Musicalia > Estopa > Biografía
Destacado: 'Salto al color' es el octavo álbum de estudio de Amaral
Estopa

En octubre de 1999, irrumpen en la música española como un torbellino de talento innovador y personal. Su capacidad para convertir en poesía las cosas de la calle utilizando su propio lenguaje, creando unas canciones llenas de veneno, les ha llevado a batir todos los récords de ventas en un grupo debutante.

Si sorprendentes son las letras de Estopa, también lo es su música. ¿Qué son estas canciones? ¿Pop? Rumba? ¿Rock? ¿Tecno? ¿Qué son esos cambios de ritmo? ¿Qué son esas guitarras que parecen sacadas de una película de Tarantino o de los grupos californianos de música surf? ¿A qué se parece todo esto? Estopa.

Sus canciones rebosan capacidad para transmitir sensaciones y sentimientos. Podría decirse de ellas que son "canciones con veneno".

Y estas canciones son las que llevaron a José Muñoz, guitarra y voz, y a su hermano David Muñoz, vocalista, desde la fábrica de accesorios para automóvil en la que trabajaban al lugar que ahora ocupan de números uno indiscutibles de la música española.

1.300.000 discos vendidos en todo el mundo (1.200.000 en España) de su primer álbum, Estopa, significa que han conseguido llegar a todos los estratos de la sociedad. El éxito de ha sido como la piedra que cae en el agua y sus ondas van creciendo más y más, expandiéndose con el boca a boca. Ese es el gran mérito de estas "pequeñas bestias" de Cornellá, y no el resultado de una gran campaña de marketing.

Además del éxito en España, están consiguiendo infectar con sus letras y su música a muchas otras personas en este planeta.

Su disco de debut se ha editado ya en 11 países, entre los que se incluyen Estados Unidos de América, México, Argentina, Chile, Francia, Alemania, Italia... e incluso Taiwán. Por América han estado ya varias veces de gira, con un gran éxito de crítica y público.

Destrangis es el segundo disco, 13 nuevos temas (uno de ellos grabado en directo). Destrangis se grabó entre junio y septiembre del 2001 en los estudios Sonoland de Madrid y El Cortijo de Málaga, con la producción musical de Sergio Castillo, su colaborador habitual. La masterización se realizó en los estudios Metrópolis de Londres y ha estado a cargo de Ian Cooper, que ha trabajado con artistas de la talla de Bryan Ferry, David Bowie, Iggie Pop, Thin Lizzy o Peter Gabriel.