Musicalia > Marwán > El viejo boxeador > 5 gramos de resentimiento
Destacado: 'Letter to you', los detalles del nuevo disco de Bruce Springsteen con la E Street Band

5 gramos de resentimiento

El viejo boxeador
Marwán, Nach
El disco te parece que es:

5 gramos de resentimiento con la colaboración de Nach es el tercer corte y tercer avance del álbum El viejo boxeador de Marwán (2020). El cantautor comenta de entrada que es "una canción para devolverle a los haters lo mucho que nos dan. Creo que la usaré como respuesta casa vez que algún imbécil me insulte o me regale su desprecio. Va a ser una bacanal".

El video oficial dirigido por Willy Rodríguez con el NACHETE 3000, "un nuevo y mejorado cuchillo que viene con ofertón de 2x1 para haters. Para tus buenos cortes, como esos que pegas en redes sociales. Este maravilloso artilugio está patrocinado por Nach. ¡No dejes pasar la oportunidad de rajar de todo el mundo!". Estreno 28 de agosto de 2020.


Presentación por Marwán
"Uno de los comportamientos más usuales que tenemos los seres humanos para asegurarnos de que seremos amados consiste en mostrarnos como si fuéramos perfectos, volviéndonos excesivamente amables, tratando de gestionar cualquier evento desde la calma de un ser superior, fingiendo que no nos afectan los agravios o tratando de aparentar un equilibrio que no poseemos.

La cuestión es que, ante determinados abusos o problemas, muchos de nosotros nos vamos callando, negándonos el derecho a enfadarnos para evitar que nuestras salidas de tono sean un motivo para que dejen de apreciarnos. Y así, pasamos la vida sin poner límites, facilitando que el menosprecio continúe. Pensamos, erróneamente, que mostrando tal grado de complacencia no habrá duda alguna sobre si somos merecedores de amor, como si ser queridos fuera consecuencia directa de mostrar una cordialidad extrema. Pero no es cierto. Esta canción, que finalmente se decantó hacia los haters y las críticas despiadadas, injustas y arbitrarias, nació con la intención de ser una canción sobre el derecho a enfadarse, sobre el derecho a abandonar la senda de la amabilidad en caso de que sea necesario, para poner a quien lo merezca en su sitio.

Una canción para atreverse a establecer límites o para cagarse en lo más sagrado, si es lo necesario para defenderte. Soy mucho más partidario de construir que de destruir, pero también soy consciente de que quien no defiende lo suyo, no lo valoriza lo suficiente y que, a veces, para defenderlo hay que levantar la voz. Nach entendió este mensaje desde el minuto uno y escribió su parte, que me parece sublime, para ensalzar aún más lo que yo expresaba en la canción. Su amistad y su talento son constantes en mi vida desde hace unos años y tener este nuevo tema juntos es un regalo impagable. A ambos nos fluyeron numerosas ideas a la hora de escribirla. En mi caso dejé muchísimas cosas fuera.

La constante exposición en la que vivimos por el hecho de ser artistas con un cierto grado de éxito hace que a menudo afloren algunas críticas salvajes, más aún en este loco mundo de redes sociales donde mucha gente aprovecha el anonimato que proporciona internet para despedazarte. En lo musical, siento que la base de swing aporta diversión a un texto que puede llegar a sonar duro aunque nuestra intención carezca de maldad. La letra fue creada simplemente para darnos permiso para cagarnos en la estampa de quien nos critica gratuitamente, de quien nos juzga injustamente y sin piedad, todo ello aderezado con unas gotitas de ironía y buen humor para llevar a buen puerto nuestra dulce venganza en formato artístico. No todos podemos ser Michael Douglas en 'Un día de furia'... jejejeje. No os cortéis.

Cada vez que alguien os suelte algún ataque gratuito por las redes o en la vida real, enviadle un enlace con esta canción. Os sentiréis realmente aliviados, os lo aseguro."


Vídeo

Letra

Esta canción es para todos los idiotas
que dispararon su desprecio en mis cristales.
Va siendo hora de cerrar algunas bocas,
va siendo hora de dejar de maltratarme.
Liquidaré primero a tres o cuatro haters,
lo haré en defensa propia, dejen de alterarse,
y por si no es suficiente, man, también
me llevaré un reguetonero por delante.

Tengo un león despertando por dentro,
se avecina un domingo sangriento,
la catástrofe va a comenzar.

Tengo 5 gramos de resentimiento,
destrocé este estribillo, lo siento,
el rencor nunca fue comercial.

"Molaba más cuando vendía cuatro discos";
"ya no es auténtico, ya nunca toca en bares";
"no es poeta, es fruto del mercantilismo";
Tampoco soy Kill Bill, pero hoy voy a vengarme.
Y qué decir de esos imbéciles que odian
a los que alcanzan lo que ellos ni intentaron.
Todo caballo amarrado odia al resto de caballos
que galopan por el prado.

Tengo un león despertando por dentro...

El problema es que sabes quién soy, pero yo no quién eres,
un juego tan desigual es lo que sucede si juntas
envidiosos crueles y una red social.
Es cierto, mi resentimiento tiene 5 gramos,
me quito el bozal, porque me apetece caer bajo,
tan bajo que alcance tu nivel mental.

1 gramo va por el gracioso, el pollo más tonto de todo el corral,
tus memes tienen tanta gracia como un discurso de Santi Abascal.
2 gramos por el subnormal que inventa mentiras para ser viral,
¿en serio? o tienes 6 años, chaval, o un grave tumor cerebral.
3 gramos por el artista resentido, dolido por su fracaso musical,
no pagues conmigo lo que has hecho mal, amigo,
fuera de mi pedestal.
4 por quien va de juez y me espía, vigila hasta mi ortografía,
a su señoría le digo que vengo a potar en la mesa de su tribunal.
5 por el hijo puta que cuando me nombra prepara un puñal.
Mi enfado dura 6 segundos,
tú serás un mierda hasta el día de tu funeral.
Por mí como si un meteorito os apunta al tabique nasal,
idiotas, que os jodan o no, me da igual,
sé que el rencor nunca fue comercial.

Tengo un león despertando por dentro...

Lo siento, el rencor nunca fue comercial.

No, no es comercial, sé
que no es lo que quieres oír,
que no es lo que esperan de mí,
que soy un poeta y no puedo
cagarme en la estampa de medio Madrid,
y eso no es comercial,
pero solo reclamo el derecho a enfadarme,
a enfadarme y poderme vengar.
Reivindico el derecho a enfadarme,
reivindico el derecho, incluso,
de patearle en el culo a cualquiera
que venga y cometa un abuso.
No me llames iluso, no,
no me llames iluso, no,
no me llames, no, no me llames, ¿Cómo?

* Las letras de canciones están protegidas por las leyes de derechos de autor y son propiedad de sus respectivos titulares. En LaHiguera.net se utilizan exclusivamente para promocionar e informar sobre los trabajos de los artistas