Cinemanía > Películas > Salvaje > Comentario
Destacado: Julián López y Natalia de Molina protagonizan 'Operación Camarón'
Salvaje cartel reducido Salvaje(Unhinged)
Dirigida por Derrick Borte
¿Qué te parece la película?

Una película de Derrick Borte, protagonizada por Russell Crowe, Caren Pistorius, Gabriel Bateman, Jimmi Simpson y Austin P. McKenzie. Mary Vernieu (CSA) y Raylin Sabo (CSA) se han encargado del casting, David Buckley ha compuesto la banda sonora y Denise Wingate es responsable del diseño de vestuario. El montaje de la película es obra de Mike McCusker (ACE), Steven Mirkovichm (ACE) y Tim Mirkovich (ACE), con diseño de producción de Fredrick Waff y dirección de fotografía de Brendan Galvin. Guy Botham, Crystal Bourbeau, Mary C. Russell, Christopher Milburn, Gareth West, Peter Touche y Anders Erden son los productores ejecutivos. Lisa Ellzey, Mark Gill y Andrew Gunn producen Salvaje, que cuenta con guion de Carl Ellsworth.

Salvaje se puede entender como una fábula en la que un percance con un desconocido desencadena toda una serie de acontecimientos con consecuencias mortales. La película toma una experiencia muy común (un enfado al volante) y la eleva a la máxima potencia cuando un hombre pierde los nervios, y nos enfrenta a situaciones que nunca hubiéramos imaginado. "Salvaje se basa en un instante, en un percance que podríamos tener cualquiera en cualquier momento", comenta el guionista Carl Ellsworth.

A Ellsworth le encantan los thrillers psicológicos contenidos que surgen de una "situación" tan cotidiana como terrorífica. Se dio cuenta de que conducir saca lo peor de la gente y se preguntó por qué vivimos con tanta rabia contenida. "Con Salvaje me propuse escribir el guion más intenso de mi vida, con un ritmo frenético y urgente. La historia se desarrolla en tiempo real y no levanta el pie del acelerador hasta que salen los créditos finales".

Cuando Russell Crowe leyó por primera vez el guion de Salvaje, su primera reacción fue rechazarlo. "'De ninguna manera', pensé. 'No voy a participar en esta película, me da muchísimo miedo, este personaje es muy oscuro y me impone mucho'… Pero luego pensé, '¿Desde cuándo me achanto ante estos papeles?' Si básicamente lo que me motivan son este tipo de retos".

Al director Derrick Borte la premisa de Salvaje le pareció muy cercana. "Es uno de esos guiones que te lees del tirón. Es imposible no seguir pasando páginas para ver qué pasa", comenta. "Aunque todo arranca después de un incidente al volante, la historia plantea preguntas muy interesantes sobre lo que nos une como sociedad y sobre los oscuros impulsos que ocultan muchos seres humanos. Todos hemos tenido lo que podríamos llamar un 'mal día' y esta historia lleva esos impulsos a extremos desconocidos".

"En cuanto leí el guion sabía que iba a conectar con los espectadores, porque era muy fácil sentirse identificado con la situación", añade la productora Lisa Ellzey. "Además, los personajes son muy complejos e interesantes".

"El personaje de Russell reacciona de una manera brutal y muy negativa, pero los espectadores se reconocerán en determinados aspectos de ambos personajes durante su primer encuentro, y eso los enganchará a la historia".

Borte se imagina al personaje principal, "El hombre" (Crowe), como el escualo que protagoniza Tiburón: letal, impredecible, sigiloso y tremendamente memorable. De ahí que no se revele nunca su nombre. Se le conoce únicamente como "el hombre". Impone muchísimo. "Es terrorífico", dice Crowe. "En esa escena, llega desde atrás… no sabemos dónde está y se va acercando poco a poco hasta que da el golpe y vuelve a desaparecer. Está cazando a su presa. Rachel le grita al hombre equivocado en el día equivocado. A él no le importan las consecuencias de sus actos porque ya está pasado de vueltas y sabe que no hay marcha atrás".

Cuando conocemos al personaje, "el hombre" ya ha tocado fondo. Le han echado del trabajo, su mujer le ha dejado y está a punto de perder su casa. Ha perdido la capacidad para mostrar compasión por los demás. Ha perdido la fe en todo y siente que todo el mundo le ha fallado. Es decir, piensa que no tiene nada que perder.

Por su parte, Rachel (Caren Pistorius) también está pasando por una mala racha. Madre soltera, está en pleno proceso de divorcio, con todas las consecuencias emocionales y económicas que conlleva, y además cuida de su madre, de su hermano y de la novia de su hermano.

No obstante, en lugar de considerarlos como "la buena" y "el malo", Pistorius cree que ambos personajes tienen muchos matices. "Es imposible saber por lo que está pasando otra persona. Sería muy fácil juzgarlos, pero tanto "el hombre" como Rachel están viendo que su mundo se desmorona", explica.

"Me fui dando cuenta de que la película conecta con el momento actual, en el sentido de que parece que la gente haya perdido totalmente la habilidad de tener una conversación educada", añade
Crowe.

"Cuando supe que Crowe estaba interesado en el papel, me encajó perfectamente. De hecho, ya no veía a nadie más para ese personaje. Es un actorazo y le da esa intensidad descarnada que necesitaba el personaje", apunta Ellzey, que cree que "el hombre" es el papel más cercano de Russel Crowe. "Le hemos visto interpretar muchos papeles, pero con este loco homicida nos queda muy claro que es tremendamente versátil. Aunque es muy violento, a la vez ha creado un personaje con matices y mucha profundidad", explica.

Ellzey añade que Crowe "ha hecho una biopsia completa del personaje. Solo él podría sumergirse tanto en el papel para crear un personaje que resulta comprensible. Al verle queda patente que se ha ido enfrentando a un problema tras otro hasta que no ha podido más, pero por otra parte, tampoco se queda en una reacción simplista. Ha creado un personaje que es amenazador e impredecible, como Jack Nicholson en El resplandor, DeNiro en El cabo del miedo y Michael Douglas en Un día de furia. Y esos actores siempre serán recordados por su trabajo en esas películas".


¿Quién es 'El hombre'?
"El hombre" es un personaje universal. Su anonimidad encaja con las personas que se sienten "invisibles" y desilusionadas. Ha sufrido varios fracasos personales y se siente alejado de la sociedad hasta el punto de haber perdido la capacidad para razonar con lucidez. "El hombre" siente que no está a la altura y que la gente no le entiende. "[En Salvaje], 'el hombre' va en su coche, en un día caluroso, alguien le pita y él pierde los papeles. De repente algo hace clic en su cerebro y nada va a impedir que diga y haga lo que siente", dice Ellzey.

"Hay mucha gente enfadada en el mundo, y creo que hoy en día muchos conductores vuelcan toda su rabia en otros conductores. Es solo uno de los síntomas de la sociedad actual, en la que parece que no sepamos discrepar con alguien y mantener una conversación educada y productiva", comenta Borte.

Rachel, al igual que "el hombre", está intentando mantener el tipo mientras su mundo se desmorona, pero no se detendrá ante nada para proteger a su hijo. Tanto Rachel como "el hombre" son víctimas de una situación puntual, de un percance que los pilla en su momento más vulnerable e irritable. "Creo que cualquier persona, desde luego cualquier madre, podría sentirse identificada con Rachel cuando se despierta tarde por la mañana y tiene que ir a mil por hora para llevar a su hijo al cole. No le da la vida y está intentando salir adelante. Y de repente se encuentra con un tipo en otro coche que está teniendo un día todavía peor. ¿Cómo se lo iba a imaginar", añade Ellzey.

Ellzey tuvo claro desde el principio que Rachel cometería "el pecado" de no disculparse con "el hombre". "Me parecía una reacción comprensible y normal, si bien no la más recomendable. Todas las cosas que le van mal en la vida se le van haciendo bola y el percance con "el hombre" es la gota que colma el vaso. Cuando le pide que se disculpe, Rachel explota y acaba tomando la peor decisión de su vida. Pero es una decisión que podría tomar cualquier si se viera en esa situación".

Borte vio a más de 60 intérpretes para el papel de Rachel antes de dar con Pistorius. "Sabía que podía transmitir la cercanía, vulnerabilidad y credibilidad necesarias para conectar con el público. Caren lo bordó", recuerda Ellzey. "Vi algo en ella que combinaba la vulnerabilidad y la fuerza que necesitaba este personaje. Cuando salió de la sala, (Borte) se giró y dijo 'La hemos encontrado, ¿verdad?'. Y no pude estar más de acuerdo".

"Russell también se deshace en halagos sobre ella", añade Ellzey. "No tiene ángulo malo. Tiene una belleza clásica, pero a la vez plantea el personaje de una forma superinteligente. Ha creado un arco narrativo para que no se la vea siempre como una mujer atemorizada. Es una mujer complicada. Está pasando por un montón de cosas y siente una montaña rusa de emociones, ya sea por proteger a su hijo o por la rabia que le provoca la situación".

Jimmi Simpson interpreta a Andy, el mejor amigo de Rachel. Andy es abogado, le ofrece ayuda legal gratuita sobre su divorcio y es su apoyo principal, hasta que se ve envuelto en las consecuencias del percance de Rachel y se convierte en chivo expiatorio de la locura de "el hombre". "Cuando leí el guion por primera vez, me pareció que la historia era pura adrenalina, y encajaba muy bien con el estado de una nación en la que la gente está perdiendo los papeles. Por supuesto, me interesó la posibilidad de trabajar con el director y de compartir cartel con este reparto tan increíble", comenta Simpson.

Cuando "el hombre" amenaza al hijo de Rachel, Kyle (Gabriel Bateman), el juego del gato y el ratón se da la vuelta porque Rachel hará cualquier cosa para salvar a su hijo. Al verse en esta situación se da cuenta de que últimamente no ha sido un buen ejemplo para su hijo, y se propone cambiar. "Kyle a menudo ha tenido que ser el adulto y ha sentido la responsabilidad de ocuparse de su madre. Kyle está asustado, pero realmente no comprende lo peligroso que es 'el hombre'. Para él es revelador ver todo lo que hace su madre para protegerlo", explica Bateman.

Borte resume la relevancia social de la película al decir que "Salvaje es, evidentemente, una obra de ficción, pero da mucho que pensar y puede fomentar un diálogo sobre cómo nos comportamos con otras personas al volante, o en cualquier sitio". Y añade, "Las películas trascendentes son aquellas que crean conversaciones sobre un tema puntual. Realmente creo que ese debería ser el objetivo de cualquier película".