Cinemanía > Películas > Mascotas > Comentario
Destacado: Los animales se animan con la música en ¡Canta 2!
Mascotas cartel reducido Mascotas(The secret life of pets)
Dirigida por Chris Renaud, Yarrow Cheney
¿Qué te parece la película?

Quinta colaboración para una película de animación, entre Illumination Entertainment y Universal Pictures.

Las figuras de la comedia LOUIS C.K. (la serie "Louie", Trumbo: La lista negra de Hollywood), ERIC STONESTREET (la serie "Modern Family") y KEVIN HART (Vaya patrulla, Un espía y medio) debutan en el mundo de la animación como Max, Duke y Pompón de MASCOTAS, coprotagonizada por JENNY SLATE (Zootrópolis, la serie "Parks and Recreation") como Bridget; ELLIE KEMPER (la serie "Unbreakable Kimmy Schmidt", La boda de mi mejor amiga) como Katie; LAKE BELL (la serie "Childrens Hospital", La voz de una generación) como Chloe; DANA CARVEY (las entregas de Wayne's World, la serie "First Impresions") como Pa; HANNIBAL BURESS (Malditos vecinos, la serie "Broad City") como Buddy; BOBBY MOYNIHAN (el programa "Saturday Night Live") como Mel; STEVE COOGAN (Los Minions, Noche en el museo) como Ozono, y ALBERT BROOKS (Buscando a Dory, la serie "Weeds") como Tiberius.

El fundador y presidente ejecutivo de Illumination, CHRIS MELEDANDRI, y su colaboradora JANET HEALY, que han producido películas tan queridas como las entregas de Gru - Mi villano favorito, así como los enormes éxitos Los Minions y Lorax: En busca de la trúfula perdida, producen la película dirigida por CHRIS RENAUD y codirigida por YARROW CHENEY, a partir de un guión de CINCO PAUL & KEN DAURIO y BRIAN LYNCH.

El equipo de MASCOTAS ha trabajado en los éxitos más recientes de Illumination y está encabezado por el diseñador de producción ERIC GUILLON, el director artístico COLIN STIMPSON, el supervisor de diseño gráfico RÉGIS SCHULLER, la supervisora de composición digital CÉLINE ALLEGRE, el supervisor de iluminación THIERRY NOBLET, los jefes de animación de personajes JULIEN SORET y JONATHAN DEL VAL, el supervisor de animación digital BRUNO CHAUFFARD, los supervisores de efectos digitales SIMON PATE y MILO RICCARAND, y el montador jefe KEN SCHRETZMANN. Todos dan la bienvenida al oscarizado compositor ALEXANDRE DESPLAT.


La historia
En el mismo corazón de Manhattan, un mimado terrier llamado Max tiene una relación ideal con Katie, su dueña. Todo es color de rosa hasta que la generosa Katie trae a casa a otro rescatado de la perrera, Duke, un gigantesco y peludo multirrazas carente de educación. Max no puede creérselo cuando Katie le explica que Duke es su nuevo hermano. La situación no mejora al ver con total asombro que Duke se apodera de sus juguetes y de su cama, convencido de que va a compartir la cómoda vida de su hermanito.

Cada vez más inseguro, Max intenta defender su terreno y Duke, que en el fondo es un pedazo de pan, no entiende el rechazo. La ansiedad de Duke crece ante la actitud de rechazo de Max, porque no quiere volver a la perrera de donde Katie le ha sacado.

El conflicto escala hasta llevarlos a la calle, donde acaban capturados y encerrados en la furgoneta de la perrera municipal. Por suerte, un conejito adorable, aunque mentalmente inestable, llamado Pompón, líder de la banda de animales abandonados "Mascotas Callejeras", irrumpe en el vehículo para liberar a uno de los suyos. Max y Duke aprovechan para pedirle que también los suelte.

A cambio, Pompón exige que formen parte de su ejército de Mascotas Callejeras y vivan con ellos en el alcantarillado de la ciudad mientras planean cómo vengarse de los humanos que les abandonaron sin miramientos.

Pero cuando Pompón descubre que Max y Duke quieren a su dueña y que viven como reyes, ordena a su banda que les persiga. Los dos hermanos fugitivos no tendrán más remedio que usar su instinto para sobrevivir en la jungla urbana y conseguir llegar a casa sanos y salvos... antes de que Katie vuelva a cenar.


La idea
Chris Meledandri, que como fundador y presidente ejecutivo de Illumination Entertainment ha convertido a la compañía en una de las primeras productoras de películas de animación de elevado presupuesto dentro de la industria, habla de cómo nació la idea de MASCOTAS: "La inspiración surgió de todos los animales que hemos tenido en la familia desde que era pequeño. Mis hermanos y yo crecimos con un gato, un perro y un pájaro. Más tarde, cuando fui padre, me di cuenta de las emociones que nos comunicaban estos animales durante la infancia. Al regresar a casa siempre pensaba en cómo me recibirían, en su alegría; también imaginaba que quizá no se habían portado tan bien como aparentaban. Parecía que les preguntásemos qué habían hecho en nuestra ausencia".

"Entonces se me ocurrió que no podía ser el único interesado en conocer la vida privada de nuestras mascotas", sigue diciendo. "En ese momento comprendí que todos los dueños de animales los veían a través de la misma lente que yo. Da igual que tengan una verdadera vida emocional o que sea una proyección. Nos fascinan sus vidas privadas y sentimos una tremenda curiosidad por saber lo que hacen y qué piensan cuando no estamos".

Chris Meledandri trabaja desde la oficina principal de Illumination en Santa Mónica, California, mientras que Janet Healy, con quien ha producido todas sus películas desde que fundó la empresa, supervisa el departamento de producción, Illumination Mac Guff, en París, Francia. Chris Meledandri tiene muy claro que nada sería posible sin la participación de Janet Healy: "No puedo pensar en una socia mejor que Janet. Actualmente estamos trabajando en varias películas. Siempre aporta un elevado nivel de liderazgo, creatividad y energía a cualquier aspecto de la producción".

Y añade: "Cuando se preparan varias películas a la vez, no puede haber ni una fisura entre nosotros. Soy sincero si digo que hoy en día es la mejor productora de animación. Pero lo principal es que no sólo disfrutamos trabajando como socios, también somos amigos".

"Todos los dueños de mascotas les atribuimos características especiales, son lo que queremos que sean", dice Janet Healy. "Aunque no tengan las cualidades deseadas, seguimos creyendo que llevan una vida secreta de la que no formamos parte. Cuando Chris nos habló de la idea, a todos nos pareció asombrosa. Es el mejor líder para una empresa como esta porque sabe tomar decisiones y no hay nadie que entienda la animación y los personajes tan bien como él".

Los productores pidieron a Cinco Paul y Ken Daurio, con los que ya habían trabajado en las entregas de Gru - Mi villano favorito y Lorax: En busca de la trúfula perdida, que desarrollaran la idea en un guión, pero justo en ese momento estaban sumidos en la tercera entrega de Gru - Mi villano favorito y todos estuvieron de acuerdo en que Brian Lynch, que había participado en la escritura de Los Minions, Hop y la exitosa atracción "Minion Mayhem", se encargara del proyecto.

Chris Meledandri reconoce que muchos personajes de la película se inspiraron en verdaderas mascotas: "En principio, Cinco y Ken debían escribir el guión. Ahora bien, Brian lleva trabajando con nosotros desde hace más de dos años y muchas anécdotas de la película se basan en cosas que le pasaron. Me gustó que todos aportaran experiencias personales con sus animales más queridos desde la niñez a la actualidad".

Daurio Ken nos da una idea de cómo comenzó todo: "Lo primero que hizo Chris fue hablarnos de un perro que observa a su dueño salir de casa. En cuanto se cierra la puerta, el perro tira su comida a la basura y abre la nevera para encontrar algo más apetecible. Fue la primera imagen que nos metió en la cabeza y que permaneció con nosotros durante todo el proceso de escritura".

"La clave de una película de Illumination es el humor y los sentimientos", explica Cinco Paul. "Nos esforzamos en que la gente se ría muchísimo, pero también queremos que se les escapen un par de lágrimas al final".

Los dos guionistas reflexionaron sobre dónde debía transcurrir la historia y acabaron inclinándose por un edificio de pisos de Nueva York. "Al poco de empezar decidimos que el decorado sería un edificio de Nueva York", explica Cinco Paul. "Tenía la ventaja de contar con muchos animales domésticos y se nos ocurrió que quizá montaban fiestas cuando los dueños se iban. Por ejemplo, cotillean y beben agua del váter, algo que jamás harían delante de sus humanos".

Brian Lynch, en su tercera colaboración como guionista con Chris Meledandri, reconoce que le gusta el enfoque del productor centrado en los personajes. "Chris siempre dice: 'Ya se nos ocurrirán la historia y los decorados. Centrémonos primero en el personaje principal, descubramos qué le ha ocurrido hasta ahora, de qué va a enterarse el público y qué debe sentir por él. Empecemos por ahí'", explica el guionista, antes de añadir: "Sinceramente, trabajar así es una gran ayuda".

"Brian Lynch se lo pasó muy bien inventándose la vida secreta de los animales: "Esta película es un homenaje al amor que sentimos por nuestras mascotas. Pero pase lo que pase en la película, conozcan a quién conozcan, aunque estén en peligro de muerte, deberán estar en casa antes de que vuelvan sus dueños. Por muchas aventuras que vivan, lo mejor del día es cuando el humano vuelve a casa".

El momento en que Max descubre que su dueña ha traído a otro perro a casa se basa en una anécdota muy especial. "Creo que Max se siente como se sintió mi hijo de nueve años cuando mi esposa y yo regresamos de la clínica con un bebé recién nacido", explica el productor, riendo. "¿De dónde sale este? ¿Qué hace aquí? Todo iba de maravilla antes de que llegara. No me apetece nada compartir mis juguetes con él".


Los cineastas
Hace años que los productores Chris Meledandri y Janet Healy trabajan con Chris Renaud, el director de MASCOTAS. "Cuando me ocupaba de la animación en FOX y de la producción ejecutiva de las películas, Chris Renaud era el dibujante del storyboard", explica Chris Meledandri. "Con el tiempo dirigió un cortometraje titulado "No Time for Nuts" y lo hizo de maravilla. Cuando fundé Illumination, le pedí que se uniera a mí con la idea de que dirigiera largometrajes".

"Empezamos a trabajar juntos con Gru - Mi villano favorito, que codirigió con Pierre Coffin", recuerda el productor. "En películas de animación como esta se toman miles de decisiones semanalmente. Estamos hablando de un equipo de varios cientos de personas, y cada una contribuye de forma significativa a la película, por lo que no sólo es necesario saber guiarlas y alentarlas, sino sintetizar sus contribuciones para que la película forme un conjunto sin fisuras. También deben conseguir una obra encantadora, entretenida, atractiva y única. Chris sabe hacer todo eso y más. Tiene un enorme talento".

El siguiente proyecto de Chris Renaud como director fue el gran éxito Lorax: En busca de la trúfula perdida. "En esta película, el diseñador de producción era Yarrow Cheney, que también se había ocupado de Gru - Mi villano favorito", dice Chris Meledandri. "Vimos que tenía un potencial enorme para ser director".

Efectivamente, este potencial se demostró cuando Yarrow Cheney dirigió "Puppy", uno de los cortometrajes más tiernos producido por Illumination hasta la fecha. Los productores decidieron que había llegado el momento de que codirigiera. "Janet y yo consideramos que forma parte de los cimientos de la compañía", dice el productor. "Tiene una cualidad muy especial, es un líder nato que nunca pierde el buen humor".

De hecho, Janet Healy quizá sea la persona de la empresa que conozca mejor al director y al codirector. "He pasado mucho tiempo con Chris y con Yarrow estos últimos ocho años", dice. "Los dos se complementan porque son expertos de la animación. Chris procede del mundo del storyboard y del cómic, es un maestro del ritmo y de la puesta en escena con una gran faceta cómica. Yarrow viene del mundo de las bellas artes. Es un gran pintor, y no conozco a nadie que tenga un sentido tan sofisticado de los colores. Es muy bueno conceptualizando ambientes, concibiendo a los personajes y creando gamas de colores. Juntos forman el equipo perfecto que ha hecho esta maravillosa película".

El director Chris Renaud explica qué le atrajo del proyecto: "Deseaba plasmar a los animales de un modo muy contemporáneo. También me atraía la idea de que, si sales y vuelves a los treinta segundos, tu perro se comporta como si hubiese pasado un día entero. Se vuelve loco de alegría, como si el concepto del tiempo no existiese. Max es así, ve a Katie a través de esta perspectiva. Es el centro de su universo y cree que ella piensa lo mismo... hasta que trae a otro perro a casa".

El codirector Yarrow Cheney dice: "Cada animal tiene una personalidad definida a partir del humor. No son personas, pero es como si lo fueran. Quería plasmar esto en la gran pantalla, sobre todo porque tengo animales en casa. Al cerrar la puerta detrás de nosotros cada mañana para ir al trabajo o al colegio, en realidad damos las llaves de la casa a nuestras mascotas. Se convierten en los dueños del lugar y es de suponer que siguen una rutina, como hacen los humanos".

Muchas películas tienden al antropomorfismo con los animales, pero en este caso el equipo quería que los personajes mantuvieran las características de los animales para que el público los viera como mascotas. "Desde el principio estaba empeñado en que el estilo de animación debía reforzar la idea de que los animales eran... animales", dice Chris Renaud. "El antropomorfismo no debía ser total. Cuando considerábamos los problemas de animación, nos preguntábamos cómo se desplazaban desde el punto A al punto B, cómo giraban o levantaban la pata". El estudio del movimiento abarcaba escenas complicadas. "Por ejemplo, hay una escena en que unos perros oyen algo, como si alguien necesitara ayuda, pero en ese momento pasa una mariposa y todos salen corriendo detrás".

"Nuestro objetivo era que el público viera actuar a los personajes y pensara que sus animales podrían hacer lo mismo", añade Yarrow Cheney. "En vez de una película en la que los animales andan a dos patas y llevan ropa, queríamos que se comportaran normalmente, como animales".

Una de las decisiones clave fue establecer un equilibrio entre la inteligencia humana y la inteligencia de las mascotas. Los productores sabían que si se pasaban de la raya y describían a un ser humano en el cuerpo de un animal, se perdería la esencia de la película. Lo más importante era que el espectador pensara: "Esto es lo que hace mi perro o mi gato cuando no estoy".

"El mejor ejemplo es lo que pasa cuando el personaje humano se va por la mañana", comenta Chris Meledandri. "La película empieza con Katie saliendo de casa para ir a trabajar y Max la echa de menos inmediatamente. Decide pasar el día esperándola sentado al lado de la puerta. Max le expresa estos sentimientos a otro personaje, y es perfectamente creíble. Su comportamiento es muy perruno. Muchos de nosotros estamos dispuestos a creer que nuestro perro hace exactamente eso cuando nos vamos. El objetivo, tanto en el guión como en la dirección y la animación, ha sido mantener estos comportamientos reales de las mascotas".


El reparto de voces
Cuando llegó el momento de buscar actores dispuestos a prestar sus voces a los protagonistas de MASCOTAS, los directores y los productores descubrieron que los elegidos necesitaron muy poco convencimiento. "Todos se entusiasmaron por la misma razón", explica Chris Meledandri. "¿Quién no adora a sus animales de compañía y no está convencido de que llevan otra vida lejos de nosotros? Una de las grandes alegrías de tener animales es imaginar sus vidas emocionales y apreciar su amor incondicional".

El productor añade que Illumination siempre ha apreciado a los intérpretes que dan un toque de maldad a sus papeles a través de la entonación: "Steve Carell hizo maravillas en Gru - Mi villano favorito. Kevin Hart es increíble dando vida a Pompón, y nos gustó mucho trabajar con Louis C.K. No nos asusta el afecto o la calidez, siempre que estos sentimientos estén dentro del contexto de la película y sean auténticos. El mejor ejemplo es Eric Stonestreet dando vida a Duke".

Durante la escritura del guión ya se pensó en varios actores, y por eso los diálogos de Max encajan a la perfección con el humor irónico de Louis C.K. "Nunca había doblado a un personaje de animación, pero su personalidad es única, muy irónica", dice Chris Meledandri. "Es uno de mis cómicos favoritos, también de Chris. Los guionistas crearon el personaje pensando en él y los animadores se lo pasaron a lo grande animándolo mientras escuchaban su voz. Da una distinción inesperada al personaje de Max".

Duke, un gigantesco chucho con un corazón a medida, sabe que debe quedarse en su nuevo hogar pase lo que pase. Si vuelve a la perrera, esta vez no se salvará. El actor Eric Stonestreet, otro novato del doblaje de animación, prestó su voz al grandullón de cuatro patas. "Eric es un tío grande con un corazón enorme, además de ser un actor de muchísimo talento", dice Chris Meledandri, encantado. "Y se nota en el personaje. Su bondad y simpatía se trasladan a Duke, incluso cuando este hace cosas nada bonitas. El personaje cae bien gracias a la voz de Eric, a la descripción en el guión y al trabajo de los animadores, que se apoyó en la voz de Eric".

Al principio, estos dos personajes no se llevan bien, pero la relación entre Max y Duke define el núcleo de la película. Max no tiene la menor intención de compartir con otro su hogar y a su dueña, a los que considera perfectos, pero al final, los dos acaban siendo auténticos hermanos.

Chris Meledandri no duda en decir que Pompón es uno de los personajes de animación más locos e imaginativos que jamás se haya visto, y está totalmente de acuerdo en que gran parte de la energía del descarriado conejito se debe al hombre que le presta su voz. "Al igual que Louis y Eric, es la primera vez que Kevin se aventura en el mundo de la animación", dice el productor. "Se enamoró de Pompón y lo pasó genial con los diálogos, la alegría es palpable. Tiene la voz perfecta para el adorable y esponjoso conejillo que puede convertirse en un demente en un nanosegundo".

"Kevin Hart y Pompón son fuerzas de la naturaleza", dice el guionista Brian Lynch. "Basta con dar un chiste de dos líneas a Kevin para que lo convierta en uno de ocho líneas mil veces más divertido que el primero".

La actriz Jenny Slate vuelve a trabajar con Illumination para ser la voz de Bridget. "Ya habíamos trabajado con Jenny", dice Chris Meledandri. "Tiene mucho talento y una voz muy especial. Construyó una personalidad inesperada para Bridget. Por una parte, es una adorable y suave pomerania blanca, pero no tarda en demostrar que es mucho más dura de lo que parece. Además, está totalmente enamorada de Max. A primera vista parece la típica perrita de una mansión de Beverly Hills, pero es intrépida, tenaz y heroica".

Katie, la dueña de Max y de Duke, habla a través de la voz de Ellie Kemper, a la que conocemos por la película La boda de mi mejor amiga y la serie de Netflix "Unbreakable Kimmy Schmidt". Todos concuerdan en que Katie no era un papel fácil. Solo aparece al principio y al final de la película. Sin embargo, tiene mucha importancia en la historia.

Katie es un personaje lleno de vida con el que nos identificamos inmediatamente porque, en realidad, representa a todos los dueños de mascotas. "Es una mujer con un gran corazón", explica el productor. "Katie es dulce y se hace con el espectador en un abrir y cerrar de ojos. Max la adora. El enorme sentido del humor de Ellie y su desbordante personalidad se notan en cada línea de diálogo".

"Apetece estar con Ellie Kemper y es perfecta para encarnar a Katie", añade Brian Lynch. "Se entiende inmediatamente por qué Max la quiere tanto; no cabe duda de que es cálida y simpática".

A pesar de su condescendencia, la elegante y gorda gata Chloe posee un corazón de oro debajo de su largo pelo y su mal carácter. El equipo al completo sentía cierta debilidad por Chloe porque encarna lo que sabe cualquier persona que tenga un gato: son los animales más inteligentes; o al menos, eso creen. Los gatos hacen caso o no dependiendo del humor del momento, pero cualquier dueño de gato sabe si su felino le quiere.

Lake Bell, que da vida a la Dra. Cat Black en la popular serie "Childrens Hospital", además de haber dirigido unos cuantos episodios, así como la aclamada La voz de una generación, es la cabeza pensante entre los habitantes del edificio de Max. Hablando de su interpretación, Chris Meledandri dice: "Lake ha sabido capturar a la perfección la inteligencia y la indiferencia del gato. Define su personalidad a través de la voz. Comunica esa mezcla de condescendencia e inteligencia gatuna, sin por eso dejar de ser entrañable. Es la encarnación de las clásicas cualidades del gato".

Janet Healy, una de las mayores defensoras de los gatos de todo el equipo, reconoce que Chloe ocupa un lugar especial en su corazón. "Chloe se parece mucho a Binky, un gato gris rayado de nueve kilos que vivió conmigo durante 18 años", dice, riendo. "Recuerdo momentos muy divertidos con Binky, como despertarme al sentir que me golpeaba la cara con la pata, lo que significaba: 'Dame de comer'. Como haría Chloe. Cuando oigo la tranquila voz de Lake diciendo 'No me parece que...', estoy segura de que Binky habría hablado así. Ha sido genial contar con ella, es el perfecto contraste con las otras voces. Es la gata Chloe".

El anciano basset hound llamado Pa cobra vida con la voz de Dana Carvey, el hombre de las mil voces y personalidades. Chris Meledandri recuerda cuando se conocieron: "Tuve la suerte de trabajar con Dana en la primera película que produje, La oportunidad llama a la puerta, para Universal e Imagine. Ya era fan de Dana antes, pero entonces vi lo que podía hacer. Es una de las voces cómicas más inventivas que existen en este país. Ha sido estupendo volver a trabajar juntos y no conozco a nadie del equipo que no se haya enamorado de Pa. Dana ha hecho un trabajo maravilloso para meterse en la piel de un viejo gruñón".

Brian Lynch dice algo más de Dana Carvey: "Cuando le tocaba a Dana entrar en la cabina de doblaje, yo seguía escribiendo diálogos para él, se los pasaba y los leía como si hubiera estado días ensayándolos. Además, se le ocurrían otros diálogos y hacía mi trabajo".

El cómico y guionista Hannibal Buress, conocido por su devastadora ironía, presta su voz al sarcástico dachsund Buddy. "Al principio, Buddy era un papel menor, pero nos dimos cuenta inmediatamente de que debía ser más importante gracias a la dicción y ritmo de Hannibal".

El mejor amigo de Buddy es el adorable carlino Mel, cuya alegría y entusiasmo compensan ampliamente su ingenuidad. Cuando vemos a Mel por primera vez, disfruta de su rutina habitual: sentarse en la silla favorita de su dueño y ladrar con ímpetu a las ardillas que corretean por el árbol al otro lado de la ventana. Dado que Mel no es muy consciente del mundo que le rodea, tanto Bridget como Chloe le consideran un peligro público. "Bobby Moynihan es muy gracioso y ha contagiado a Mel con su personalidad", reconoce con una gran sonrisa Chris Meledandri. "Basta con añadir la personalidad y la voz de Bobby a la forma de andar de Mel para que se convierta en un personaje irresistible".

Y finalmente, aunque no por eso es el menos importante, hablaremos de Tiberius, el halcón de cola roja al que da vida el incomparable Albert Brooks. Tiberius, un depredador que se alimenta de pequeños mamíferos, consigue hacerse amigo de los personajes y se esfuerza en no comérselos. Curiosamente, se siente muy próximo al conejillo de indias Norman, que en circunstancias normales representaría la comida perfecta.

Chris Meledandri explica cómo el actor consiguió el papel: "Hace unos años tuve la ocasión de comer con Albert Brooks. Me sorprendió que me dijera que tenía ganas de explorar la voz de un personaje interesante. En cuanto apareció Tiberius, pensamos en él. Albert es extraordinario, consigue resultados impecables en menos tiempo que la mayoría de actores".

Janet Healy también dice que el trabajo de Albert Brooks es incomparable. "En cuanto oigo la voz de Albert, me recuerda a algunos de los grandes dobladores de animación del pasado. Es una voz grave, fuerte, que resuena y se apodera de la pantalla. No tiene nada que ver con otras voces, me parece fascinante".

Se suele creer que el diseño de los personajes se ve influido por el casting, pero Chris Renaud no piensa lo mismo: "La gente cree que el aspecto físico de los personajes se basa en los rasgos del actor que le presta su voz, pero no es así realmente. La voz evoca al actor, es cierto; por eso es imposible que no se cuele un poco en la animación física".


Inspiración animal
Durante la producción, todo el equipo, incluido Chris Meledandri, aportó sus experiencias personales a la historia. "Lo mejor de esta película es que todos podíamos contar alguna anécdota con un animal doméstico y contribuir a la historia", dice el productor. "Por ejemplo, en casa tenemos dos perros muy traviesos y a menudo regresamos a escondidas cuando creen que ya nos hemos ido. Los pillamos en plena rutina secreta".

"Cuando nos vamos por la mañana, nos acompañan a la puerta. En cuanto nos alejamos, van a la cocina y saltan encima de la mesa para hacerse con las migas del desayuno", sigue diciendo. "Luego van al dormitorio principal y se echan una siestecita en las almohadas. Aún no hemos conseguido entender la interacción y la colaboración entre los perros y el pájaro, pero algo hay. Se comunican con los perros del vecino y estamos convencidos de que traman cosas juntos. En cuanto pueden, se escapan corriendo y no hay quien los pare. Mientras disfrutan de locas aventuras durante tres horas, lo pasamos fatal preguntándonos qué habrá sido de ellos".

La verdad es que Max se parece bastante a los terriers de pelo corto de la familia Meledandri. Además, teniendo en cuenta que Chris Renaud y Chris Meledandri adoran a los pájaros, era prioritario incluir a Plumita en MASCOTAS, el único personaje que no habla, sólo pía. El equipo de producción compartió momentos personales con sus mascotas a lo largo de la comedia.

Los miembros del equipo disfrutaron explorando los comportamientos universales de los animales domésticos y creen que los espectadores reconocerán a sus compañeros de cuatro patas en los personajes. En uno de estos momentos vemos a Max y a Duke mirar fijamente a un hombre sentado en un parque comiéndose un sándwich. Se ve claramente en su mirada hasta qué punto desean comerse el sándwich. No hubo un solo dueño de perro en el equipo que no conociera esa mirada. Las experiencias individuales, al incluirlas en la película, se han convertido en colectivas.

Chris Renaud coincide con Chris Meledandri en que sus antiguas y actuales mascotas tuvieron mucho que ver con algunas decisiones que se tomaron durante el rodaje. "Mis hijos, mi mujer y yo hemos tenido todo tipo de animales, un setter irlandés, un gato, un lagarto, hámsters, cobayas, peces y una tortuga". Y añade: "Forman parte de mis recuerdos y de mi experiencia".

Los dos animales más inspirados en los recuerdos de Chris Renaud son Norman y Plumita, pero no habrían cobrado vida sin el trabajo del diseñador de producción Eric Guillon. Y no duda en reconocer que Pompón es su personaje favorito. "Acabé pensando en las típicas tarjetas de felicitación para el domingo de Pascua con la voz de Kevin Hart", dice, riendo. "Al principio iba a ser más grande, más intimidante, pero se quedó en un adorable peluche".

La creación de un storyboard era crucial para todos. "En un largometraje de acción real, primero se rueda y luego se pasa a la sala de montaje, pero en animación es lo opuesto. Monto la película antes de que se ruede", explica Ken Schretzmann, el montador jefe. "Dedicamos mucho tiempo al storyboard hasta conseguir el ADN, por así decirlo, y el ritmo de las escenas. Cuando llega el momento de la animación, ya sé cuál es el objetivo y lo que queremos".

La animación implica un gran conocimiento de los rostros y de las expresiones, lo que también es válido para una película donde los protagonistas son animales. "Solemos disponer de seis meses para crear el entorno, los personajes y los acontecimientos", explica el supervisor de animación digital Bruno Chauffard. "En este caso tuvimos que documentarnos a fondo acerca del comportamiento animal. Unimos nuestras fuerzas para descubrir las expresiones faciales y el lenguaje corporal de los animales".


Personajes animados
Para el equipo de producción era esencial mantener la credibilidad de los personajes, pero tampoco debía tratárselos sólo desde el punto de vista animal. "Algunos de nuestros animales tocan instrumentos musicales y otros desean realizarse", explica el director Chris Renaud. "Por ejemplo, Plumita ve una película y finge estar volando entre cazas. En esta película, las mascotas echan de menos a sus dueños, pero también son capaces de hacerse con la comida que realmente les apetece comer".

La productora Janet Healy supervisó cada paso del diseño y de la animación. "El liderazgo de Janet en París, así como el de JACQUES BLED, nuestro socio en Mac Guff, el estudio que compramos y que ahora se llama Illumination Mac Guff, lo convierte en el mejor estudio posible", dice Chris Meledandri. "Nunca he trabajado con un estudio tan bien gestionado".

En calidad de diseñador de producción que siempre ha dejado su marca en las películas que ha diseñado, Eric Guillon es otra de las armas secretas de Illumination. Colaboró con Chris Renaud y Pierre Coffin en el diseño de los Minions y se ocupó del mundo de Gru - Mi villano favorito. Ha tenido un papel crucial en el diseño de MASCOTAS y ahora trabaja en la siguiente película producida por el estudio, Sing.

En palabras de Chris Meledandri, la imaginación de Chris Guillon le permite aportar ideas distintas a las de cualquier otro diseñador. "Eric siempre encuentra cómo expresar lo que busca el director, además de añadir elementos de los que surgen personajes totalmente diferentes a los vistos hasta ahora", dice el productor. "Sus dibujos tienen mucha personalidad y plantean un reto para los grafistas a la hora de dar vida a lo que ha plasmado en el papel".

"Soy el diseñador de producción, pero también me ocupo de desarrollar los personajes, por lo que debo dibujarlos y crear el entorno donde transcurre la historia", explica. "Mapeo las imágenes de la película y superviso su creación".

Los jefes de animación de personajes, Julien Soret y Jonathan del Val, hablan del aspecto de los personajes y de su desarrollo. "El look tan especial de la película se basa en razas de perros muy reconocibles", dice Julien Soret. "Los directores escogieron las razas para que los espectadores pudieran reconocer fácilmente a sus mascotas".

"Ninguno de los personajes se parece, todos tienen un carisma único", explica Jonathan del Val. "Queríamos que la identidad de cada uno quedara muy clara".

Siguiendo la cadena de la animación nos encontramos con Simon Pate, el supervisor de efectos, que habla del trabajo de su equipo en MASCOTAS: "Los efectos como el agua y el fuego son muy importantes, deben ser creíbles y formar parte íntegra de la escena. Los personajes son el centro, pero nuestro trabajo es realzarlos. Hay casos en que no es necesario seguir las leyes de la física y podemos hacer alguna que otra trampa".

El director, el codirector y los productores eran conscientes de que debían cuidar de los personajes que se encuentran en segundo término. Siempre que hablaban de interpretación, no se limitaban a las voces, sino más bien a lo que los actores y los animadores aportaban a los personajes. Los personajes periféricos también debían tener personalidades, no solo los protagonistas.

Gracias a su enfoque de "los personajes ante todo", Chris Meledandri consigue que se descubra algo nuevo cada vez que se ve la película. "Al ver MASCOTAS la primera vez, se disfruta de la historia y se conoce a los personajes", dice. "Pero cuando se ve por segunda vez, se descubre mucho más. Visionamos las películas que hacemos una y otra vez. Llegamos a ver algunas escenas 30, 40, incluso 50 veces durante un periodo de tres años y medio, pero nunca me canso. Siempre acabo descubriendo algo que no había visto antes".


El diseño de Manhattan
Cuando se empezó a hablar de que Nueva York fuera el telón de fondo para la historia de MASCOTAS, el director Chris Renaud imaginó una versión romántica de la ciudad. El codirector Yarrow Cheney y su equipo plasmaron una versión idealizada de la ciudad en otoño. Crearon un Manhattan idílico con espléndidos edificios y calles bordeadas por exquisitos árboles con follaje otoñal.

"Hay un sinfín de detalles en la textura de las aceras, los bancos, las paredes, que hacen una Nueva York, mi ciudad natal, muy verosímil", dice Chris Meledandri. "Es algo que logramos en muchas de nuestras películas. Me parece maravilloso y se lo debemos a Eric Guillon, un diseñador como pocos. En MASCOTAS se centró en el diseño de los personajes, que comparte el mismo principio que el diseño de los decorados, el realismo en los detalles. Dan ganas de tocar el pelo de Pompón, pero estos detalles pertenecen a un mundo estilizado poblado por personajes caricaturescos. No todos los diseños son hiperrealistas. Sin embargo, el mundo es creíble gracias a los pequeños detalles, a pesar de convertirse en un lugar desconocido".

En esta película, unos increíbles escenarios neoyorquinos están poblados por personajes que son copias exageradas de lo que se ve en las calles de la Gran Manzana. La animación ofrece la posibilidad de mezclar la realidad con la imaginación y el descubrimiento.

"Para esta película, me inspiraron sobre todo los dibujos de Jean-Jacques Sempé (el creador de numerosos dibujos de la revista The New Yorker)", dice Eric Guillon. "Sus dibujos son poéticos y ligeros, contrastan a la gente con la ciudad. Me gusta que Nueva York se reproduzca a mayor escala, por eso resaltamos a unos animales más bien pequeños perdidos en medio de una gigantesca jungla de edificios".

La productora Janet Healy explica que Nueva York es la ciudad de Max y que "la película empieza desde su punto de vista. Arrancamos con algunos de los elementos que usamos en Los Minions, pero los alargamos. Esta versión de Nueva York es más parecida al mundo de Oz que al decorado de los años sesenta de Los Minions. Escogimos el otoño porque aparecen maravillosos naranjas, dorados y rojos claros. Todo está idealizado, estilizado. En casi todas las escenas aparece Nueva York recortada en el horizonte. Los edificios son muy altos, elegantes, idealizados".

Chris Renaud vivió 14 años en Nueva York y dice: "Para conseguir la sensación de altura que queríamos para Nueva York, hablamos de Ciudad Esmeralda, de la serie "Oz", pero nuestra Ciudad Esmeralda es blanca como el alabastro, brilla y sube hacia el cielo. También decidimos que la historia transcurriría en otoño para aprovechar los increíbles colores".

"Nuestro objetivo era conseguir que no solo los personajes fueran atrayentes, sino también el entorno", explica el director artístico Colin Stimpson. "Recuerdo que la primera vez que fui a Nueva York, me quedé asombrado ante el tamaño de los edificios y quise plasmarlo en la película".

Colin Stimpson sigue diciendo que gran parte de la película se ve "a nivel animal". "Dado que vemos casi toda la película desde la perspectiva de los animales, nos fijamos mucho en los detalles inferiores", explica. "Los suelos, la parte baja de las puertas, cosas que no solemos mirar".

El supervisor de iluminación Thierry Noblet describe su papel en MASCOTAS como el de un traductor: "Mi trabajo, como supervisor de iluminación, es conseguir que mi equipo traduzca los dibujos realizados por el departamento artístico en un mundo 3D. Nuestro cometido es mantener la belleza de los dibujos que nos entregan los artistas y asegurarnos de que la luz sea correcta".

"Yarrow Cheney creó la estética de la película y nos indicó precisamente cuál era la paleta de colores de la que disponíamos", añade. "La imagen debía ser sencilla para mantener la sensación de dibujo animado. Ahora bien, siempre intentamos buscar puntos de luz adicionales, como ocurre en un plató de cine".

La supervisora de composición Céline Allegre dice: "Descubrimos Nueva York desde arriba, sobrevolando la ciudad. Se ven muchos elementos en esta escena, reflejos en el agua, en las ventanas. Todo son capas superponiéndose, incluso el brillo del sol".

Nadie del equipo infravaloró la importancia de esas capas. "Lo mejor del decorado de Nueva York es que MASCOTAS tiene lugar en otoño y no en verano como suele ser habitual", dice el supervisor de animación digital Bruno Chauffard. "Por ejemplo, hay hojas anaranjadas, amarillas y verdes que caen al suelo, se mueven con los personajes cuando estos corren por la ciudad".


La música
El oscarizado compositor francés Alexandre Desplat, que ha subrayado con sus composiciones deslumbrantes secuencias en películas que van desde El gran hotel Budapest, Invencible o El discurso del rey, hasta los dos capítulos de Harry Potter y las reliquias de la muerte, fue escogido para aportar a MASCOTAS una partitura con sabor a Nueva York.

El compositor no tiene comparación creando momentos tranquilos y relajados o subrayando una divertida escena de persecución con una música trepidante. El director Chris Renaud y el compositor estaban de acuerdo en que cada nota, cada tema de MASCOTAS sería especial y distinto. La partitura debía dar una personalidad propia a cada personaje y, a la vez, ayudar a contar la historia. El diálogo estaba a la altura de la expresión visual, y la música ayudaría a dar más ímpetu a la película.

Los músicos CONRAD POPE, MARK GRAHAM y JEAN-PASCAL BEINTUS ayudaron a Alexandre Desplat en la orquestación. "Una de las grandes sorpresas de la película ha sido la música", dice Chris Meledandri. "Nunca habíamos trabajado con Alexandre. En esta película adoptó un estilo que recuerda a Gershwin sin dejar de ser una típica partitura cinematográfica. La orquestación es maravillosa e incluye elementos de jazz. Reconozco que es una de las mejores músicas de mis películas. Da otra expresión al estilo de MASCOTAS".

Aparte del trabajo realizado por Alexandre Desplat, la banda sonora cuenta con temas modernos como el pegadizo "Welcome to New York", de Taylor Swift, y "Good Day", de Nappy Roots, y canciones roqueras como "Bounce", de System of a Down; "No Sleep Till Brooklyn", de Beastie Boys, y "Party Hard", de Andrew W.K. También se oye música clásica como "Primavera" y "Las cuatro estaciones", de Vivaldi, y pop atemporal como "You're My Best Friend", de Queen, y "Stayin' Alive", de Bee Gees, dos temas que el público de cualquier edad tarareará.