Musicalia > Glasvegas > Biografía
Destacado: 'Siete veces sí' es el séptimo álbum de Vanesa Martín
Glasvegas

El líder de Glasvegas, James Allan acuñó el nombre de la banda (una mezcla posmoderna que evoca la primera parte de la palabra de su nativa Glasgow, una ciudad de clase obrera industrial, con los brillos y la fiesta permanente de Las Vegas). "En el pasado, Escocia solía ponerse por debajo de otros países, todo el mundo cuando cantaba lo hacía con un vago acento americano. Antes de tener la primera canción, quería que el nombre de nuestra banda fuera orgulloso pero sin hacer una apología. Algunas palabras simplemente salen solas", dice para explicar Allan el nombre del grupo.

Palabras y músicas salen de la mente de James Allan a través de la visión de Glasvegas, una de esas raras bandas cuyo sonido, sensibilidad y actitud conectan directamente con las esperanzas y aspiraciones de su público. El debut con su álbum homónimo (2008) producido por James Allan y Rich Costey (Interpol, Muse, Franz Ferdinand...) entró a las listas de ventas del Reino Unido al nº2 poco después de su lanzamiento en septiembre de 2008 y Glasvegas ha sido considerada como "la mejor banda de nuevo rock and roll del mundo" por la revista NME. En España en Mondo Sonoro se dice de su primer álbum que "descubre todas las caras de una fórmula que sorprende por su sencillez y al mismo tiempo por su eficacia".

Para James Allan, cuya experiencia antes de Glasvegas incluye unos cuantos años en el paro, la música le ofreció una manera de expresar pensamientos y sonidos que estaban en su imaginación y una salida del ambiente de clase obrera que le ofrecía el desempleo una y otra vez. Sus primeras experiencias musicales le llegaron de su hermana mayor, que lo hizo escuchar desde Madonna a Kate Bush o Bob Marley, y de su madre que lo enganchó al pop clásico, el soul y artistas de rockabilly como Roy Orbison y The Righteous Brothers. "Nunca compré un disco", dice Allan. "Siempre escuchaba la música que ponían los otros".

Compartiendo un amor innato por los juegos de palabras y las cualidades musicales de una frase y con el poeta escocés del siglo XVIII Robert Burns como referencia, James comenzó sus primeros experimentos poéticos a los 9 o 10 años con un poema "sobre la escuela". La reacción positiva de su maestro "se me quedó en la cabeza. Nunca recibí demasiados halagos en el colegio porque yo era bastante desagradable". Fue un salto natural para James el empezar a ligar sus poemas con las melodías pop que escuchaba en su cabeza. "Un chico con el que salía mi hermana le compró una guitarra”, recuerda. “Empecé a practicar y me sentí muy bien. Aprendí unos cuantos acordes. Del sitio de donde yo vengo nadie toca la guitarra, así que cuando le dije a mi familia que yo lo hacía fue un gran acontecimiento. Fue como salir del armario".

El primer socio musical de James fue su primo Rab Allan. "Empezamos juntos y somos como los Everly Brothers de Glasvegas", afirma Allan. Paul Donoghue, el bajista del grupo, estudiaba con Rab, mientras Caroline McKay, la batería de Glasvegas trabajaba en una tienda de ropa vintage a la que solía ir James. "Nos hicimos amigos de inmediato", dice Allan. "Parecía salida de una película, siempre tuvo la apariencia de alguien que pertenecía a una banda pero nunca había tocado la batería. Todos solíamos a ir a casa de Caroline a escuchar discos y pasarlo bien. Era música que nos encantaba pero que nunca sonaba en los clubes. Jerry Lee Lewis, Suicide, Dion & The Belmonts... Compramos una máquina de ritmos y nos hicimos con una batería. Empecé a escribir canciones sólo por diversión". Según la BBC británica, "Glasvegas combina el rockabilly y el pop de los 50 y 60 con un fondo de guitarras que crea su propio muro de sonido. Un poco como Jesus and Mary Chain tocando la banda sonora de Grease".

Glasvegas hizo su primera actuación en un club de Glasgow de 300 personas de aforo y llamó la atención de popes como Alan McGee que definió a la banda como "lo más excitante desde Jesus and Mary Chain". El grupo apareció en televisión y su primer single, Go Square Go!, fue el segundo single del año en NME en 2007. A partir de entonces, la banda vivio momentos dulces. Giras continuadas, apariciones en grandes festivales (como el Summercase español) y viaje a Estados Unidos para grabar su primer álbum, con un single Geraldine que alcanzó el nº1 en la lista NME.

Han sido ganadores del prestigioso Philip Hall Radar Award del NME por “Daddy`s Gone”, premio otorgado a la 2ª mejor canción del 2007.