Cinemanía > Películas > En tiempo de brujas > Comentario
Destacado: María León, Victoria Abril y Silvia Alonso protagonizan 'La lista de los deseos'
En tiempo de brujas cartel reducidoEn tiempo de brujas(Season of the Witch)
Dirigida por Dominic Sena
¿Qué te parece la película?

Tiempo de brujas está protagonizada por Nicolas Cage (La búsqueda, Ghost Rider: el motorista fantasma), Ron Perlman (Hellboy, Hijos de la anarquía), Stephen Campbell Moore (El gran golpe, History Boys), Claire Foy ("Going Postal", "Little Dorrit"), Stephen Graham ("Boardwalk Empire" - episodio piloto para la televisión, El enemigo público número 1), Ulrich Thomsen (Centurion, The International: dinero en la sombra), Robert Sheehan (Cherrybomb) y Christopher Lee (El Señor de los anillos, Alicia en el país de las maravillas).

La película ha sido dirigida por Dominic Sena (60 segundos, Operación Swordfish) a partir de un guión de Bragi Schut ("Threshhold"). Los productores son Charles Roven (The Dark Knight Rises (Batman 3), Superagente 86 de película) y Alex Gartner (Superagente 86 de película, Más allá del odio). El Director de fotografía es Amir Mokri (A todo gas, Vantage Point). Los editores son Mark Helfrich (X-Men 3: La decisión final, Hora punta 1, 2 y 3) y Dan Zimmerman (Predators, Max Payne). El Diseñador de producción es Uli Hanisch (The International: dinero en la sombra, El perfume: historia de un asesino). La música original es de Atli Övarsson. El Diseñador de vestuario es Carlo Poggioli (Miracle at St. Anna, Cold Mountain). Los productores ejecutivos son Ryan Kavanaugh (Robin Hood, The Fighter), Alan G. Glazer (The International: dinero en la sombra, Superagente 86 de película), Steve Alexander (El factor sorpresa), Tom Karnowski (El ilusionista, Max Payne), y Tucker Tooley (McGruber, Querido John).

Los productores Charles Roven y Alex Gartner de Atlas Entertainment han sido responsables de llevar a la gran pantalla docenas de películas, desde historias de crimen en las altas finanzas (The International: dinero en la sombra), hasta oscuras y trágicas películas de suspense (The Dark Knight Rises (Batman 3)), comedias de acción (Superagente 86 de película) y fantasías musicales (Ritmo salvaje), pero el guión de Tiempo de brujas los cogió a ambos por sorpresa.

El guión llegó a manos de los productores con todo el bullicio generado tras haber ganado uno de los concursos de escritores más prestigiosos en el mundo: el Premio Nicholl Fellowship, otorgado por la Academia de las Artes y la Ciencias Cinematográficas. Siempre en busca de una historia inusual en un guión, los productores se quedaron enganchados por la idea de una película sobrenatural "acerca de un infierno desencadenado" interpretada con un telón de fondo como el siglo XIV minuciosamente creado.

"Cuando lo leímos, no pudimos sacárnoslo de la cabeza", comenta Roven. "No sólo es una película de época, es una aventura de acción que ocurre en la época. El escritor, Bragi Schut, la llenó de personajes creíbles y tridimensionales. Por lo tanto, más allá de los elementos maravillosos propios del género, hay mucho más sustancia para hacerla interesante".

Gartner agrega, "Chuck y yo buscamos guiones con ideas originales. La combinación de elementos es lo que distingue a esta historia de muchas otras. Llamarla 'una película de suspense sobrenatural ambientada en el siglo XIV' es decirlo todo en términos de la presentación del género, pero es mucho más que esto. Aterrorizará al público y como tiene grandes personajes, se siente totalmente real".

Pero Tiempo de brujas no es ninguna lección de Historia, explica Gartner. Es una aventura divertidísima llena de muestras de bravura, acrobacias emocionantes y vistas inolvidables. "Está hermosamente realizada, llena de acción y es francamente atemorizante", dice Gartner. Una extensa filmación en una pequeña parte no conocida de los Alpes austriacos le proporcionó a la película unos telones de fondo impresionantes e intactos y creó las condiciones físicas para que los cineastas pudieran reflejar el difícil camino de los personajes. "Las ubicaciones extraordinariamente escénicas hicieron que todo valiera la pena", comenta Gartner. "Hay montañas, grandes gargantas y bellísimos campos que conducen a impresionantes acantilados. Nos dio una sensación de lo que el mundo debe haber sido en el siglo XIV con enormes espacios abiertos y grandes distancias donde no ves nada sino la naturaleza y una impresionante geografía".

En la película colaboraron expertos en armas de la época y uno de los coordinadores de especialistas más importantes del mundo para llevar a cabo las escenas de batallas, que van desde el épico asedio de los cruzados a una ciudadela turca, pasando por un enfrentamiento en las trincheras y una confrontación sorprendente en el gran scriptorium (biblioteca) de una abadía románica. Los intérpretes afrontaron caídas precarias desde 60 metros o más para desarrollar complejas escenas con grupos de caballos y acrobacias cuidadosamente coreografiadas, todo esto al servicio del ambicioso alcance de la historia.

Después de largos meses de entrenamiento físico, difíciles condiciones de rodaje y una programación agotadora, Nicolas Cage, quien protagoniza la película en el papel de Behman, está emocionado por la hábil mezcla de estudio de los personajes y de suspense de la película terminada. "La película es complicada y hermosa", dice. "Dominic Sena hizo un excelente trabajo al concebir y fotografiar una película tan original y apasionante como esta. Cuando la película llega al clímax, te sientes tan sorprendido como los personajes por lo que está ocurriendo. Creo que es muy entretenida".

El Director Dominic Sena, mejor conocido por películas contemporáneas duras, que incluyen: 60 segundos, Operación Swordfish y Kalifornia, aportó la experiencia de años como Director de fotografía a la película. "En sus películas anteriores, Dom demostró un talento excepcional para contar una historia visualmente y a través de los personajes", dice Roven. "Aportó mucho tanto en términos de mejoras del guión como de lenguaje visual".

Como lo imaginó Sena, Tiempo de brujas combina la autenticidad de una epopeya histórica con el drama y el ritmo de una película de suspense y de acción sobrenatural contemporánea, que lleva al público a un mundo oscuro y peligroso, donde la fe puede ser la única defensa. La mezcla de drama basado en el personaje íntimo y el suspense del género atraparon a Sena.

"La película narra la historia de unas seis personas en un peligroso viaje a través de un territorio difícil, y logramos conocer a los personajes a lo largo del camino", dice el director. "La historia es contada a una escala muy humana, y toca aspectos del bien y del mal, de la religión y de la redención".

Después de más de 10 años en el frente, Behmen, un agotado ex-cruzado interpretado por Nicolas Cage, ha comprendido que las razones por las que fue enviado a la guerra no son lo que parecían ser, pero se da cuenta de que regresar a su hogar es también desalentador. "Behmen y su amigo Felson piensan que lo peor ya ha pasado", comenta Sena. En su lugar, se encuentran en medio de una epidemia que ha diezmado a más de la mitad de la población. Cuando finalmente llegan al palacio del Cardenal, es el primer vestigio de civilización que han encontrado. En lugar de una jubilación tranquila, son elegidos para llevar a cabo una tarea abrumadora".

Behmen y Felson, quienes abandonaron la misión que tenían sin previo aviso, se ven obligados a llevar a una joven que se piensa es una bruja y la fuente de la peste, a una abadía distante donde se realizará un ritual que pondrá fin a la epidemia. "Ellos no están seguros de que no la estén acusando sin ser culpable", dice Roven. "En esa época se creía mucho en brujas y encantamientos, pero los juicios no eran exactamente justos. Cuando descubren que esta supuesta bruja es sólo una joven chica de campo que parece haber sido gravemente maltratada, quieren asegurarse de que tenga un juicio justo".

Schut, quien también creó la serie de televisión "Threshold", se inspiró para escribir Tiempo de brujas después de preguntarle a su padre, un apasionado de la historia, cuál era para él el peor momento de la vida en el planeta. "Me dijo que probablemente era el siglo XIV, durante la epidemia de `peste bubónica´", recuerda Schut. "Según algunas estimaciones, las tres cuartas partes de la población murieron en las zonas más gravemente afectadas".

A medida que Schut investigaba la época, también se sintió fascinado por los cruzados, los "Caballeros de Dios" que pasaban años al servicio de la Iglesia Católica, luchando para devolver el control de Tierra Santa a manos cristianas y llenar las arcas de la iglesia mientras lo hacían. Concibió una historia acerca de dos guerreros cansados que regresan de Oriente Medio para encontrar que todo lo que conocen ha sido destruido por una misteriosa enfermedad, un escenario que probablemente se expandió por toda Europa.

"Europa apenas estaba saliendo de la edad media en ese momento", señala Roven. "La mayoría de la gente vivía en la miseria y la ignorancia. Cuando llegó esta enfermedad, no pudieron descubrir lo que la estaba causando o cómo, y comunidades enteras fueron exterminadas completamente. Como ha ocurrido a lo largo de la Historia, cuando algo no podía explicarse, la gente se volvía muy supersticiosa. La culpa de esto la tiene el vecino, la chica de la granja más abajo, el carnicero, el posadero".

"Ocurre en un momento cuando la gente creía que los eventos sobrenaturales eran normales", dice Gartner. "Y sin embargo, se llena con elementos suficientemente creíbles en términos de lo que está sucediendo en nuestro mundo. Los personajes cuestionan cosas que mucha gente se pregunta hoy en día".

"Como director de cine, siempre quiero que la historia resuene en el público de hoy", explica Roven. "Muchas cosas de las que están sucediendo en el mundo de hoy han sacudido nuestra base de creencias. Cuando nos preguntamos acerca de nuestras creencias y no tenemos respuestas para las cosas, tenemos la tendencia a buscar chivos expiatorios".


Todos los hombres del cardenal
Los cineastas montaron un extraordinario reparto internacional liderado por el ganador del Premio de la Academia ® Nicolas Cage en el papel de Behmen. "Nic Cage tenía una ventana de oportunidad en su agenda y saltamos sobre ella", dice Roven, el productor. "En mi opinión, Nic es uno de los mejores actores de su generación. Se enfrenta a retos constantemente. Nic puede ser un héroe de acción en la película La búsqueda, e interpretar también a los hermanos gemelos en Adaptation: el ladrón de orquídeas. Cuando interpretó a un ángel que se enamora y que quiere llegar a ser humano en una película que yo produje llamada City of Angels, le aportó a ese personaje una cualidad etérea. Nic cuenta con un increíble número de registros que le permiten trascender quien es y convertirse en el personaje que interpreta".

El leer el guión le hizo recordar a Cage su infancia en Long Beach, California. Era un niño solitario con una imaginación muy vívida que soñaba con ser un caballero. "He querido hacer una película ambientada en esta época desde hace mucho tiempo", dice Cage. "Me siento profundamente conectado a esta época. Cuando tenía cinco o seis años, mi padre construyó un castillo de madera para mí en nuestro patio trasero. Allí pasaba días completos, imaginando las heroicas hazañas que iba a vivir. Estaba en mi propio elemento en el castillo, explorando mi imaginación, y comencé a interesarme en las historias de caballeros, dragones y en la historia de esa época".

"Siempre he querido hacer una película que me permitiera experimentar algún lugar hermoso y montañoso", agrega Cage. "Cuando recibí este guión y me di cuenta que de que estaría en los Alpes austriacos cabalgando sobre un caballo, quería ir allá lo antes posible".

Su personaje no es un Lancelot cualquiera que vive una vida de torneos y doncellas. "Behmen es un pensador radical para su tiempo", dice Cage. "Es un hombre que se unió a las cruzadas creyendo que estaba haciendo lo correcto, pero que se desilusionó con todas las matanzas. Aunque no es ateo en lo absoluto, ha decidido separarse de la Iglesia. Él tiene una relación muy fuerte con Dios, pero ha abandonado la religión organizada, algo que resultaba una herejía en esos tiempos. Por ello podría ser quemado en la hoguera".

"Cuando le piden llevar a la supuesta bruja a la Abadía en Severak, lo hace para asegurar que tenga un juicio justo", continúa el actor. "Y en el camino, cosas increíblemente escalofriantes comienzan a suceder".

"La compenetración de Cage con el personaje y la época hace que la historia sea instantáneamente accesible a un público moderno", dice Gartner. "Él realmente se apoderó del concepto", dice el productor. "Nic es fantástico comunicando la historia. Se adentró en la misma con ambos pies y fue fantástico trabajar con él. Tuvo grandes ideas para el guión y los personajes, además de que se ve fantástico en el papel de Behmen. ¡Nunca has visto a Nic Cage así antes".

La película reunió a Cage con Dominic Sena, que anteriormente había dirigido al actor en la película 60 segundos. "Dominic fue una enorme fuente de energía para todos nosotros", dice Cage. "Estaba completamente comprometido con su trabajo. Dom es increíblemente visual, pero al mismo tiempo, tiene un sentido del humor que mantiene a las personas felices y tranquilas. Una de sus mayores talentos es que hace sentir bien a los actores por lo que pueden hacer. Nos fortaleció a todos".

Felson, el camarada de armas de Behmen, interpretado por Ron Perlman, es un hombre de acción, en contraste con el enfoque más reflexivo que tiene Behmen de la vida. "Si Felson no hubiese ido a la guerra, podría haberse convertido en criminal", dice Cage. "Behmen tiene más madera de filósofo, pero los dos se han compenetrado tanto como sólo las personas que se enfrentan bajo el fuego enemigo, luchando por salvar sus vidas, pueden entender. Sea lo que sea lo que tengan que enfrentar, lo van a hacer juntos".

Perlman le aporta una cualidad un tanto brusca, terrena y racional al personaje. "Felson tiene su propia cualidad mítica y heroica, pero él es más normal que Behmen", dice Roven. "Es un hombre endurecido y hosco, grande en estatura y también de corazón. Es un personaje más grande que la vida misma que seguiría a su amigo a las profundidades del infierno si fuera necesario".

Después de ver la interpretación de Perlman, Sena dice que no puede imaginarse a nadie más interpretando a Felson. "Le aporta una gran dosis de humor negro al personaje. Él y Behmen han ido y vuelto de los infiernos juntos, y están unidos de una forma extraordinaria. Con una palabra o un gesto, Ron puede comunicar esto y hacerte sonreír".

Refiriéndose a su personaje como "un amigo bruto que llegó de la nada", Perlman explica: "él creció en la calle y nunca ha superado la fiebre de querer vivir la vida a tope. Se convirtió en guerrero por la acción. Incluso no importa de qué lado luche siempre y cuando esté en la lucha, lo que lo convierte en la pareja perfecta para Behmen".

Él y Cage colaboraron en la creación de la historia detallada de sus personajes. "Ellos se enfrentan constantemente entre sí, especialmente en situaciones de alta tensión, porque eso es lo que hacen los hombres en la guerra todo el tiempo", dice Perlman. "Intentan constantemente restarle importancia, porque si realmente se adentran en lo que está sucediendo a su alrededor, estarían paralizados de miedo. Nic es un gran trabajador y muy serio a la hora de construir una base para su personaje. La manera más inteligente de abordar esto fue sentarnos juntos y crear unos antecedentes muy específicos para cada uno de ellos".

Para el actor, la combinación de preparación meticulosa y de disposición para reevaluar sus ideas sobre la marcha demostrada por Sena, fue una emocionante manera de trabajar. "Me encanta estar muy bien preparado", dice Perlman. "También estoy dispuesto a tirar toda la preparación por la borda si alguien viene con una idea muy buena. Dom tenía una idea increíblemente bien articulada sobre la película que estaba haciendo, sobre cómo se iba a ver y cómo la íbamos a percibir, pero si veía algo mejor en el transcurso del rodaje o del ensayo, estaba dispuesto a cambiar todo su plan de acción. Es un director consumado y es tan bueno haciendo bellas imágenes con la cámara, que cualquier cosa que se le ocurra, va a ser convincente".

Para el papel central de la chica, como se denomina a la joven en el centro del drama, los cineastas eligieron a la joven actriz británica Claire Foy. "Necesitábamos a alguien que tuviera el tipo exacto de vulnerabilidad", dice Roven. "Tenía que ser lo suficientemente fuerte como para contraatacar, pero debía haber cierta ambigüedad en su tenacidad. Queremos que el público se pregunte si ella está actuando en defensa propia o porque es en realidad una bruja. Claire tiene una cualidad muy escalofriante cuando muestra su lado duro y sin embargo, es lo bastante cercana como para hacerte creer que es inocente".

El director y productor completaron el reparto para la película mientras estaban en Hungría para la preproducción. "Vimos la audición de Claire por Internet", dijo Gartner. "Estudiamos a veinte o treinta chicas para el papel. Dom y yo decidimos reunirnos durante el desayuno la mañana siguiente y comentar las que nos habían gustado y el que debería ser el siguiente paso. Había puesto una gran estrella junto al nombre de Claire, debido a que su audición había sido extraordinaria. Al día siguiente, mientras estaba sentado en el comedor tomándome mi taza de café, de repente oí una voz que me susurraba al oído: 'Claire Foy'. Dom había llegado exactamente a la misma conclusión que yo. Y se fue a tomar el desayuno. Todos los implicados en el proyecto vieron la audición de Claire y sabían que ella era el personaje".

La chica ha estado vagando por el campo y la peste ha aparecido por doquiera que ha estado. "Mi personaje es como una María tifoidea", dice Foy. "En todos los lugares en los que ha estado, la peste ha aparecido. Por lo tanto, ella es una bruja. Esto dice mucho acerca de cómo eran tratadas las mujeres en esa época".

"Ella es sólo una jovencita, y todos estos hombres poderosos la acusan de algo horrible", agrega Foy. "Nunca logras descubrirla del todo, y creo que es importante, porque los hombres tampoco lo logran. Ella no es ni una mujer fatal ni una inocente niña, pero es tan inteligente que es capaz de hacer que todos los hombres se enfrenten unos a otros para obtener lo que ella quiere".

A pesar de que se trataba de su primer papel importante, Foy impresionó a los grandes artistas con los que trabajó. "Claire tiene un enorme talento", comenta Cage. "Es increíble y tiene una excelente formación. Es capaz de llegar a la verdad del personaje en un santiamén. Le transmite una tremenda realidad a todo lo que hace".

Trabajar con un reparto tan rico en experiencia resultó a veces intimidante, admite Foy. "Nicolas Cage es una estrella", dice. "Es tan enigmático y brillante en la pantalla. No me sentía particularmente nerviosa por conocerlo, pero sentí que era su película y que si yo no le gustaba, estaría perdida. Pero cuando lo conocí, me di cuenta de que es un hombre encantador y gracioso, y me sentí instantáneamente cómoda".

"Y Ron no puede ir a ningún lugar sin ser reconocido como Hell Boy", agrega Foy. "Pero es tan amable y tan divertido. Cuando se trabaja con personas que hacen su trabajo de manera tan brillante, termina por resultar algo contagioso".

Uniéndose a la expedición a Severak a regañadientes está Debelzaq, un sacerdote benedictino ajeno a este mundo interpretado por el actor británico Stephen Campbell Moore. "Hasta que vimos a Stephen, nos habíamos imaginado a Debelzaq como un hombre mayor", dice Sena. "Logramos darnos cuenta de que con la juventud surge cierto grado de ingenuidad que era apropiado para el personaje. En teoría, él sabe distinguir entre el bien y el mal, pero no tiene ninguna experiencia práctica. Él pasa de ser un seguidor que cree ciegamente que la Iglesia siempre hace lo que es correcto, a un hombre que puede reconocer la validez de las dudas de Behmen".

Asignado por el Cardenal para acompañar a Behmen y a Felson, Debelzaq pretende servir como su guía espiritual, pero las circunstancias le obligan a tomar un papel más activo. "Los benedictinos eran una comunidad bastante aislada", dice Moore. "Como el mundo era considerado corrupto, no deseaban ni siquiera recibir noticias del exterior. Debelzaq descubre que es mucho más difícil mantener la fe en el mundo real. Es una idea bastante interesante poner a alguien tan aislado como él en el mundo y poner a prueba sus ideales".

"Stephen es un actor fantástico", dice Roven, quien trabajó con Moore en la película de 2008: El gran golpe. "Él personifica completamente la pasión y el idealismo de la tarea de este sacerdote. Su personaje va por un camino muy estrecho, y de repente se encuentra en un entorno totalmente diferente, peligroso, enfrentando cosas a las que nunca se enfrentó antes. Descubre que la fe es considerablemente más difícil cuando tienes que hacer frente a lo desconocido".

Moore se sintió intrigado por la compleja red de relaciones que crecen y cambian a medida que avanza el viaje. "La historia es bastante simple", explica Moore. "Es muy similar a la de un policía esposado a un acusado que debe llevarlo ante los tribunales. Es una aventura, es un poema épico y transcurre en un mundo que cree en la brujería y lo sobrenatural; un mundo lleno de maldad y de peligros en ese sentido real y antiguo".

Los viajeros son guiados a la abadía por Hagamar, un estafador viajero interpretado por Steven Graham. "Hagamar está diseñado para ser el sinvergüenza", dice Gartner. "Siempre está buscando una oportunidad. Steven aporta algún alivio cómico a la película con su personaje. Él es naturalmente encantador y divertido, y utiliza este talento efectivamente para retratar a un hombre que quiere estar en cualquier lugar, salvo en este viaje".

"Es un actor realmente impresionante que resulta muy entretenido ver a medida que crece su pánico cuando se da cuenta de lo que están por hacer", agrega el productor.

Tras su detención por los hombres del Cardenal, Hagamar hace un trato a cambio de su liberación. "Es un tío algo especial", dice Graham. "Lo veo como un gitano. Va de un lugar a otro vendiendo reliquias religiosas y cosas por el estilo. Básicamente es un oportunista. Toma todo lo que puede obtener. Deliberadamente nunca tuvimos la idea de hacerlo parecer gracioso, pero encontré mucho de humor dentro de él. Realmente no quiere ir con ellos, porque a pesar de que no es un hombre religioso, le atemoriza la chica".

"Es un tipo clásico de relato antiguo, una historia épica sobre un grupo de personas que se embarcan en un viaje y descubren algo sobre sí mismos", dice el actor. "Hay grandes secuencias de acción y todo el drama de un antiguo cuento bíblico".

El actor danés Ulrich Thomsen interpreta a Eckhart, un apesadumbrado caballero que ha perdido a su propia familia en manos de la peste. "Él lo ha perdido todo, y sin embargo no mira a la chica buscando una respuesta fácil", dice Roven. "Realmente siente un poco de simpatía por ella. Al igual que Behmen, quiere asegurarse de que están haciendo lo correcto. No creo que él crea que ella sea una bruja. Él ve a este niña inocente y pura y comienza a dudar de todo".

La naturaleza épica de la película sedujo a Thomsen. "Me gustó la historia", dice. "En Dinamarca, nunca hacemos cosas como esta. Nuestros presupuestos tienden a ser mucho más pequeños y hacemos películas sobre familias sentadas alrededor de la mesa cenando. Todos tenemos a un niño dentro de nosotros que quiere interpretar a los soldados y caballeros, por lo que esto resultó muy divertido para mí".

"Soy un fanático del trabajo de Dominic Sena, así como de Nicolas Cage y de Ron Perlman", añade. "Fue una oportunidad increíble para mí hacer algo diferente".

Poco después del comienzo de su viaje, el grupo acepta a regañadientes un miembro más: un monaguillo, llamado Kay, que está deseoso de demostrar su valía como hombre. "El verdadero objetivo de Kay es convertirse en caballero", explica el actor Robert Sheehan. "Por lo que se une al grupo y ofrece sus servicios, con la esperanza de impresionarlos a todos".

Sheehan captura el idealismo juvenil del personaje, así como la determinación acerada que Kay descubre dentro de sí mismo durante la hazaña. "Dimos en la diana con Robbie", dice Gartner. "Él tiene una cualidad juvenil, y sin embargo, es lo suficientemente resistente como para luchar codo a codo con Ron Perlman en una pelea con espadas. Él le infunde a Kay una gran seriedad, convicción y valentía y crea un personaje que creemos que puede seguir con las responsabilidades que le ha confiado Behmen".


Volviendo al pasado, hace siete siglos
Desde el gran castillo habitado por el Cardenal todopoderoso, a la antigua abadía que contiene la clave para el misterio final de la película, Tiempo de brujas nos brinda una riqueza de imágenes minuciosamente investigadas y reproducidas de la vida durante la Edad Media. Hizo falta un equipo formado por algunos de los mejores expertos a nivel mundial en diseño de producción, acrobacias, esgrima, equitación y mucho más para proporcionarle a la película sus vívidos escenarios y secuencias de acción. "Es áspera y dura, como la época" dice Roven. "Pero los elementos visuales son increíblemente sorprendentes y, en cierto modo, muy hermosos".

Para evocar los vastos bosques de la Europa del siglo XIV, los cineastas viajaron a Austria y a Hungría para encontrar lugares virtualmente intactos a lo largo de los siglos transcurridos. "Hungría fue nuestro centro, pero pasamos un tiempo en Viena y en Salzburgo, también", explica el director Dominic Sena. "Los grandes bosques, los monasterios y castillos estaban en su mayoría en Austria. Utilizamos un escenario en Hungría para construir las grandes piezas del set y fueron bastantes".

Los emplazamientos reales que alimentaron la atmósfera de la película resultaron abrumadores para el reparto y el equipo. La espectacular ruta gris y difícil a la abadía fue casi tan difícil de rodar como hubiera sido para los caballeros viajar por ella. "En algunos lugares, tuvimos que conducir más de de cinco kilómetros fuera de las carreteras pavimentadas hasta el punto donde ningún coche puede seguir y luego seguir a pie a través de los Alpes austriacos en la oscuridad de invierno", explica Gartner. "Nunca he pasado tanto tiempo en mi vida con ropa interior larga y con un abrigo de plumas de oca. Los actores y el equipo estuvieron absolutamente extraordinarios a pesar del frío, el barro, la lluvia y los cambios bruscos de temperatura y de tiempo".

La producción de Tiempo de brujas comenzó en una remota región de Totes Gebirge ("Las Montañas Muertas") en Austria. El clima austríaco cooperó con la producción hasta finales de noviembre, cuando un viento aullador arrancó el set, seguido de cerca por la lluvia, la nieve y el granizo. Las temperaturas cayeron por debajo del punto de congelación durante las dos semanas y media de diciembre en las que se filmó de noche, incluyendo una noche en la que las temperaturas bajaron a menos 18 grados centígrados.

"Siempre supimos que el clima invernal lo haría todo más difícil", dice Sena. "Pero se trata de una historia oscura, no de un paseo a través de un hermoso bosque. Los árboles tenían que estar muertos y todo tenía que parecer estéril para transmitir el estado de ánimo correcto, por lo que todo el mundo se puso manos a la obra".

Nadie en el grupo quedó inmune ante la fuerza del lugar. "El primer día de rodaje estábamos allí en las montañas", dice Sena. "Nic contempló el paisaje, y me dijo: `Dom, mira donde estamos. Es un privilegio estar aquí". Él no volvió a su remolque durante el resto el día. Se sentó sobre una roca, mirando y diciendo, "Esto es increíble"".

De hecho, Cage dice que las condiciones extremas le resultaron estimulantes. "Yo soy un entusiasta del clima", dice. "Siempre que se prepara una tormenta, me emociono. Ese tipo de atmósfera dramática ayuda a infundir emoción real en la historia. Sólo me hizo sentir más conectado con el material. Dom y yo nos reímos un poco, porque los dos estábamos encantados con esto".

Perlman le otorga al trabajador equipo el crédito de haberlo mantenido centrado y dispuesto a trabajar. "Yo no he disfrutado nunca luchando contra los elementos", dice. "La gente de vestuario fueron los verdaderos héroes. Fueron los que corrían con las mantas y el chocolate caliente después de habernos empapado y de estar a cero grados. Luego, nosotros nos íbamos a nuestros remolques agradables y cálidos y los miembros de el equipo se quedaban afuera, bajo las inclemencias del tiempo".

Los cineastas buscaron emplazamientos en distintos lugares de Europa para encontrar un castillo históricamente exacto para servir como residencia del Cardenal de Marburg. "Buscamos en Hungría, en la República Checa y en Alemania", dice Roven. "Nos mandaron imágenes desde Italia y España. Yo me convertí en estudiante de arquitectura porque estábamos determinados a que el lugar fuese auténtico".

Su esfuerzo fue recompensado cuando descubrieron el castillo de Kreuzenstein, idealmente situado en una colina a unos 20 kilómetros al noreste de Viena. Construido sobre cimientos que se remontan a por lo menos el año 1115, el castillo de Kreuzenstein está rodeado por torres que permiten vistas panorámicas de los alrededores. Una fortaleza construida para proteger a sus habitantes de los invasores, tiene paredes altas y gruesas, un puente levadizo y una entrada de hierro forjado que evoca un tipo de vida que ha quedado muy atrás.

El castillo y su interior fueron convertidos en un hogar adecuado para un poderoso Cardenal por Uli Hanisch, el diseñador de producción de la película. "Mi mayor alegría es aprender algo nuevo", dice Hanisch. "Comenzamos simplemente estudiando libros de Historia. Me convertí casi en un adicto a las cosas de la época. El arte siempre incluía temas religiosos. Encuentras imágenes interminables de diablos y demonios que luchan en la oscuridad de la noche y que fueron una gran fuente de inspiración para nosotros".

Hanisch se basó en los dos estilos arquitectónicos predominantes de la época: el gótico y el románico, para crear los ambientes contrastantes para el poderoso Cardenal y los monjes del claustro de Severac. Para transmitir el poder supremo y indiscutible de la Iglesia, Hanisch decoró las habitaciones privadas del Cardenal en el estilo ornamentado del creciente estilo gótico. "Habría sido el estilo más lujoso y más moderno", explica el diseñador. "Este Cardenal es rico, es poderoso, está en la cima del mundo. Para crear ese tipo de emoción y poder que queríamos, lo exageramos un poco. Lo rodeamos de elementos góticos de oro".

El Cardenal D'Ambroise, que ha sido él mismo víctima de la peste, hace venir a los caballeros ante él en una imponente habitación, rodeado por médicos, llevando una extraña máscara pico que se creía servía para alejar la peste. "Construimos una cama enorme que se parece más bien a un trono", dice Hanisch. "Es como una habitación en sí misma adornada con un sinfín de imágenes de demonios y de ángeles luchando. Construimos una enorme chimenea con demonios y santos pintados sobre ella. Este Cardenal está muriendo, desapareciendo lentamente en su cama, rodeado de sus riquezas. Fue nuestra manera de representar a todo su mundo en una habitación".

Las habitaciones del Cardenal están decoradas ricamente, pero simplemente, en consonancia con la costumbre, dice Hanisch. "En esa época, uno podía tener una mesa y una silla. El resto de los muebles era principalmente cajas para contener cosas. El cardenal también tiene todo tipo de candelabros de oro, lámparas y otras cosas de oro y de bronce que eran invaluables en esa época".

La corrupción física y moral de este representante de la Iglesia se refleja en la decadencia que le rodeaba. "Hicimos que las paredes parecieran tener una enfermedad de la piel", dice Hanisch. "Todo está completamente podrido y casi cayéndose a pedazos".

Cuando la acción pasa al monasterio, el diseñador incluyó elementos más tradicionales del románico, caracterizado por enormes edificios con pocas ventanas e interiores claustrofóbicos. "La abadía y los monjes son más anticuados", dice Hanisch. "Son muy serios acerca de lo que están haciendo y no son tan ricos".

Pero la abadía contiene su propia fuente de increíble riqueza en la forma de miles de libros. Sin impresión mecanizada, el publicar era una forma de arte laboriosa, realizada exclusivamente por monjes. Cada libro era copiado a mano y a menudo profusamente ilustrado. Podría tomarle a una sola persona, unos dos años copiar un libro.

"Cuando empezamos a diseñar nuestra biblioteca, necesitábamos construir un gran lugar para dar cabida a la batalla que tiene lugar allí", dice Hanisch. "Tenía que tener rincones y esquinas donde se pudiera ocultar a las personas. Por lo tanto, necesitábamos un montón de estantes y de libros para llenarlos. Creo que hemos creado más de cuatro mil libros para la biblioteca".

Siendo los libros existentes escasos y preciosos, Hanisch necesitaba una manera de replicar los originales de forma rápida y eficiente. "Creamos una fábrica de publicación masiva", dice. "Hicieron falta 15 hombres trabajando durante casi todo el día y la noche durante un mes para producir suficientes libros reales de cuero y de papel y luego, falsos libros de fibra de vidrio. Tenían que estar pintados y espolvoreados con polvo, duplicados y moldeados. Se trata de un esfuerzo enorme e hicieron un trabajo increíble".

Tom Struthers, coordinador de especialistas, preparó a los actores de manera intensiva para capacitarlos para la acción física y la lucha contra enemigos que no se pueden ver desde las trincheras y de pueblos arrasados por la peste, además de un encuentro brutal con los lobos en el bosque de Wormwood. Incluso Struthers, quien ha coordinado a especialistas en grandes películas de acción que incluyen a: Salvando al soldado Ryan, The Dark Knight y Terminator Salvation, encontró que las condiciones de trabajo eran difíciles.

"Fue un rodaje muy, muy difícil", dice. "Fue muy peligroso en muchos aspectos. Estábamos utilizando emplazamientos que nos obligaron a ser muy cuidadosos todo el tiempo. En un momento dado, estuvimos en un desfiladero a una altura de unos 50 o 60 metros, rodando una escena que requería caballos, una carreta, los actores y todo el equipo. Todos tuvieron que hacer un gran esfuerzo para que saliera bien".

Struthers tuvo pocas semanas para transformar a actores que nunca se habían subido a un caballo en expertos jinetes. "Resultó que Nic ni siquiera se había montado en un pony de niño", dice Struthers. "Él ni siquiera sabía de qué lado del animal se monta. En un período muy corto de tiempo, pasó de no saber nada, a poder trotar y galopar solo en un campo. Fue mucho aprendizaje y lo tomó muy bien".

Cage pasó tres semanas entrenando en Inglaterra con Camilla Naprous y su equipo: The Devil’s Horsemen, practicando todas las técnicas, desde pasar alrededor de postes, a simplemente montar silenciosamente atravesando los bosques. El actor se entrenó siete horas al día y, quedó muy claro, que puso todo su corazón y su alma en esto. "A medida que iba aprendiendo, comencé a apreciar al caballo como animal notable", dice Cage. "La relación entre el hombre y el caballo es antigua y bella. Parece la cosa más natural del mundo. Esa conexión ha resultado ser la parte más gratificante de mi experiencia en esta película".

Según Naprous, encontrar el caballo adecuado para un jinete es un poco como buscar pareja. "Todos los caballos tienen personalidades distintas", dice. "El caballo de Nic, Dolly, es un poco demasiado inteligente para su propio bien. Hace cosas un poco descaradas. El Greco, que era el caballo de Ron, es un poco más simple. Él va muy tranquilo por la vida".

"El Greco era estupendo", dice Perlman. "Cuando le dijeron, ´cámara ¡acción!' podías sentir que él pensaba: ' bien. ¿Qué quieres que haga ahora?'".

Con todo lo bien entrenados que estaban los caballos, Sena encontró que eran uno de los elementos más difíciles de coordinar. "Estábamos trabajando con caballos andaluces, que son animales enormes, difíciles de controlar", dice. "También iban tirando de una carreta de una tonelada y media por terrenos abruptos. El viaje atraviesa un bosque remoto, pero teníamos que encontrar caminos que fueran lo suficientemente grandes como para soportar la carreta. Nadie previó lo que iba a ser ir tirando de una carreta de 1.400 kilos en ese entorno".

Tampoco pensaron en lo problemático que iba a resultar filmar escenas de diálogo mientras tiraban de la carreta. Cuando estaba atada al grupo de seis caballos, la carreta hacía demasiado ruido para poder obtener un audio claro y grabarlo. "Estudié las escenas en las películas del oeste y me di cuenta de que ellos cabalgan y luego se paran para hablar, y después, vuelven a cabalgar", comentó Sena. "No cabalgan y hablan al mismo tiempo muy a menudo y ¡ahora entiendo por qué!"

"Intentamos utilizar coches eléctricos para tirar la carreta que se suponía serían mucho más silenciosos, pero no eran lo suficientemente silenciosos" continúa el director. "Terminamos enganchándola a un sistema de tracción y a un camión a 200 metros del lugar para arrastrar la carreta por el bosque".

Para ayudar a diseñar las complejas y emocionantes secuencias de lucha, Struthers alistó al experto Kevin McCurdy, un director de lucha con formación en teatro del Reino Unido: "quería abordar esto de una manera un poco diferente", dice. "El trabajo de Kevin fue mantenerlas fiel a la época y añadir un poco de drama, en lugar de sólo los típicos golpes y cuchilladas. Sometimos a los actores a una preparación intensiva, por lo que cuando ves a alguien blandir una espada, son realmente de ellos y esto marca la diferencia".

McCurdy diseñó un estilo de lucha particular para cada actor que desarrolló orgánicamente a partir del movimiento natural de cada uno. "Mi forma de trabajar es colocarme en el personaje y utilizar su estado emocional para crear el sentido físico", dice. "Antes incluso de conocer a los actores, diseño estrategias para ellos. Cuando me reúno finalmente con el actor, los veo moverse antes de ponerles una espada en las manos. Luego, intento cultivar y dar forma a lo que surge de manera natural".

"Nic Cage es como una máquina", prosigue. "Es absolutamente genial, muy técnico, muy limpio en sus movimientos. Ron es muy fuerte, de hombros muy redondeados y con mucho aplomo, por lo que su estilo de pelea surgió desde allí. Robert, quien interpreta al joven que quiere ser un caballero, es rápido y exagerado. Contrasta totalmente con los demás".

Las espadas utilizadas en la película se basan en armas europeas reales de la época, adaptadas especialmente para los personajes individuales por el departamento de utilería de la película, dirigida por el maestro de utilería Zoltan Szalkai. "Cada arma es un reflejo directo del guerrero", dice Szalkai. "Copiamos espadas del siglo XIV y les añadimos elementos de diseño personalizado a cada una. Por ejemplo, Behmen tiene una espada larga muy elegante, con ricos grabados. Es lo que se llamó una espada de mano y media en esa época, porque en realidad maniobras la espada con una mano y le das apoyo con la otra".

"Felson es un hombre más grande, más fuerte, por lo que su espada es ligeramente más corta con una cuchilla muy gruesa y amplia", continúa Szalkai. "También está grabada, pero es mucho menos elaborada. Para Kay, utilizamos una espada muy simple, porque él es un novato en cuestiones de lucha".

Para una escena en el bosque de Wormwood, donde el grupo es atacado por una manada de lobos salvajes, los cineastas confiaron en la experiencia de Zoltan Horkai, uno de los adiestradores de animales salvajes más importante del mundo. Horkai dice que llegó a su inusual profesión de manera accidental. "Desde que tuve unos seis años de edad, siempre quise tener lobos", dice. "En esa época, me hubiese sentido satisfecho con uno solo. Cuando ya tenía la edad suficiente para estar por mi cuenta, tuve un lobo. Un director de cine de Historia Natural necesitaba filmar a un lobo corriendo por el bosque y fue a verme. Cuando las personas comenzaron a preguntarle cómo había conseguido filmar la escena, les dijo: `Bueno, está ese chico loco en Hungría.´ Hoy en día, tengo doscientos animales, incluyendo osos, lobos, ciervos y jabalíes salvajes".

La producción empleó a siete lobos, de entre 4 y 15 años de edad, para filmar 16 escenas. Cada uno de los animales de Horkai tiene un conjunto específico de habilidades ante la cámara. "En esta película, el director quería ver a los lobos aullando, mirando, parados y volviendo atrás", explica. "El truco es elegir al lobo correcto para la acción que deba ser filmada. He estado viviendo con estos lobos desde hace quince años, y todavía conservan el misterio. Cada día y cada toma me aporta algo nuevo, así que tenemos que atenernos a estrictos requisitos de seguridad. Pedimos a la gente no llevar comida al set desde varios días antes. Quiero asegurarme de que nadie resulta herido: ni animal, ni ser humano".

Cage recuerda el trabajo con un lobo sin correa, a menos de 30 cms de su rostro. "Me gustan los animales, por lo que estaba a punto de levantar la mano de manera amistosa, y alguien me dijo, 'no; no lo hagas que muerde.' ¿Muerde? ¿Y sus dientes están sólo a unos pocos centímetros de mi cara? Bien, ¡filmemos esta escena lo más rápido posible! Me gustaría poder cumplir con mi contrato".

El rodaje de Tiempo de brujas llevó al reparto y al equipo en una aventura de la vida real a través de bosques reales y de cadenas montañosas", dice el director. "Ninguno de nosotros había hecho algo así antes. He filmado en Los Ángeles durante tanto tiempo que creo que conozco a cada comensal, cada restaurante, cada colina, cada mansión opulenta. Poner una cámara en las cosas que nunca había visto antes hizo realmente fluir mis sentidos nuevamente".

"También fue el rodaje más agotador en el que haya estado jamás", dice Sena. "La presión estaba toda sobre cada uno de nosotros. No podíamos darnos el lujo de contar con mucho tiempo y las condiciones físicas fueron increíblemente difíciles. Pero fue tan gratificante. Nunca me he sentido tan bien después de terminar la fotografía principal como cuando lo hice con esta película".