto tan involucrado antes. Trainspotting ha sido una de las mejores experiencias profesionales de mi vida al día de hoy. De manera que, tener la oportunidad de regresar y, no solo recordar con Danny y los chicos, sino de hecho trabajar en otro proyecto con ellos, es una enorme bendición –y la hemos aprovechado".

Ewen Bremmer no hubiera considerado hacer T2 sin Danny Boyle al frente. "Es definitivamente crucial que Danny sea el hombre que arma esto. Comprende el peso de la expectativa del público y su importancia en la cultura pop. Sería muy sencillo tratar este proyecto como una receta, marcar las casillas y usar la original como plantilla. Pero la original resultó tan impactante precisamente porque no había toma que fuera esperada. Y no es una hazaña que se logre fácilmente por 90 minutos continuos. Danny lo ha logrado una vez más. No ha habido un solo día en el plató en que no haya tenido esa sensación de ` ¿cómo se le ocurrió esto? Ž"

"Danny es un genio", dice Bobby Carlyle. Su forma de pensar es especial –cuando te confrontas con alguien como Danny es que descubres `ah, así que eso es un director’. Esto es lo que hace un director. Y él es un director extraordinario, sutil y manipulador. Los mejores lo son".

Ewan McGregor dice: "Danny es mi primer director. Hice dos series televisivas antes de Tumba abierta. Es algo como una tu primera mujer –porque siempre he amado a Danny y siempre he sentido que es capaza de sacar lo mejor de mí. Tengo plena certeza que estoy en buenas manos y siempre ha sido así desde el principio. Le oigo hablar de Tumba abierta diciendo `no tenía ni idea de lo que estaba haciendoŽ. Pero creo que en realidad sí lo sabía, aun entonces. Solo que está siendo modesto".


Renton y los chicos - Irvine Welsh contempla sus cuatro creaciones
Es algo así como un primer amor. Son los primeros personajes que escribí. Es por eso que te atraen. Como escritor, ves los personajes como una herramienta que has forjado para una tarea. Si quieres un tema que deseas explorar, las sacas de tu caja de herramientas. Te pones al día con ellos en distintos momentos de sus vidas y te interesas por ellos. Un personaje puede estar muerto para ti durante diez años y de repente cobrar interés de nuevo; tal vez por algo que tú mismo has atravesado o algo que has visto en tus amigos. Piensas ` ¿y si este personaje viviera algo similar?

Creo que la gente quiere ver lo que los personajes están viviendo ahora porque constantemente están intentando ser mejores. Sin importar lo oscuro de la situación, la audiencia les perdonará, siempre y cuando estén tratando de cambiar y conseguir la salida. Debes evolucionar en cualquier tipo de drama: quieres que los personajes cambien y sean distintos al final de la película. Deben adquirir algún tipo de sabiduría, alguna especie de iluminación.

Así que en T2 han pasado 20 años y están todos en lugares distintos. Begbie, como era de esperar, está en prisión. Spud, como era de esperar, está en las calles. Renton sigue huyendo de la venganza de Begbie, al igual que Sick Boy Simon, aunque este último no tanto. Simon sigue con sus trapicheos. Está en circunstancias muy inferiores, pero siempre se siente un poco por encima de su circunstancia actual. No se alegra de que Renton haya vuelto así que trata de emboscarlo para que Begbie se vengue por los dos.

Renton es un espectador. Observa lo que lo que otros hacen y crea reglas sobre la vida basado en ello. Es un narrador, básicamente un analista; lo cual es un papel bastante pasivo en comparación con la locura de la gente que lo rodea. Ewan verdaderamente le aporta carisma e inteligencia al papel. Es por esto que Renton atrae a la gente y la pone de su parte.

Es gracioso que Johnny y Ewan hayan sido amigos por mucho tiempo y fueran socios de negocios en una ocasión. Hay una poderosa relación simbiótica entre ellos comparable a la de Sick Boy y Renton. En la película, ambos personajes quisieran ser el otro. Simon desea ser tan inteligente y desapegado como Renton. Por su parte, Renton quisiera ser tan apasionado y exitoso como Simon. Hay tantas características que codician el uno del otro. Y esta increíble rivalidad y profundo respeto emerge en la película.

Spud es un perdedor entrañable, pero gracias a la interpretación de Ewen nunca se despoja de su humanidad. Hay una sensación de dramatismo y profundidad en su papel actual que viene con la edad. Creo que romperá algunos corazones en esta ocasión.

Por el contrario, Begbie es simplemente una fuerza loca. Y en T2 no está rehabilitado del todo. Todavía existe esta fuerza iracunda. Obviamente se debe mostrar una pizca de cambio en el personaje y lo que ha hecho Bobby le ha añadido matices. Ahora existe la clase de peligro de alguien que sabe que va por este camino, pero no puede evitarlo. Es grandioso verle inyectar esa clase de incertidumbre en la interpretación.